25 de abril de 2018, 01:06:09 am

Noticias:

Votad diariamente por el foro en los Top de historia.


Operación Barbarroja

Iniciado por m1 garand, 02 de noviembre de 2006, 16:30:28 pm

« anterior - próximo »
Ir Abajo

m1 garand

Operación Barbarroja
INTRODUCCION
    Hitler ha sido acusado de desarrollar una política en la que la mentira era considerada como un instrumento más para ser utilizado en el engrandecimiento de Alemania, nada nuevo por otra parte ya que este dudoso concepto moral ha sido utilizado por gran parte de los políticos de todos los tiempos y todo indica que así seguirá siendo. El caso es que la palabra del dirigente germano fue perdiendo credibilidad progresivamente en los círculos internacionales hasta llegar al desastre de 1939, es decir, a la guerra. Sin embargo en una cuestión fue absolutamente sincero desde siempre; la expansión natural de Alemania debía realizarse hacia los países eslavos del Este. Ya en 1924, cuando escribió Mein Kampf durante su breve y cómodo período de prisión en la cárcel de Landsberg, quedaba esta idea diáfanamente explicada en sus páginas y en numerosas intervenciones públicas posteriores se ratificó en ella.
    La agresión contra Polonia fue lógica consecuencia de lo anterior. Pero el 3 de Septiembre el Führer se encontró con las declaraciones de guerra de Francia y Gran Bretaña encima de la mesa. No se esperaban, el gobierno germano estaba convencido de que esta situación no se produciría. Que las democracias, pese a sus advertencias la cancillería de Berlín, no guerrearían por la remota Dantzig lo había asegurado el incompetente ministro de Exteriores Joachim von Ribbentrop, asimismo, Hermann Goering, el segundo hombre del régimen, pensaba de la misma manera. En cualquier caso los temores al fracaso, si los hubo, fueron rápidamente disipados por las grandes victorias en las llanuras polacas y la pasividad de franceses y británicos en el Oeste.
    Sometida Polonia, Hitler se dirige a los aliados desde el Reichtag el viernes 6 de Octubre ofreciendo la paz,"...no veo motivos para continuar esta contienda..." No hay respuesta, los alemanes están un tanto perplejos, no comprenden la obstinación del enemigo. No la comprenden porque no tienen en cuenta la política tradicional, de siglos, inglesa de no permitir nunca una sola nación hegemónica en Europa. Si los británicos nada pueden hacer ya por los polacos, en realidad nunca hicieron nada militarmente hablando, y Alemania no tiene interés en atacar a Francia ni en amenazar al Imperio Británico ¿a qué pelear? Lo que Hitler necesitaba, pese a su pacto contra natura con Stalin de Agosto del 39, era tener las manos libres para poder lanzarse sobre la podrida, creía él, estructura del régimen soviético y para ello necesitaba firmar la paz con los occidentales para no tener que luchar en dos frentes simultáneamente como en la I Guerra Mundial, situación estratégica que ponía los pelos de punta a los generales alemanes. El desarrollo de la guerra llevaría a Alemania a pelear no solo en dos, Africa y Rusia, sino en tres frentes a la vez a partir de Junio del 44; en Rusia, en Francia y en Italia.
    Durante ocho meses se estuvieron enseñando los dientes ambos bandos en la frontera germano-francesa en el período que dio en llamarse la guerra tonta pero sin osar aventurarse en cualquier acción militar de envergadura. Los intentos por llegar a una solución política de la guerra no tuvieron éxito y Hitler se dio cuenta de que la única manera de salir del atasco era el ataque. No es objeto de este trabajo describir la batalla de Francia, el caso es que el 22 de Junio los galos firmaban el armisticio tras haber sido derrotados en cinco semanas por los alemanes.
