Autor Tema: La Propaganda y el Servicio Postal de las naciones beligerantes  (Leído 239319 veces)

Desconectado TITUS20050

  • Tenente Colonnello
  • Moderadores
  • Miembro Héroe
  • ******
  • Mensajes: 2.837
  • Mirando el pasado se comprende mejor el futuro

Re:La Propaganda y el Servicio Postal de las naciones beligerantes

« Respuesta #735 en: 28 de Abril de 2017, 00:46:13 am »
Debido amis problemas de salud tengo bastante tiempo paa leer y en los horarios que me permiten usar internet investigar todos los temas que se van instalando en mi cerebro debido a el tiempo empleado en lectura.
De las lecturas de temas de filatelia en Internet seleccione un intersante estudio sobre el origen de la tarjeta postal y su utilizacion que, espero le sea de interes para los filatelistas o coleccionistas de postales y no los aburran demasiado.

LA TARJETA POSTAL COMO DOCUMENTO

Desde que en 1869 se presentara en Austria la primera tarjeta postal como un producto pensado para el comercio, cuyo fin principal era abaratar los costes en el correo postal, los usos que se le han atribuido han ido variando y ampliándose a lo largo de los años.
 
Gracias a sus reducidas dimensiones, el coste de su franqueo en los primeros años resultaba bastante más económico que una carta ordinaria de la época Por este motivo rápidamente estas tarjetas, también llamadas de correspondencia, cobraron popularidad y en tan solo un mes desde su aparición se vendieron en Austria cerca de un millón y medio de ejemplares. A partir de ese momento, su uso se generalizó llegando a consolidar una industria artística editorial muy importante y con enormes beneficios.

El auge de la tarjeta postal ilustrada, y más concretamente de la postal fotográfica, llegó por la apuesta que algunos grandes fotógrafos e industrias de la imagen hicieron a finales del siglo XIX, cuando el progreso tecnológico permitió que la imprenta reprodujese adecuadamente las fotografías y con ellas se introdujeran grandes dosis de realismo gracias a la instantaneidad.

Con el atractivo estético de la postal a partir de 1900 se socializó su uso y se convirtió en un documento coleccionable e intercambiable, siendo frecuentes en las revistas especializadas anuncios en los que se ofrecía la posibilidad de establecer contacto para intercambiar postales de distintos lugares, y de muy variadas temáticas.

A partir de ese momento la tarjeta postal pasó a ser un documento fotográfico, y en consecuencia, informativo y formativo, concebida como un elemento comunicativo que sobrevivió al empuje e impacto de las tecnologías de la información y comunicación.

La tarjeta postal, como documento fotográfico, presenta características especiales relacionadas con el soporte y el contenido, con una tipología especial, sus lecturas son diversas, incluido el aspecto sociocultural al tratarse de un documento con una función social determinada y un elemento comunicativo clave en el siglo XX.

Inicialmente se configuró como un medio de comunicación y difusión de la imagen de culturas, ciudades, monumentos... desconocidos hasta la época, y tal fue la genialidad del invento que ha permanecido inalterado hasta nuestros días.

Es cierto que la irrupción de la fotografía digital absorbió casi por completo a su predecesora, la analógica, sin embargo no ha ocurrido lo mismo con las tarjetas postales que siguen manteniendo ediciones de grandes tiradas, y esto a pesar de la aparición en Internet de las tarjetas postales electrónicas.

Quizá haya sido la preocupación que los gobiernos prestaron desde la aparición de las primeras postales a la difusión mediante la imagen de elementos característicos de cada uno de los países, o tal vez fuera el coleccionismo y el prestigio que la adquisición de este nuevo soporte suponía el que sirvió de lanzadera para la tarjeta postal.

