Autor Tema: SS-Fallschirmjäger  (Leído 28319 veces)

Juan Manoel

  • Visitante

SS-Fallschirmjäger

« en: 11 de Junio de 2009, 22:32:34 pm »
Empecemos de nuevo.

Creo que con este tema quedaría terminado los temas paracaidísticos del Eje en los Balcanes.



SS-Fallschirmjäger-Bataillon 500 y 600 (parte 01) :


1.- Inicios y Formación :







Siempre ha habido un poco de controversia al respecto de esta unidad de paracaidistas, rodeándola de un misterio que subsiste hasta el día de hoy

Las Waffen-SS intentó crear primero una unidad de paracaidistas en 1937, pero el proyecto no consiguió no fue llevado a cabo hasta 1943, cuando se creó su “única” unidad de paracaidistas, nótese que está entre comillas, ya lo entenderás después.

El SS-Fallschirmjäger-Bataillon 500 fue autorizado en septiembre de 1943 por el alto mando de las Waffen-SS, como unidad para tareas especiales.





Paracaidistas del SS-Fallschirmjäger-Bataillon 500 en Yugoslavia. Esta foto aparece como portada en el libro “SS-Fallschirmjäger-Bataillon 500/600” de Rolfs Michaelis.



La razón de la tardanza en la autorización, fue una disputa entre el SS-Obergruppenfuhrer Berger y el SS-Obergruppenfuher Juttner. La agria discusión se basaba en su futura utilización, mientras el primero postulaba el envío de la unidad a formar parte de la Brigada Antipartizana de Dirlenwaler, el segundo postulaba en su transformación en una unidad SS de comandos. Pues bien venció Juttner.





Paracaidista del SS-Fallschirmjäger-Bataillon 500.



Aunque los oficiales del batallón debían ser voluntarios, y transferidos desde unidades regulares, al igual que un pequeño porcentaje de suboficiales y soldados eran igualmente voluntarios, pero siempre se ha aludido el carácter de “Unidad Penal”, debido al hecho de que gran parte del personal de tropa (de todas las graduaciones) procedía de establecimientos disciplinarios de las SS, donde purgaban penas por delitos leves, ofreciéndoles la posibilidad de redimirlos por el combate, y además recuperar sus rangos. Estos soldados eran llamados Bewährungs-Soldaten o simplemente “b-soldaten”. La designación numérica del batallón indicaba una unidad de prueba.

Expliquemos lo anterior.

Aunque comúnmente, el SS-Fallschirmjäger-Bataillon 500, es mencionado como una unidad penal, hay un matiz de un  poco diferente respecto del término en el inglés “punishment”, que es como normalmente viene en los libros. Esto se debiera entender mejor, como una “unidad probatoria”, debido a que los alemanes nunca se dignaron a usar este término para este batallón, sino que indicaban que era una unidad de la serie 500 ó “Bewährungs”, o sea  “probatoria”, en la cuál los soldados reclutas, suboficiales u oficiales, que se hubieran deshonrado por infracciones menores del código militar tenía la posibilidad, en las palabras de un decreto de Hitler del 2 de abril de 1942, “..an der Front bewähren, und eine Amnestie verdienen Könnten” (es decir “...que se demuestren por el servicio en el Frente, y así ganan una amnistía”). En otras palabras, esta era una unidad donde los oficiales y hombres condenados por los consejos de guerra de infracciones menores y actualmente con penas disciplinarias, podrían redimir su honor de soldado por la participación en misiones y operaciones arriesgadas, pero dicho de mejor forma, eran unidades a ser usadas como “carne de cañón” o simplemente para “trabajo sucio”.

Las fuentes varían respecto de las cantidades de personal a “prueba”, en general se habla de un 70 %, pero otros hablan de un 50 %. En las mejor llamadas unidades penales, el personal a  “prueba” llegaba a más del 90 o 95 %.





Paracaidista del SS-Fallschirmjäger-Bataillon 500 en la Fallschirmschule III, la Escuela de Saltos en Yugoslavia.



La unidad como tal se forma en Chlum en Checoslovaquia en octubre de 1943.

En noviembre de 1943, bajo el mando del SS-Sturmbannführer Herbert Gilhofer, que provenía del 21° Regimiento Panzergranadier SS de la 10ª División SS “Frundsberg”, el grueso del SS-Fallschirmjäger-Bataillon 500 se trasladó a la Fallschirmschule III, ubicada en el aeródromo de Mataruska-Banja cerca de la ciudad de Kralyevo en Serbia para recibir entrenamiento de salto, el que se concreta entre los meses de noviembre y diciembre de 1943. Su cuartel también se instaló cerca de Kralyevo. Aunque la última parte de su entrenamiento será realizada en la base aérea de Pápa en Hungría.





Desfile de los paracaidistas del SS-Fallschirmjäger-Bataillon 500.





Elementos del SS-Fallschirmjäger-Bataillon 500  en Serbia, cuando el batallón estaba recién formado.



Continuará.............

Desconectado Moisin-Nagant

  • Mladshriy Leytenant
  • Administrador
  • Miembro Héroe
  • ******
  • Mensajes: 5.124

Re: SS-Fallschirmjäger

« Respuesta #1 en: 11 de Junio de 2009, 23:03:26 pm »
La verdad que es sorprendente, paracaidistas considerados como un cuerpo de élite, y ademas paracaidistas de las SS por si fuera poco, destinados a ser utilizados como "carne de cañón".

Sigue adelante Juan, es un tema muy interesante.  #@5

Juan Manoel

  • Visitante

Re: SS-Fallschirmjäger

« Respuesta #2 en: 11 de Junio de 2009, 23:06:36 pm »
Los SS-Fallschirmjäger-Bataillon 500 y 600 (parte 02) :


2.- La Fallschirmschule III :

Esta escuela de saltos es tremendamente importante para toda la actividad paracaidística en el teatro de operaciones de los Balcanes y del SS-Fallschirmjäger-Bataillon 500 en particular, por lo que merece ser tratada.

En el libro “German Airborne Divisions: Mediterranean Theatre 1942-45” de Bruce Quarrie, se hace mención de la descentralización de las Fallschirmschules desde 1942.

Fue formada en junio de 1940, y su base se estableció en Braunschweig-Broitzen hasta diciembre de 1942. Su primer comandante fue el mayor Gustav Vogel desde el 17 de junio de 1940 hasta principios de 1943.

Es transferida al aeródromo de  Mataruska Banja en Kraljewo en Serbia (fue conocida también como Fallschirmschule Kraljewo), y puesta al mando del mayor Erich Schulz, hasta fines de 1943.

El objetivo de su traslado fue la formación de las tropas paracaidistas alemanas en el teatro de los Balcanes, y de las otras tropas paracaidistas de la órbita alemana de la zona. Fue pilar fundamental en la formación de las tropas paracaidistas de Rumania, Bulgaria y Croacia entre otras. También sirve de escuela de saltos para los Brandemburg de la zona, aunque ellos formaran su propia escuela de comandos, la Nahkampfschule Nisch, a principios de 1944, que también se ubicó en Serbia, pero que más que escuela de saltos era una escuela de comandos, por lo que el tema saltos lo siguió entregando le Fallschirmschule III.

La estructura de la Fallschirmschule III era de cuatro compañías. La 1ª Compañía de Instrucción y Mando, y que como dice su nombre, le pertenecía el personal de mando y el personal de instrucción y enlace. Las 2ª, 3ª y 4ª Compañías eran de cadetes (estudiantes).

Aunque oficialmente se indica que el SS-Fallschirmjäger-Bataillon 500 fue trasladado a ella a en el mes de noviembre de 1943, Rolf Michaelis en su libro “SS-Fallschirmjäger-Bataillon 500/600”, indica que los primeros “voluntarios” SS ya habían llegado a la escuela de saltos de Serbia a fines de agosto y principios de septiembre de 1943, y no en noviembre de 1943, que quizás fue la fecha en que el contingente estuvo más o menos completo.








Entrenamiento de los miembros del SS-Fallschirmjäger-Bataillon 500 en la Fallschirmschule III.



Aquí aparece una de las primeras curiosidades del SS-Fallschirmjäger-Bataillon 500. Y esta es que posiblemente parte de su personal pudiera haber tenido su primer salto de combate antes de que su entrenamiento total como unidad fuera terminado.
Después de la capitulación de Badoglio, los alemanes deciden el control de las zonas controladas por los italianos.

Una de ellas era Albania, la que es tomada en septiembre de 1943 (me parece que el día 22), dejando caer a paracaidistas en Tirana antes de que los partizanos albaneses pudieran tomar la capital.

Por los pocos antecedentes disponibles, puedo decir que los paracaidistas usados eran los miembros de la Fallschirmschule III, desde aeródromo de Mataruska Banja, en Serbia, y que entrenó al SS-Fallschirmjäger-Bataillon 500 entre 1943 y 1944. Para esta operación, dos compañías improvisadas, la 2ª y 4ª  fueron las que combatieron a los partizanos albaneses. El teniente Horst Dencker, el comandante de la 2ª Compañía fue muerto cerca de Cruja liderando su unidad.





Paracaidista del SS-Fallschirmjäger-Bataillon 500.



Dencker, nacido en 1918, no había participado en Creta, pero si sirvió con la 7ª Flieger Division en Rusia. Fue herido en abril de 1942, y devuelto al servicio con la Fallschirmschule III en septiembre de 1943. Fue muerto por un disparo en la cabeza, como hemos dicho, en la acción del 22 de septiembre de 1943, Albania





El teniente Horst Dencker.



De esta forma, el Ejército Alemán fue hacer retroceder a los partizanos a las colinas y al sur. Berlín posteriormente a esto, anunció que reconocería la independencia de Albania, y de esta forma, Alemania ganó el apoyo popular, apoyando causas populares entre los Albaneses, sobre todo la anexión de Kosovo.








Tropas alemanas operando en Albania en septiembre de 1943.



Esta fue la única operación aerotransportada alemana asignada y  ejecutada por cadetes de una escuela de saltos de la Luftwaffe. Para esta acción, posiblemente se pudieran haber ocupado una mezcla de Fallschirmjäger de la Luftwaffe, de las SS, y de los Brandemburgs (que en esa época eran alrededor de 40). Puede también caber la posibilidad que pudieran haber saltado elementos de las otras nacionalidades que se entrenaban en la escuela, como croatas, búlgaros o rumanos, aunque lo considero difícil.





Paracaidistas del SS-Fallschirmjäger-Bataillon 500 durante el entrenamiento en la Fallschirmschule Kraljewo.



A principios de 1944, toma el mando el teniente coronel  Herbert Hoffmann, hasta fines de 1944, cundo fue disuelta. En diciembre de 1943, comienza a operar paralelamente con una sub-base desde el aeródromo de Pápa en Hungría, debido a que el SS-Fallschirmjäger-Bataillon 500 y los Brandenburg de los Balcanes estaban entrenados, al igual que la mayor parte las unidades paracaidistas de los otros países aliados del Eje. Esta sub-base contenía la mitad del contingente de la escuela, es decir, la mitad de la compañía de instrucción y mando, y dos compañías de cadetes. En Hungría se usaría como una base de entrenamiento más cercana a Alemania para los paracaidistas propios y para apoyar el entrenamiento de los paracaidistas húngaros entre otros aspectos, para su uso en el Plan “R”. Junto a ella fue trasladado el SS-Fallschirmjäger-Bataillon 500 el cual terminó en Pápa su entrenamiento en el mes de enero de 1944.





