Autor Tema: Objetivo: Asesinar a Stalin!  (Leído 7880 veces)

Desconectado Moisin-Nagant

  • Mladshriy Leytenant
  • Administrador
  • Miembro Héroe
  • ******
  • Mensajes: 5.124

Objetivo: Asesinar a Stalin!

« en: 31 de Mayo de 2009, 04:25:35 am »
Primero que nada decir que no tenía idea de esta operación y quede bastante sorprendido cuando la leí. Quizás algunos de ustedes la conozcan pero una rápida búsqueda de algunas palabras clave en google no produjeron resultados relacionados. Antes que nada aclarar que este texto está traducido íntegramente por mi del libro “The Brandenburger Commandos” escrito por Franz Kurowski, de la pagina 220 a la 232. Decir también que no he podido conseguir la página 230, por ende algunos datos se pierden. Sin más los dejo con la curiosa historia.

“Stalin debe ser eliminado” –
“De Justus al Director”


El 2 de Octubre de 1943, Otto Skorzeny que había recibido su cruz de caballero después de liberar al Duce de Gran Sasso el 13 de Setiembre, envió un mensaje de radio a la oficina de Schellenberg. Decía: “Operación “Jaque Mate al Rey Rojo” esta lista”
El mensaje enviado proveía detalles del plan que se había ido construyendo durante varios meses: Consistía nada menos que en asesinar a Stalin en Moscú.
Un reporte de radio fe recibido en Moscú el 3 de Octubre:

De Justus al Director.
   Ha sido adoptado un plan para asesinar a Stalin.
   La escuadra de ejecución consiste en dos agentes, F.M. Savrin y su esposa Olga. Diferentes armas y métodos pueden ser usados. No se ha fijado una fecha todavía pero la operación va a tomar lugar lo antes posible. Este agente será transportado por aire. Posibles sitios de aterrizaje al este de Smolensk o cerca de Rzhev. Más detalles a seguir.
   Fin del mensaje.

Nevaba en Moscú el 4 de Octubre. Dos hombres estaban sentados frente a frente en una oficina del Kremlin. Entre ellos, en la mesa cubierta por mapas, yacía la transcripción de varios mensajes de radio. El que estaba encima era el de Justus al Director. El hombre en uniforme era el Mayor General I.K. Lebedin, jefe de la sección central de contraespionaje de la NKVD. El civil sentado frente a él era Lavrenti Beria, jefe de la NKVD.
   “Que piensa de esta historia camarada General?” preguntó Beria a su acompañante.
   “Si el asesino está suficientemente determinado, tendrá éxito, pero detendremos su mano y recuperaremos la plena confianza de Stalin. Detendremos a Savrin. Ya que era un oficial Ruso debemos descubrir su unidad y su oficial comandante, el puede darnos información detallada de este hombre.”
   “Y como haremos eso camarada General?”
   “Buscaremos en los archivos por un Sarvin y pediremos una fotografía del asesino a Alemania”
   “No será fácil” observó Beria.
   “Pero nuestro contacto en el Alto Mando de la Wehrmacht lo hará. Tiene un buen número de personas que trabajan en contra de Hitler para elegir”