    Ahora la situación era totalmente nueva, pese a la derrota gala el nuevo jefe del gobierno británico, Winston Churchill, vociferaba desde Londres amenazando, con raras dotes proféticas, a Alemania con males apocalípticos si no se retiraba a sus fronteras inmediatamente. Seguía sin existir posibilidad alguna de acuerdo político pero ahora la amenaza del frente francés había desaparecido. Por otra parte, Hitler sabía que la invasión de Inglaterra era imposible, no tenía medios, pero los ingleses tampoco estaban en condiciones de cruzar el canal ni lo estarían en mucho tiempo así pues el peligro de un ataque británico en el continente era inexistente. Además, el proyectado ataque a la URSS no duraría mas de cuatro meses en el peor de los casos, período demasiado corto como para que los británicos de reorganizasen. No había en este momento ningún frente abierto en el continente, la ocasión se presentaba propicia.
    El 2 de Julio de 1940 el canciller alemán comunica al jefe del OKW (el Estado Mayor del Ejército) el general Franz Halder su decisión de atacar a la URSS y le ordena la preparación de los oportunos planes de campaña. La mayoría del generalato responde con asombro y muchas reservas cuando conocen las intenciones del Führer. Planea sobre ellos el fantasma de Napoleon y su terrible retirada a través de las estepas en 1812.
    Halder encarga al general de Estado Mayor Marcks el diseño de un plan concreto de ataque que responda a las directrices de Hitler; rapidez, avance en profundidad de las fuerzas acorazadas apoyadas por la Luftwaffe y embolsamiento y posterior aniquilación de los ejércitos enemigos por la infantería.
    Estas eran las primordiales hipótesis de trabajo: en primer lugar se consideraba que el Ejército Rojo estaba a falta de mandos competentes debido a las masivas purgas de oficiales, generales y mariscales llevadas a cabo por Stalin en 1937-38, muy bajo de moral y con un equipamiento deficiente, por ello la resistencia no se esperaba que fuera muy férrea. Unos cuantos golpes severos y la confusión se extendería sobre las fuerzas soviéticas. En segundo lugar también era indiscutible que la situación política interna de la URSS estaba dominada por la inestabilidad de manera que una presión externa lo suficientemente fuerte provocaría la descomposición inmediata del sistema comunista. En tercer lugar también era indiscutible que la inferioridad natural de los eslavos frente a los arios haría inútil la gran superioridad numérica de los soviéticos. En cuarto lugar la campaña se debía desarrollar en un máximo de doce semanas para evitar combatir durante el riguroso invierno ruso. Por último el ataque se iniciaría a mediados de Mayo. Como se demostrará en los siguientes seis meses a la invasión las tres primeras premisas eran falsas y las otras dos no se cumplieron.
    Pero el general Marcks debe partir de estos supuestos axiomáticos que él no puede poner en duda.
    Rusia tiene tres posibles vías de penetración. Al Norte la que conduce a Leningrado (antigua San Petersburgo  que hoy ha recuperado su anterior nombre) a través de los países bálticos y la costa del mismo mar. La segunda en el Centro es el camino en línea recta hacia Moscú que pasa por la capital de Bielorrusia, Minsk, para seguir por Smolensko hasta la capital soviética. Por último la ruta del Sur hacia el granero de Ucrania, su capital Kiev, la estratégica península de Crimea  y por fin los ansiados campos petrolíferos de la zona del Cáucaso.
    Napoleón optó por la vía central, por el ataque directo a la capital cuya caída provocaría la rendición del Zar. También se equivocó. Moscú cayó, mejor dicho las ruinas de Moscú incendiado por los propios rusos, y el Gran Corso, no supo que hacer con su conquista. Sin víveres ni suministros y sin posibilidad de encontrarlos en las desoladas estepas no tuvo más remedio que iniciar la retirada hacia el Oeste, retirada que se convirtió en la dantesca tragedia de todos conocida.
    Marcks recibió la orden de preparar el ataque por las tres vías citadas de forma simultánea.
    El 2 de Agosto de 1940 el general presentó sus planes a sus superiores. En síntesis Marcks abogaba por un potente ataque central en dirección a Moscú acompañados por otros dos laterales, menos intensos, uno hacia Kiev y el otro en dirección a Leningrado. Estimaba necesarias 110 divisiones de infantería acompañadas de las correspondientes unidades de artillería hipomóvil (en su momento de emplearán más de 600.000 caballos), 24 divisiones acorazadas (llamadas Panzer) y 12 de infantería motorizada para acompañar a los carros en su rápido avance. Todo ello bajo el paraguas defensivo y ofensivo de la poderosa Luftwaffe.
