Autor Tema: La Prensa y Las Guerras  (Leído 18571 veces)

Desconectado Zhukov

  • Leytenant
  • Moderadores
  • Miembro Héroe
  • ******
  • Mensajes: 936
    • SicoGraffiti

La Prensa y Las Guerras

« en: 21 de Junio de 2007, 02:01:11 am »
El rol de la prensa escrita durante los conflictos armados cumple un papel vital como formador de opinion.
Estos apuntes iban a formar parte de la serie MALVINAS 25 AÑOS,pero juntando información vi que es comun a todas las guerras.

Por eso abro este nuevo tema y aportando la primera de una serie sobre el rol de la prensa en distintos conflictos armados,espero que entre todos aportemos datos interesantes sobre el tema.

La Prensa Argentina durante la Guerra de Malvinas


“Cuando se declara la guerra, la primera víctima es la verdad”- Arthur Ponsonby,.


“Todo conflicto se libra probablemente por lo menos en dos frentes: el de la batalla y el de las mentes de la gente a través de la propaganda.
 
Los "buenos" y los "malos" pueden a menudo ser culpables de desorientar a la gente con sus deformaciones , exageraciones, su subjetividad, inexactitud, e incluso sus mentiras, con el fin de recibir su apoyo.

La propaganda puede servir para unir a un pueblo tras una causa, pero a menudo a costa de exageraciones, tergiversaciones o incluso mentiras, para conquistar ese apoyo.

 Los que fomentan la imagen negativa del "enemigo" la refuerzan frecuentemente con retórica sobre la propia integridad; el intento de generar apoyo y alimentar la convicción de que lo que hay que hacer es en función del interés positivo, benéfico de todos.

 A menudo, los principios utilizados para demonizar al otro, no son utilizados para juzgarse a sí mismos, llevando a acusaciones de doblez e hipocresía.
Informe Mainstreim Media.


Nunca esta afirmación se ajusto tanto a la verdad como durante la Guerra de Malvinas.

La revista Gente tuvo una participación periodística activa durante el conflicto del Atlántico Sur.
El celebre “Vamos ganando”, fue rubricado con su firma y quedó para la posteridad como un ejemplo de la prensa exitista durante una guerra.




La Realidad : La muerte del Tte. Jukic

El Hermes nunca fue atacado por un solitario avión Pucará al mando del teniente Daniel Antonio Jukic (como dijeron algunos medios el 2 de mayo y profundizo Gente en días posteriores) puesto que lamentablemente el piloto del avión había fallecido horas  antes de dicho ataque en otras circunstancias completamente diferentes.



Al producirse el ataque de aviones británicos Vulcan B-2 a Puerto Argentino/Stanley, en una base cercana ( BAM Cóndor, Darwin) se ordenó la evacuación de los aviones Pucará que había en el campo de aterrizaje, ya que no existía refugio alguno allí frente a los ataques británicos.

Sólo dos aviones habían sido evacuados cuando un tercero, como consecuencia del estado barroso de la pista, rompió la rueda de nariz imposibilitando el despegue del resto. Eran las 07:30 hs.

El ataque efectuado por tres Sea Harrier poco tiempo después sorprendió al personal de la base intentando remover al avión accidentado en la pista.
 Una de las bombas lanzadas por el Teniente Hale de la Royal Navy, dio de lleno en el avión matricula A-527 mientras los armeros y los mecánicos asistían al piloto, quien era en realidad el Tte. Daniel Antonio Jukic, oriundo de la ciudad de Bariloche.
 Como consecuencia de la tremenda explosión, Jukic y siete personas más fallecieron en el acto.



El teniente Hernández, compañero de Jukic, confirma lo ocurrido en Goose Green: “Estábamos por despegar con la segunda escuadrilla del día, esperando en la pista que lo hiciese la primera, cuando un accidente dejó la pista bloqueada.

El jefe de la misma, en plena carrera de despegue, metió la pata de nariz en un pozo y el avión dio de frente contra el suelo.Fue en ese momento cuando los vimos.
Giré la cabeza y vi a tres Harrier en formación cerrada, volando a 10 o 20 metros y arrojando sus bombas. Sólo atine a arrojarme al piso, el que parecía flamear y rebotar con las explosiones.
Luego del bombardeo levanté la cabeza y vi el avión de mi compañero incendiado y partido en dos. (...) Mi compañero de vuelo había muerto junto con ocho de nuestros mecánicos(...). Era el teniente primero Jukic.




Además el contraataque argentino a  la flota británica (donde supuestamente fue averiado el Hermes y otras fragatas)  comenzó en horas del mediodía.

Mal Jukic podría haber participado de dicho ataque al encontrarse lamentablemente fallecido desde hacia mas de tres horas.

El desarrollo de esta noticia cuyo origen fue la agencia de noticias DyN fue bastante peculiar. Mostró a Jukic como un héroe que en su desinteresada tarea había atacado al portaviones británico HMS Hermes, dañándolo gravemente,  y retornado a su base en Darwin.

En la información, con un desarrollo de tinte típicamente amarillista y sensacionalista se puede observar una ilustración del supuesto Pucará atacante escapando indemne de las defensas británicas, dejando atrás fuego y destrucción sobre la cubierta del portaaviones.



La característica principal de la información que detallamos radica en el acento brindado a la acción heroica de un piloto argentino.

Según Gente, éste había desoído todas las órdenes y había atacado solitariamente a un portaaviones británico (cuyas defensas aéreas son tremendas) y le había causado daños de consideración.