Paracaidistas del SS-Fallschirmjäger-Bataillon 500 abordando un Savoia-Marchetti Sm-82, en la Fallschirmschulle III a fines de 1943.



Esta escuela fue una verdadera fábrica de paracaidistas para el SS-Fallschirmjäger-Bataillon 500, ya que en varias de sus acciones, compañías completas del batallón, fueron literalmente borradas del mapa.





Paracaidistas del SS-Fallschirmjäger-Bataillon 500 su base cercana a Kraljewo en Serbia.



A mediados de 1944, comienzan a llegar a la Fallschirmschule III en Serbia y Pápa, los primeros miembros de lo que sería el SS-Fallschirmjäger-Bataillon 600.





Paracaidistas de lo que sería el nuevo SS-Fallschirmjäger-Bataillon 600 aeródromo de  Mataruska Banja en Serbia en agosto de 1944.



En septiembre de 1944, la escuela de saltos se traslada definitivamente al aeródromo de Pápa en Hungría, donde deja de existir.





Los paracaidistas del SS-Fallschirmjäger-Bataillon 500.


Continuará.............

Juan Manoel

  • Visitante

Re: SS-Fallschirmjäger

« Respuesta #3 en: 11 de Junio de 2009, 23:47:14 pm »
SS-Fallschirmjäger-Bataillon 500 y 600 (parten 03) :


3.- Las Primeras Operaciones :

El batallón estaba compuesto por unos 1.000 hombres, organizados en una compañía de mando (Stab-Kompanie), tres compañías de fusileros paracaidistas (Fallschirm-Schützen-Kompanie) y una compañía de armas pesadas (Fallschirm-Waffen-Schwere-Kompanie).





Orden de Batalla del SS-Fallschirmjäger-Bataillon 500 entre octubre de1943 y junio de 1944.



Cada Fallschirm-Schützen-Kompanie estaba compuesta de 3 pelotones de fusileros (cada una tenía tres ametralladoras), una sección de comunicaciones y un pelotón de morteros livianos.

La Fallschirm-Waffen-Schwere-Kompanie estaba integrada por un pelotón de ametralladoras, un pelotón de lanzallamas, pelotón de morteros pesados y un pelotón antitanque.

La unidad estaba totalmente motorizada, con cerca de 130 vehículos entre motocicletas, kubelwagens y camiones.

Los paracaidistas SS no tenían su ropa específica. Ellos usaban la ropa y equipo especial de la Luftwaffe. Sólo durante las ceremonias oficiales y celebraciones, los miembros de la unidad usaban habitualmente los uniformes SS con la insignia de las formaciones a las que pertenecían antes. Ni siquiera se estableció que llevaran insignias especiales sobre el uniforme, recordemos que era una unidad de “prueba”.





Algunas de las insignias que podían verse en los paracaidistas SS. La banda fue autorizada sólo para algunos elementos.





Elementos del batallón al inicio de su vida operacional.



La Luftwaffe siempre equipó a los paracaidistas SS con la ropa de protección completa, la que muchas veces dentro de la unidad era bastante dispar, ya que incluía el casco de acero normal de los paracaidistas, con o sin el águila de la Luftwaffe y el traje de salto camuflado de paracaidista (“saco de huesos”), con o sin el águila de la Luftwaffe en el pecho. Del mismo modo, los pantalones de paracaidista eran de color gris-verde o gris-azul, En general lo único que se mantenía común eran las polainas y las botas de lanzamiento.





Elementos del SS-Fallschirmjäger-Bataillon 500 en misiones de seguridad en Serbia en febrero de 1944.



A comienzos de febrero de 1944, los paracaidistas fueron comprometidos en las acciones antipartizanas, al mando del sturmbannführer Gilhofer.





Comienza la acción y las largas caminatas en Yugoslavia en febrero de 1944.



Su bautismo de fuego ocurrió cerca Tuzla en Bosnia, a mediados de ese mismo mes.





En las primeras acciones del SS-Fallschirmjäger-Bataillon 500, vemos a algunos paracaidistas usando un mortero corto de 81 mm. contra los partisanos yugoslavos.



Entre febrero y abril de ese año, por cerca de tres meses los paracaidistas luchan en incursiones, como fuerza de seguridad y en todo tipo de operaciones contra guerrilleros en Bosnia, Serbia, Montenegro, Macedonia, Albania e inclusive en el norte de Grecia.





Lucha antipartizana de los paracaidistas SS en Yugoslavia en 1944.



A mediados de abril, son devueltos a sus bases en Yugoslavia.





Lucha antipartizana en Yugoslavia en los primeros meses de 1944.



El sturmbannführer Gilhofer retorna a la división Frundsberg, y el comando de la unidad es tomado por el hauptsturmführer Kurt Rybka.

Ya veremos como el destino les tiene preparada su participación en una operación que quedará en los anales de la Historia Militar y que les comentaré a partir de la próxima entrega.


Continuará.............
« última modificación: 12 de Junio de 2009, 02:18:45 am por Juan Manoel »

Juan Manoel

  • Visitante

Objetivo......Tito

« Respuesta #4 en: 12 de Junio de 2009, 18:41:51 pm »
SS-Fallschirmjäger-Bataillon 500 y 600 (parten 04) :


4.- Objetivo......Tito......Vivo o Muerto (parte 01) :


a) Antecedentes Previos :

La tarea de localizar a Tito había sido asumida por varias organizaciones de inteligencia alemana, incluyendo al experto de operaciones especiales de las SS Otto Skorzeny, funcionando por separado bajo ordenes directas de Hitler, y los elementos de la División Brandenburg, encargado de las operaciones especiales de la Abwehr. Ya antes, los  Brandenburgers había sido usados, a fines de 1943, en un fallido ataque sobre Jajce, por lo que después de lo cual, la Abwehr puso a todos sus agentes a buscar pistas en cuanto a la nueva ubicación de Tito.

La Abwehr encomendó la tarea al teniente Brandenburg Kirchner y sus tropas, especialistas en comunicaciones e inteligencia.

De esta forma, en febrero de 1944, la Abwehr, gracias a la interceptación de las  comunicaciones por radio entre diferentes grupos guerrilleros  de Yugoslavia, logra ubicar la nueva sede de Tito, el líder de los partisanos comunistas yugoslavos, cerca de la ciudad de Drvar. Y entonces se comenzaron los preparativos para el lanzamiento de una nueva ofensiva contra el comando de los rebeldes, en la que participarían fuerzas de tierra precedido por tropas aerotransportadas.





Tito en el frontis de su refugio en Drvar.



La operación recibió el nombre de código de operación Rösselsprung (del ajedrez “Movimiento del Caballo”).
 
La operación incluiría la captura del jefe de los partisanos comunistas de Yugoslavia Tito en su sede cerca de la ciudad de Drvar, en el oeste de Bosnia. Del mismo modo, también tenían que ser capturadas las delegaciones aliadas existente allí. A la cabeza de la misión británica estaba Randolph Churchill, hijo del Primer Ministro Británico Winston Churchill.

La inteligencia alemana, gracias a la infiltración de parte de sus hombres entre la población civil (hombres “V”), definió que la sede de Tito, se encontraba en una cueva a un par de kilómetros del centro de Drvar.


b) Drvar :

Las fuerzas partisanas con una fuerte presencia de los serbios (después de la matanza de croatas desde las primeras fases de la insurreción del “nacionalismo serbio”) a finales de 1941 vio la creación de una “República Partisana” de las fuerzas de Tito, la que se había hecho aún más fuerte después de la retirada italiana.





Mapa de Bosnia, con la ubicación de Drvar.





Mapa de la zona de Drvar.



Drvar, era una pequeña ciudad maderera, que había sido elegida por Tito como su base a finales de enero de 1944 por su excelente posición estratégica, y el gran número de barreras naturales que hacían imposible un ataque por parte de fuerzas acorazadas.

La ciudad estaba rodeada por colinas boscosas y el avance  de cualquier unidad enemiga puede ser la base con suficiente antelación.





Drvar.



c) Las Fuerzas Partisanas :

La inteligencia alemana estableció que aproximadamente 12.000 partisanos estaban activos en el área de operaciones, pero fuentes yugoslavas indican este número en alrededor 16.000, no incluidos los auxiliares de apoyo, las escuelas, o los miembros del SKOJ (Liga Juvenil Comunista de Yugoslavia). Inmediatamente rodeando Drvar se encontraba la 1ª Brigada Proletaria de Leñadores (Nikola Tesla) y, un poco más lejos, seis Divisiones Proletarias del 1° Cuerpo de Proletario, con su cuartel general basado a seis kilómetros al este, en Mokronoge.

Entre lo inmediatamente concerniente Drvar, se encontraba la 3ª Brigada “Lika” de la 1ª División Proletaria, que se ubicaba a cinco kilómetros al sur de Drvar en Kamenica, y cuyos cuatro batallones de eran la más potente fuerza de reacción. Las áreas de despliegue de los partisanos, y en especial de los V y VIII cuerpos y sus divisiones subordinadas se indican en el siguiente mapa :





Mapa de la disposición de las áreas controladas por los partisanos al noroeste de Bosnia.



Dentro de Drvar mismo había una mezcla de fuerzas, consistentes en las misiones militares Aliadas, apoyos y tropas de escolta, además del Cuartel Supremo del NOVJ (Ejército de Liberación Nacional de Yugoslavia) y el Comité Central del Partido Comunista Yugoslavo. El Comité Central de la SKOJ estaba localizada en la ciudad, y acababa de sostener congreso con una asistencia de más de 800 jóvenes, algunos de los cuales todavía se encontraban allí. También, el AVNOJ (Consejo Anti-fascista de Liberación Nacional de Yugoslavia) tenía su Oficina Central en las afueras de ciudad y en el pueblo cercano de Sipovljani había una Escuela de Oficiales Partisanos del NOVJ con aproximadamente 130 estudiantes.

La Unión Soviética, Gran Bretaña y los Estados Unidos tenían misiones militares junto con el Cuartel General de Tito en algunos pequeños pueblos vecinos.





Mapa de la localización de los partisanos en Drvar.



Finalmente, se encontraba el Batallón de Escolta de Tito, la mayor unidad de los rebeldes, que comprendía unos 350 hombres, organizados en 4 compañías de infantería, con el apoyo de cuatro carros de combate ligeros (cedidos por los italianos después del 8 de septiembre de 1943). En la entrada de la cueva, habían, supuestamente, cinco guardias armados en forma ligera.





Tito con sus guardaespaldas en Drvar.