    Se inician los preparativos, lo primero es apostar el ejército en posiciones favorables para el ataque. So pretexto de alejar a las tropas alemanas de la aviación enemiga y de equilibrar la situación estratégica de defensa del país se justifica el traslado de las mejores unidades a acantonamientos cada vez más próximos a la Union Soviética. El problema de la logística es arduo. Si ya en Grecia los problemas de los suministros fueron de tal calibre que impidieron una victoria aún más rápida en Rusia las dificultades se van a multiplicar por mil.
    El programa se va desarrollando al pasar de los meses según los plazos previstos, se acumulan municiones, combustibles y pertrechos. Se establecen enormes almacenes en lugares adecuados para poder trasladar sus productos rápidamente al frente, se intensifica el entrenamiento de las unidades. Todo va bien, a pesar del escepticismo de muchos jefes alemanes, constante contra la que siempre tendría que luchar Hitler, que empaña levemente el optimismo de los jerarcas del partido cuyas motivaciones ideológicas eran más fuertes que los temores al potencial de Rusia que, como antes se mencionaba, consideraban en plena descomposición política y por lo tanto incapaz de defenderse.
    Pero el 28 de Octubre de 1940 Mussolini, celoso de las grandes victorias alemanas, tiene la ocurrencia de Atacar a Grecia desde Albania. El resultado es que cinco meses después los italianos están a punto de ser arrojados al mar por los helenos. Hitler no tiene más remedió que intervenir para salvar a su aliado. Para ello, de mala gana pero con toda energía, desencadena el 6 de Abril de 1941 la Operación Marita, la invasión de Grecia y Yugoslavia que le conduce a otra clamorosa victoria en cuatro semanas. A primeros de Mayo ambos países están sometidos y la zona balcánica pacificada. Pero tras la vertiginosa campaña los vehículos deben ser reparados, los hombres tienen que descansar, las bajas tienen que cubrirse y hay que trasladar nuevamente al ejército a las posiciones de ataque en el Este. Es imposible atacar a la URSS en la fecha prevista, la invasión se retrasa cuatro semanas hasta el 15 de Junio.  No importa, aún hay margen suficiente para derrotar a los rusos antes del invierno.
    Se dan los últimos toques. El viernes 6 de Junio Hitler ordena a sus altos mandos militares fusilar sin juicio a todos los comisarios políticos que caigan en sus manos. Unos lo harán, otros no. El 7 se reúne con el rey Boris de Bulgaria para señalarle la contribución de su país a la futura invasión. El 12 es el jefe del gobierno rumano Ion Antonescu el que acude a la cancillería de Berlín para recibir instrucciones. El 13 dificultades de última hora obligan a los alemanes a posponer el ataque previsto para el 15 mientras que la recién creada agencia de noticias soviética Tass desmiente que existan concentraciones de tropas alemanas en la frontera común y la existencia de cualquier tensión entre ambos países. El 14 las tropas soviéticas toman posiciones en Lituania. El 17, entre una tempestad de rumores alarmistas, Hitler fija la fecha definitiva de la invasión para el día 22 a las 4 de la madrugada cuyo nombre en clave se hará fomoso; la Operación Barbarroja en recuerdo del gran Emperador de Alemania y del Sacro Imperio Romano de finales del s. XII Federico I Barbarroja. El sábado 21 A la 16,45 los soviéticos captan un radiograma dirigido al I Ejército acorazado de von Kleist: "Narraciones sobre los héroes de Wotan. Nocar 15". Era la señal para atacar a la URSS pero los servicios de información de Stalin no supieron descifrarlo. Todo está preparado para el inicio del primer acto de la gran tragedia que iba costar más de veinte millones de muertos durante casi cuatro años de combates, bombardeos y operaciones de exterminio. La noche anterior Hitler ha salido de la Cancilleria discretamente, para instalarse por primera vez en su cuartel general del Este de Prusia llamado "La guarida del lobo". Estaba situado en los bosques de Gorlitz cerca de Rastenburg (hoy Ketrzyn).