La Realidad según Gente:El héroe del Pucará




El 6 de mayo,la revista Gente tituló su tapa con un simple “Estamos ganando” .

En las páginas interiores, con el titulo de “Hermes destruido”, informó que un Pucará IA 58 atacó a ese portaaviones destrozando uno de sus elevadores de aviones y gran parte de su cubierta.

 “Las últimas informaciones aseguran que tiene danos totales, radios soviéticas y francesas lo dan como hundido.”
Otra doble página brinda detalles del acontecimiento con el título “Y el Hermes le quedó chico”.
 El texto dice  que el Pucará tuvo su bautismo de fuego más que exitoso, y que los británicos lo apodaron “el invisible”.

Como correspondía  a la importancia de la noticia, otra doble página es ocupada por una fotografía  de Daniel Jukic, de 23 anos.
En el epígrafe dice: “el valiente piloto del Pucará que descargó toda su artillería sobre el Hermes averiándolo seriamente.”

Sigue una descripción de los Pucará; “los grandes protagonistas del primero de mayo durante el ataque británico a las Malvinas.
Sin una línea aerodinámica, sin computadoras sofisticadas, sin radares, sin misiles Sea Cat, y sin tener un despegue vertical, combatieron de igual a igual con los súper tecnificados Sea Harrier británicos.”

Gente informa que el Pucará comandado por el teniente Daniel Jukic se acercó al portaaviones Hermes volando a escasos metros sobre el nivel del mar para no ser detectado por el radar.

“Sus computadoras y misiles jamás llegaron a dispararse (al no detectar nada el radar hace que el equipo previamente preparado y computado permanezca en estado de alerta amarillo sin entrar al rojo y por lo tanto sus misiles, también manejados por esa computadora, no se disparan)”.

Se pueden observar también aspectos del costado humano del hecho, como las palabras del piloto captadas por radio: “Huy, huy, que grandote que es este barco. No se imaginan el desparramo que armé acá abajo(...).”



En su edición del 20 de mayo Gente retoma el hecho aportando concluyente información sobre el ataque al Hermes por el diminuto Pucará.

Mientras el ministro de Defensa Amadeo Frúgoli declara que “como no hemos logrado comprobar en forma indubitable su estado preferimos guardar silencio.
No podemos acreditar el estado definitivo de la nave de guerra”.

El texto reitera que “el 1 de mayo el Pucará del teniente Jukic, volando a muy baja altura para no ser detectado por el radar, bombardeó las cubiertas inferiores del portaaviones y provocó serios destrozos. Anade que después una escuadrilla de Dagger inutilizó la cubierta con cohetes”.

Según la edición del 6 de mayo, primero habían atacado los A4-B y luego los Pucará.

De acuerdo con la del 20 recientemente mencionada el ataque inicial estuvo a cargo del Pucará y luego descargaron sus cohetes los Dagger.
Es una contradicción que Gente no explica y no llamó la atención en medio del caudal de informaciones que asedió a la población argentina por aquellos días.



En la edición del 27 de mayo, Gente, manteniendo la fidelidad con su estilo periodístico, presenta la cara familiar de la historia.
Una doble página con una gran ilustración en colores se titula “Así era mi hermano el que atacó al Hermes.”
Transcribimos un  pequeño fragmento:

-¿Cómo era tu hermano, Alejandro? - pregunta el periodista Jorge Palomar.
-No era un loco, como sé que algunos lo llamaban- responde Jukic-. Era un apasionado de su profesión(...).
-¿Por qué crees que tu hermano actuó así? ¿Por qué suponés que decidió  atacar el sólo nada menos que al Hermes?
-Mirá, yo estoy seguro que si el hizo eso fue porque habrá visto algo que lo impulsó. Algo muy fuerte. Daniel era un hombre que se enfurecía ante una injusticia, alguna cosa mala, fea.(...) Un patriota en serio. Él quería mucho a su país , a la Fuerza Aérea.





Esta es solo una de las muchas mentiras dichas por los medios argentinos durante la Guerra de Malvinas.
En la proxima entrega,seguiremos con mas ejemplos y tambien con los diarios Britanicos.

Fuentes.
-Delwiche Aaron, Propaganda analisis, Washington University
-Fox Roberts, Eyewitness Falkland
-The Sunday Times Insight Team, Una cara de la moneda
-Varela Cid, La prensa autocensurada
-Tesis ,Santiago Lozada
« última modificación: 11 de Marzo de 2008, 04:34:03 am por Zhukov »

Desconectado josmar

  • Moderadores
  • Miembro Héroe
  • ******
  • Mensajes: 4.022
  • Konteradmiral

Re: La Prensa y Las Guerras

« Respuesta #1 en: 21 de Junio de 2007, 13:45:49 pm »
Buen material, Zhukov. Adelante.

Desconectado Zhukov

  • Leytenant
  • Moderadores
  • Miembro Héroe
  • ******
  • Mensajes: 936
    • SicoGraffiti

Re: La Prensa y Las Guerras

« Respuesta #2 en: 26 de Junio de 2007, 23:55:57 pm »
La Prensa Argentina durante la Guerra de Malvinas II




“La política de las noticias es un arma de guerra; su propósito es el de hacer la guerra y no el de dar información”, Goebbels.
La muerte del capitán Gustavo García Cuerva

En la edición del 27 de mayo Gente dedica tres páginas al capitán Gustavo García Cuerva, con un reportaje a su esposa.