El asesino y su reparación
El teniente ruso Sarvin había sido capturado durante una patrulla nocturna en el área de Volkhov el 31 de Mayo de 1942. La patrulla que comandaba fue eliminada.
El líder de la patrulla alemana, de la 5ta compañía del 122 Regimiento de Infantería entregó al teniente al mando del regimiento para interrogación. Fyedor Sarvin le entregó al oficial de inteligencia del regimiento una imagen completa de las fuerzas soviéticas del otro lado del frente.
De ahí fue llevado al puesto de comando del XXXXII Cuerpo de Ejércitos, que estaba al mando de esa zona. Ahí fue interrogado por Sonderfiihrer Kurjuhn, un especialista ruso, que no solamente hablaba perfecto ruso, pero que era un buen psicólogo también.
Kurjuhn había crecido en una granja en Lituania. Sus astutas preguntas le permitieron formarse una buena imagen del Teniente.
Los interrogatorios se fueron sucediendo y se hizo claro que Sarvin era un buen candidato para una operación en Rusia. Así su nombre pasó al departamento II, la sección de inteligencia extranjera del servicio de inteligencia alemán bajo el Almirante Canaris. Sarvin fue sometido a un año de entrenamiento en el cual, además de técnicas de inteligencia Alemanas y armas, se le enseñó todo lo que un agente debería hacer y saber.
Mientras tanto en un hospital de campo dos soldados que habían sobrevivido a la patrulla, miembros del 336 Regimiento de Fusileros, habían contado de la batalla con los alemanes.
Como resultado el Teniente Sarvin quedó bajo sospecha y poco después su nombre apareció en un archivo especial de la NKVD.
El teniente de la 168 División quedó entonces en el archivo central del NKVD, con la aclaración de que si aparecía en algún lado, Fedor Mikailovich Sarvin debía ser entregado al NKVD, desarmado si era posible.
El RSHA se interesó pronto en Sarvin. Lo promovieron al rango de Mayor para que no fuese fácil de identificar si era atrapado en Rusia. Un Mayor tenía más chances de escapar de los soviéticos, especialmente si estaba condecorado. Así que se le dio a Sarvin la estrella de Héroe de la Unión Soviética, algo que garantizaba impresionar a los centinelas rusos.
El 10 de Diciembre de 1943 varios miembros de la SS y el Servicio de Seguridad se reunieron en Berlín con el jefe de la Oficina VI del Servicio de Inteligencia Extranjero, Brigadefuhrer Schellenberg. El objeto de la reunión era tratar de determinar dónde podía haber fugas en el nivel más alto del mando Alemán, por donde salía importante información.
Ahí, en la oficina de Schellenberg, en el Prinz-Albrecht Strasse se hizo aparente que la operación “Citadel” y las operaciones más tempranas en Stalingrado se habían filtrado al enemigo por adelantado.
El alto mando del ejército había creado dos servicios de inteligencia especializados, “Ejércitos extranjeros este” y “Ejércitos extranjeros oeste”. Pero para las fuerzas armadas como un todo no había un servicio similar, así que ahí debía haber un hombre “trabajando a ambos lados de la calle”, un espía que pasaba información a Rusia.
Fue Walter Schellenberg quien inventó la idea de usar un agente para eliminar al jefe del servicio secreto soviético, Beria. Pero para hacer ese trabajo necesitaban a alguien dispuesto a sacrificarse. Los presentes no conocían a nadie así que Schellenberg continuó:
“El General Vlasov, el comandante en jefe del 2do Ejercito de Choque Soviético, que capturamos en Volkhov el verano pasado, está seguro de que hay muchos hombres entre los prisioneros rusos que estarían dispuestos a arriesgar su vida si el objetivo es eliminar al carnicero rojo.”
Cuando la charla se tornó sobre temas teóricos de cómo transportar a dicho agente, el oficial de enlace de la Luftwaffe mencionó el ala de bombardeo de propósitos especiales 200.
Explicó que el ala ya había llevado a cabo la operación “Druchina”, transportado un destacamento comandado por el coronel ruso Rodionov, nombre código Gill.
Finalmente uno de los oficiales del servicio de seguridad reportó que el 647 Grupo de Policía de Campo Secreto, con base en Kodyma en el área de Riga, tenia agentes de ese tipo, completamente entrenados y esperando.
Poco después de que “Director” – jefe del servicio de inteligencia militar de la URSS RASWEDUPR, Teniente General Iván Ivanovich Ilyachev – recibió una llamada de “Justus”, que le informó que un intento de asesinato se estaba planeando contra Beria. El código para comenzar la operación era “Jaque Mate al Rey Rojo.”
Comenzó la búsqueda de un oficial Ruso confiable. Luego de una larga búsqueda fue encontrado. Su nombre era Savrin, Fedor Mikhailovich, un teniente.
Resultó que había perdido a su familia durante las purgas de 1930 dirigidas por Beria. Savrin conoció a una enfermera en el campo de Riga donde se estaba entrenando y se enamoró.
Esto dio más razón a los alemanes, se le prometió al teniente que se le permitiría casarse con la chica si aceptaba participar en una misión secreta.
El 31 de Enero de 1944 Justus reportó a Director que “Jaque Mate al Rey Rojo” había alcanzado la fase de decisión y que un tal Savrin, un teniente que había desertado del ejército rojo, llevaría a cabo el asesinato. El texto del mensaje de radio era como sigue:

       Método de asesinato:
           1.Bala envenenada
           2.Lanza cohetes Panzerfaust
           3.Mina magnética, que puede ser ajustada al exterior de un vehículo.
           4.Cinturón de explosivos usado por el asesino (Misión Suicida)
           Fecha: No determinada aún. Posiblemente en el verano de 1944.
           Sitio: Kremlin en Moscú.
           Objetivo: Lavrenti Beria
        Fin del mensaje.

Comenzó un periodo final de entrenamiento, en el cual la joven esposa de Savrin también participó. Se convirtió en la operadora de radio de Savrin. La chica era delgada y bien constituida, los ojos marrones brillaban como el ámbar viejo. Savrin haría cualquier cosa por ella, y se dedicó al cien por ciento a la misión, después de la cual podría desaparecer en Moscú y esperar la victoria alemana, cuando obtendría un alto cargo.

No Beria, sino Stalin
El Brigadefuhrer Schellenberg se reportó con Himmler, que estaba a bordo de un tren especial cerca de Berchtesgaden para estar cerca de Hitler.
Tan pronto como completó s reporte Himmler le dijo “Un intento de asesinar a Stalin se está planeando”
“Y que hay de Beria?” preguntó sorprendido Schellenberg.
“Los planes cambiaron. Von Ribbentop le dará mas detalles en Fuschl.”
Walter Schellenberg, en cuya esfera – Departamento IV de la oficina de seguridad principal del Reich – caía el plan de asesinato, condujo hasta Fuschl. Ahí se encontró con Von Ribbentop, al final de una conversación llena de trivialidades el último dejó caer una sorpresa: “Y finalmente me gustaría discutir un ítem caliente con usted Brigadefuhrer. Nadie sabe de el excepto por el Fuhrer, Bormann y Herr Himmler, por eso esta parte de la discusión debe ser secreta. Como enemigo más peligroso del Reich, Stalin debe ser eliminado. Esto solo puede hacerlo alguien que se encuentre con Stalin en una conferencia. Debemos establecer un nuevo contacto con el Kremlin vía Estocolmo, entonces veremos.”
Todo el plan parecía absurdo. Por que Stalin se reuniría con Ribbentrop en Moscú? Fue Himmler quien se refirió a Sarvin, como ya seleccionado para la misión, y propuso enviarlo contra Stalin.
“Esto incluso convencerá al Fuhrer, que quiere dejar la política fuera del asesinato. Debe llevarlo a cabo un Ruso.”
El agente debía adherir una carga hueca especialmente poderosa al auto usado para llevar a Stalin de su casa a los cuarteles generales de la Stavka. No era más grande que un puño. Un avión de gran capacidad del ala de bombardeo de propósitos especiales 200 estaba siendo acondicionado.
Se le dio a Savrin una motocicleta rusa provista de varios compartimientos secretos y practicó con ella hasta que prácticamente podía manejarla dormido.
En el verano de 1944 se había determinado que elementos del batallón Comando 502 de Otto Skorzeny haría reconocimiento y prepararía los dos sitios de aterrizaje.

Desconectado Moisin-Nagant

  • Mladshriy Leytenant
  • Administrador
  • Miembro Héroe
  • ******
  • Mensajes: 5.124

Re: Objetivo: Asesinar a Stalin!