Es curioso el hecho que el Cuartel General de Tito, en principios fue localizada en una cueva inmediatamente al norte Drvar y a la vista de la ciudad. Pero empezaron a correr rumores que decían que la posición se había hecho comprometida, por lo que Tito decidió moverse entre ésta y otra cueva cercana al pueblo de Bastasi, aproximadamente siete kilómetros al oeste. Esta información llegó a fuentes alemanas, lo que causó un poco de confusión.





La entrada custodiada de la cueva usada por Tito en Drvar.



De esta forma la cueva en Drvar era usada principalmente durante el día y Tito volvía a Bastasi de noche por motivos de seguridad. La posición la que los alemanes creyeron era su Cuartel General, el cementerio de Slobica Glavica en Drvar, era, de hecho, escasamente acudido por Tito.


d) Planes Alemanes :

La planificación para la operación comenzó en serio, y se estableció que el ataque debería ser realizado el día 25 de mayo de 1944, el mismo día del cumpleaños de Tito. De esta forma, el mariscal de campo Von Weichs firmó el orden el día 6 de mayo, y sincronizando el equilibrio de la operación con la seguridad operacional, el general Lothar Rendulic emitió al Segundo Ejército Panzer, la orden de la operación Rösselsprung justo dos semanas más tarde, el 21 de mayo, permitiendo sólo tres días completos para estar listos para la acción.

Los alemanes se movieron prudentemente, dando una gran seguridad, para evitar que potenciales fugas de información llegaran a oídos de los agentes partisanos.

Rendulic, paradójicamente no incluyó a ninguna división Panzer del Segundo Ejército Panzer, y las ordenes fueron dirigidas directamente al XV Cuerpo de Ejército de Montaña, al mando del teniente general Ernest von Leyser, para la ejecución de la misión.

El apoyo aéreo y de bombardeo de las posiciones partisanas en y en los alrededores de Drvar sería hecho por los aviones del Fliegerführer Kroatien (Mando del Aire de Croacia), los que precederían a un asalto aerotransportados con la tarea de destruir a Tito y su Cuartel General. Además este grupo aéreo proporcionaría de los medios aéreos de transporte, algunos de los cuales son trasladados desde Francia y Alemania, específicamente para esta operación.

Fueron asignadas, las 1ª y 2ª Escuadrillas del 1° Grupo de Remolque  Remolcar Grupo 1, y los 2° y 3° Batallones del 1° Grupo de Aterrizaje Aéreo, con planeadores DFS-230 y remolcados por aviones Hs-126 o por Ju-87 (Stukas en un función de remolque), transportarían a las tropas llevadas por planeadores.

El 2° Batallón del 4° Grupo de Transporte, con aproximadamente 40 aviones de transporte Ju-52, llevaría la fuerza de paracaidistas. El 24 de mayo, el procedimiento de batalla está completo.

Simultáneamente, elementos del XV Cuerpo de Ejército de Montaña, convergirían a Drvar desde todas las direcciones, para a conexión con los elementos aerotransportados ese mismo día 25 de mayo.





Plan de ataque a Drvar de las tropas de tierra, en especial del XV Gebirgskorp.



Es importante indicar que el plan establecía que junto con Tito tenían que ser capturadas y eliminados las misiones militares aliadas, que existían entre los partisanos comunistas, En  primer lugar la de la Unión Soviética y la inglesa, y en segundo lugar la norteamericana.

La velocidad, el choque y la sorpresa eran la clave para que los elementos aerotransportados lograran su misión.

Originalmente se pensó, con un poco de presión de la Abwehr, que los Brandenburg llevaran a cabo la misión, pero el alto mando tenía otras ideas de antemano.

El SS-Fallschirmjäger-Bataillon 500 había sido vuelto a sus cuarteles en Banja Madarushka a mediados de abril de 1944, ya con la idea de ser usado para la puesta en marcha de la operación Rösselsprung, ya que sería usado como base de apoyo de los Friedenthaler Jadverbände (los comandos de Skorzeny), en la eventualidad que ellos realizaran la misión, cosa que no ocurrió. La orden a la comandancia del batallón llegó ese mismo día 21 de mayo de 1944.

Ya esto es más menos extraño, ya que se supone que el SS-Fallschirmjäger-Bataillon 500 era una unidad de “prueba”, o sea “carne de cañón”, las que generalmente no eran muy usadas en este tipo de operaciones, y de la importancia que tenía ésta.

Para evitar indiscreciones, se planificó que los hombres del SS-Fallschirmjäger-Bataillon 500 salieran de ciudades distantes, para llegar a la sede de Tito sin ser detectadas.

De esta forma, entre el 21 y el 24 de mayo los hombres del SS-Fallschirmjäger-Bataillon 500 fueron trasladados en camiones y en tren hasta los aeródromos de Banja Luka, Nagy- Betskerek, Cerkljc, Cacace y Zagreb, junto con los He-46 y Cr-42 de la 7ª Ala de Caza Nocturna.

La misión de paracaidistas SS era sumamente delicada, ya que tendrían que hacer frente por sí solo a la reacción hostil después del asalto aéreo y esperar a la llegada de fuerzas terrestres de la XV Cuerpo de Ejército de Montaña.


Continuará.............

Juan Manoel

  • Visitante

Objetivo......Tito

« Respuesta #5 en: 12 de Junio de 2009, 18:50:53 pm »
SS-Fallschirmjäger-Bataillon 500 y 600 (parten 05) :


4.- Objetivo......Tito......Vivo o Muerto (parte 02) :


e) El Plan Rybka :

Recibida las órdenes sobre el uso de sus hombres, el hauptsturmführer Rybka inmediatamente empezó a dibujar un plan provisional para la batalla. Su estudio previo indicaba que lo ideal era realizar el ataque con planeadores, pero como no eran suficientes, decidió que una parte de los hombres serían lanzados en paracaídas. Además, la falta de medios aéreos fuerza el lanzamiento de los paracaidistas en dos oleadas. Rybka establece una primera oleada de 654 paracaidistas, 314 de ellas se llevaría a cabo en paracaídas con la tarea de ocupar Drvar, y al mismo tiempo organizó seis grupos de asalto para lanzarse a bordo de los planeadores. La primera oleada de paracaidistas se debería lanzar a las 07:00, y la segunda en cerca del mediodía.
 
A cada grupo de planeadores de asalto le fue asignada una tarea específica :

- El Grupo Panther : Consistente de 110 hombres, con la misión de neutralizar a los guardaespaldas de Tito (unos 350 hombres), y capturar su sede.

- El Grupo Greifer : Consistente de 40 hombres, con la misión de destruir la misión militar británica.

- El grupo Stumer : Consistente de 50 hombres, con la misión de destruir la misión militar rusa.

- El Grupo Brecher : Consistente de 50 hombres, con la misión de destruir la misión americana.

- El Grupo Draufganger : Consistente de 50 paracaidistas más 20 hombres de la unidad “Svadil”, una unidad especial de la División Brandenburg, que incluía a expertos en comunicaciones (3 miembros de  la Luftwaffe que además harían de controladores aéreos) e intérpretes de la División Prinz Eugen, con la misión de destruir a las unidades partisanas de comunicaciones y capturar sus códigos de inteligencia y comunicaciones.

- El grupo Beisser : Consistente de 20 hombres, con la misión de establecer una estación de radio móvil y apoyar al grupo Greifer.

La segunda oleada, consistente 318 paracaidistas del Grupo Obermeier, básicamente la compañía de reserva (o sea la Compañía de entrenamiento) y dos cargas de municiones lanzadas en planeadores, con 20 hombres más, se llevaría a cabo cerca del mediodía, para completar la limpieza del área y llevar refuerzos a las tropas lanzadas en la mañana.

La principal tarea asignada a los paracaidistas era buscar a  Tito y su séquito, la detención o eliminación. La segunda tarea más importante era destruir las delegaciones militares Aliadas y el sistema de comunicaciones radiales de los rebeldes.

La primera oleada de paracaidistas se usaría para la toma de la ciudad de Drvar y para evitar ataques partisanos a las tropas trasladados en los planeadores. La segunda oleada de paracaidistas se utilizaría para fortalecer las posiciones y apoyar a las unidades que lo necesitaran.

Rybka dividió las fuerzas que se lanzarían en paracaídas en dos grupos de igual tamaño.

Los 314 paracaidistas de la primera oleada, a su vez, se dividirían en tres grupos : Rojo (Roth), Verde (Grune) y Azul (Blu). Tenían que caer a tierra en Drvar a las 07:00. Rybka conduciría el Grupo Rojo. Se calculó en una hora el tiempo necesario para la conquista de Drvar. Después de dejar un pequeño destacamento para defender la ciudad con el resto de los paracaidistas debía  apoyar el ataque de las tropas llegadas en planeadores contra el mando de Tito. Rybka, en particular, debía tomar el mando del Grupo Panther y guiarlo para la conquista de la sede del dirigente partisano.





Plan de ataque a Drvar del SS-Fallschirmjäger-Bataillon 500.



En la noche del 22 de mayo, los grupos empezaron a ser transferidos en los lugares de  agrupación de las unidades que participan en la operación. Para ocultar su especialidad militar, los hombres llevan sus uniformes normales y de infantería, y fueron trasladadas en camiones sin insignias o en tren. La mayoría de ellos todavía desconocían la misión. Rybka sólo comunicó los detalles a sus hombres en la mañana del día 24 de mayo durante una reunión informativa.





Carga de los planeadores en carros de ferrocarril para ser usados en la operación.



f) El Ataque a Drvar (parte 01) :

Como hemos dicho, ese día 25 de mayo era el cumpleaños de Tito, y en la tarde del día 24, se llevó a cabo una celebración en Drvar y, debido a que las festividades terminaron tarde, Tito decidió pasar la noche en la cueva de Drvar. A pesar de que sus preocupaciones iniciales que hicieron que él se trasladara a Bastasi, Tito sintió que todo sería tranquilo. Casi demostró ser un error fatal.








Los paracaidistas prestos a embarcar.



A las 05:00 horas del 25 de mayo de 1944, la Luftwaffe llevó a cabo un intenso bombardeo en torno a Drvar. A las 05:55 horas comenzó el despegue de los transportes desde los aeródromos. Las condiciones meteorológicas eran excelentes, había una buena visibilidad, y por lo tanto no tuvieron lugar accidentes. A las 06:50 horas, los primeros planeadores fueron lanzados sobre el objetivo. Mientras que los planeadores deslizándose hacia las zonas de aterrizaje, los aviones cazas y bombarderos, atacaban toda la zona circundante.








Los paracaidistas rumbo a la misión.





Los planeadores rumbo a Drvar.





Comienza el bombardeo en Drvar.



Los planeadores Grupo Panther, consistente en 11 DFS-230 (equipados con ametralladoras MG-15) debieron usar los paracaídas de freno para el aterrizaje en espacios pequeños. La mayoría de ellos terminó a pocos metros de la ciudad, mientras que sólo uno, cuyo piloto había sido alcanzado por fuego rebelde, terminó más lejos. Incluso algunos, que llegaron al llano delante de la cueva, para sorpresa de los alemanes, y que estaba abatida por el  fuego de las ametralladoras partisanas.