 La revista presenta a la señora Liliana Raquel Franco de García Cuerva como la mujer “del piloto del Dagger que el 1 de mayo, junto con otros dos, bombardeó al Hermes.
Una foto que cubre una página muestra a la señora de García Cuerva sentada en una silla, altamente compungida llorando con un pañuelo entre sus manos, y en el reportaje cuenta detalles de la vida familiar.
 
Según Gente, García Cuerva murió mientras trataba de cubrir la retirada de dos compañeros que habían atacado al Hermes, cuando un misil dio en su Dagger, que cayó al mar, sin darle tiempo a descender en el aeropuerto de Malvinas.
 Este manejo obsceno del dolor encuadra uno de los aspectos mas traumáticos de la guerra, algo que realizo constantemente la revista.

El avión de García Cuerva nunca fue tocado por ningún misil británico ni su avión era un Dagger sino un Mirage III.
Participó en la primera batalla aérea de Malvinas junto con otro avión argentino contra dos Harrier británicos y durante su transcurso gastó más combustible del que necesitaba para regresar al continente.

“En el combate aéreo hubo una neta superioridad por parte del enemigo dada la falta de autonomía de los aviones propios que limitaban la autonomía sobre el objetivo para no quedarse sin combustible” .
Su compañero de misión, el capitán Pablo Carballo, afirmo que antes de esa misión García Cuerva había decidido que frente a cualquier problema en su Mirage intentaría el aterrizaje en la pista de Puerto Argentino “ya que era una pena perder un avión que tanto había costado al país” .

Un misil norteamericano Sidewinder detonó cerca de su avión y le ocasionó graves danos.
 Según Carballo, García Cuerva “desobedeció  la orden de eyectarse porque quiso salvar a su avión que estaba intacto y al descender fue abatido por los cañones de la artillería de defensa antiaérea del Ejército”.

 Al ingresar la maquina francesa por el corredor erróneo fue identificado como avión enemigo y finalmente fue derribado. La congoja obviamente se apodero de los artilleros que no lograron comprender tamaño error.




« última modificación: 11 de Marzo de 2008, 04:33:33 am por Zhukov »

Desconectado Balthasar Woll

  • SS Oberstgruppenführer
  • Administrador
  • Miembro Héroe
  • ******
  • Mensajes: 12.142

Re: La Prensa y Las Guerras

« Respuesta #3 en: 27 de Junio de 2007, 15:10:05 pm »
Excelente trabajo Zhukov  ;) .

Saludos

Desconectado Moisin-Nagant

  • Mladshriy Leytenant
  • Administrador
  • Miembro Héroe
  • ******
  • Mensajes: 5.100

Re: La Prensa y Las Guerras

« Respuesta #4 en: 27 de Junio de 2007, 18:38:04 pm »
Aqui unas portadas de la epoca.









Desconectado Zhukov

  • Leytenant
  • Moderadores
  • Miembro Héroe
  • ******
  • Mensajes: 936
    • SicoGraffiti

Re: La Prensa y Las Guerras

« Respuesta #5 en: 28 de Junio de 2007, 01:03:24 am »
Muy buenas imagenes Moisin y gracias a ti,a Bal y Josmar. :) :) :) :) :) :) :)

Desconectado Wobst

  • Oberleutnant
  • Miembro Héroe
  • *****
  • Mensajes: 1.455
  • vae victis!

Re: La Prensa y Las Guerras

« Respuesta #6 en: 28 de Junio de 2007, 20:57:59 pm »
Muy buen trabajo a todos ustedes muchachos  ;) ;) ;)

Desconectado Zhukov

  • Leytenant
  • Moderadores
  • Miembro Héroe
  • ******
  • Mensajes: 936
    • SicoGraffiti

Re: La Prensa y Las Guerras

« Respuesta #7 en: 08 de Julio de 2007, 22:10:40 pm »
La Prensa Argentina durante la Guerra de Malvinas III


"Pronto el estadista inventará mentiras baratas, culpando a la nación que es atacada, y todos se darán por satisfechos con semejantes falsedades, que alivian la conciencia, y las estudiarán diligentemente, y rehusarán examinar cualquier refutación; y así se convencerán poco a poco de que la guerra es justa, y agradecerán a Dios por lo mejor que duermen después de un tal grotesco proceso de autoengaño."                     
Mark Twain, El Misterioso Extranjero, 1916








Los combates de San Carlos

Otro caso digno de análisis es la información dada por la revista  Gente y el diario Convicción sobre los combates San Carlos.

En una infografía a dos páginas se da cuenta de movimientos de tropas argentinas hacia el estrecho homónimo cuando esto nunca existió .

Claramente la infografía muestra como tropas argentinas se movilizan hacia la zona de desembarco británico con el fin de neutralizar a las fuerzas invasoras.

Al finalizar la guerra,  Mario Benjamín Menéndez, gobernador militar de las islas durante la guerra, declaró, entre otras cosas, que “no nos movilizamos hacia San Carlos por que los medios que disponíamos no nos lo permitían.(...) Sólo algunos comandos pudieron acercarse a la zona de desembarco pero sin causar mas daños que derribo de algún helicóptero o alguna trifulca menor. (...) A partir de allí, decidimos defender las islas desde Puerto Argentino y de manera estática, concentrando todas nuestras fuerzas en el lugar y en los alrededores”
 

 
Difícilmente las fuerzas argentinas terrestres hayan podido acercarse a la zona de San Carlos cuando no tenían los medios para hacerlo.
El suelo es de un material conocido como turba, cuya consistencia es pantanosa y solo sirve para calefaccionar las casas de los isleños. Esto impedía la acción de grandes vehículos de carga puesto que se enterraban en el barro.
 