« Respuesta #1 en: 31 de Mayo de 2009, 04:25:53 am »
Reporte de Otto Skorzeny
En la mañana del 1 de Agosto de 1944 el Sturmbannfuhrer Skorzeny dejó su oficina en Potsdamer Strasse 28 y se dirigió a un edificio en Baeckler Strasse al sur este de Berlín.
Era la casa del Departamento de la Oficina de Seguridad principal del Reich bajo Walter Schellenberg.
Se le había pedido un reporte de progresos sobre la operación “Jaque Mate al Rey Rojo.”
Skorzeny tenía varias cosas que hacer, y cuando llegó a la oficina superior ya era cerca del medio día. Como ambos hombres se conocían Skorzeny fue directo al grano.
“Me han llegado rumores de que no se mantuvo el secreto de esta operación y varios ministros saben de la acción. Estos ministros sugieren que otra víctima aparte de Beria debería ser elegida y lo que es más, han hecho una lista de nombres encabezada por el Marshall Zhukov. Otros han sugerido secretamente a Stalin, como hemos hecho nosotros.”
“Estoy seguro, Skorzeny, de que ninguno de esos que surgieron a Stalin tienen la menor idea de nuestro plan. Sin embargo, el hecho de que su nombre se mencionara es alarmante.”
“Debemos atacar lo antes posible, de otro modo Moscú sabrá de nuestro plan antes de que lo pongamos en acción,” sostuvo Skorzeny. “Si no hace tiempo que han sido informados.”
“Puedes actuar cuanto antes Otto?” preguntó Schellenberg.
“Sarvin está entrenado y listo para partir, todas las armas y equipos necesarios están listos. Solo los certificados médicos del ejército rojo para todos los oficiales han cambiado. Los papeles de Sarvin deben ser cambiados. Debemos darle a Sarvin nuevos papeles que digan que ya no es acto para el servicio. Así como una gran cicatriz que sugiera heridas internas serias.”
“Eso se puede hacer?”
“Por supuesto. El Profesor Dr. Ehricht dijo que puede darle a Sarvin una cicatriz que luzca como el infierno. Esto solo tomara unas tres semanas. Si se lo opera hoy, debería estar listo el 22 de Agosto.”
“Muy bien. Revisa todo lo demás Otto” dijo Schellenberg.
El 27 de Agosto el Mayor Sarvin y su esposa Olga se reportaron a Schellenberg en Potsdamer Strasse. Ahí se determinó que el transporte sería por avión y que un destacamento prepararía los sitios de aterrizaje la noche anterior.
Sarvin recibió papeles que lo identificaban como el Mayor Korolyov. Y un pase de mensajero y un sobre cerrado con un reporte del alto mando del 1er Frente Báltico solo para el Marshall Stalin. El pase de mensajero había sido firmado por Stalin personalmente. Su esposa Olga recibió un pase militar identificándola como una teniente segundo del estado mayor del 1er Frente Bielorruso. Se le dio también papeles de matrimonio como justificación para viajar en su luna de miel y visitar parientes en las villas de Moscú.
“El despegue” explicó Schellenberg, “será de Riga durante la noche del 6 de Setiembre”
Para Sarvin y su esposa los últimos días estuvieron llenos de histérica actividad. Los compartimientos de la motocicleta debían ser llenados y chequeados. La radio a batería se había colocado debajo del asiento del sidecar. Cheques en alemán, Ingles y ruso se habían empacado encajando perfectamente en un compartimiento deslizante invisible. El tanque de gasolina de la motocicleta se llenó con gasolina rusa capturada.
La mañana del 28 de Agosto, solo 24 horas después de esta última reunión con Schellenberg, Justus entró en acción nuevamente y reporto a Director:

   El equipo de asesinato de Fedor y Sonya Savrin dejará Riga a las 22:00
   Horas el 3 de Setiembre.
      Sitio de aterrizaje 1: Starytsa
      Sitio de aterrizaje 2: Bakmutovo
      Sitio alternativo: Rzhev, carretera de Moscú.

El tercer sitio de aterrizaje, que la fuerza aérea alemana había usado como campo de aterrizaje auxiliar en 1943 no se puso – debe mencionarse – bajo vigilancia porque no se conocía su localización exacta.