De cualquier modo, y dejando a un lado las razones por las que ha adquirido la importancia que tiene, la realidad es que existen cientos de colecciones dispersas en archivos, bibliotecas,museos y otros centros culturales que no han recibido tratamiento alguno o que, en otros casos, han sido descritas de forma similar a como se hace con la fotografía o con materiales de características parecidas, situación que es resultado de la escasez de recursos y de la ausencia de métodos de tratamiento específicos.

Llegados a este punto, y como paradigma y objeto de nuestro estudio, cabe mencionar la colección de tarjetas postales del Ateneo de Madrid donada en 2010.
Estos fondos, tanto por su carácter universal en cuanto a las áreas geográficas que abarcan, y general por la diversidad temática, constituyen un conjunto documental de referencia para el análisis de la tarjeta postal como documento fotográfico,.

Continua

Desconectado mister xixon

  • SS-Sturmbann-führer 9ª Division Panzer
  • Miembro Héroe
  • *****
  • Mensajes: 2.716
  • Mister Xixón- puxa asturies.

Re:La Propaganda y el Servicio Postal de las naciones beligerantes

« Respuesta #736 en: 28 de Abril de 2017, 20:38:28 pm »
Muy interesante....  #@5
Hay que cuidarse compañero, espero que esa salud se mejore
saludos #@5 #@5

Desconectado TITUS20050

  • Tenente Colonnello
  • Moderadores
  • Miembro Héroe
  • ******
  • Mensajes: 2.837
  • Mirando el pasado se comprende mejor el futuro

Re:La Propaganda y el Servicio Postal de las naciones beligerantes

« Respuesta #737 en: 19 de Mayo de 2017, 23:39:48 pm »
LA TARJETA POSTAL HISTORIA DEFINICIÓN Y COLECCIONISMO

 Una de las primeras postales circuladas en el mundo 
                                 
                                         

Es imposible comprender el concepto y el gran alcance social de este tipo de documentos sin enmarcarlos dentro de su contexto histórico-cultural, por esa razón se realizo un apunte histórico de la evolución de la tarjeta postal desde su nacimiento hasta comienzos del siglo XXI.

Una vez estudiado su desarrollo a lo largo del tiempo se presento diferentes definiciones de tarjeta postal y la tipología en que pueden clasificarse estos materiales.

En este contexto un aspecto fundamental e importantísimo para el devenir de la tarjeta postal es el coleccionismo, de ahí que se dedique un apartado dentro de este capítulo a estudiar los aspectos más relevantes y que han contribuido a que la postal sea uno de los documentos gráficos más importantes.
.
Prácticamente todos los lugares y todos los temas, por curiosos o extraños que estos sean, pueden ser representados en las tarjetas postales facilitando, por tanto, el conocimiento de las modas y los gustos populares de una época concreta.

Se convierten así en un elemento fundamental, en documentos de cabecera para historiadores, sociólogos e incluso antropólogos que buscan en las imágenes contenidas en cada uno de los anversos resquicios de modas, costumbres y modos de vida olvidados por el paso del tiempo.
Al igual que la tarjeta de visita, la tarjeta postal fue un elemento democratizador por su masificación . Con el aumento de la cantidad de tarjetas editadas, el precio de estas decayó llegando a ser más económicas que las fotografías tradicionales, por lo que comenzó una competencia directa entre ambas.

Como resultado de esta situación las editoriales redujeron la inversión de capital en la ilustración de sus textos con fotografías .

                                          

La postal fue, por tanto, una forma de comunicación cultural capaz de crear un nexo entre personas desconocidas que compartían gustos por un determinado tema y cuyo único vínculo en común es la afición por este tipo de medio de comunicación.

Algunos autores apuntan que la ilustración del anverso es lo primordial en la tarjeta y relegan el mensaje escrito a un segundo plano. En este sentido se concibe la imagen como medio para mostrar aspectos reales y cotidianos del mundo, se trata de una forma, hasta entonces desconocida, de mostrar en imágenes todo lo culturalmente valioso y que constituye el acervo de un país o región.