Por aire también era complicado. A la carencia suficiente de helicópteros se le sumaba la efectividad de los aviones Sea Harrier, dándoles a estos últimos una supremacía aérea solo vulnerada por los aviones cazabombarderos argentinos apostados en bases continentales.
De esta manera por aire tampoco podía llegar mucha tropa a la zona.

Sin embargo Gente publicó una infografia que daba cuenta de cruentos combates en San Carlos; estos solo existieron de modo aeronaval, es decir aviones argentinos que atacaban la flota británica.
 
Titulando “Como fue la batalla del estrecho de San Carlos”, Gente dijo esto entre otros comentarios :

•   1-“ (...) en la misma zona (refiriéndose a Darwin), un Mirage argentino derribó otro Sea Harrier y otro más a las 15:30”. Esto nunca pudo ser posible puesto que ningún Mirage argentino pudo jamás derribar un Sea Harrier luego de los combates del 1 de mayo. La razón de ello es que nunca entraron en combate por que a la maquina de procedencia francesa no le alcanzaba la autonomía para disminuir la altura y combatir con aviones británicos. Por eso es que en un momento critico de la guerra, la Fuerza Aérea argentina decidió ocuparlos de las defensas de las bases continentales por temor a un ataque británico.

•   2-“El frente de combate se mantiene estable y la situación bajo control de las fuerzas argentinas” Como dijimos esto no pudo ser cierto por la sencilla razón antes expuestas, es decir en esa zona había una sola fuerza terrestre: la británica.
•   3- “ ( ...) efectivos terrestres argentinos comienzan a acercarse a la zona donde los ingleses (sic) habían establecido sus posiciones. El objetivo: cercar a las tropas ingleses”.


 La realidad es que los británicos se extrañaron mucho de no encontrar resistencia terrestre argentina en la zona de desembarco.
De hecho, como la flota que apoyaba logísticamente a la tropa terrestre sufría los embates de la aviación argentina, la consolidación de la cabeza de plaza se demoró provocando aburrimiento y fastidio entre las tropas ya en tierra que esperaban la orden de avanzar.

Hay quienes dicen que si la Argentina hubiese apostado fuerzas terrestres en San Carlos, otra habría sido la historia.   Pero esto es harina de otro costal.
« última modificación: 11 de Marzo de 2008, 04:37:43 am por Zhukov »

Desconectado Zhukov

  • Leytenant
  • Moderadores
  • Miembro Héroe
  • ******
  • Mensajes: 936
    • SicoGraffiti

Re: La Prensa y Las Guerras

« Respuesta #8 en: 08 de Julio de 2007, 22:45:21 pm »
La Prensa Argentina durante la Guerra de Malvinas IV


"Es más fácil dominar a alguien si no se da cuenta de que está siendo dominado.
Tantos los colonizados como los colonizadores saben que la dominación no se basa solamente en la supremacía física.
El control de corazones y mentes es la continuación de la conquista militar.
Es el motivo por el cual cualquier imperio que quiera durar tiene que capturar las almas de sus sujetos."   

Ignacio Ramonet, El control del placer, Le Monde Diplomatique, mayo 2000





La posición de Chile en el conflicto

 La opinión pública argentina nunca estuvo enterada de que Chile participaba tan activamente en el conflicto como los Estados Unidos.

La única información que publicó Clarín al respecto tiene que ver sobre la caída de un helicóptero británico en tierras chilenas .  Por su parte la revista Gente no publicó nada.

El gobierno chileno tomó una posición de neutralidad aparente en el conflicto del Atlántico Sur, puesto que en los hechos fue claramente favorable al Reino Unido, mientras su despliegue de tropas hacia el sur preocupaba a los militares argentinos.

Es imperativo recordar que frente a la solicitud del embajador británico en Santiago, el gobierno chileno accedió a realizar un despliegue del ejército al sur del país y despachar su armada en silencio de radio al mar, en particular dos submarinos clase Oberon.
A ello se le sumó la colaboración en materia de información e inteligencia, así como la operación desde territorio chileno de aviones Canberra de reconocimiento fotográfico y dos C-130 de inteligencia de comunicaciones.

Precisamente fue el 30 de abril de 1982 cuando las Fuerzas Armadas de Chile completaron su despliegue hacia el sur del país, de manera similar a como lo hicieron en 1978 cuando casi entra en guerra con Argentina por el conflicto del Beagle.

Cuando el crucero General Belgrano fue hundido no pocos se preguntaban como había recibido la información la Task Force británica.
Los dedos apuntaban a los Estados Unidos, quien tuvo poca participación en el hecho. Ningún medio nacional dio cuenta de algo muy curioso que contribuyo más a la desinformación durante la guerra, sencillamente porque no se sabía.

El Comando Naval de Chile en Punta Arenas hizo llegar al agregado militar británico en Santiago de Chile el siguiente mensaje: “Una unidad pesada, dos unidades livianas, entre 1300 y 1400 horas Zulú (10:00 y 11:00 hora local) posición latitud 54 S, longitud 65 40 O. Curso evasivo 355 rumbo oeste a 18 nudos”.
Curiosamente esa era la posición, rumbo y velocidad del crucero hundido.

Otra de las acciones de inteligencia que realizó el Ejército chileno fue la de dar aviso temprano sobre las salidas de aviones de territorio argentino durante el conflicto.
La mayoría de estas informaciones fueron erradas, salvo algunas contadas que les costaron la vida a pilotos argentinos que se encontraron imprevistamente con patrullas de Sea Harrier que los esperaban pacientemente.