Operación “Zeppelin” – La Luftwaffe
El oficial de enlace del Kampfgeschwader 200 recibió órdenes de ir a Berlín para una reunión secreta en la Oficina Central de Seguridad el reich, tan pronto llegó el Obersleutnant fue llevado directamente frente al jefe del RSHA, Kaltenbrunner.
En este momento el Dr. Ernst Kaltenbrunner de Reid en el distrito interior de Austria tenía cuarenta años. Había sido miembro del SA y las SS desde 1932. Rápidamente progresó por todas las etapas de desarrollo de las SS y en 1944 fue nombrado General de las SS y de la Policía. Anteriormente solo era General de la Policía.
El Dr. Kaltenbrunner informó al oficial de enlace que el asunto que estaba a punto de discutir con él era de absoluto secreto. El KG 200 debía proveer un avión capaz de volar hasta las afueras de Moscú, aterrizar y depositar una carga sin ser notado. Dos pasajeros irían en el.
La operación era importante para el esfuerzo de guerra, quizás hasta decisiva.
La operación debía llevarse a cabo lo antes posible, pero por lo menos antes del comienzo del clima de otoño. Los sitios de aterrizaje no podían estar a más de 100 Km de Moscú. Kaltenbrunner preguntó “Es esto posible?”
Después de que el Oberstleutnant dijo que si, Kaltenbrunner continuó:
“Su misión es entregar a un hombre que operara desde Moscú. Llegará ahí por medio de una motocicleta u otro vehículo que irá en el avión.”
El oficial de la Luftwaffe confirmó que esto también era posible. Entonces Kaltenbrunner comenzó a discutir los detalles de la operación, y el oficial a cargo de la operación, el Oberstleutnant Werner Baumbach, el 16avo condecorado con la cruz de caballero con hojas de roble supo que el objetivo era asesinar a Stalin.
Un oficial Ruso, un desertor, había sido reclutado para la misión, había sido entrenado en varios campos y se decidió que era apto.
Para esta misión especial el Oberstleutnant Baumbach sugirió el uso de un Ar 234A o Ar 234B, estaban equipados con una rampa hidráulica que simplificaría el proceso de carga y descarga.
Había, sin embargo, un número de preguntas que todavía había que esclarecer. La más importante referente al sitio de aterrizaje, después de mucho deliberar se había elegido un sitio en la carretera Moscú – Smolensk. El sitio alternativo estaba en el área de Rzhev. Un destacamento de avanzada supervisaría ambas locaciones.
Se eligieron voluntarios rusos para el destacamento de avanzada y se los transportó al sitio de la operación. Poco tiempo después el líder del destacamento radió que habían cumplido su misión  y nombrado una zona de aterrizaje asegurada al este de Smolensk. Desde el era posible alcanzar la carretera a Moscú rápidamente y conducir hasta la ciudad.
Un sitio alternativo también se había encontrado, en la saliente alemana en Rzhev. Estaba sospechosamente cerca de Moscú y solo debía ser usado en caso de emergencia.
Las comunicaciones por radio con el destacamento de avanzada se terminaron y después solo breves mensajes fueron enviados.
Mientras tanto el KG 200 había completado todas las preparaciones necesarias. Un Arado 232B estaba listo. La tripulación del aparato, comandado por un Obrleutnant, no había participado en la planificación de “Zeppelin.” El avión seleccionado voló primero a Riga donde debía comenzar la verdadera misión. Dos pasajeros – Un Mayor Ruso y una mujer – abordaron el avión en Riga. Con ellos iba una Motocicleta pesada Rusa Tipo M72 con un sidecar, tomada de un depósito capturado. Finalmente en la noche del 6 de setiembre, el avión despegó en la operación “Zeppelin.”
En las primeras horas de la mañana del 6 de Setiembre la tripulación localizó el sitio de aterrizaje alternativo, un aeropuerto abandonado y se dirigió a él. El aparato perdió altitud rápidamente. El piloto puso el pesado avión seguramente en el suelo y rodó por los altos pastos de la pista. Pero el desastre surgió: la rueda delantera se encontró con una depresión, el avión se balanceó a la izquierda y una de sus alas se estrelló contra un árbol. Dañado irreparablemente, el Arado quedó a un lado de la pista.
La central de radio del RSHA y el KG 200 mantuvieron una vigilancia constante en la frecuencia de radio del Arado. 24 horas después el Mayor hizo contacto por radio y reportó el accidente que habían sufrido: “Aparato dañado al aterrizar en el sitio de aterrizaje alternativo. Retornando en dos grupos a pie.” Nada más se escuchó. Solo el Mayor Savrin continuó reportándose hasta que llegó a Moscú y encontró un lugar donde hospedarse. Ahí hizo contacto con el agente alemán en el Kremlin. El agente reportó que todo estaba saliendo bien – demasiado bien para el RSHA. No había signos de complicación.
Más adelante se supo que la información enviada por el Mayor Savrin y su esposa era falsa. Parecía casi certero que habían caído en las manos de los rusos.
En diciembre de 1944 uno de los hombres V que había aterrizado con el destacamento de avanzada alcanzó las líneas alemanas. Parte del grupo que aterrizó al este de Smolensk, fue capaz de confirmar que el destacamento había sido encontrado por los rusos y capturado tan pronto aterrizó. Los agentes fueron obligados a continuar con su misión como si nada hubiera pasado. Los rusos estaban esperando el avión que llevaría a los agentes.
Cuando comenzó a acercarse al sitio principal de aterrizaje en la mañana del 6 de Setiembre fue atacado por armas anti aéreas rusas que lo estaban esperando. Al encontrarse con esta resistencia inesperada la tripulación abandono su descenso. Uno de los hombres V pudo escapar en la confusión, fue él quien llegó a las líneas alemanas.
El Arado voló al sitio de aterrizaje alternativo el piloto trato de aterrizar ahí pero el avión se dañó y fue dejado en la pista.
Varios días después de la desaparición del avión Baumbach envió un Ju 188 a investigar el sitio de aterrizaje alternativo. Cuando sobrevolaba el sitio fue atacado por Flak ruso pero la tripulación pudo identificar el AR 232B a un lado de la pista. No había rastros de la tripulación.
Para sorpresa del RSHA, el sitio alternativo no había estado bajo vigilancia cuando aterrizó el Arado. Claramente los soviéticos habían fallado en darse cuenta de que luego de encontrar resistencia había volado al norte, a otro sitio.
El sitio del aterrizaje era un aeropuerto abandonado cerca de Karmanovo. Tan pronto como las fuerzas de seguridad rusas se dieron cuenta de que el avión había aterrizado ahí, despacharon tropas rápidamente. Guiados por el resplandor del fuego descubrieron rápidamente el avión.
La distancia para parar se había probado inadecuada y a pesar de los esfuerzos de la tripulación un ala del avión había golpeado un árbol y se había roto. El motor comenzó a arder y mostró a las partidas de búsqueda el camino hacia el aparato.
Nada se había encontrado de los dos agentes o la tripulación. La búsqueda no demostró nada.