El texto continúa y ha sido extraido de la direccion:http://idd02gsh.eresmas.net/barbarro.html.
Lo he añadido al foro porque me ha parecido un resumen interesante y tiene una lectura bastante amena.

Graf

Cita de: m1 garand en 02 de noviembre de 2006, 16:30:28 pm
Operación Barbarroja
INTRODUCCION
    Hitler ha sido acusado de desarrollar una política en la que la mentira era considerada como un instrumento más para ser utilizado en el engrandecimiento de Alemania, nada nuevo por otra parte ya que este dudoso concepto moral ha sido utilizado por gran parte de los políticos de todos los tiempos y todo indica que así seguirá siendo. El caso es que la palabra del dirigente germano fue perdiendo credibilidad progresivamente en los círculos internacionales hasta llegar al desastre de 1939, es decir, a la guerra. Sin embargo en una cuestión fue absolutamente sincero desde siempre; la expansión natural de Alemania debía realizarse hacia los países eslavos del Este. Ya en 1924, cuando escribió Mein Kampf durante su breve y cómodo período de prisión en la cárcel de Landsberg, quedaba esta idea diáfanamente explicada en sus páginas y en numerosas intervenciones públicas posteriores se ratificó en ella.



Una mentira: Pretender que las potencias occidentales fueron a la guerra por que Hitler les decia mentiras. + Una contradicción: Si la mentiras la usan todos los políticos de todos los tiempos, porqué que la use Hitler molesta tanto a las potencias occidentales, que según el escrito también la usan.

Una gran contradicción: Hitler usa la mentira, en su intento de engrandecimiento de Alemania, entiendase en su politica exterior, pero a la vez siempre ha sido sincero en sus intenciones de expandir Alemania hacia el este... ¿Entonces en que quedamos amigo? Me confundes...

       
CitarSometida Polonia, Hitler se dirige a los aliados desde el Reichtag el viernes 6 de Octubre ofreciendo la paz,"...no veo motivos para continuar esta contienda..."


Si, ese fue uno de tantos discursos que al revisar la prensa de la epoca en paises neutrales, se consideraron obras maestras...  ;)

CitarNo hay respuesta, los alemanes están un tanto perplejos, no comprenden la obstinación del enemigo.


Y esta fue la respuesta de los que buscan la paz. En estas dos citas se resume todo.

CitarNo la comprenden porque no tienen en cuenta la política tradicional, de siglos, inglesa de no permitir nunca una sola nación hegemónica en Europa.


Y he aqui los verdaderos motivos de la guerra, no como se intenta engañar al lector en principio hablando de la palabra de Hitler, ni que estuviera pidiendo un crédito...

CitarLo que Hitler necesitaba, pese a su pacto contra natura con Stalin de Agosto del 39, era tener las manos libres para poder lanzarse sobre la podrida, creía él, estructura del régimen soviético


En realidad creo que no hay ninguna preuba de que esas fueran sus intenciones inmediatas en 1939. En 1940 durante la batalla de inglaterra si, pero en 1939, no.

   
CitarLos intentos por llegar a una solución política de la guerra no tuvieron éxito y Hitler se dio cuenta de que la única manera de salir del atasco era el ataque.


Claro que no tuvieron, ya vimos arriba como los engreidos occidentales ni siquiera respondian a los llamados de paz alemanes.


   
CitarAhora la situación era totalmente nueva, pese a la derrota gala el nuevo jefe del gobierno británico, Winston Churchill, vociferaba desde Londres amenazando, con raras dotes proféticas, a Alemania con males apocalípticos si no se retiraba a sus fronteras inmediatamente.


Y atizando el fuego de la guerra mienstras que nuetrales como Roosevelt y beligerantes como Hitler, llamaban a una moderación o cese de hostilidades...

CitarAdemás, el proyectado ataque a la URSS no duraría mas de cuatro meses en el peor de los casos, período demasiado corto como para que los británicos de reorganizasen. No había en este momento ningún frente abierto en el continente, la ocasión se presentaba propicia.


De manera que el calculo no fue una locura como a muchos les gusta presentar...


   
CitarEstas eran las primordiales hipótesis de trabajo: en primer lugar se consideraba que el Ejército Rojo estaba a falta de mandos competentes debido a las masivas purgas de oficiales, generales y mariscales llevadas a cabo por Stalin en 1937-38, muy bajo de moral y con un equipamiento deficiente, por ello la resistencia no se esperaba que fuera muy férrea. Unos cuantos golpes severos y la confusión se extendería sobre las fuerzas soviéticas. En segundo lugar también era indiscutible que la situación política interna de la URSS estaba dominada por la inestabilidad de manera que una presión externa lo suficientemente fuerte provocaría la descomposición inmediata del sistema comunista. En tercer lugar también era indiscutible que la inferioridad natural de los eslavos frente a los arios haría inútil la gran superioridad numérica de los soviéticos. En cuarto lugar la campaña se debía desarrollar en un máximo de doce semanas para evitar combatir durante el riguroso invierno ruso. Por último el ataque se iniciaría a mediados de Mayo


Y con la información disponible en la epoca, las conclusiones son muy lógicas. Menos la de los arios y eslavos por supuesto. :D
O no, esperen esa también. Hoy es absurdo pero con el pensamemiento predominante en la epoca no en Alemania sino en el mundo, esto era algo muy lógico. Sino preguntenle a los ingleses....

