Autor Tema: La Obediencia  (Leído 8044 veces)

Desconectado Zhukov

  • Leytenant
  • Moderadores
  • Miembro Héroe
  • ******
  • Mensajes: 936
    • SicoGraffiti

La Obediencia

« en: 15 de Marzo de 2008, 04:21:07 am »
La II Guerra Mundial demostró que los seres humanos somos capaces de cometer las mayores atrocidades.

A partir de esto los psicólogos empezaron a interesarse por fenómenos como la alineación colectiva, política o social de personas que hacen verdaderas barbaridades y pierden todo referente racional para seguir al “pensamiento unico” y las consignas dictadas por este pensamiento, por criminales que sean, teniendo como principio la obediencia ciega.

Estos comportamientos  se dieron en los movimientos totalitarios de principios del siglo XX.
 
La pregunta era ¿Cómo las personas podian llegar a comportarse de esa forma?
Esto condujo a un incremento en la investigación experimental encontrandose grupos que se conforman adoptando las definiciones de realidad de un grupo (Experimentos de Asch; Zimbardo) y otros grupos que  obedecen a quienes creen que “saben más” que ellos (Experimento de Milgram)

Coloco en este Hilo algunos experimentos sobre la Naturaleza Humana.

Desconectado Zhukov

  • Leytenant
  • Moderadores
  • Miembro Héroe
  • ******
  • Mensajes: 936
    • SicoGraffiti

Re: La Obediencia

« Respuesta #1 en: 15 de Marzo de 2008, 04:24:06 am »
La Tercera Ola

El maestro de Historia Ronald Jones inició lo que denominó el movimiento de la Tercera Ola como un experimento para demostrar a sus alumnos de escuela secundaria cómo fue posible que tantas personas se convirtieran en nazis en la Segunda Guerra Mundial.

Jones llamó al movimiento "La Tercera Ola", debido a la noción popular de que la tercera de una serie de olas en el mar es siempre la más fuerte, y afirmó que sus miembros revolucionarían al mundo.
 
El experimento se llevó a cabo en el Cubberley High School, un colegio de Palo Alto, California, durante una semana de 1967.
 
Jones comenzó la demostración de la Tercera Ola exigiendo a los estudiantes que se cuadraran en una nueva y singular postura, y que se atuvieran a nuevas y estrictas reglas.

Requirió que los estudiantes se pararan detrás de sus pupitres cuando preguntaran o respondieran preguntas, y que comenzaran cada frase diciendo: "Señor Jones". Los estudiantes obedecieron.

Luego les exigió que gritaran consignas como "iLa fuerza a través de la disciplina!" y "iLa fuerza a través de la comunidad!" Jones creó un saludo que llamó la Tercera Ola para los miembros de su clase: la mano derecha elevada hasta la altura del hombro, y los dedos encogidos.

Dicho saludo no tenía ningún significado, pero sirvió como símbolo de pertenencia a un grupo, y fue una manera de aislar a los."miembros de "los de afuera".

La organización se expandió rápidamente, de sus 20 miembros originarios hasta llegar a 100.

El maestro emitió tarjetas para los integrantes, y encargó a varios estudiantes que informaran sobre los miembros que no cumplían con las nuevas reglas.

Obedientemente, 20 estudiantes apuntaron sus dedos acusadores contra sus condiscípulos.

Luego, Jones anunció que la Tercera Ola era "un movimiento de alcance nacional para hallar estudiantes dispuestos a luchar por el cambio político", y organizó una manifestación en la que se congregaron 200 estudiantes.

Después de hacer que los estudiantes realizaran "el saludo" y gritaran consignas cuando se les ordenaba, Jones explicó las verdaderas razones que había detrás de la demostración de la Tercera Ola. diciendo que el movimiento tenía un líder mundial, y luego mostrando una película de éste: Adolf Hitler.


Como los nazis antes que ellos, señaló Jones: "habéis entregado vuestra libertad a cambio de la comodidad de la disciplina".

Los estudiantes, de una edad en la cual la pertenencia a un grupo es muy importante, eran buenos candidatos para el entrenamiento. Jones no enseñó a sus alumnos a cometer atrocidades, y el movimiento de la Tercera Ola sólo duró cinco días.

Sin embargo, en ese corto período Jones creó un grupo que en muchas maneras se asemejaba a los grupos juveniles nazis.