Uno de los primeros planeadores DFS 230 de los utilizados por el SS-Fallschirmjäger-Bataillon 500 que tuvo éxito en el aterrizaje, en la operación contra Drvar.



Los 7 planeadores del Grupo Draufganger alcanzaron sin inconvenientes los puntos de desembarque establecidos, definidos con el nombre código de “Cruce Occidental”,  donde se creía había instalado la estación de radio de los rebeldes. Sólo dos de ellos se vieron obligados a retrasar el aterrizaje mediante la realización de un amplio rodeo bajo fuego para alcanzar los puntos definidos.





Un DF 230 de los utilizados por el SS-Fallschirmjäger-Bataillon 500 en las inmediaciones del cementerio de Drvar. Un paracaidista yace junto a él.





Un DFS 230 de los utilizados por el SS-Fallschirmjäger-Bataillon 500 destruido en el aterrizaje en la operación contra Drvar. Aunque algunos resultaron destruidos, la mayor parte de sus ocupantes logró salir de ellos.








Otros DFS 230 de los utilizados por el SS-Fallschirmjäger-Bataillon 500 en la operación contra Drvar. Nótese en la fotografía un avión de enlace al fondo.



Los restantes 16 planeadores de los otros equipos, la mayor parte llegaron a los objetivos.

Mientras que los planeadores completaban su aterrizaje, desde los Ju-52 comenzaron a saltar los paracaidistas. Para reducir las pérdidas en la mayoría de los lanzamientos se llevó a cabo a baja altura, para no dar al enemigo la oportunidad de disparar a los paracaidistas durante su descenso. El contacto con el suelo de los paracaidistas se produjo en su mayor parte después de sólo quince segundos.








Comienza el lanzamiento de paracaidistas.





En esta foto se ve claramente el lanzamiento de paracaidistas en Drvar a baja altura.





Lanzamiento de paracaidistas del SS-Fallschirmjäger-Bataillon 500 sobre Drvar. Nótese los planeadores en tierra.








Paracaidistas del SS-Fallschirmjäger-Bataillon 500 descienden en las cercanías del cementerio de Drvar, mientras los paracaidistas transportados en los planeadores ya se encuentran en tierra.





Los paracaidistas en tierra.



El hauptsturmführer Rybka fue uno de los primeros en caer. Inicialmente no se tiene ninguna resistencia, por lo que los paracaidistas fueron capaces de completar su despliegue y para recuperar los contenedores con armas pesadas.





Los paracaidistas del SS-Fallschirmjäger-Bataillon 500 sacan el material de un planeador DFS 230 en Drvar.





Dos paracaidistas del SS-Fallschirmjäger-Bataillon 500 con un contenedor de equipos en Drvar.



Rybka estableció su puesto de mando en la carcasa de un planeador DFS-230 que aterrizó a la entrada de la ciudad, y tomó inmediatamente en terreno el comando de las operaciones dirigidas contra las fuerzas partisanas para defender la ciudad, a través del equipo de radio portátil. Desde su posición Rybka podía ver sólo los grupos en las inmediaciones. Los paracaidistas heridos fueron trasladados a una casa grande, cerca del comando, teniendo,  el personal médico que trabajar mucho para dar alivio a los hombres.





El hauptsturmführer Rybka en Drvar.



La ciudad estaba semidesierta, ya que la mayoría de la población civil había abandonado sus hogares, para refugiarse en un bosque cercano tras el bombardeo en la madrugada. En las casas no se sentía presencia de un enemigo orgánica, sólo los francotiradores intentaban hacer algún daño a los paracaidistas alemanes, por lo que era necesario para cruzar las calles de la ciudad moviéndose con cautela. La destrucción de los nidos de resistencia partisanos se realizó con granadas. Sólo a las 09.00 horas, después de intensos combates, la ciudad cayó completamente en manos de los alemanes.





Un grupo de paracaidistas SS junto a civiles en Drvar, a la derecha puede verse algunos de los partisanos capturados. Probablemente esta foto fue tomada durante la mañana del 25 de mayo de 1944.



Los hombres del Grupo Draufganger inmediatamente después del aterrizaje, que tuvo lugar sin problemas, se movió rápidamente hacia el centro de la ciudad, donde se encontraba la estación de radio. El edificio era lo suficientemente grande como para contener todos los equipos de radio con la que Tito gestionaba las operaciones de sus fuerzas en toda Yugoslavia.








Paracaidistas del SS-Fallschirmjäger-Bataillon 500 en torno a la iglesia de Drvar.



Fue cerca de este edificio donde tuvieron lugar los más violentos enfrentamientos, donde los rebeldes obstinadamente la defendieron hasta el último hombre.





Vestigios de la lucha.



Después de haber eliminado todos los defensores entre una habitación y otra, el edificio virtualmente fue demolido con una potente carga explosiva, con todos sus equipos y dispositivos de comunicación.





Uno de los 4 cañones ligeros Leichtgeschütz 40 (LG-40) de 7,5 cm. usados por el SS-Fallschirmjäger-Bataillon 500 en Drvar.



Mientras la mayor parte del Grupo Draufganger continuaba la destrucción de los restantes equipos de radio, otro pequeño grupo de 10 paracaidistas más los 20 Brandenburgers de la Unidad Svadil ocupaban el edificio de la central telefónica.





Los paracaidistas SS en Drvar.



Después de haber eliminado las fuerzas partisanas en Drvar, lo que quedaba por hacer era la misión más importante: la captura de Tito.


Continuará.............

Juan Manoel

  • Visitante

Objetivo......Tito

« Respuesta #6 en: 12 de Junio de 2009, 19:01:51 pm »
SS-Fallschirmjäger-Bataillon 500 y 600 (parten 06) :


4.- Objetivo......Tito......Vivo o Muerto (parte 03) :


f) El Ataque a Drvar (parte 02) :

Su sede estaba, como hemos dicho, en una cueva de las colinas en torno a Drvar, en una posición difícil.

Mientras que los paracaidistas de Rybka conquistaban Drvar, la misión principal, el ataque contra el cuartel general de Tito dirigido por los planeadores del Grupo Panther estaba en un punto muerto.








En las trincheras en torno a la ciudad, al fondo los combates.



Seis de los planeadores de Grupo Panther habían aterrizado en las inmediaciones de cueva, no sabiendo, sin embargo que estaban tan cerca del objetivo, por lo que acabaron sufriendo un nutrido fuego de los partisanos. Desde su aterrizaje los paracaidistas se vieron atacados por los hombres del Batallón de Escolta de Tito. Algunos paracaidistas fueron obligados a refugiarse en los mismos planeadores, para eludir el fuego enemigo. Muchos alemanes habían caído pero también los partisanos presentaban considerables pérdidas. Los rebeldes atrincherados se defendían con  ametralladoras,  morteros y  granadas. Los paracaidistas carecían en ese lugar de armas pesadas para apoyar sus asaltos.








Reagrupación de los paracaidistas.



Después de haber completado la conquista de Drvar, los paracaidistas de Rybka comenzaron a limpiar las casas y las granjas largo la carretera de acceso a la ciudad, y luego empezaron a desplazarse hacia la cueva para reforzar al Grupo Panther.

A su llegada a las inmediaciones de la cueva, los hombres de Rybka tuvieron que eludir todavía incesante fuego de ametralladoras de los partisanos, antes de atacar la sede de Tito. A pesar del intenso fuego de los defensores, Rybka lanzó sus paracaidistas al asalto. Bien atrincherados en sus posiciones en las rocas y los bosques de las colinas, los partisanos dirigían un volumen de fuego tal, que los paracaidistas fueron obligados a tirarse a tierra o introducirse en algunos barrancos naturales, para evitar ser muertos. Entretanto Tito se lanza con una cuerda desde un agujero en el piso de la plataforma de madera que había delante de la cueva al lecho de un río, alcanzando el bosque subyacente, dado que si hubiera seguido la senda normal, habría quedado bajo el fuego de los alemanes que estaban en la llanura de más abajo, y que poseían fotos suyas para identificarlo. Para poder lograrlo, sus guardaespaldas lo cubrieron en una acción prácticamente suicida.


 





Los paracaidistas prestos para el avance.



Tras una breve pausa los paracaidistas tuvieron afrontar un contraataque sobre sus flancos llevado a cabo por miembros de la Escuela de Oficiales Partisanos del NOVJ de Sipovljani, que había acudido para reforzar a sus compañeros.





Un puesto de mando del SS-Fallschirmjäger-Bataillon 500 en torno a Drvar. Nótese el oficial que no es un “b-sodaten” usando rangos y hasta la banda en el brazo.



Aproximadamente a las 09:30 horas, Rybka preguntó por radio por el apoyo aéreo, pero los pilotos los cazabombarderos Stukas, indicaron que  no podían intervenir en ese momento, ya  que las posiciones alemanas y rebeldes estaban demasiado cercanas. Mientras tanto llegaban nuevas formaciones partisanas. Una brigada completa de la 6ª División Proletaria se desplazó por las colinas orientales y se situó frente a los paracaidistas en la parte occidental de la ciudad.





Puesto de radio del SS-Fallschirmjäger-Bataillon 500 en torno a Drvar.



El asalto fue rechazado al costo de considerables pérdidas por parte de los paracaidistas. Pero había que resistir a cualquier costo a la espera de la segunda oleada de paracaidistas, que llegaría al mediodía.

Entretanto, Rybka decidió atacar potentemente la cueva (por fin identificada como alojamiento de Tito), por lo cual lanzó una bengala roja, que era el indicativo de la no conquista del objetivo y solicitud de más refuerzos. Los refuerzos incluían los grupos desembarcados desde los planeadores encargados de la destrucción de las misiones militares extranjeras.

Con los refuerzos alemanes lanzaron nuevos asaltos hacia las posiciones partisanas, descubriendo que los rebeldes se estaban preparados para una defensa a ultranza casi fundamentalista. Toda la zona que rodeaba la cueva había sido fortificada con puestos de observación para los francotiradores, nidos de ametralladoras, y todo tipo de trincheras para resistir un ataque del exterior. Por contrario los paracaidistas no disponían de un número adecuado de armas y municiones y, lo que era mucho más grave, no podían ser abastecidos. La situación para los hombres de Rybka empezaba a hacerse desesperada y sólo la llegada de los refuerzos podía replantear la suerte de la batalla. Los paracaidistas empezaron a mirar nerviosamente el cielo esperando la llegada de la segunda oleada de sus camaradas.

Por fin, a las 11:50 horas, aparecieron en el cielo de Drvar los otros 318 paracaidistas, a las órdenes del hauptsturmführer Obermeier. Durante su descenso, sin embargo, fueron blanco del fuego de los partisanos de la Brigada Proletaria, que se encontraba en toda la zona circundante.





Viene la segunda oleada a la vista de algunos heridos.



Los supervivientes de la segunda oleada se reunieron con el resto del Batallón al pié de la montaña.