CitarNapoleón optó por la vía central, por el ataque directo a la capital cuya caída provocaría la rendición del Zar. También se equivocó. Moscú cayó, mejor dicho las ruinas de Moscú incendiado por los propios rusos, y el Gran Corso, no supo que hacer con su conquista. Sin víveres ni suministros y sin posibilidad de encontrarlos en las desoladas estepas no tuvo más remedio que iniciar la retirada hacia el Oeste, retirada que se convirtió en la dantesca tragedia de todos conocida.


Quizas en esto encotramos los origenes del cambio de planes de Hitler y su empecinamiento por la guerra económica.

CitarTodo va bien, a pesar del escepticismo de muchos jefes alemanes, constante contra la que siempre tendría que luchar Hitler,


Muy cierto.

   
CitarPero el 28 de Octubre de 1940 Mussolini, celoso de las grandes victorias alemanas, tiene la ocurrencia de Atacar a Grecia desde Albania. El resultado es que cinco meses después los italianos están a punto de ser arrojados al mar por los helenos. Hitler no tiene más remedió que intervenir para salvar a su aliado. Para ello, de mala gana pero con toda energía, desencadena el 6 de Abril de 1941 la Operación Marita, la invasión de Grecia y Yugoslavia que le conduce a otra clamorosa victoria en cuatro semanas. A primeros de Mayo ambos países están sometidos y la zona balcánica pacificada. Pero tras la vertiginosa campaña los vehículos deben ser reparados, los hombres tienen que descansar, las bajas tienen que cubrirse y hay que trasladar nuevamente al ejército a las posiciones de ataque en el Este. Es imposible atacar a la URSS en la fecha prevista, la invasión se retrasa cuatro semanas hasta el 15 de Junio.  No importa, aún hay margen suficiente para derrotar a los rusos antes del invierno.


Falso, la operación se hubiera retrasado en cualqueir caso debido a la deshielo tardío de ese año. Y en cualqueir caso, las unidades que participaron e Marita, eran un mínima parte de las que se preparaban para barbarrojas. En segundo lugar esta operación era necesaria en cualqueir caso para asegurar el flanco sur de la invasión.

Citarmientras que la recién creada agencia de noticias soviética Tass desmiente que existan concentraciones de tropas alemanas en la frontera común y la existencia de cualquier tensión entre ambos países. El 14 las tropas soviéticas toman posiciones en Lituania.


Otro misterio de la guerra, si estaban tan convencidos de que no serian atacados.... ¿para que toman posiciones?


Citar
El 17, entre una tempestad de rumores alarmistas, Hitler fija la fecha definitiva de la invasión para el día 22 a las 4 de la madrugada cuyo nombre en clave se hará fomoso; la Operación Barbarroja en recuerdo del gran Emperador de Alemania y del Sacro Imperio Romano de finales del s. XII Federico I Barbarroja.


Si lo tienes, mucho me gustaria saber cuales eran esos rumores alarmistas...

CitarEl sábado 21 A la 16,45 los soviéticos captan un radiograma dirigido al I Ejército acorazado de von Kleist: "Narraciones sobre los héroes de Wotan. Nocar 15".


Muy intersante dato...  :D


Saludos cordiales, Graf.




m1 garand

Por lo menos tiene un lectura muy amena y muchos datos e incluso alguno curioso como el que mencionas.
Algo he hecho por el foro no,no solo leer y leer,esta vez ha sido copiar y pegar ;D ;D

Graf

Bueno, a veces así es como se incia un buen debate...  ;)

STEINER M

Resumen interesante pero un poco cojo en algunas partes. Por ejemplo en Creta. La define como operación de éxito clamoroso...Pero no lo fue tanto.
Las Unidades paracaidistas no se recuperaron nunca. Quedaron para operaciones tipo comando o para defender posiciones como en Montecassino, por ejemplo.
supusieron unos días de retraso preciosos para haber avanzado hasta Moscú, sobrepasarlo, conquistarlo y...antes de que llegase el invierno.
Años despues, los Balcanes supusieron una pequeña y continua sangría para las tropas alemanas desplegadas allí, y hostigadas por los partisanos de Tito.
Un gran error.