Desconectado Zhukov

  • Leytenant
  • Moderadores
  • Miembro Héroe
  • ******
  • Mensajes: 936
    • SicoGraffiti

Re: La Obediencia

« Respuesta #2 en: 15 de Marzo de 2008, 04:27:32 am »
El Experimento Milgram


Stanley Milgran un reputado psicólogo social de la Universidad de Yale, quería averiguar «cuánto dolor infligiría un ciudadano corriente a otra persona simplemente porque se lo pedían para un experimento científico».

El experimento consistía en que uno de los voluntarios aplicaba (supuestas) descargas eléctricas sobre otro voluntario –previamente atado a una silla eléctrica– cuando éste respondía mal a un cuestionario.

Quien aplicaba el voltaje creía en la realidad de la prueba.

Desconocía que las descargas eran falsas y que el sujeto atado era un actor aleccionado para retorcerse conforme éstas aumentaban y llegando a un supuesto coma a partir de los 300 voltios.

Cada fallo daba lugar a un aumento del voltaje, que podía llegar a los 450 voltios y estaba marcado con un símbolo de muerte.

Cuando esto sucedía, el sujeto se ponía a gemir, gritar, a suplicar perdón y a retorcerse por el suelo en agonía.

A los voluntarios que se mostraban reacios o protestaban por lo que se les estaba pidiendo que hicieran a otro ser humano, un supervisor, de aspecto severo y enfundado en bata blanca, le indicaba imperativamente que continuara el experimento, con frases como:

¡Continúe, por favor!
¡El experimento requiere continuar!
¡Es absolutamente esencial que usted continúe!
¡Usted no tiene opción alguna! ¡Debe continuar!

 
En lo fundamental, sin embargo, ninguno de los participantes fue forzado a hacer nada ni amenazado con represalias.

Si llegados a un punto, se negaban a continuar, el experimento terminaba sin mayores consecuencias.

El objetivo real del experimento era ver qué eran capaces de hacerle a otra persona individuos libres cuando se les ponía en situación de obedecer órdenes de terceros.

Los voluntarios eran personas escogidas al azar, de entre 20 y 50 años de edad y de todo tipo de educación: los había que acababan de salir de la escuela primaria a participantes con doctorados, y su conducta no rebelaba tal grado de sadismo.

Antes de las pruebas Milgran preguntó a estudiantes y colegas del departamento qué porcentaje alcanzaría los 450 voltios.

Todos pensaron que apenas llegaría un 1,5%.

Craso error. Un 65% de los voluntarios lo hizo.

Nadie paró antes de los 300 voltios.

Cierto que muchos protestaron, pero la mayoría torturó hasta el final.

Experimentos posteriores han confirmado que el porcentaje es siempre similar.

Los experimentos comenzaron en julio de 1961, un año después de que Adolf Eichmann fuera juzgado y sentenciado a muerte en Jerusalén por crímenes contra la humanidad durante el régimen nazi en Alemania.

Milgram creó una película documental que demostraba el experimento y sus resultados, titulada Obediencia, cuyas copias originales son difíciles de encontrar hoy en día.

 

Fuente: Anfrix
« última modificación: 15 de Marzo de 2008, 04:42:09 am por Zhukov »

Desconectado Zhukov

  • Leytenant
  • Moderadores
  • Miembro Héroe
  • ******
  • Mensajes: 936
    • SicoGraffiti

Re: La Obediencia

« Respuesta #3 en: 15 de Marzo de 2008, 04:30:29 am »
La Carcel de la Universidad de Stanford.
 
Los Psicologos ,Craig Haney, W. Curtis Banks  y Philip Zimbardo hicieron el experimento del rol del prisionero y el carcelero: trabajaron con un grupo de estudiantes universitarios americanos en una notable simulación de la vida en prisión realizada en la Universidad de Stanford.

Empezaron el experimento, que tenía que durar tres semanas, en una prisión antigua que ya no se utilizaba como tal
.
De forma aleatoria seleccionaron un grupo que tenía que hacer de prisioneros de una prisión y otro que tenía que representar el rol de los guardas.

Los "guardianes" recibieron uniformes y bastones, y se les pidió que actuaran como carceleros.

Los que aceptaron ser prisioneros fueron arrestados sin previo aviso en sus domicilios o en el campus por la policía, que colaboró en el experimento.
 