El Mayor Savrin y la Teniente Segundo Sonya Savrin en Rusia
Después del fallido aterrizaje en el sitio secundario en Karmanovo el aparato fue rápidamente descargado. Los “Rusos” urgían a la tripulación que se apresurara. Estaban seguros de que el fuego del motor se vería desde lejos y que ya había tropas rusas en camino para determinar a qué bando pertenecía el avión siniestrado.
Con hábiles manos el Mayor Sarvin ocultó en los compartimientos secretos las cosas que no podían caer en manos Rusas.
Esto incluía ametralladoras comunes y balas envenenadas, que podían matar no importaba donde penetraran. Así como pequeñas pero potentes minas magnéticas y controles de radio con las que podían ser detonadas desde la distancia. Ya que los hábitos de Stalin en su ruta a la STAVKA eran conocidos las chances de éxito eran buenas.
El par llevaba 428000 rublos, una parte estaba destinada a pagarles a algunos agentes en Moscú y colaboradores. Ocultas en un compartimento debajo del motor había 116 estampillas rusas autenticas y falsificadas y otros papeles que podían llenarse según la situación lo requiriese. Lo que faltaba sin embargo es ese poco de suerte que podría haber convertido esta peligrosa misión en un éxito.
Savrin y su esposa respiraron tranquilos por un momento cuando alcanzaron un camino en el bosque. Sarvin encendió el motor y condujo cuidadosamente por el camino hacia la carretera. A unos 200m de la carretera llegaron a una zona de descanso, que afortunadamente había sido abandonado por las tropas que se estaban reacondicionando ahí.
Savrin estacionó la motocicleta y se arrastró por los arbustos hacia la carretera. Espiando por sus binoculares rusos, observó como dos carros soviéticos se internaban en el bosque por otro camino casi a un kilometro de ahí. Sarvin había visto este camino pero decidió no utilizarlo debido a su exposición.
Al sur este, en dirección a Moscú, no vio ningún movimiento en la luz del sol que amanecía. Se apresuró a la motocicleta.