La Operación Mikado

El 19 de mayo Clarín da cuenta del hallazgo de un helicóptero británico en el extremo sur de Chile.
La noticia dice textualmente: “ Hallaron en el extremo sur de Chile restos de un helicóptero británico”  .
Algunos de los párrafos más importantes dan la información oficial sobre la protesta del gobierno chileno ante su par británico.
Sin embargo el 22 de mayo Clarín dice que una de las hipótesis del helicóptero caído sería la de entregar material de comunicación a fuerzas chilenas para dar aviso sobre incursiones aéreas argentinas.
Esto último no es verdad puesto que  Chile había brindado información fehaciente en materia de ubicaciones  de las fuerzas argentinas y la utilización de radares para dicha tarea.

El helicóptero siniestrado se trataba de un Sea King matricula ZA 290 del Escuadrón 846 de la Royal Marine, aterrizado de emergencia e incendiado por su tripulación, la cual se entrego luego a las autoridades chilenas.
Según fuentes argentinas de inteligencia reservadas, el helicóptero formaba parte junto a dos aviones C-130 de una operación tipo comando montada para atacar la base aérea de Rió Grande.

El plan, denominado Mikado consistía en dos aviones de transporte de tropas  Hércules  que debían llegar por el Atlántico desde la Isla Ascensión.
Serían precedidos por un helicóptero Sea King, con la misión de dejar en la estancia Las Violetas, al norte de Rió Grande, a un grupo de  comandos que debía recoger información acerca de la base para guiar la operación de los C-130 ya que la información satelital brindada por EE. UU era insuficiente.

Los Hércules debían desembarcar tres compañías de comandos con explosivos, Lands Rovers y armamento portátil con la tarea de sabotear la base, destruir los aviones y matar al personal (específicamente a los pilotos).

Pero el Sea King ZA-290 piloteado por el teniente británico Hutchings al aproximarse a la estancia Las Violetas creyó haber sido descubierto por un radar y, al observar una luz de bengala, apreció que había sido descubierto por lo que decidió abortar la operación. Se alejó hacia el oeste y dejó a los cinco voluntarios en un páramo fueguino. Posteriormente realizó un aterrizaje de emergencia en Cañada de los Cuervos, unos 23 Km. al sur de Punta Arenas.

El rotor de la cola del helicóptero fue entregado por pescadores de la zona a Oscar Fernández Real, periodista del diario Clarín quien llegó al lugar como enviado especial. Fernández Real envió un reporte que se publico en el matutino el 22 de mayo con el titulo del “Misterio del Sea King” .
El periodista da cuenta de la primera incursión armada británica sobre territorio americano, aunque nada dice de lo anteriormente expuesto.

Otro hecho importante para destacar de la acción chilena fue el “préstamo” del buque reaprovisionador Tidepool al Reino Unido la que había sido comprada recientemente por la Armada Chilena.
La utilización durante el conflicto se pudo comprobar cuando éste colisionó con la fragata Avenger mientras le suministraba combustible en aguas de San Carlos.

Es evidente que la acción chilena durante el conflicto fue más que una neutralidad aparente.

Así lo dijo un piloto argentino que dio cuenta de manera pormenorizada cómo los militares chilenos interferían frecuencias de radio argentinos con ruidos y también con frases como “argentinos maricones, los van a reventar”.

Aunque la evidencia más grande la dio la propia Margaret Thatcher cuando al referirse a Augusto Pinochet unos años después dijo que el Reino Unido estaba siendo ingrato con él  ( con relación a la detención del ex dictador en Londres) teniendo en cuanta la ayuda tan valiosa que Chile le había brindado a su país durante la Guerra de Malvinas.


Fuentes.
-Delwiche Aaron, Propaganda analisis, Washington University
-Fox Roberts, Eyewitness Falkland
-The Sunday Times Insight Team, Una cara de la moneda
-Varela Cid, La prensa autocensurada
-Tesis ,Santiago Lozada
-Diario Clarin
« última modificación: 11 de Marzo de 2008, 04:41:37 am por Zhukov »

Desconectado Moisin-Nagant

  • Mladshriy Leytenant
  • Administrador
  • Miembro Héroe
  • ******
  • Mensajes: 5.100

Re: La Prensa y Las Guerras

« Respuesta #9 en: 08 de Julio de 2007, 23:08:10 pm »
Muy bien Zhukov ¿Que se sabe sobre ese bombardeo al "Sobral" que estaba rescatando naufragos?

Desconectado Zhukov

  • Leytenant
  • Moderadores
  • Miembro Héroe
  • ******
  • Mensajes: 936
    • SicoGraffiti

Re: La Prensa y Las Guerras

« Respuesta #10 en: 08 de Julio de 2007, 23:18:20 pm »
La Prensa Argentina durante la Guerra de Malvinas V

"En tiempos de guerra, la verdad es tan preciosa que debiera ser custodiada permanentemente por un guardaespaldas." – Winston Churchill



Fuentes De Desinformación


Al finalizar la guerra la revista Gente publicó una serie de recuadros describiendo los armamentos que los británicos habían utilizados para ganar la guerra.



“Miras asesinas”- titula el epígrafe, y se ve una foto de un francotirador con su arma. Continúa diciendo que “esta mira telescópica para francotiradores, denominada Snipe, se montó en las armas personales de alcance mas largo para disparar contra el personal(...)” .
Otro recuadro titula “ Misiles estratégicos” y continúa el epígrafe diciendo que “tienen un alcance superior a 20 kilómetros y disponen de guía de precisión.