A pesar de las pérdidas que habían tenido, con los nuevos refuerzos Rybka lanzó nuevos asaltos en dirección de la cueva, haciendo algunos progresos, pero para cada metro conquistado era necesario combatir enérgicamente. Entretanto estaban empezando a acabarse las municiones y era ya imposible volver a los planeadores para tomar nuevos cargadores. Los paracaidistas alemanes quisieron jugarse el todo por el todo, por lo que Rybka guió personalmente el enésimo asalto hacia la cueva. Los paracaidistas abandonaron sus refugios y empezaron a correr en zigzag para evitar el fuego enemigo. Una vez en las cercanías de las posiciones enemigas, se produjeron sangrientos combates cuerpo a cuerpo. Entre los partisanos había muchas mujeres jóvenes que lucharon con una furia si precedentes siguiendo el ejemplo de sus compañeros.

Al final Rybka, aunque gravemente herido al brazo por una esquirla de mortero, y sus paracaidistas consiguen entrar en la cueva-refugio, pero de Tito, sin embargo, ningún rastro. En ella se encontró sólo algunos mapas, varios documentos y un uniforme nuevo de Tito. Durante la batalla, Tito junto con el líder partisano esloveno Edvar Kardelj, había logrado escapar hacia la estación de ferrocarril de Potoci, para luego por tren, llegar a Kupres (al noreste de Livno), lugar en el cuál los partisanos controlaban una pista de aterrizaje y donde algunas horas más tarde, un C-47 con insignias soviéticas llegó a recogerlos, para llevarlos a Brindisi y de ahí a Bari en Italia. La razón de que el avión haya sido ruso es muy simple. Los partisanos tenían una excelente comunicación radial con Moscú, cosa que no existía con los anglo-americanos. Y la razón de que haya sido trasladado  Bari, también es simple, además que quedaba en el Adriático, allí se encontraba una base anglo-americana que se dedicaba en exclusivo al abastecimiento de los partisanos de Tito. Los partisanos del Batallón de Escolta de Tito también evacuaron a las misiones militares Aliadas, las que se juntaron con Tito en la estación ferroviaria de Potosi.

Algunos paracaidistas alemanes atestiguaron después de la operación que “la cama de Tito todavía estaba caliente cuando entraron a la cueva”.





Ruta escapatoria seguida por Tito.



Ya perdida la esperanza de capturar Tito, los paracaidistas comienzan a limitarse en defenderse de los asaltos de partisanos que son cada vez más numerosos y fuertes. A las 15:00 horas, la estación de radio del Cuartel General Alemán en Zagreb recibió el siguiente mensaje :

“Totalmente cubierto bajo violento fuego enemigo. Imposible socorrer a los heridos. Las fuerzas del enemigo son cada vez más numerosas”.

Estimando ya inútil la permanencia en cueva, Rybka, tras haber transferido el mando de lo que quedaba del batallón al hauptsturmführer Bentrup, ordenó el repliegue hacia Drvar hacia las 16:00 horas, donde era más fácil defenderse de los ataques enemigos.


g) Defensa en el Cementerio de Drvar :

La maniobra de repliegue, aunque se realizó, no estuvo exenta de problemas, ya que además de defenderse del fuego de los partisanos, los paracaidistas debían pensar a sus numerosos heridos, cuyo transporte obstaculizó considerablemente la marcha. Sólo a las 22:00 horas, la mayor parte de los paracaidistas alcanzó los suburbios de Drvar. Con la llegada de la oscuridad todos los grupos de paracaidistas se reagruparon en Drvar. Bentrup debía encontrar aprisa una posición para poder defenderse al menos hasta la llegada de las unidades terrestres del XV Cuerpo de Ejército de Montaña. En toda la ciudad había sólo dos posiciones consideradas para tal efecto. Una era la antigua fábrica de celulosa (quemada en 1941), pero era demasiado grande para poder ser defendida con los hombres disponibles. La otra alternativa era el pequeño cementerio, rodeado por un muro bastante alto. Se eligió esta alternativa, ya que el cementerio podía dar cobijo a hombres como un verdadero fortín.

Los rebeldes, pese a la orden de Tito de dispersarse (ya que todos sabían la llegada inminente de los refuerzos alemanes) estaban decididos a aniquilar al batallón paracaidista entero en ese cementerio.





Paracaidistas del SS-Fallschirmjäger-Bataillon 500 se ponen a cubierto tras las cruces del cementerio de Drvar.



Durante la noche, los partisanos, asaltaron sin cesar las posiciones de los paracaidistas, las que fueron defendidas por éstos hasta el límite de sus posibilidades. Los paracaidistas resistir aún un poco más, ya que el plan de la operación preveía, en efecto, su enlace, en principio, por parte del Kampfgruppe Willam de la 373ª División de Infantería, constituida por croatas, y posteriormente, por la 7ª División de Montaña de las SS “Prinz Eugen”, pero estas fuerzas ya deberían haber llegado al atardecer de ese día.

Durante la noche del 25 al 26 de mayo los paracaidistas combatieron y repelieron los ataques partisanos. Los hombres estaban agotados, y había muchos heridos, incluyendo al propio Rybka.

Esa noche, los partisanos, usando inclusive a los mismos habitantes de Drvar, renovaron sus ataques contra el cementerio. El fuego de sus morteros machacó inexorablemente las posiciones alemanas. Muchos paracaidistas buscaron refugio en las tumbas, transformadas para la ocasión, en trincheras. Una vez más se prepararon las defensas para rechazar los nuevos ataques del enemigo. Todos los paracaidistas, incluidos los heridos aún en condiciones de soportar un arma, debieron combatir.

Fue una noche muy larga, pero a primeras horas de la mañana, un avión alemán lanzó en paracaídas municiones y medicamentos sobre las posiciones de los paracaidistas. Unas horas después, cuando toda esperanza parecía se había evaporado, los paracaidistas vieron a los partisanos retirarse, ya que a sus espaldas había aparecido una unidad de reconocimiento del 13° Regimiento de la 7ª División de Montaña de las SS “Prinz Eugen”, por lo que los rebeldes tuvieron que evacuar la zona para evitar ser capturados.

Esta unidad consiguió romper el cerco y relevar a los paracaidistas.





Las secuelas de la operación contra Drvar, durante la mañana del 26 de mayo de 1944. Mientras los paracaidistas SS  esperan al Kampfgruppe Willam de la 373ª División de Infantería, se puede ver que han tenido muertos y heridos.



Las unidades de la 7ª División de Montaña de las SS “Prinz Eugen”, habían conseguido tras duros combates a romper el anillo defensivo de partisanos alrededor de Drvar y para los paracaidistas fue la salvación. La llegada de todas las otras fuerzas alemanas acabó en la tarde, después de que toda la zona que rodea a Drvar fue rodeada y rastrillada minuciosamente.





Unidades de la 7ª División de Montaña de las SS “Prinz Eugen” en Yugoslavia.



La captura de Tito había fracasado, por lo que a los alemanes no quedaba otra, que intentar eliminar del área el mayor número de fuerzas partisanas, aprovechando la fuga a Italia de sus líderes.





Drvar ha sido tomado, pero aún quedan los vestigios del combate.





El “águila ha volado”. Los paracaidistas del SS-Fallschirmjäger-Bataillon 500 no pudieron matar ni capturar a Tito. Como premio de consuelo.....su uniforme. Es interesante destacar que el paracaidista de la derecha no tiene graduación indicada en los parches del cuello. Es señal de que este soldado era uno de los “b-soldaten”, o sea los soldados que estaban destinados “forzosamente y como medida disciplinaria” al batallón. Las botas de montaña evidencian que estos paracaidistas llegaron en planeadores DFS 230 a Drvar. Por último, el soldado con la chaqueta de camuflaje italiano (a la izquierda) es uno de los comandos Brandenburg que participaron en la misión junto a los paracaidistas.





Con la llegada de las tropas de relevo alguna información se puede obtener de los prisioneros.





Los Paracaidistas pueden descansar.



Continuará.............
« última modificación: 12 de Junio de 2009, 19:30:03 pm por Juan Manoel »

Juan Manoel

  • Visitante

Objetivo......Tito

« Respuesta #7 en: 12 de Junio de 2009, 19:07:17 pm »
SS-Fallschirmjäger-Bataillon 500 y 600 (parten 07) :


4.- Objetivo......Tito......Vivo o Muerto (parte 04) :


h) Resultados y Fallas de la Operación :

A pesar de la no eliminación de Tito, los Alemanes no estuvieron dispuestos a admitir la derrota y vieron esta operación como un éxito con una arrogancia ciega, como lo indican los informes del Segundo Ejército Panzer.

En él se indicaba que la operación contra los partisanos en Croacia (esta área de Bosnia era incluida como parte de Croacia en este tiempo) disfrutó de un éxito considerable. Se logró :

1) La destrucción de la principal región de los partisanos comunistas, ocupando su cuartel general, centros de control y sus instalaciones de suministro, debilitando en demasía lo último.

2) Forzar a las formaciones comunistas de elite, la 1ª División Proletaria y la 3ª División “Lika” (designación incorrecta, ya que era  una brigada) a dar batalla y causándoles graves pérdidas, forzándolas a retirarse debido a la escasez de municiones y provisiones, y evitando con su alejamiento el combate. Las  9ª, 39ª y 4ª Divisiones de Tito Divisiones también sufrieron grandes pérdidas.

3) La captura de campos de aterrizaje usados por los aviones Aliados, los establecimientos administrativos, y los cuarteles generales de las misiones militares extranjeras, además de forzar los partisanos a reorganizarse y reestructurarse3.

4) Dar a los Aliados una imagen real de la capacidad de combate de los partisanos.

5) La obtención de equipos de comunicaciones importante, claves, radios, etc.

6) El alcanzar estos éxitos en condiciones difíciles, que incluyeron numerosos ataques aéreos enemigos.

El futuro comandante de SS-Fallschirmjäger-Bataillon 500, el hauptsturmführer Sigfried Milius, era aún más optimista : “En general la operación con su salto y aterrizaje fue un éxito. Lamentablemente Tito y las delegaciones militares Aliadas lograron escaparse”. Aquí se puede ver una situación bastante contradictoria respecto de la misión con esta declaración.

La intención básica de la operación era la eliminación de Tito, el hombre que personificaba el Movimiento Partisano en Yugoslavia. Para el Alto Mando Alemán, Tito era el centro de gravedad para los partisanos y su eliminación disminuiría enormemente los movimientos de éstos. “Tito es nuestro enemigo más peligroso”, indicaba el Mariscal Von Weichs antes de la operación. Y esto no se logró.

Como premio de consuelo para esta costosa operación, se obtuvo el uniforme de Tito, recién entregado por una sastrería, un jeep, que era un regalo de la misión americana, algunas banderas Aliadas y tres periodistas británicos.





Los paracaidistas muestran el famoso uniforme de Tito.





Los paracaidistas en el jeep de Tito.





Los paracaidistas muestran las banderas de las misiones militares Aliadas.



Aunque si es cierto, con esta operación, se produjo una desorganización del movimiento partisano, pero sólo fue momentánea.

La consecuencia más importante de esta operación, fue que con su escapatoria, la imagen de Tito se hizo más fuerte en Yugoslavia todavía, casi al punto de considerarlo algo así como un superhombre.