 Si bien oficialmente la primera tarjeta postal se imprime en Austria en 1869, los orígenes de este tipo de correspondencia sin sobre pueden remontarse casi cien años atrás cuando en la revista francesa Almanach de la Petite Postale de París de 1777:
“En la actualidad se remiten vía postal, ya por pura galantería, ya con
objeto de felicitar, grabados estampados en forma de cartas, regular mente acompañados de comunicaciones y que se transmiten abiertas y visibles a todos. Mucho ha dado esta novedad, invención debida al grabador Desmaison.”

Algunos sostienen que así se fomenta la murmuración del servicio doméstico, que de esta manera puede inmiscuirse en las interioridades de todo el mundo.

Continuara




Desconectado josmar

  • Moderadores
  • Miembro Héroe
  • ******
  • Mensajes: 4.765
  • Konteradmiral

Re:La Propaganda y el Servicio Postal de las naciones beligerantes

« Respuesta #738 en: 21 de Mayo de 2017, 12:27:37 pm »

  .....Un tema, (como siempre en los tuyos...) curioso e interesante....Bravo Titus.... #@5


Desconectado Ignaz Woll

  • Unterfeldwebel
  • Miembro Héroe
  • *****
  • Mensajes: 526
  • II./ Gren. Reg. "Großdeutschland"

Re:La Propaganda y el Servicio Postal de las naciones beligerantes

« Respuesta #739 en: 21 de Mayo de 2017, 16:06:13 pm »
El arqueólogo postal y numismático Titus vuelve a la carga...

Y nosotros, encantados y ¡esperando las nuevas entregas!  #@32


Desconectado TITUS20050

  • Tenente Colonnello
  • Moderadores
  • Miembro Héroe
  • ******
  • Mensajes: 2.837
  • Mirando el pasado se comprende mejor el futuro

Re:La Propaganda y el Servicio Postal de las naciones beligerantes

« Respuesta #740 en: 04 de Septiembre de 2017, 05:04:15 am »

El billete Ruso de 500 Rublos

Si bien en este caso no tratamos ningún tema bélico, hablaremos del billete de 500 rublos emitido en 1912 y que murió destrozado por la inflación junto con su creador el Zar en 1915 gracias a la guerra y a la revolución bolchevique. Siempre se consideraron muy interesantes los billetes rusos de principios del siglo XX, por dos razones principalmente. La primera es su llamativo diseño, muy elaborado y con concesiones al clasicismo, tal vez un poco sobrecargado en ocasiones.

Muchas veces los billetes impresos no hacen sino reflejar las tendencias artísticas de su tiempo, y en este caso quizá puede observarse una cierta inclinación hacia el Art Nouveau, imperante por aquellas fechas.
La otra razón es su gran tamaño. Incluso denominaciones pequeñas como los billetes de 3 y 5 rublos de hace 100 años serían considerados demasiado grandes hoy día para el tamaño de nuestras carteras.
Como consejo, os puedo decir que si os interesa comprar alguno de estos billetes es mejor pagar un poco más por emisiones sin circular, porque si los adquirimos circulados es habitual encontrarlos con pliegues. Muchas veces la única manera de transportar uno de estos billetes sin doblar sería dentro de un portafolio.

Se trata del billete de 500 rublos de 1912, cuyas imágenes adjunto en esta entrada.  Presenta en el anverso al zar Pedro I, adalid del reformismo modernizador de las medievales estructuras del Imperio Ruso a principios del siglo XVIII. Lo más interesante de esta emisión es que parece ser una de las de mayor tamaño que jamás se han producido para la circulación.

                                               

 Cuando nos percatamos de las medidas (27,5 cm. de largo x 12,6 cm. de ancho) nos preguntamos: ¿existen (o han existido) billetes más grandes? Consultando diversas fuentes he podido averiguar que sólo ha sido superado en tamaño por el billete de 100.000 pesos de Filipinas de 1998, que mide aproximadamente 35,56 cm x 21,60 cm. De este billete se emitieron solamente 1.000 ejemplares para conmemorar el centenario de la antigua colonia española, por lo que su precio en el mercado de la notafilia es considerablemente alto.