 Una duda  surge para comprender estos informes:
-¿ Cómo hicieron los reporteros de Gente para averiguar a pocos días de finalizado el conflicto los detalles de los armamentos británicos?.

La realidad es que en el primer informe se utiliza la palabra “asesina” para denigrar al enemigo, sin tener en cuenta que las tropas argentinas también contaban con dicho armamento.
Con respecto al segundo recuadro, los “misiles estratégicos” en realidad es artillería común y corriente, con capacidad de 20 kilómetros, con la que también contó la Argentina aunque en menor proporción.
Esta es una muestra más de la desinformación que generó Gente.



¿Información?


El tratamiento de la información no merece demasiada explicación.
A la vista se encuentra la forma en la que Gente trató la información.
Fue de manera irresponsable y sensacionalista con un manejo obsceno del dolor.
Las ilustraciones acompañaron este sensacionalismo exacerbado.
La recreación del ataque al Hermes es patética. Un solitario Pucará  atacando al portaaviones  aparece sobrepasando todos los limites y dejando muerte y terror a su paso.
Lo increíble de Gente es no sólo que agrandó los temas e hizo sensacionalismo sino que inventó batallas, hundimientos de buques y muertes heroicas.



Las fuentes de la información fueron generalmente los comunicados del Estado Mayor Conjunto, reportajes a militares y la agencia Télam. Es decir todas fuentes oficiales. Aunque a veces se valió de fuentes propias “reservadas” con el fin de inventar una historia.

En el caso de Jukic y García Cuerva se denota este tipo de manejo. Después de la descripción que hicimos más arriba sobre este tema nos es fácil concluir que no hay que restarle méritos ni a García Cuerva ni a Jukic, quienes son merecedores de respeto y admiración.

Sus familias deben estar orgullosas de estos hombres que fallecieron intentando salvar sus aviones. Lo indecoroso es la utilización que se hizo de sus muertes y del dolor de un hermano y una esposa para engañar a los compatriotas por quienes dieron sus vidas



Télam y El Belgrano

Se utilizó sistemáticamente el control de toda información que salía de Puerto Argentino y del teatro de operaciones.
La agencia de noticias Télam estaba controlada por el servicio de inteligencia del Estado Mayor Conjunto y fue la encargada de esta acción.

Casi todas las noticias difundidas en los medios nacionales provenían  de fuentes oficiales (Télam o por Comunicado).
Toda la información fue controlada en gran medida y también las autoridades se ocuparon de difundir un documento que reglaba las nuevas acciones que se venían.
 
Según Daniel Santoro, periodista del diario Clarín “En general hubo un tratamiento triunfalista de la información que venía de Malvinas. En particular de los medios audiovisuales y escritos. La causa fundamental de ese triunfalismo fue los comunicados que daban las Fuerzas Armadas que monopolizaban la información sobre Malvinas, después algunos militares que aparecían y daban conferencias de prensa aumentaban el triunfalismo, diciendo que la flota inglesa era pura chatarra.

 El manejo de los medios fue poco profesional, en ese momento la agencia oficial era Télam. Saporiti también tuvo una actitud triunfalista,  y todo esto sumado en un marco de falta de libertad de prensa que impidió que los grandes diarios del país pudieran mandar corresponsales de guerra, tener una propia fuente de información en Malvinas”-dijo con gran indignación el periodista.
  
 Cuando fue hundido el crucero General Belgrano, se retardó su difusión –como se demostró en las publicaciones de los medios en general y de Clarín en particular que databan de dos días posteriores al hecho- para esperar que otros hechos pudieran taparlo,  como finalmente ocurrió.
Cuando la población se enteró de lo más importante de dicho hecho bélico ya se había producido el contraataque argentino, y por consiguiente la respuesta fue otra.
El HMS Sheffield había sido destruido y el “orgullo” había sido saldado.

Sin embargo, el hundimiento del Belgrano, colocaba a la Argentina como víctima.
Existió un gran aprovechamiento mediático de este hecho.
El crucero había sido hundido fuera de la zona de exclusión declarada por el propio Reino Unido, y la evidente violación de esta zona, colocaba a la Argentina en una posición que supo aprovechar.

El fervor de un pueblo propenso a responder fácilmente a las bravuconadas fue provocado desde el gobierno y ejecutado por los medios. Para algunos militares que tenían más los pies sobre la tierra, en algunos casos la mentira sistemática se volvió en contra
« última modificación: 11 de Marzo de 2008, 04:43:46 am por Zhukov »

Desconectado Zhukov

  • Leytenant
  • Moderadores
  • Miembro Héroe
  • ******
  • Mensajes: 936
    • SicoGraffiti

Re: La Prensa y Las Guerras

« Respuesta #11 en: 08 de Julio de 2007, 23:30:09 pm »
Estimado Moisin estoy preparando el Informe del Sobral,pronto lo subo.

Desconectado Zhukov

  • Leytenant
  • Moderadores
  • Miembro Héroe
  • ******
  • Mensajes: 936
    • SicoGraffiti

Re: La Prensa y Las Guerras

« Respuesta #12 en: 08 de Julio de 2007, 23:52:48 pm »
La Prensa Argentina durante la Guerra de Malvinas VI


Galtieri y amigo.

