Autor Tema: El Caney, 1898.  (Leído 2498 veces)

Desconectado Ignaz Woll

  • Unterfeldwebel
  • Miembro Héroe
  • *****
  • Mensajes: 526
  • II./ Gren. Reg. "Großdeutschland"

El Caney, 1898.

« en: 11 de Diciembre de 2015, 22:19:02 pm »
Como todos sabéis, los soldados españoles que combatieron en la llamada "Guerra Hispano-Estadounidense", mostraron su valía y coraje en numerosas ocasiones, ya fuese en las húmidas bahías y selvas en las Filipinas, o en las más cercanas colinas y lomas de Puerto Rico y Cuba. Pudieron demostrar ese ardor guerrero, que parecía haberse conservado tan bien desde los tiempos de los Tercios, en los pocos meses que duró el conflicto, aunque algunos decidieron, prácticamente, luchar su guerra propia, por unos cuantos meses más (véase "Los Últimos de las Filipinas"). Los extremeños, canarios, asturianos, catalanes, vizcaínos, destinados a cualquier territorio de ultramar, defendieron a su patria, a un recuerdo ínfimo de lo que fue, contra un país que alcanzaría a ser el imperio que todavía sigue siendo. Esta es una de esas diminutas batallas, que muestra un pequeño reducto hispano, un enano y valeroso reducto, que logró frenar a los estadounidenses, que les hizo recapacitar sobre esa rota y remendada nación, que volvía a empuñar sus armas, que volvía a ocupar sus fuertes, para defender, una vez más, un trozo de tierra del que casi nadie se acordaría, para luego, casi inevitablemente, tener que firmar una vergonzosa rendición. Estos defensores, que caerían en el más deshonroso y denigrante olvido tras la batalla, llamaron mi atención, lógicamente, por mi casi justificable desconocimiento de aquella heroica defensa de un pueblo en Cuba, un pueblo llamado El Caney.

El Caney, 1898

El Caney es una pequeña población, situada a 6 kilómetros y medio de Santiago de Cuba, y desde la que se puede observar las cercanas (a 3 kilómetros) Lomas de San Juan. Por orden del General Arsenio Linares y Pombo, al mando de la defensa de Santiago de Cuba, se traslada una guarnición de 550 hombres a dicho poblado, al mando del veterano General de Brigada ibicenco Joaquín Vara del Rey y Rubio, que había servido en los levantamientos de Valencia y Cartagena, en las Guerras Carlistas y en Filipinas, y que se había prestado voluntario (en 1895) para ser trasladado a Cuba. Esta guarnición en El Caney consistía en 3 compañías del 1. Batallón del Regimiento de Infantería "La Constitución" (n.º 29), que constaba de 419 hombres, un destacamento de 41 hombres del Regimiento de Infantería "Cuba" (n.º  65, una compañía de guerrilleros,y  50 hombres del mismo pueblo, que habían sido movilizados por los soldados hispanos. Además de sus modernos, eficientes, y por que no decirlo, excelentes fusiles Mauser M1893, de 7mm, los defensores de El Caney contaban con dos piezas de artillería de montaña de 80mm, modelo "Plasencia".

Los hombres de Vara del Rey organizaron sus defensas en torno al pueblo y al próximo Fuerte El Viso, de piedra, que oteaba desde una colina cercana, a 450 metros, todos los aledaños del pueblo. El poblado fue fortificado, siendo reforzadas las casas emplazadas en posiciones estratégicas con aspilleras, y numerosas trincheras y demás excavaciones militares fueron organizadas en varios terrenos, usando la denominada técnica "carlista", tan popular en el Ejército español a finales del Siglo XIX. Además, se dispusieron 6 blocaos o fortines de madera, con los nombres "Río", "Norte", "Asia", "Matadero", "Cementerio" e "Izquierdo". La iglesia local, erigida del mismo modo que "El Viso" de piedra, fue asimismo acondicionada para el combate, reforzando las paredes, colocando aspilleras, y protegiendo las entradas. Un gran número de alambradas fueron corridas por las supuestas rutas del ataque, camufladas bajo la suave hierba de aquella región, para intentar frenar los ataques del previsto enemigo estadounidense.


