La Propaganda y el Servicio Postal de las naciones beligerantes

Iniciado por TITUS20050, 26 de marzo de 2007, 22:42:26 pm

« anterior - próximo »
Ir Abajo

josmar


   Una curiosidad muy "curiosa", amigo Titus.......y que nunca dejas de sorprendernos... #@2  #@2   #@5


TITUS20050

DÓLARES NO DESEADOS  QUE AUN CIRCULAN

Hace unos días dedicaba una entrada a aquellos dólares que, por diferentes razones, se emplean poco por el público en general pese a estar en circulación. En esa entrada se resumían los infructuosos intentos de las autoridades financieras norteamericanas por poner en circulación monedas de dólar desde los años 70 del pasado siglo.
Hoy pretendo completar esa entrada con un breve comentario acerca de los otros "dólares no deseados" que han acabado más en los álbumes de los coleccionistas que protagonizando transacciones comerciales: los billetes de dos dólares.
Anverso del billete de 2 dólares

                                               
Reverso

                                               

Estos billetes no son nuevos, pues se han emitido de manera discontinua desde 1862. En 1976, con motivo de la conmemoración del bicentenario de la independencia de los Estados Unidos se trató de impulsar la emisión y el uso de los billetes de dos dólares  modificando su diseño. Así, en su reverso podemos apreciar la reproducción del cuadro de John Trumbull "Declaración de Independencia", mientras que en el anverso se mantuvo la imagen de Thomas Jefferson, tercer presidente norteamericano y uno de los principales autores de la Declaración.

No obstante, no se han producido muchos de estos billetes hasta la fecha. Únicamente han tenido lugar tres emisiones: 1976, 1995 y 2003, y se calcula que en la actualidad representan apenas un 1 % de los billetes en circulación en Estados Unidos. De todos modos, la producción oficial de estos billetes simplemente se ajusta a la demanda por parte del público, que es, por así decirlo, escasa.

El problema principal que encuentro al buscar las causas del poco uso de este billete es la ausencia de ellas. Mientras que la impopularidad de las monedas de dólar se justifica con la comodidad que supone el papel moneda o con el desafortunado diseño en el caso de los dólares de Susan B. Anthony, la escasez de los billetes de dos dólares no tiene, a mi entender, una explicación aparente.

Quizá por ese mismo motivo han aparecido numerosas leyendas urbanas acerca de este billete; de hecho, no hay más que teclear en Google "2 dollar note" o "billete de dos dólares" para encontrar numerosos ejemplos.

La explicación que más me ha llamado la atención consiste en el hecho de que la población asocia los billetes de dos dólares a los hipódromos o a los clubes de strip-tease, dado que al parecer son dos sitios donde se emplean con más asiduidad (en el primer caso, por ser la apuesta mínima y en el segundo para fomentar las propinas dentro de estos establecimientos a través de este billete). También me ha llamado la atención alguna "leyenda urbana"  de dudosa procedencia, como la relacionada con la casa-museo de Thomas Jefferson. Parece ser que, desde 2004, la tarifa para visitar esta atracción turística se fijó en 13 dólares, lo cual favorece que en el cambio devuelto a los visitantes se incluya al menos un billete de dos dólares en el que aparece (sorpresa) la efigie del propio Jefferson.

Detalle de la obra de Trumbull''Declaración de Independencia''



josmar



Ir Arriba