De Boludos,Libertadores,Principitos y Mentirosos

Cuando los primeros ataques británicos a Puerto Argentino/Stanley ocurrieron y la pista principal del aeropuerto salió indemne, a algunos operarios se les ocurrió simular daños estructurales y graves en su seno.
De esta manera las fotos satelitales brindadas por los Estados Unidos a la Task Force mostrarían que ya no sería necesario otro ataque.

Según estas imágenes, el objetivo estaría cumplido. Recordemos que los primeros ataques le habían costado al Reino Unido dos aviones derribados y la comandancia británica no estaba interesada en más riesgos que los necesarios.

Todo el ingenio de los operarios en cuestión se vio trunco cuando en el comunicado N 10 del Estado Mayor Conjunto argentino, fechado el día 1 de Mayo de 1982 dijo que "como resultado de los ataques sucesivos de la aviación inglesa (...) la pista se mantiene indemne”. 

Los británicos se percataron de su error gracias a esta información y la confirmación de su propia inteligencia.
Diego Pérez Andrade es actualmente jefe de Información General del diario La Nación y fue encargado por Télam, de la transmisión de la información hacia el continente durante la guerra.
Al respecto dijo: Cuando empezó la guerra hubo bombardeos británicos sobre la pista. Yo había mandado un despacho que decía que pese a los intensos bombardeos y a la mala puntería la pista estaba indemne y operable, lo que era cierto.

Al otro día me llega una carta en la que me comunican que tengo 24 horas para abandonar la isla. Muy bien, me voy, digo. A las seis horas los tipos me vienen a buscar.
 
Me echaban porque Menéndez había hecho construir unas coronas de tierra para que desde arriba se vieran como cráteres y no bombardearan más.

 Lo que no sabia Menéndez era que Galtieri había convocado a toda la prensa extranjera y les había pasado una película vieja donde en el aeropuerto subían y bajaban aviones a cada rato.
Les dijo: “¿ven?, ésta es la comprobación de que la pista esta operable.
Cuando yo estoy por tomar el avión llaman por radio al jeep y le ordenan que me lleve a la casa de Menéndez.

Allí él me dice: “Yo lo iba a echar a usted pero ahora lo voy a dejar. Evidentemente usted es un boludo  pero el presidente es más boludo que usted.. Esto demostró que había una guerra en las islas y otra en el continente, y que Galtieri no tenía la más pálida idea de cómo llevar adelante la cuestión” –concluyó Pérez Andrade.


 
Galtieri acariciando su esposa.....


Otros de los mitos que manejó el gobierno militar fue el de la Argentina libertadora de los kelpers(los habitantes de las Malvinas).
Cuando comenzó el conflicto los militares pedían a los encargados de Télam que realizaran notas en las que hablaran los kelpers, y lo hicieran a favor de la Argentina.
Con el tiempo ese mito se hundió y no pude ser nunca reflotado.
 
Al respecto de este último tema, continua Pérez Andrade: “El gobierno militar quería que los enviados les hicieran reportajes a los kelpers y eventualmente estos hablaran bien de la ocupación militar argentina.
Lo que era un contrasentido. Estos nunca hablarían  bien. Era este otro de los tantos mitos que manejaba el gobierno militar. Creían que los habitantes de las islas  veían a la ocupación militar como una liberación”.

Existió también casi una guerra entre los medios ingleses y argentinos. Diego Pérez Andrade cuenta que  “La BBC se manejó de manera panfletaria. La BBC, en plena guerra, decía por ejemplo que los soldados argentinos se morían de hambre y que para no gastar energías no se los enterraba sino que se arrojaban sus cadáveres al mar.
Eso provoco una reacción de los que estábamos en la isla.

Mi compañero de tareas, García Malodd,  harto de la BBC, empezó a mandar despachos que no se ajustaban a la realidad, como este de la BBC. Es decir, la campaña de la BBC era una invitación a una réplica.

Una de las cosas que inventó García Malodd fue la frase “que se venga el principito”. Se la adjudicó no me acuerdo si a Menéndez o a un alto funcionario militar. Es decir, hay que entender que en la guerra, la primera baja es la verdad. Se decían muchas mentiras. Se anteponía aquella información que podría ser acción psicológica.

Con respecto al manejo de los medios Pérez Andrade concluye: “ Fue malo. Se hizo mal porque la guerra debe ser pensada en su totalidad.
Ahora, hay que pensar que los medios ya estaban manipulados antes de la guerra.
Así que Malvinas no representa un manejo excluyente dentro de la historia del manejo de los medios. Los medios fueron cómplices del ocultamiento de la información durante todo el proceso.
Yo digo que mentir a tu propio pueblo es más grave que mentirle al enemigo.
Lo de Malvinas tiene una graduación menor que lo ocurrido durante el proceso en general.”

La prensa autocensurada

¿Qué habría ocurrido si la información sobre la famosa “Operación Rosario”, con la que se tomó las Malvinas por sorpresa, se hubiera filtrado?
 Tal es el caso de José Gómez Fuentes. Este importante periodista desempeñaba sus funciones en la emisión cotidiana 60 minutos que se emitía por ATC.

Mientras rememoraba las jornadas de aquella época dijo:
“El tema que se plantea mal, hoy y siempre, es aquél del límite de nuestra profesión en determinadas circunstancias.
Desinformaba San Martín cuando hacía la “guerra de zapa” y cuando hacía creer a los españoles que iba a invadir Chile por determinado paso por la cordillera, cuando en realidad había previsto otro camino alternativo(...) .