Antes de ser conducidos a la cárcel fueron fichados en dependencias policiales; y una vez en prisión, desnudados, despiojados, vestidos con una especie de camisones y sin ropa interior, obligados a colocarse unas medias en la cabeza que simulara que la llevaban rapada y una cadena en el tobillo, calzados con unas chanclas de goma que les obligaban a caminar de forma artificial e identificados con números.
 

Los dos grupos de estudiantes, que originalmente mostraron ser muy similares en la mayoría de los aspectos, exhibieron impresionantes cambios en el curso de una semana.
 
Los prisioneros se mostraron pasivos, dependientes , desvalidos y desarrollaron una caída radical de su autoestima, depresión y muchos síntomas psicosomáticos.

Por contraste, los guardianes expresaron sentimientos de poder, status y pertenencia de grupo y desarrollaron actitudes autoritarias, caprichosas, humillantes y agresivas hacia sus compañeros que representaban el papel de presos.

Dentro de la prisión, eran abusivos y agresivos, insultando e intimidando a los presidiarios.

Algunos carceleros dijeron posteriormente que habían gozado de su poder, en tanto que otros confesaron que nunca habían pensado que podrían ser capaces de semejante conducta.
 
Se mostraron sorprendidos y consternados por lo que habían hecho: "Fue degradante... Para mí, todas esas cosas son morbosas. Pero ellos (los presidiarios) hicieron todo lo que les ordené. Se maltrataban entre sí porque yo se lo había pedido. Nadie cuestionó mi autoridad en absoluto".

Al final del primer día, los reos iniciaron una rebelión, sofocada brutalmente por los guardias.

Para hacerse valer usaron extintores y agredieron a los reclusos.
Y los guardias extremaron su celo.

Aplicaron una reglamentación salvaje. Mezclaron premios y castigos de forma aleatoria. Desnudaron a los prisioneros.

Dividieron a los reclusos entre buenos y malos: argumentaron que los malos eran delatores, perjudicaban a los buenos y merecían sus castigos. Durante la noche, creyendo que las cámaras estaban apagadas, muchos guardias extremaron la crueldad.

Al menos un tercio de ellos, según los psicólogos, parecía disfrutar con los castigos y practicaba conductas que los catalogaba como «sádicos». Un amplio número de funcionarios solicitó realizar horas extraordinarias, sin paga.

El recrudecimiento de los correctivos y su aparente arbitrariedad resquebrajó la psique de los presos.

Casi todos sufrieron trastornos del comportamiento. Algunos fueron liberados antes de tiempo. Otros pedían la «libertad condicional», olvidando, al menos en apariencia, que podían irse cuando quisieran.

Cuando su libertad era negada, aceptaban el resultado con resignada pasividad. Muchos actuaban como autómatas o zombis.

La situación llegó a ser tan dura que incluso Zimbardo comenzó a creerse su papel de director de la cárcel.

El experimento se puso tan mal que Zimbardo y colaboradores tuvieron que suspender el experimento antes de cumplirse la primera semana de las tres previstas.

En teoría, Zimbardo demostró la fuerza de la «obediencia debida» y el poder de sugestión de la autoridad, pero la idea previa de que sólo individuos con historiales violentos actuarían como verdugos quedó mermada.

Según el psicólogo, fueron las circunstancias las que hicieron de los participantes unos monstruos.
También resultaba claro que, ante una situación de violencia, la mayoría de las personas no reaccionaba como héroes.
Preferían someterse a la injusticia y evitar sanciones, incluso con perjuicio de sus compañeros.

Sin ningún entrenamiento especial y en sólo seis días, convirtió a un grupo de  típicos estudiantes universitarios en guardianes dominantes y abusivos, y en serviles presidiarios.



Fuente:La psicología del encarcelamiento: privación, poder y patología. Zimbardo,P.J.; Haney,C.; Banks,W.C. y Jaffe,D. (1973).
« última modificación: 15 de Marzo de 2008, 04:39:38 am por Zhukov »

Desconectado Zhukov

  • Leytenant
  • Moderadores
  • Miembro Héroe
  • ******
  • Mensajes: 936
    • SicoGraffiti

Re: La Obediencia

« Respuesta #4 en: 15 de Marzo de 2008, 04:38:05 am »
Experimento de Asch





¿Qué barra de las tres de la derecha es igual que la barra de muestra de la izquierda?

Parece bastante evidente que es la C.