Graf

Cita de: MIGUEL WITTMAN en 03 de noviembre de 2006, 19:00:47 pm
supusieron unos días de retraso preciosos para haber avanzado hasta Moscú, sobrepasarlo, conquistarlo y...antes de que llegase el invierno.
Años despues, los Balcanes supusieron una pequeña y continua sangría para las tropas alemanas desplegadas allí, y hostigadas por los partisanos de Tito.
Un gran error.



Como he explicado antes la ofensiva igual se habria iniciado tarde a causa del deshielo, y aun cuando no feura así, las desiciones en la campaña demustran que Moscu no era la primea opción de Hitler. En realidad Moscu no se tomo por la desición de Hitler de desviarse a Kiev, prescindiendo por mi parte de valorar esta desición.

Y sí, los Balcanes fueron difciles de mantener pero la campaña de Rusia hubiera sido imposible sin tenerlos controlados, por lo cual era una acción necesaria.

STEINER M


Como he explicado antes la ofensiva igual se habria iniciado tarde a causa del deshielo, y aun cuando no feura así, las desiciones en la campaña demustran que Moscu no era la primea opción de Hitler. En realidad Moscu no se tomo por la desición de Hitler de desviarse a Kiev, prescindiendo por mi parte de valorar esta desición.

Son los generales los que proponen a Hitler detenerse, organizar el territorio recien conquistado y recibir en buenas condiciones al "General Invierno". Consideran temerario emprender en octubre-41 las operaciones programadas por la WH para 1941:
1-Acabar la ocupación de Ucrania.
2-Conquistar Crimea.
3-Abrirse paso hacia el Cáucaso.
4-Tomar Moscú.
5-Alcanzar la línea Astrakán-Arkangelsk.
Moscú era un objetivo de prestigio vital para Hitler en su duelo personal ´contra Stalin. Presidir desfile desde la Plaza Roja...era su sueño. Si ese sueño lo conseguía en 1941, tendría las manos libres para negociar la paz con Inglaterra, que era su otro sueño.

Fug

Pues mas le hubiera valido acabar con inglatera, que soñar con Moscu.

STEINER M

Aunque pueda sorprender, Hitler quería la paz con Inglaterra. Recordar el vuelo de Hess.-

STEINER M

Si no se acabó con Inglaterra fue por culpa de Goering. No me refiero a la invasión de Inglaterra, sino su búsqueda frenética de medallas. ¿Por qué Hitler cedería a sus presiones en Dunkerque para detener a las panzerdivisionen que tenían rodeado a espaldaas al mar al Cuerpo Expedicionario Británico?
Fácil es imaginar la moral por los suelos que les hubiese quedado a los británicos despues de perder todos sus hombres enviados a Francia...

Armia Krajowa

Que pensais sobre lo que se cuenta de la respuesta polaca a la invasión (que si atacaron casi que con sables y caballos)... bien es cierto, como leo que los alemanes tambien contaban con caballos.

Un buen amigo mio polaco me contó que eso no era del todo cierto (la falta total de nivel militar en la polonia de 1939 con respecto a la Alemania Nazi) y que si los aliados hubieran querido ayudar a Polonia a contener a Hitler en las primeras semanas, hitler no lo habría tenido facil ya que la Wehrmacht no estaba tan preparada esos primeros dias.

Que os parece la opinion de mi amigo?

STEINER M

Me parece acertada en conjunto, si bien, hay que decir que efectivamente los polacos cargaron con sus lanceros a caballo contra los panzers alemanes.

Moisin-Nagant

Barbarossa es un buen tema para desarrollar mas adelante.  <<24 <<24

Tropas del regimiento 222 cruzando el Bug en balsas de goma

Armia Krajowa

Muy buena foto, muy potente... y es que apenas se distinguen siluetas...o quizas precisamente por eso :)

Armia Krajowa

31 de enero de 2008, 10:27:26 am #14 Ultima modificación: 31 de enero de 2008, 10:30:41 am por Armia Krajowa

Un video interesante y a color (que siempre da prestancia y cercanía a las imágenes).
[youtube=425,350]Qy5Gtp-_14w[/youtube]


La invasión de Ucrania, tomada por un videoaficionado.
[youtube=425,350]v1t1iz316dw[/youtube]

Ir Arriba