Una vez terminadas y perfeccionadas las hábilmente dispuestas trincheras, los infantes españoles y los guerrilleros bajo su mando comenzaron a ser asignados a lo que serían sus posiciones finales. Los hombres del Regimiento "Cuba" ocuparían el Fuerte y las trincheras a su alrededor, mientras que dos compañías del Regimiento "Constitución" ocuparían los blocaos y trincheras que defendían el Caney, y finalmente, a los guerrilleros y los combatientes locales les era asignada la defensa de las casas adaptadas ahora para el combate calle por calle, con el fin de frenar el posible avance de los norteamericanos en la mayor medida posible. La compañía restante del Regimiento "Constitución" se quedaría, como reserva, en la iglesia y en la plaza colindante, dispuesta a entrar en acción donde era requerida.

Durante el tiempo antes del esperado, del temido ataque, los hispanos y los leales cubanos practicaron, entrenaron diversas estrategias y demás movimientos tácticos bajo los atentos ojos del barbudo Varas del Rey, que, conocedor de la veteranía de una buena parte de sus tropas (la totalidad de los infantes del Regimiento "Cuba), y su ahora excelente conocimiento del terreno, no podía sino seguir instruyendo a sus soldados, preparándoles para el inmenso aluvión en el que sabían que iban a ser envueltos. No podían sino aferrarse a la buena suerte, a la fortuna, pues ellos ya habían hecho todo lo posible.




Defensas y demás alambradas en los alrededores del Fuerte El Viso


La Iglesia y su plaza de El Caney


El Caney, desde el punto de vista de los defensores del Fuerte


Un Cabo 1º del Regimiento "Constitución" en El Caney, 1898

Harper's Pictorial History of the War with Spain,  por Nelson A. Miles. (Disponible aquí: https://archive.org/details/harperspictorial00milerich)
http://www.eldesastredel98.com/capitulos/caribe4.htm
http://www.grandesbatallas.es/batalla%20de%20el%20caney.html
http://www.xn--momentosespaoles-iub.es/contenido.php?recordID=320
http://1898.mforos.com/1026883/5983539-el-caney/
https://es.wikipedia.org/wiki/Batalla_de_El_Caney
http://1898.mforos.com/1026842/5274071-las-trincheras-carlistas/
http://www.euskonews.com/0316zbk/gaia31603es.html
http://www.sbhac.net/Republica/Fuerzas/Armas/Infanteria/Fusiles/Fusiles.htm


Desconectado Ignaz Woll

  • Unterfeldwebel
  • Miembro Héroe
  • *****
  • Mensajes: 526
  • II./ Gren. Reg. "Großdeutschland"

Re:El Caney, 1898.

« Respuesta #1 en: 21 de Abril de 2016, 20:39:36 pm »
Sí, ahora mismo terminaré, de hecho... #@2

Pero la siguiente vez, por favor, comenten vuestras mercedes en el hilo de comentarios de esta batalla, que reposa algo más abajo en la sección  #@23

Saludos!


Desconectado Heinz von Westernhagen

  • SS-Brigadeführer
  • Administrador
  • Miembro Héroe
  • ******
  • Mensajes: 6.537

Re:El Caney, 1898.

« Respuesta #2 en: 21 de Abril de 2016, 22:22:24 pm »
Tranquilo: mañana elimino los mensajes.

Desconectado Ignaz Woll

  • Unterfeldwebel
  • Miembro Héroe
  • *****
  • Mensajes: 526
  • II./ Gren. Reg. "Großdeutschland"

Re:El Caney, 1898.

« Respuesta #3 en: 21 de Abril de 2016, 22:44:43 pm »
Continúo...


Poco después del amanecer del primero de julio de 1898, viernes, los españoles al mando de Vara del Rey y Rubio pudieron observar desde sus respectivas posiciones a los estadounidenses, que comenzaban a movilizar a sus tropas para la ulterior batalla.  El 1 de julio era el día elegido por los comandantes norteamericanos para el inicio del ataque hacia Santiago de Cuba. Y los hombres en El Caney, debido a que presentaban una amenaza para el ataque de las Lomas de San Juan, debido a que podían disparar sobre los flancos de los atacantes, serían los protagonistas de una de las primeras batallas en el doloroso camino americano hacia la añeja capital caribeña.