Parece ser que durante mucho tiempo el billete de 500 rublos de 1912 fue el más grande (físicamente se entiende) jamás puesto en circulación. Los 500 rublos de 1912, históricamente hablando, son fiel reflejo del declive final del zarismo y del rápido deterioro económico que Rusia comenzó a padecer con su entrada en la I Guerra Mundial. La cuenta atrás para la caída de los Romanov había comenzado, y la participación en la guerra de 1914 no hizo sino acelerarla.
 
Si bien este billete fue en su momento el de mayor valor facial su valor real se vio rápidamente reducido como consecuencia de la inflación propia de una economía de guerra. Así, hoy en día los billetes que muestran la firma del gobernador Konshin (que ocupó el cargo entre 1909 y 1912) son más valorados en el mercado numismático que los firmados por su sucesor Shipov (1912-1917) simplemente por ser los primeros menos corrientes que los segundos.

Al tiempo de su emisión, el billete de 500 rublos de 1912 equivalía a:
     50 monedas de 10 rublos, o 100 de 5 rublos, con un peso de 8,6026 gr. y 4,3013 gr. respectivamente, en ambos casos de oro, con una pureza de .900, y un peso total de 430,13 gr.
    En plata, a 500 monedas de un rublo, con un peso cada una de 19,9960 gr. y una pureza de .900 milésimas. Su peso total era, prácticamente, de 10 Kg.
    De los valores fraccionarios que aquí se muestran, de 10 y 20 kopeks o centésimos de rublo, se requerían 5.000 y 2.500, respectivamente, para ser equivalentes al valor del billete. Cada una pesa 1,7996 gr y 3,5992 respectivamente, pero con una pureza o ley de tan solo 500 milésimas; su peso total era de 8,998 Kg.
     Existían valores menores, en cobre, de hasta ¼ de kopek o centésima de rublo. Aquí podemos ver una pieza de ½ kopek, de las que se necesitaban 100.000 para igualar el valor del billete. El peso de cada una es de 1,49 gr. y, por lo tanto, podía elegirse entre llevar el billete o 149 Kg. de estas pequeñas monedas. También vemos la de ¼ de kopek, con un peso de 0,8 gr. las 200.000 a las que equivalía el valor del billete, pesan 160 Kg.    Cinco años después de su puesta en circulación, el billete de 500 rublos apenas servía para empapelar paredes, sellar los resquicios de las ventanas, o encender el fuego.


Finalmente como dato de valor del billete en l actualidad se puede conseguir en buen estado por aproximadamente 18 €.

Referencias:
Centro numismático Santa Fe- -Wikimoneda--
Imperial Bank notes – usa coin book

Desconectado mister xixon

  • SS-Sturmbann-führer 9ª Division Panzer
  • Miembro Héroe
  • *****
  • Mensajes: 2.716
  • Mister Xixón- puxa asturies.

Re:La Propaganda y el Servicio Postal de las naciones beligerantes

« Respuesta #741 en: 05 de Septiembre de 2017, 19:36:39 pm »
Un precioso billete, me ha llamado mucho la atención el tamaño que llegaban a tener #@26 #@2 #@2
y me ha parecido interesante el que se pueda adquirir ¢@10  #@2 #@2
saludos #@5 #@2

Desconectado josmar

  • Moderadores
  • Miembro Héroe
  • ******
  • Mensajes: 4.765
  • Konteradmiral

Re:La Propaganda y el Servicio Postal de las naciones beligerantes

« Respuesta #742 en: 07 de Septiembre de 2017, 16:04:52 pm »

   Una información muy detallada y completa sobre una temática que dominas, amigo Titus.

   Una vez más, mi felicitación..... #@5


 

Real Time Web Analytics