Como consecuencias para el propio batallón, se tiene que al final de la operación quedaban unos 200 supervivientes aún en condiciones de luchar de una fuerza inicial de unos 1000 hombres (15 oficiales, 81 disponibles y 896 hombres).

Además se produjo la sustitución de su comandante, un mes después.

Y como veremos en las entregas siguientes, este batallón de “prueba”, volvería a esas misiones de “carne de cañón”, para las que estaban diseñados.

La operación fracasó principalmente debido a la pobre información de inteligencia, que hizo que no se señalara con exactitud la posición de Tito, ya que si bien es cierto se sabía que estaba en una cueva y el sector, el lugar exacto, con finesa, no se sabía o no fue entregado a los paracaidistas. Además tampoco se conocían las defensas del objetivo. A pesar de este fracaso primario, los planificadores de la misión al interior de la unidad de paracaidistas, en este caso el hauptsturmführer Rybka, no reconoció a tiempo los vacíos de inteligencia inherentes en la operación y por consiguiente no desarrolló planes de contingencia viables y necesarios que habría dado alguna flexibilidad al batallón una vez en tierra. Aunque la planificación y la ejecución de la operación pueden proporcionar una amplia variedad de lecciones en una multitud de áreas, en rangos planeados de campaña para conducir la conexión con la selección de armas y el equipo para aerotransportado y las operaciones de montaña, hay tres áreas principales que indican su falta de inteligencia y déficits de planificación. La primera trata con la táctica para ser empleada ante la inteligencia incierta. La segunda es el plan de contingencia. La tercera, y probablemente la más crítica, concierne a la importancia de la cooperación interagencias, la que fue realmente débil.

De lo anterior, podemos decir la amplitud de agencias que estuvieron interactuando. Primero la Abwehr, que descubre donde aproximadamente se encuentra Tito. En segundo lugar su brazo armado los Brandenburg, el cuál obviamente, según la Abwehr, debía ejecutar la misión. En tercer lugar Otto Skorzeny, que había sido enviado directamente por Hitler para eliminar a Tito y que estuvo inmiscuido en la planificación de la operación, pero que no llegó a ejecutar la misión debido, según lo que algunos autores indican, a que por celos del comandante del XV Cuerpo Ejército de Montaña, le quitó la misión. El SS-Fallschirmjäger-Bataillon 500 que ejecutaría la misión. Y por último el XV Cuerpo de Ejército de Montaña que apoyaría a los paracaidistas, y que si lo hizo, pero con elementos insuficientes, para una misión tan importante como ésta, lo que se demuestra en su atraso de llegada a Drvar de casi 24 horas.

El hecho de que no se sabía con exactitud donde estaba Tito, era un factor determinante, ya que el grueso de los paracaidistas se dedicó inicialmente a tomar la ciudad en lugar de limitarse a atacar a la cueva, donde el dirigente partisano, virtualmente no hubiera podido escapar, debido a su ubicación.





En esta lámina vemos a un paracaidista del SS-Fallschirmjäger-Bataillon 500 en la operación contra Drvar en mayo de 1944. Este paracaidista viste todo el equipamiento entregado por la Luftwaffe, el casco de paracaidista Modelo 1937, con las águilas de la Luftwaffe al costado, la tenida de salto camuflada Modelo 1941, que todavía muestra el águila de la Luftwaffe en el pecho. En campaña en esta época, sus únicos indicativos que indicaban la pertenencia de estos hombres a las SS era cuando usaban la gorra de campaña “Schiffchen” con la calavera, y en el caso de los oficiales y suboficiales, además cuando se veían los rangos de las SS sobre el “saco de huesos”. Algunos hombres, especialmente oficiales y que no eran “b-soldaten” mostraron las insignias de las SS en sus cuellos.





En esta lámina vemos a un sargento del SS-Fallschirmjäger-Bataillon 500 en la operación contra Drvar en mayo de 1944, mostrando la gorra de campaña “Schiffchen” con la calavera, y sus rangos sobre el “saco de huesos”.



De esta forma, aunque a pesar de la inadecuada seguridad operacional, el asalto de los paracaidistas SS en Drvar, alcanzó la sorpresa. Lamentablemente para ellos, la información de inteligencia defectuosa causó que ellos no asaltaran el objetivo exacto, y los pobres planes de contingencia planificados antes de la misión, provocaron que ellos no se repusieron de este error. Pensemos en el hecho de que los planeadores que aterrizaron en la llanura frente a la cueva, de inmediato estuvieron bajo un fuerte fuego enemigo, lo que provocó que se tuvieran que cubrir de él bajo los mismos planeadores, fue una verdadera sorpresa. No se eliminó a Tito y el batallón prácticamente fue destruido en el procedimiento. Si el aparato de inteligencia alemana los hubiera apoyado correctamente, o si los paracaidistas hubieran tenido un eficaz plan de contingencia al tratar con un fracaso inicial de localizar a Tito, la historia balcánica podría haber sido considerablemente diferente.

Con esto terminamos esta mítica operación.


Continuará.............

Conectado josmar

  • Moderadores
  • Miembro Héroe
  • ******
  • Mensajes: 4.837
  • Konteradmiral

Re: SS-Fallschirmjäger

« Respuesta #8 en: 12 de Junio de 2009, 23:06:18 pm »
Estupenda historia, narrada a un ritmo, casi cinematográfico. He disfrutado con ella...
Enhorabuena... #@5


Juan Manoel

  • Visitante

Lucha en el Báltico

« Respuesta #9 en: 17 de Junio de 2009, 20:30:48 pm »
SS-Fallschirmjäger-Bataillon 500 y 600 (parte 08) :


5.- Las Operaciones en el Báltico y el Fin del SS-Fallschirmjäger-Bataillon 500 (parte 01) :

El 1° de junio de 1944, los remanentes del batallón fueron transferidos a Petrovac, un pueblo costero de Montenegro, para su reorganización y descanso  de los hombres, para su posterior uso en operaciones antipartizanas. El retorno de aproximadamente 200 heridos leves, más alrededor de 100 hombres que en el momento de la operación contra Drvar se encontraban en etapa de entrenamiento, daban una fuerza de combate de alrededor de 300 efectivos.

La estancia en Lituania es corta, ya que los hombres fueron trasladados a Pápa, su nuevo cuartel en Hungría, por otro período corto de tiempo, ya que son transferidos a Ljubljana, la capital de Eslovenia.

En forma paralela, la compañía de instrucción comenzaba a ser reorganizada en la Fallschirmschulle III en Serbia, en base a nuevos reclutas y el retorno de otros heridos, con el objetivo, inicial, de dar los reemplazos para la unidad.

Los días de descanso en Eslovenia fueron cortos, ya que algunos de sus elementos fueron usados en algunas misiones antipartizanas en le zona de Bihac, en la frontera entre Bosnia y Croacia.





Un paracaidista del SS-Fallschirmjäger-Bataillon 500 atiende a un piloto de la Luftwaffe derribado en la zona de Bihac, en junio de 1944.



La estancia en Yugoslavia del batallón, también tenía otro objetivo. La inteligencia alemana, había descubierto que Tito había vuelto de Italia, y que había puesto su Cuartel General en la isla de Vis (Lissa), en el Adriático frente a Croacia.

Otto Skorzeny había tomado de nuevo la idea de capturar a Tito, y para lo anterior había presentado un plan para reconquistar la isla y capturar a Tito. En este plan se indicaba que fuerzas del batallón en conjunto con unidades del Batallón Küsterjäger Brandenburg se usarían como punta de lanza en los desembarcos anfibios, la que después de sucesivos retrasos en las órdenes, fue finalmente cancelada.
 
El 26 de junio 1944, se produce la sustitución del comandante del batallón, siendo el huptsturmführer Rybka reemplazado por el también huptsturmführer Siegfried Milius.

Recordemos que Rybka había sido herido en la operación contra Tito, por lo que en forma interina el batallón había estado al mando del huptsturmführer Mertely hasta que fue herido en Bihac, y posteriormente por el huptsturmführer Witzemann, a la espera de que Rybka volviera, cosa que nunca ocurrió.

A los pocos días, cuando la ofensiva soviética del verano de 1944 estaba para comprometer la retirada alemana de Finlandia, se decide que 292 hombres del SS-Fallschirmjäger-Bataillon 500 fueran enviados directamente al Marine-Oberkommando-Ostee (Alto Mando Naval del Báltico) en Gotenhafen en las costas bálticas en Prusia Oriental para una misión especial.

La idea era transferir el batallón para su uso potencial en la toma de las islas de finlandesas de Aaland (operación Tanne-Ost), ya que Finlandia acababa de firmar un armisticio con la Unión Soviética, pero la operación había sido cancelada cuando los paracaidistas llegaron el día 29 de junio.





Paracaidistas del SS-Fallschirmjäger-Bataillon 500 en Gotenhafen en julio de 1944.



Debido a la escasez de efectivos, el orden de batalla del batallón se mostraba bastante disminuido :





Orden de Batalla del SS-Fallschirmjäger-Bataillon 500 entre julio y octubre de1944, cuando actuó como unidad “apaga fuegos” en el Frente del Este.



Cada Fallschirm-Schützen-Kompanie estaba compuesta de 2 pelotones de fusileros, una sección de comunicaciones y un pelotón (disminuido de morteros). Cada pelotón de fusileros disponía de una ametralladora.

La Fallschirm-Waffen-Schwere-Kompanie estaba integrada por un pelotón de ametralladoras, un pelotón de lanzallamas, pelotón de morteros y un pelotón antitanque. Todo igual que el esquema de batalla que se había tenido hasta mayo de 1944, en estructura, pero en números menores.

Una de las compañías, la de instrucción, nunca llegó a ser trasladada al Frente del Este.

La unidad no estaba motorizada, y su movilización le fue asignada por los mandos a los cuales fue asignado.

El 5 de julio, el batallón fue enviado a Narwa en Estonia, para ser agregado al 3° SS-Panzerkorps del Grupo de Ejércitos Norte. Durante un breve período, el 3° SS-Panzerkorps usó a la unidad como grupo de choque “apaga fuegos” móvil.





Paracaidistas del SS-Fallschirmjäger-Bataillon 500 en Estonia, en julio de 1944.



El día 10 de julio, tras un breve descanso de alguna horas, la unidad fue transferida vía aérea desde Rakvere en Estonia a Kaunus en Lituania, en el sector norte del Grupo de Ejércitos Centro.

Tras llegar a la zona en la que estaba destacado el 3° Ejército Panzer, al mando de Hasso von Manteuffel, el batallón fue inmediatamente asignada al 39° Panzerkorps, formando un Kampfgruppe con un batallón el 1° Regimiento Panzer de la División Grossdeutschland para llevar a cabo una acción defensiva para apoyar al 11° Cuerpo de Ejército, destacado en la sitiada a Vilnius, la capital de Lituania.





Paracaidistas del SS-Fallschirmjäger-Bataillon 500 en Lituania, en 1944.



Pero la supuesta acción “defensiva”, fue más una acción de refuerzo y distracción.