La 2nd Division norteamericana, al mando del Brigadier General Henry Ware Lawton, de Ohio, veterano de la Guerra de Secesión de los EE UU y de las Guerras Apaches, consistía en 3 brigadas (al mando de los coroneles Ludlow, Miles y Chaffee [padre del oficial de caballería por el que se nombraría el célebre blindado]), que contaba cada una con otros 3 regimientos. A pesar de que no se les podía tachar a sus líderes de imberbes (todos habían combatido en la Guerra Civil y en las Guerras Indias), el armamento de algunos regimientos dejaba bastante de desear. Una de las unidades de Ludlow estaba equipada con los anticuados Springfield Modelo 1873, el primer fusil de avancarga del US Army, con munición de pólvora con humo. Sin embargo, Lawton también contaba con una batería de artillería ligera del Capitán Allyn K. Capron, que constaba de 4 piezas Model 1885, de 81 mm. La mayor desventaja de dichos cañones, además de las cortinas del señalador humo que brotaban cada vez que disparaban, era su pobre alcance, que obligaba a los artilleros a colocarse al alcance de los Mauser de los hispanos.

Con esta situación, sobre las 06:30, los primeros proyectiles norteamericanos comenzaron a caer en las cercanías de las posiciones de El Caney, mientras los atacantes estaban organizando el asalto. Los cañones españoles decidieron mantenerse callados, pues la munición para las piezas de montaña con las que contaban los defensores era una cantidad irrisoria.



Así pues, los españoles, sin poder contar con su minúscula batería por ahora, y esperando, con el fusil apoyado en el parapeto o en la tronera, ven 3 columnas formarse. Lawton ordena que las tres brigadas cargen al mismo tiempo, con dos regimientos al frente y otro de reserva.

"Los americanos se proponían envolver la posición española, para lo cual la Brigada Chaffee se dirigió desde el Noroeste hasta El Viso; la de Ludlow, desde el Sudoeste hacia la desembocadura del camino que une El Caney con Santiago, mientras que una batería se colocó en posición al este del pueblo, y la Brigada Miles ocupa al sur Ducoureau, formando el ala izquierda."
- El agregado militar de Suecia y Noruega en Washington, Capitán Wester, testigo ocular del combate de El Caney.

Pues nada, atusándose barbas y bigotes, alisándose el "rayadillo" o simplemente comprobando por décima vez el Mauser, los soldados españoles de los regimientos "Cuba" y "Constitución" esperaban, listos en sus posiciones, al asalto de los hombres de Lawton. Miran a los lados, observaban con cautela a los guerrilleros y a los civiles del pueblo ("No saben lo que les espera..."), y veían difícil, cada vez más difícil, no dejarse el pellejo en aquel pueblecito cubano.

A las 07:00 del 1 de julio de 1898, 6 batallones estadounidenses comenzaron, bajo una débil barrera artillera, el asalto de El Caney, un pueblo cubano que tenía la mala suerte de estar en el camino hacia Santiago. 540 infantes españoles les esperaban, cubiertos en trincheras y blocaos unos, defendiendo el Fuerte El Viso otros.


Ningún camino de flores conduce a la gloria.

Jean de la Fontaine



Soldado de 1ª en uniforme de campaña, Cuba 1898, de Jose Mª Bueno.


Fuerte "El Viso" y un blocao en El Caney, poco antes de la batalla


Harper's Pictorial History of the War with Spain,  por Nelson A. Miles. (Disponible aquí: https://archive.org/details/harperspictorial00milerich)  Páginas 330-35.
http://www.eldesastredel98.com/capitulos/caribe4.htm
http://www.grandesbatallas.es/batalla%20de%20el%20caney.html
http://miniaturasmilitaresalfonscanovas.blogspot.com.es/2013/07/cuba-el-ejercito-espanol-en-1895-98-por.html
http://www.xn--momentosespaoles-iub.es/contenido.php?recordID=320
http://1898.mforos.com/1026883/5983539-el-caney/
https://es.wikipedia.org/wiki/Batalla_de_El_Caney
http://1898.mforos.com/1026842/5274071-las-trincheras-carlistas/
http://www.sbhac.net/Republica/Fuerzas/Armas/Infanteria/Fusiles/Fusiles.htm


Desconectado Ignaz Woll

  • Unterfeldwebel
  • Miembro Héroe
  • *****
  • Mensajes: 526
  • II./ Gren. Reg. "Großdeutschland"

Re:El Caney, 1898.