Pero, ¿qué dirías tú si estuvieses en a una sala de espera esperando por hacer una entrevista de contratación y en la misma habitación los empleados de la empresa lo estuviesen discutiendo y dijeran que es la  B?

La mayoría de sujetos experimentales prefieren estar, conformes, de acuerdo con el grupo, y responden lo mismo: la B.
 
Los experimentos de conformidad con el grupo de Asch fueron una serie de experimentos realizados en 1951 que demostraron significativamente el poder de la conformidad en los grupos.

Los experimentadores, conducidos por Solomon Asch pidieron a unos estudiantes que participaran en una “prueba de visión”.

En realidad todos los participantes del experimento excepto uno eran cómplices del experimentador y el experimento consistía realmente en ver cómo el estudiante restante reaccionaba frente al comportamiento de los cómplices.

El objetivo de la investigación era estudiar las condiciones que inducen a los individuos a permanecer independientes o a someterse a las presiones de grupo cuando estas son contrarias a la realidad.

Los participantes- el sujeto verdadero y los cómplices- estaban todos sentados en la sala de una clase en donde se les pidió que dijeran cuál era a su juicio la longitud de varias líneas dibujadas en una serie de exposiciones.

Se les preguntaba si una línea era más larga que otra, cuáles tenían la misma longitud, etc.

Los cómplices habían sido preparados para dar todos respuestas incorrectas (pero unánimes) en los tests.

El sujeto verdadero tendía a contestar lo que la mayoría.

Esta claro que existe una necesidad de no ser rechazado por el grupo por lo cual se intenta estar de acuerdo con él (esto se puede relacionar con el refran que dice “el clavo que sobresale es el que se lleva el primer martillazo” la mayoria de la gente no se atreve a arriesgarse ni a ir contracorriente)

Fuentes :Fundamentos de la investigacion social ,Earl Babbie
« última modificación: 16 de Marzo de 2008, 15:55:44 pm por Zhukov »

Desconectado Fug

  • General Leytenant
  • Miembro Héroe
  • *****
  • Mensajes: 5.514
  • La Guerra es el Mal en sí

Re: La Obediencia

« Respuesta #5 en: 16 de Marzo de 2008, 04:51:46 am »
No me dio tiempo, pero para que no se me pierda.  Solo el el inicio merece. 

Estos estudios de la post WW2, deribaron , despues de muchos años de sacrificios de psicologos, cientificos de todo tipos, estadistas, etc, en...

el mundo es de los idiotas,

Desconectado - | Dimitry Lavrinenko | -

  • Leytenant
  • Miembro Héroe
  • *****
  • Mensajes: 2.222
  • Sólo los muertos han visto el final de la guerra.

Re: La Obediencia

« Respuesta #6 en: 16 de Marzo de 2008, 05:34:17 am »
Muy interesante. Zhukov, en el Experimento de Asch la barra que está en la imagen de la izquierda es parecida a la 3 barra (de izquierda a derecha) y no a la 2. (la letra C y no la B).

Desconectado Lenz Guderian

  • Oberstleutnant 2da. División Panzer
  • Moderadores
  • Miembro Héroe
  • ******
  • Mensajes: 2.710
  • La Voluntad y el Error son los padres de lo vivo.

Re: La Obediencia

« Respuesta #7 en: 12 de Agosto de 2008, 22:31:36 pm »
Estos estudios de la post WW2, deribaron , despues de muchos años de sacrificios de psicologos, cientificos de todo tipos, estadistas, etc, en...

el mundo es de los idiotas,

No me parece así. Esto viene a confirmar otros estudios previos hechos por clasicos como Gustavo Le Bon (del cual Goebbels se sentía seguidor avanzadío) y otros.

El ser humano es un ente gregario. Requiere de aceptación social y reconocimiento tanto o mas que el alimento y abrigo. No es que el mundo sea de los idiotas. En todo la humanidad entera sería condenada de esta forma. El inteligente e independiente individuo que expresa libre y críticamente sus opiniones ante un grupo de amigos o frente a la computadora es suceptible de volcarse a episodios de irascibilidad en un estadio de fútbol apoyando a su equipo favorito.

Desconectado Wittmann

  • Obergruppenführer
  • Administrador
  • Miembro Héroe
  • ******
  • Mensajes: 6.730
  • Disfrutando en Villers-Bocage.

Re: La Obediencia

« Respuesta #8 en: 12 de Agosto de 2008, 22:55:25 pm »
Citar
El ser humano es un ente gregario.