Los paracaidistas, montados en los vehículos del regimiento panzer, atacaron a lo largo del camino Kaunus-Vilnius, el mismo día de su llegada al frente, encontrando una fuerte resistencia soviética a sureste de Vilnius, sin embargo, el ataque del kampfgruppe permitió otro Kampfgruppe (el KG-Schmidt) se pudiera mover y evacuar a los heridos, abastecer las unidades en combate, y reforzar las defensas del 11° Cuerpo de Ejército.





Un paracaidista del SS-Fallschirmjäger-Bataillon 500 en las trincheras de Lituania, en 1944.



Se sucedieron más de dos semanas de intensos combates, en los alrededores de la capital lituana.








Paracaidistas del SS-Fallschirmjäger-Bataillon 500 en las trincheras en los alrededores de Vilnius, en Lituania, en 1944.



El batallón estaba muy dañado, y sus efectivos llegaban a un poco más de la mitad de los 292 que habían llegado. Los reemplazos no llegaban, y en realidad no llegarían nunca.





Una extraña fotografía de paracaidistas alemanes, al parecer del SS-Fallschirmjäger-Bataillon 500, usando una ametralladora rusa.



Continuará.............

Juan Manoel

  • Visitante

Lucha en el Báltico

« Respuesta #10 en: 17 de Junio de 2009, 20:35:36 pm »
SS-Fallschirmjäger-Bataillon 500 y 600 (parte 09) :


5.- Las Operaciones en el Báltico y el Fin del SS-Fallschirmjäger-Bataillon 500 (parte 02) :

A pesar de las difíciles condiciones de lucha de los 39º Panzerkorps y 3º Ejército Panzer, a los cuales pertenecía el SS-Fallschirmjäger-Bataillon 500, en una larga marcha de idas y venidas, fueron retirándose paulatinamente de la capital lituana entre la ultima semana de Julio y la primera semana de agosto de 1944, con el 51º Ejercito Soviético presionándolos hacia el oeste del Báltico, provocando la eventual creación de la bolsa de Curlandia.

Los paracaidistas fueron de las últimas unidades en abandonar Vilnius, ya que la primera semana de agosto, defienden el aeropuerto de la ciudad para evacuar los últimos heridos.





Elementos de la División Grossdeutschland en la zona del Báltico en 1944.



Después de la operación de Vilnius con el regimiento de la División Grossdeutschland, SS-Fallschirmjäger-Bataillon 500 es nuevamente usado como grupo de choque “apaga fuegos” móvil contra avances soviéticos frente de la zona.





Paracaidistas del SS-Fallschirmjäger-Bataillon 500 escudriñando el cielo del Frente Oriental en busca del apoyo aéreo.



El 14 de agosto 1944, combatiendo al lado de la Panzer-Brigade von Werthen, elementos de la 7ª División Panzer, y elementos de la 212ª y la 252ª Divisiones de Infantería, los paracaidistas contraatacan y recuperan Raseinen, al noroeste de Kaunus.





Paracaidistas del SS-Fallschirmjäger-Bataillon 500 usando un “Panzerschreck” en Lituania en 1944.



A pesar de sus pérdidas, el día 15 de julio, realizan acciones defensivas al norte de Kaunus.





Paracaidistas del SS-Fallschirmjäger-Bataillon 500 junto a los blindados en Lituania en 1944.



El 19 de agosto, la unidad fue retirada para reorganización y descanso, su fuerza era de sólo 90 hombres, sin embargo al día siguiente la orden es cancelada y la unidad vuelve a la acción.

Ese mismo día, el hauptsturmführer Milius, es retirado a Serbia, dejando en su reemplazo al hauptsturmführer Bentrup, pero sin perder la titularidad.

El objetivo del retiro de Milius era la reorganización del batallón y la puesta a punto de la compañía de instrucción. Al llegar a Serbia, Milius es ascendido a sturmbannführer, y los objetivos de su regreso cambian drásticamente, como veremos en entregas posteriores.





El hauptsturmführer Milius en el Frente Oriental en 1944.



El 20 de agosto, se produce una emergencia en el sector del 26º Armeekorps (6ª División Panzer y 561ª  División de Infantería). Ese mismo día los últimos 90 combatientes del batallón fueron agregados al 731° Panzer Jager Abteilung para detener el avance de dos ejércitos soviéticos (los 11ª y 33ª de Guardias).

Después de haber luchado duro durante dos meses y lamentando pérdidas considerables, recién siguieron algunos días de descanso. El 1° de septiembre, los remanentes de unidad son finalmente retirados, poniendo unidades de la División Grossdeutchland, en su reemplazo.





Paracaidistas del SS-Fallschirmjäger-Bataillon 500 en 1944.



Pero en la realidad, este retiro no fue tal, ya que estos remanentes del batallón estuvieron en acción en el oeste de  Lituania casi en la frontera con Prusia hasta el 5 de septiembre, junto a la División Grossdeutchland y al 39° Panzerkorps, antes de la adquisición de un breve descanso en Polonia. Aunque, como hemos dicho, había solamente 90 hombres aptos para el combate, la unidad volvió a las líneas y lucharon por varios días más antes de ser retirados al este de Prusia a principios de octubre, disminuyendo aún más su contingente.





Paracaidista del SS-Fallschirmjäger-Bataillon 500 toma un descanso cerca de la línea de combate en 1944.



La última batalla del batallón en el frente oriental ocurrió a comienzos de octubre al norte de Memel. Aquí, junto a unidades de la 7ª Panzer Division, de la División Grossdeutchland y de la 58ª División de infantería, los paracaidistas SS fueron usados contra las fuerzas soviéticas que buscaban de capturar las fuerzas alemanas en Memel, al suroeste de Lituania. El intento parar el avance de los soviéticos hacia el mar fue un fracaso y condujo al sitio de la ciudad de Memel.








Paracaidistas del SS-Fallschirmjäger-Bataillon 500 en Memel en 1944.



El 10 de octubre de 1944, los supervivientes del batallón fueron retirados a último momento por mar desde la ciudad antes de que cayera en manos de los rusos y transferidos a Neu-Strelitz en Prusia Oriental, para reunirse con la compañía de instrucción del batallón, para comenzar la formación de un nuevo batallón paracaidistas SS denominado SS-Fallschirmjäger-Bataillon 600.

De allí fueron transferidos a Deutsche-Wagram en Austria, para un pequeño descanso y comenzar su accionar nuevamente, como veremos en la entrega siguiente.

Como pueden ver el batallón tuvo la suerte de las unidades de tipo “penal”, agotamiento por “muerte natural”, por la falta de reemplazos.





En esta lámina se muestra a un oberscharführer (sargento) del SS-Fallschirmjäger-Bataillon 500 en Lituania en el verano de 1944. Todas las fotos de los paracaidistas SS en el frente del Báltico cerca de Kaunus, muestran que las tropas que llevaban la tenida de salto estándar de la Luftwaffe con el águila de Luftwaffe de pecho, aunque después de la guerra, la tenida de salto fabricada con la tela camuflada de las SS, se encontró en algunas tiendas. En este caso el casco de acero es el típico de los paracaidistas la Luftwaffe, pero no lleva marcas. El pantalón de campaña es de color gris y es llevado amarrado con cordones e las botas de salto, Algunas fotos de Kaunus también aparecen mostrando a paracaidistas SS con botas de montaña, lo que significa que eran de las secciones destinadas a ser usadas con planeadores. Este suboficial está armado con el nuevo fusil de asalto  Sturmgewehr 44, y tiene los cargadores de repuesto en los grandes bolsillos del “saco de huesos”. Ya que las armas de hombro no podían ser usadas en el salto a los paracaidistas se les asignaba una pistola, en este caso una P38, como arma personal. El suboficial lleva también dos granadas “mango de palo” M1924, y la potente arma antitanque Panzerfaust.



Continuará.............
« última modificación: 17 de Junio de 2009, 20:37:18 pm por Juan Manoel »

Desconectado - | Dimitry Lavrinenko | -

  • Leytenant
  • Miembro Héroe
  • *****
  • Mensajes: 2.222
  • Sólo los muertos han visto el final de la guerra.

Re: SS-Fallschirmjäger

« Respuesta #11 en: 18 de Junio de 2009, 03:01:10 am »
Joan manuel, un excelente tema, estaré atento a las nuevas actualizaciones.

Brandis

  • Visitante

Re: SS-Fallschirmjäger

« Respuesta #12 en: 19 de Junio de 2009, 19:17:22 pm »
Excelente trabajo y mis felicitaciones por el análisis de la fallida operación contra Tito  #@32

Saludos a Todos.

Juan Manoel

  • Visitante

Re: SS-Fallschirmjäger

« Respuesta #13 en: 19 de Junio de 2009, 20:07:41 pm »
SS-Fallschirmjäger-Bataillon 500 y 600 (parte 10) :


6.- El SS-Fallschirmjäger-Bataillon 600 y las Ultimas Operaciones (parte 01) :

Entre las fuentes uno puede encontrar variada información de lo que siguió de los paracaidistas de las SS, lo que entrega más dudas y misterios en cuanto a ellos.

Muchos indican que el SS-Fallschirmjäger-Bataillon 500 se redesignó o renombró en 600 al acabarse los efectivos de tipo penal.

Las fechas tampoco coinciden.

Algunos indican que el batallón se redesignó en SS-Fallschirmjäger-Bataillon 600 en octubre de 1944, otros en noviembre de 1944.

Rolfs Michaelis indica que ya en agosto de 1944, y no en noviembre, el batallón ya tenía como nombre SS-Fallschirmjäger-Bataillon 600.

Además existe otra interrogante.

En el foro serbio “63 Padobranska”, se indica que paracaidistas de las SS estaban en Yugoslavia en septiembre de 1944.

Lo anterior también es indicado en el foro ruso “Reibert Info”.

Entonces aquí nacen algunas interrogantes. Como era posible que los paracaidistas de las SS estuvieran en Yugoslavia en el mismo momento en que estaban desangrándose en el Báltico.





Un paracaidista alemán frente a la destrucción en el Frente Oriental.



Pues bien, el forista Paddy Keating del Axis History Forum entrega una parte importante de la información, en parte recopilada por una conversación personal que tuvo con Siegfried Milius, que nos explicaría lo anterior y nos ayudaría a rehacer esta pequeña laguna histórica :

“Una idea lógica es que el Reichsführung-SS tuvo la intención tener dos unidades SS-Fallschirmjäger, pero había tan pocos sobrevivientes del SS-Fallshirmjäger-Bataillon 500 a fines del otoño de 1944, que cuando se crea al segundo batallón, el SS-Fallshirmjäger-Bataillon 600, ellos simplemente fueron absorbidos por la nueva unidad.

Quizás una buena designación para la unidad hubiera sido SS-Fallshirmjäger-Bataillon 500/600, porque la verdad es que eran dos unidades separadas, pudiera sonar pedante el llamarlas “SS-Fallshirmjäger-Bataillon 500 y 600”. Pero no es correcto lo que indican varios autores indicando que el 500 se renombra 600, o inclusive indicando algo así como que “la unidad se renombra 600 al acabarse el personal con castigos disciplinarios”.