(Aquí iría la pagina 230 pero no puedo encontrarla)

(…) directamente hacia el bloqueo. A la izquierda y derecha vio dos soldados del NKVD. Un centinela apareció detrás de la barricada y se acercó a la motocicleta, su ametralladora apuntaba a la pareja.
“Cuidado con eso, no vayas a dispararle a alguien camarada” advirtió Savrin de buena manera “O es que tu arma no tiene balas?” continuó con una sonrisa. Desabrochó los botones de su abrigo de piel, el centinela vio las condecoraciones, sin embargo no parecía particularmente impresionado.
“Sus papeles!” demandó. Entonces mirando a la mujer de Savrin “Los suyos también, camarada Teniente!”
Sonya sacó los papeles falsos de su túnica y se los entregó al centinela, que desapareció detrás del alambre de púas. Tres minutos después regresó. A su lado había un oficial con grado de Coronel. Este último se acercó a Savrin. Antes de que abriera la boca Savrin sabía que el juego había terminado, porque delante de él estaba su antiguo comandante de regimiento.
“Es el teniente Savrin,” dijo sorprendido el coronel. “Lo reportamos perdido y temíamos que estuviese muerto. Y ahora aquí está parado frente a mí, en uniforme de Mayor Ruso que ciertamente viene de Alemania.”
Savrin estaba a punto de responder pero el Coronel lo interrumpió. “Nada de mentiras Savrin. Atrapamos a la tripulación del Ar 232 y “cantaron”. Es por eso que estoy aquí, y el bloqueo también.”
Savrin trató de alcanzar su bolsillo de pecho pero el coronel se inclinó hacia adelante y tomo su antebrazo.
“No hay necesidad de quitarse la vida, Savrin. Todavía lo necesitamos, a usted y a su esposa. Nada le pasará si confiesa todo y mantiene contacto con Berlín por nosotros”
“Quería llegar a Moscú, Camarada Coronel. Era la única forma de salir de Alemania y reportarme en mi unidad.”
“Muy bien Savrin, muy bien! Ahora venga con migo.” Entonces el coronel observó a la esposa de Savrin, parada al lado de la motocicleta aparcada, pálida de miedo: “Usted también camarada Teniente”
Camino al Kremlin el coronel les comunicó que un grupo de la tripulación había sido capturado una hora después del aterrizaje mientras intentaban dirigirse al Oeste. El segundo grupo había sido capturado mas tarde.
“Y le contaron acerca de la misión a usted señor?” Preguntó Savrin
“Tanto como sabían sobre ella, y eso fue suficiente para que el líder de la NKVD me informara. Dijeron mi nombre al radio operador y lo recordó rápidamente. Entonces pudieron aconsejarme, ya que estuve estacionado en Moscú por un año.”
“Una historia muy simple y nosotros tuvimos que tropezarnos con ella,” Pensó Savrin.
“Así que trabajara por nosotros?” preguntó el coronel cordialmente. Savrin asintió
“Por supuesto Camarada Coronel, ya que era mi intención revelar todo y entregarme cuando llegara a Moscú”
“Muy bien entonces. Es afortunado de que el asunto terminara en mis manos. De otra forma se hubiera podrido en una prisión de la NKVD.”
Savrin y su esposa continuaron comunicándose con Alemania por radio.
Nombró sus contactos correctamente y pidió nuevos. Tres semanas después todos los agentes Alemanes en Moscú habían sido arrestados incluido el hombre V del Kremlin.
« última modificación: 31 de Mayo de 2009, 04:30:01 am por Moisin-Nagant »