« Respuesta #4 en: 29 de Abril de 2016, 21:34:18 pm »
Prosigo...


Los hombres del Brigadier General Henry Ware Lawton estaban a punto de entrar en combate en lo que iba a ser el mayor enfrentamiento terrestre del Ejército Norteamericano desde abril de 1865. 10 regimientos de línea al completo iban a acometer, en un pueblucho a 10 kilómetros de Santiago de Cuba, el más grande ataque estadounidense desde la Guerra Civil.

A las 06:30, la batería del Capitán Allyn Capron, de Tampa, Florida, comenzó a abrir fuego. Estacionada a más de 2 kilómetros de El Caney, la precisión de las piezas de Capron dejaba mucho de desear. Además, el fuego no estaba ni concentrado, ni era continuo, ni estaba centrado en el mayor objetivo, el Fuerte El Viso. Técnicamente, las  4 piezas Model 1885, de 81 mm, de pólvora negra, no eran lo suficientemente avanzadas como para destruir las fortificaciones y posiciones hispanas. Además de las piezas, la moral del Capitán no estaba muy alta. En el camino a El Caney, Capron pasó por delante de la tumba de su hijo Allyn Kissam, capitán de igual modo. Se había alistado en los "Rough Riders" de Theodore Roosevelt, y fue el primer oficial estadounidense que cayó en Cuba, tras ser herido de gravedad en el cuello en Las Guásimas.  Había pasado una semana, y ahora el apesadumbrado padre tendría que volver a la carga contra los enemigos que habían matado a su rubio hijo.

En las líneas americanas, de hecho, la confusión reinaba desde el inicio. Lawton había ordenado disparar sobre "una columna de caballería española", para luego descubrir, una vez que habían sido aniquilados, que eran en realidad mambises cubanos.

Y bajo esa débil barrera, los 6 batallones que iniciaban el asalto comenzaron su andadura por el campo de batalla. A los 800 metros de las posiciones españolas, los Mauser de los hispanos empezaron a rociar, con gran efectividad, las líneas norteamericanas, causando las primeras bajas. Los rápidos y precisos, además de casi invisibles rifles alemanes devastaron a las formaciones estadounidenses, que, debido a la falta de vegetación (poco más que hierbas y algún rastrojo) no podían hacer más que tirarse al suelo y rezar por salir vivos de aquellos campos. No podían, incluso, responder al fuego español. Las balas de los peninsulares los rozaban, los herían, los aterrorizaban. Y el desastre comenzó a entreverse. Al poco tiempo de la primera carga, se ordenó retirada general.

Un observador británico, Sir Arthur Lee, (quién, con menos de 30 años, llevaba 6 dando clases en el Real Colegio Militar de Canadá), apuntó, después de ver este desafortunado primer ataque, que  "el resultado de la batalla dependerá del soldado de a pie, y  va a ser larga y sangrienta".


La batería del Capt. Capron en el Caney, 1 de julio de 1898.







http://www.history.army.mil/armyhistory/AH63%28W%29.pdf, de Steven L. Ossad.
Harper's Pictorial History of the War with Spain,  por Nelson A. Miles. (Disponible aquí: https://archive.org/details/harperspictorial00milerich)  Páginas 330-35.
http://www.eldesastredel98.com/capitulos/caribe4.htm
http://www.latinamericanstudies.org/spanwar.htm
http://www.grandesbatallas.es/batalla%20de%20el%20caney.html
http://miniaturasmilitaresalfonscanovas.blogspot.com.es/2013/07/cuba-el-ejercito-espanol-en-1895-98-por.html
http://www.xn--momentosespaoles-iub.es/contenido.php?recordID=320
http://1898.mforos.com/1026883/5983539-el-caney/
https://es.wikipedia.org/wiki/Batalla_de_El_Caney


 

Real Time Web Analytics