Una de las compañías del SS-Fallshirmjäger-Bataillon 500 siempre fue mantenida en reserva en la Fallschirmschule III, la que entregaba los reemplazos a las otras compañías, y que finalmente se transformó en la 1ª Compañía del SS-Fallshirmjäger-Bataillon 600, dando a la nueva unidad, una compañía completa, entrenada desde el principio. Los otros sobrevivientes de SS-Fallshirmjäger-Bataillon 500 fueron repartidos formando las compañías del SS-Fallshirmjäger-Bataillon 600, como cuadros para ayudar a entrenar e inculcar el carácter aerotransportado distintivo en los reclutas nuevos”.



Lo indicado por Paddy Keating también explicaría en parte la razón del retiro del sturmbannführer Milius del frente del este, lo que sería la formación de una nueva unidad y tomar el mando de ésta, el que mantendría hasta el fin de la guerra. Además el por qué la compañía de instrucción nunca mandó los reemplazos al SS-Fallshirmjäger-Bataillon 500 en el Báltico.





El sturmbannfuhrer Siegfried Milius.



De esta forma podemos suponer que los paracaidistas SS que indican las páginas serbias y rusas corresponderían a elementos de la compañía de instrucción del SS-Fallschirmjäger-Bataillon 500, quizás ya formando parte del SS-Fallschirmjäger-Bataillon 600.

Las siguientes fotografías nos dan base para ver su accionar en Yugoslavia en septiembre de 1944 :








Paracaidistas de la SS en acción en Yugoslavia en septiembre de 1944.



Pero volvamos a la historia de este nuevo batallón.

La definición de 600 de este batallón indicaba su cambio de estátus de unidad de tipo “penal” a una unidad no de tipo “penal”. Los elementos “penales en este nuevo batallón nunca superaron el 30 %, lo que era lógico ya que el anterior batallón había sucumbido en Lituania. Esta vez entre los voluntarios prácticamente no había ex-presos.

Para la formación de esta nueva unidad se buscaron voluntarios de todas partes, procedentes de la SS, de la Luftwaffe, de la Kriesgmarine y del Heer, y también se agregaron miembros de la División Brandenburg, que no habían aceptado la transformación de su unidad en una división de panzergrenadiers.

A fines de septiembre la mayor parte de la compañía de instrucción había sido retirada de Yugoslavia y el batallón en formación es puesto bajo el mando directo de Hitler, quien encomendó a Otto Skorzeny su control operativo. El 29 de septiembre de 1944, tanto esta compañía como los pocos supervivientes de Báltico e enteraron de la formación de SS-Fallschirmjäger-Bataillon 600 y que serian  parte de la nueva unidad, que pasaría a estar bajo el control administrativo de la organización del Friedenthaler Jadverbände de Skorzeny.

Los paracaidistas fueron transferidos inicialmente a Neu-Strelitz en Prusia, su nueva base, y donde se llevaría a cabo el entrenamiento.

Pero a los pocos días fue nuevamente transferida a Deutsche-Wagram, para un descanso y para conocer a su nuevo jefe.

Estando allí se reunieron con los sobrevivientes del Báltico, y Skorzeny dividió el batallón en grupos pequeños tipo comando con cuartel general en Viena.

Se preparo a estas unidades para tomar parte en la operación "Panzerfaust", o sea la ocupación del castillo de Burgberg en Budapest, para impedir la tentativa de paz por separado de Hungría, que llevaría a cabo el regente almirante Miklós von Horthy.

Como un paréntesis, es importante indicar que siete meses atrás, en marzo de 1944, algunas secciones del de SS-Fallschirmjäger-Bataillon 500, que se encontraban en etapa de entrenamiento en la sub-base de la Fallschirmschulle III en Pápa, Hungría, fueron usadas en la llamada operación “Margarethe”, que consistió en la primera ocupación por parte de los alemanes de Hungría. Esta operación tuvo su génesis en la retirada alemana en Rusia de 1943. En estas acciones los húngaros tuvieron muchas bajas, lo que provocó una actitud ambigua del presidente húngaro Kállay. Debido a esta falta de confianza en él por parte de los alemanes, en marzo de 1944 se ordenó a las tropas alemanas la ocupación del suelo húngaro (operación “Margarethe”), instalando en el poder un administrador de confianza del Reich, en este caso, el almirante von Horthy.

Volvamos a octubre de 1944.

En principios la idea de Skorzeny era realizar un asalto aerotransportado en la ciudadela de Budapest, y para ellos usaría a los paracaidistas SS, pero finalmente se decidió por una operación terrestre, para los cual también tenía la necesidad de tener a disposición a los paracaidistas SS.

Al final no fue necesaria ni siquiera su intervención directa, ya que bastó con un audaz golpe de mano de los Friedenthaler Jadverbände (los comandos de Skorzeny) el 15 de octubre, salvo algunos pocos efectivos.








Miembros de los Friedenthaler Jadverbände después de la acción contra el castillo de Burgberg en Budapest.





Blindados usados por Skorzeny en la operación contra el castillo de Burgberg. Nótese un paracaidista del SS-Fallschirmjäger-Bataillon 600 sobre el tanque.



Continuará.............

Juan Manoel

  • Visitante

Re: SS-Fallschirmjäger

« Respuesta #14 en: 19 de Junio de 2009, 20:15:08 pm »
SS-Fallschirmjäger-Bataillon 500 y 600 (parte 11) :


6.- El SS-Fallschirmjäger-Bataillon 600 y las Ultimas Operaciones (parte 02) :

Habiendo quedando de lado la loca idea de  Skorzeny de dejar caer los paracaidistas en la ciudad, los paracaidistas del ahora oficialmente SS-Fallschirmjäger-Bataillon 600, entraron en Budapest sobre sus vehículos, asegurando sus objetivos sin derramamiento de sangre.








Los paracaidistas del SS-Fallschirmjäger-Bataillon 600 custodiando el castillo de Burgberg en Budapest.





No sorprendió a nadie en Budapest, la sustitución de Horthy por el Conde Ferenc Szálasi, que era pro alemán. Los paracaidistas del SS-Fallschirmjäger-Bataillon 600 hacen guardia en el castillo de Burgberg cuando el nuevo Primer Ministro entra en su nueva residencia.





Skorzeny entrando al castillo de Burgberg.





Un paracaidista de la sección de transmisiones del SS-Fallschirmjäger-Bataillon 600  en Budapest.





Paracaidistas del SS-Fallschirmjäger-Bataillon 600 hacen guardia en Budapest.



La mayor parte de los paracaidistas SS se mantuvo en reserva, actuando como obertura y apoyo externo. La sección de transmisiones y algunos otros elementos de las secciones de cuartel general actuaron directamente en la operación. El resto del contingente que había entrado en la ciudad y permaneció en Budapest por un par de días antes de regresar a Deutch-Wagram el día 19 y desde allí a su base de la ciudad de Neu-Strelitz.








Paracaidistas del SS-Fallschirmjäger-Bataillon 600 atraviesan los puentes entre Buda y Pest, montados sobre tanques.



La nueva unidad, volvió a la acción en la Ofensiva de Las Ardenas, cuando dos de sus compañías se agregaron a 150ª Panzerbrigade de Otto Skorzeny, en el mes de diciembre de 1944.

Reforzados con unidades de la Wehrmacht de las guarniciones de la Baja Sajonia y Westfalia, la 1ª compañía del SS-Fallschirmjäger-Bataillon 600 más una compañía compuesta de hombres con experiencia de combate procedentes de las otras compañías en formación, en ese instante, bajo el mando de hauptsturmführer Fritz Leifheit, se adjuntó a la 150ª Panzerbrigade, como una guardia especial de protección. Sin embargo, se sabe que algunos de sus miembros ciertamente tomó parte en los intentos de confundir las indicaciones geográficas a las fuerzas norteamericanas vestidos con sus uniformes.

Después de esta fracasada operación, aunque el SS-Fallschirmjäger-Bataillon 600 sigue bajo la tutela de Skorzeny, retoma algún grado de independencia. Los sobrevivientes de Las Ardenas vuelven a Neu-Strelitz el 28 de enero. En ese instante Milius ya tenía entrenado un contingente extra que volvió a la unidad a un estátus de batallón, 800 hombres aproximadamente.





El sturmbannfuhrer Siegfried Milius.



Pero lo anterior tiene su lado gracioso en esta historia, ya que las fuerzas del batallón estaban muy disminuidas, por lo que algunos oficiales y suboficiales del batallón comienzan un reclutamiento “sumario” y a veces “ilegal” efectivos para el batallón.











Fotos de entrenamiento de nuevos reclutas del SS-Fallschirmjäger-Bataillon 600 usando “Panzerschrecks”.



Se conoce el caso del untersturmführer Walter Scheu, recién ascendido, que tomó algunos vehículos y los hombres y recorriendo todo el norte de Alemania reclutó hombres de los depósitos y cuarteles del Heer y la Luftwaffe. Enfurecidos los comandantes del  Heer y la Luftwaffe querían que Scheu fuera detenido a causa de su desconocimiento de los reglamentos y trámites, pero al final se salió con la suya, consiguió hombres y nunca fue acusado.

Con el nuevo contingente, el batallón toma un orden de batalla aproximado de :





Orden de Batalla del SS-Fallschirmjäger-Bataillon 600 entre diciembre de1944 y mayo de 1945.



Cada Fallschirm-Schützen-Kompanie estaba compuesta de 3 pelotones de fusileros, una sección de comunicaciones y un pelotón de morteros.

La Fallschirm-Waffen-Schwere-Kompanie estaba integrada por un pelotón de ametralladoras, un pelotón de lanzallamas, pelotón de morteros y un pelotón antitanque.

Además desde febrero de 1945, en forma no permanente, se le asignan otras unidades de apoyo como algunos destacamentos blindados, de antitanques y hasta alguna compañía de armas pesadas de las SS.

Como dato adicional se puede decir que entre los paracaidistas SS hubieron efectivos alemanes, austríacos, daneses, noruegos, e inclusive suizos.

Los primeros días de febrero de 1945, los restos del batallón junto al Sturmgeschutz Abteilung 501 formaron una unidad autónoma y fueron enviadas ambas a la cabeza de puente de Schwedt en el Frente del Oder para tomar posiciones en el este para detener a las fuerzas soviéticas.





Milius junto a miembros del SS-Fallschirmjäger-Bataillon 600 antes de su traslado al Oder.





Miembros del SS-Fallschirmjäger-Bataillon 600 antes de su traslado al Oder.





Otto Skorzeny al mando de las tropas en Schwedt en el Frente del Oder.



El batallón permaneció en el este hasta el primero de abril de 1945, cuando fue obligado a retirarse hacia el oeste debido al fuerte empuje soviético, y teniendo feroces combates entre ese día y el 3 de marzo.





Miembros del SS-Fallschirmjäger-Bataillon 600 en el frente del Oder.





Parte de los débiles puestos de defensa que se suponían iban a detener el avance ruso en el Frente del Oder.


Continuará.............

 

Real Time Web Analytics