Desconectado - | Dimitry Lavrinenko | -

  • Leytenant
  • Miembro Héroe
  • *****
  • Mensajes: 2.222
  • Sólo los muertos han visto el final de la guerra.

Re: Objetivo: Asesinar a Stalin!

« Respuesta #2 en: 31 de Mayo de 2009, 05:23:05 am »
Un relato muy interesante. Ojalá logres encontrar la página que falta.

Desconectado Balthasar Woll

  • SS Oberstgruppenführer
  • Administrador
  • Miembro Héroe
  • ******
  • Mensajes: 12.385

Re: Objetivo: Asesinar a Stalin!

« Respuesta #3 en: 31 de Mayo de 2009, 12:00:16 pm »
Buena historia Moisin  #@5 .

Saludos

Desconectado TITUS20050

  • Tenente Colonnello
  • Moderadores
  • Miembro Héroe
  • ******
  • Mensajes: 2.833
  • Mirando el pasado se comprende mejor el futuro

Re: Objetivo: Asesinar a Stalin!

« Respuesta #4 en: 01 de Junio de 2009, 19:01:29 pm »
Desconocida para mi y muy interesante , felicitaciones Moisin #@28

Desconectado josmar

  • Moderadores
  • Miembro Héroe
  • ******
  • Mensajes: 4.678
  • Konteradmiral

Re: Objetivo: Asesinar a Stalin!

« Respuesta #5 en: 01 de Junio de 2009, 19:07:38 pm »
¡¡ Buen tema para una pelicula de espias....!! Enhorabuena, Moisin... #@5


Mj Richard Winters

  • Visitante

Re: Objetivo: Asesinar a Stalin!

« Respuesta #6 en: 27 de Octubre de 2009, 02:54:14 am »
No sabia eso Excelente trabajo !

Desconectado cesaRodriguez

  • Miembro Junior
  • **
  • Mensajes: 102

Re: Objetivo: Asesinar a Stalin!

« Respuesta #7 en: 08 de Julio de 2011, 03:08:14 am »
grandioso trabajo habia oido de los atentados contra hitler pero contra stalin nunca #@5

Desconectado Moisin-Nagant

  • Mladshriy Leytenant
  • Administrador
  • Miembro Héroe
  • ******
  • Mensajes: 5.124

Re: Objetivo: Asesinar a Stalin!

« Respuesta #8 en: 08 de Julio de 2011, 04:23:05 am »
Debo admitir que estoy en falta con este articulo.
Eversti amablemente me envió la hoja que me faltaba y yo prometí traducirla para completarlo, pero todavía no lo he hecho.
Este fin de semana si ando con tiempo prometo traducirla y dejar el post al 100%

Desconectado Capt. Miller

  • Miembro Héroe
  • *****
  • Mensajes: 610

Re: Objetivo: Asesinar a Stalin!

« Respuesta #9 en: 12 de Julio de 2011, 18:42:38 pm »
Magnífico aporte, querido Moisin!! Además curioso, pues es opinión de consenso el hecho de que Hitler era reacio al uso del atentado o asesinato político como medio de guerra, a diferencia de los británicos, por ejemplo.
Saludos afectuosos
Miller

 

Real Time Web Analytics