Básicamente si, pero, también el único que escapa del grupo para aislarse de por vida en cualquiera de sus formas, matrimonio, cenobio, ascetismo....... Somos demasiado complejos para conformarnos con los estereotipos. Aunque por supuesto Lenz se que estás generalizando y dando una explicación generalista.

Miau.

Desconectado Zhukov

  • Leytenant
  • Moderadores
  • Miembro Héroe
  • ******
  • Mensajes: 936
    • SicoGraffiti

Re: La Obediencia

« Respuesta #9 en: 13 de Agosto de 2008, 20:01:34 pm »
Esta claro que existe una necesidad de no ser rechazado por el grupo por lo cual se intenta estar de acuerdo con él (esto se puede relacionar con el refran que dice “el clavo que sobresale es el que se lleva el primer martillazo” la mayoria de la gente no se atreve a arriesgarse ni a ir contracorriente).

Creo que los Regímenes Totalitarios necesitan adocenar los pensamientos y el individuo es el primer enemigo a vencer.

Desconectado Lenz Guderian

  • Oberstleutnant 2da. División Panzer
  • Moderadores
  • Miembro Héroe
  • ******
  • Mensajes: 2.710
  • La Voluntad y el Error son los padres de lo vivo.

Re: La Obediencia

« Respuesta #10 en: 13 de Agosto de 2008, 20:22:38 pm »
La democracia también, solo que dirigida a ciertos patrones de consumo.

Básicamente si, pero, también el único que escapa del grupo para aislarse de por vida en cualquiera de sus formas, matrimonio, cenobio, ascetismo....... Somos demasiado complejos para conformarnos con los estereotipos.

Tales ejemplos no son un escape del grupo, sino una forma de integrarse a él. Una interfase Ni siquiera los anacoretas mas radicales que eligen comer una vez por semana y vivir atados a un árbol se escapan de la ideal grupal. Su pertenencia es a una filiación ideal, pero al fin grupal. (La comunidad con Dios y sus allegados espirituales) Aun mas alla, ni siquiera el esquizofrénico alienado por su sololoquio escapa de estar condicionado por impulsos de "obediencia" (Siguiendo la terminologia aquí empleada) a una filiación grupal.  Muchos hablan de la psicosis como algo poético, pero créanme, cuando se experiementa, la paranoia es la tiranía mas cruel que pueda existir.

Dentro del existencialismo, el impresionismo y otras correientes artísticas y de pensamiento ha habido muchos ejemplos de intentos de alejarse de la sociedad.  Mis preferidos: Diógenes y el intensísimo  y genial Nietzche, quien nos podría decir que la clave no es alejarse del grupo (Para seguir pensando dentro de él) esto es, ante la muerte de Dios seguimos viviendo como cristianos. La propuesta es un sometimiento conciente a lo que se elija ser.  Mi punto es que la libertad conlleva cierta necesidad histórica. Podemos elegir, pero el abanico esta determinado por un tiempo y época.

Una de mis frases preferidas es aquella de Van Gogh, el sublime intento de desasirse de la necesidad de pertencencia.

"A veces conviene ir hacia el mundo y frecuentar los hombres pues uno se siente allí obligado y llamado, pero el que prefiere permanecer solo y tranquilamente en la obra y sólo quisiera tener muy pocos amigos, es el que circula con más seguridad entre los hombres y el mundo"

"Tengo... una terrible necesidad... ¿diré la palabra?... de religión. Entonces salgo por la noche y pinto las estrellas."


Raymond Aron llegó a decir a proposito del totalitarismo

En el caos soviético: "El que iba a crear un angel crea una bestia"
En el caso de los Nazis "El hombre no debería tratar de parecerse a un animal de presa, porque, cuando lo hace, lo consigue con demasiado éxito"

El mecanismo mediante el cual el hombre transfiere su voluntad y capacidad de decisión a la conciencia de un colectivo introyectado le facilita la ardua tarea de eleaborar una imagen del mundo. esta sensación de seguridad nos proporciona la fantasía del control. Lo que estos estudios demuestran es que somos capaces de suscribir una escala de valores individual por otra colectiva con relativa facilidad, gracias a la sensacion de seguridad que obtenemos en el cambio.
« última modificación: 13 de Agosto de 2008, 21:17:01 pm por Lenz Guderian »

 

Real Time Web Analytics