Por eso invito a los celosos de la veracidad de la información en tiempos de guerra a que jueguen este juego: imagine que usted  se encuentra cubriendo la guerra contra Hitler.
Son los días finales de Hitler y usted, acaso por la revelación de un amigo importante de algún ejército aliado, sabe cuando y en que circunstancias se tomara el búnker de Hitler con Hitler dentro. La pregunta es: ¿La hace pública? ¿Le da la primicia al público?(...) .

En el caso específico de Malvinas yo no mentí porque no tuve la oportunidad. Estando en guerra mi país y jugándose la vida cientos de argentinos, yo era capaz de hacerme responsable de la muerte de Gardel, de haber servido de algo”



Los límites fácticos de esta profesión son indudablemente muy subjetivos.
El límite lo pone el propio periodista.
Hay quienes piensan que es más importante retratar una muerte antes que evitarla.

El ejemplo de Gómez Fuentes es representativo de la posición que dice que “ todo depende del ojo con que se lo mire”. Su posición es tan respetable como la que prefiere que la verdad ante todo y en cualquier circunstancia.

Osvaldo Granados era el Jefe de la sección de Economía Clarín cuando se desató el conflicto. Al respecto dijo: “Sabíamos que algo iba a pasar.
A fines del mes de marzo se acerca el "Tata" Yofre que trabajaba en el diario y nos comunica que lo de Malvinas ya estaba hecho, la invasión se venía en unos días, o sea ya estábamos prevenidos. En la redacción lo sabíamos y no lo publicamos, hacíamos conjeturas sobre si estaba arreglado o no, si los Estados Unidos habían dado luz verde o no”.



Al preguntarle a  Pérez Andrade si hubiera dado una información que hubiese perjudicado a su país, dijo: “No lo sé, es difícil decirlo. Lo que hay que saber es que ahora los medios hablan de la mentira como algo muy terrible. Los medios deben reconocer que fueron cómplices, ellos sabían que la información era oficiosa y tendenciosa”.

Fuentes.
-Delwiche Aaron, Propaganda analisis, Washington University
-Fox Roberts, Eyewitness Falkland
-The Sunday Times Insight Team, Una cara de la moneda
-Varela Cid, La prensa autocensurada
-Tesis ,Santiago Lozada
-Diario Clarin


« última modificación: 11 de Marzo de 2008, 04:47:05 am por Zhukov »

Desconectado Zhukov

  • Leytenant
  • Moderadores
  • Miembro Héroe
  • ******
  • Mensajes: 936
    • SicoGraffiti

Re: La Prensa y Las Guerras

« Respuesta #13 en: 13 de Julio de 2007, 22:05:56 pm »
La Prensa Britanica durante la Guerra de Malvinas I


Londres, Domingo 2 de Mayo de 1982

Sunday Standard en título de primera sostiene: "Pym viaja a Washington hoy para presionar a la Junta, luego de dos exitosos ataques aéreos que dañaron dos pistas de aterrizaje en Malvinas".

Otra noticia de Buenos Aires dice que los embajadores argentinos en la UN y la OEA fueron instruidos para denunciar el ataque.

The Mail titula: "El poder y la grandeza". Es una nota donde hace declaraciones Margaret Thatcher: "Todavía tenemos una cierta grandeza y no estamos nada mal cuando de poder se trata".

En tapa publica una foto del General Galtieri cabalgando en una mula, pero el epígrafe dice tratarse de un burro.
"Los días de Galtieri pueden estar contados" y dice que "escondido en su palacio y considerando sus próximos pasos junto a una botella de su whisky favorito ("Glenfidich"), el canoso dictador ya fue castigado tanto en Buenos Aires como en Washington, según fuentes bien informadas".

Sunday Telegraph : "Buque británico averiado en batalla".
Habla de un comunicado de Buenos Aires, diciendo que "sus fuerzas estaban resistiendo el ataque y bombardeo naval británico".

 "Traigan al principito".

Así se titula una nota de Kenneth Clarke, desde Buenos Aires.
 Dice que la agencia de noticias oficiales TELAM, informó anoche que a las dos de la tarde de ayer el almirante "Sandy" Woodward emitió un mensaje radial al gobernador de Malvinas general Mario Menéndez, pidiéndole que se rinda incondicionalmente.

De acuerdo con TELAM, Menéndez respondió: "De ninguna manera porque estamos ganando. Traigan al principito y vengan a buscarnos".

El editorial se titula: "El mensaje de los bombarderos a la Junta". Dice: "El bombardeo de Puerto Argentino, el abandono de Haig a la misión de paz y la declaración del apoyo norteamericano a la Gran Bretaña, son hechos drásticos aunque superados. Son lógicos".

Sunday Express : Un título dice: "Dos aviones de la fuerza aérea argentina, un ‘Mirage’ y un bombardero ‘Canberra’ fueron derribados por ‘Sea Harriers’ del ‘Hermes’ y del ‘Invencible’... otros aviones argentinos sufrieron graves daños en una persecución aérea cerca de la costa... tres fragatas británicas bombardearon anoche posiciones militares argentinas cerca de Puerto Argentino, mientras la Junta amenazaba con una respuesta naval".
Otro título: "Los tenemos en un puño, entonces no vacilemos ahora".

The Sunday Times titula: "El bombardeo a las Malvinas". "Allí publica un esquema (nada de fotos) de Puerto Argentino con su pista de aterrizaje. Se dibujan una serie de explosiones y altas llamaradas. Luego dice: "Dos ‘Mirages’ derribados y pista dañada".
Hay una nota sobre "Anaya ("hombre duro") y Lami Dozo ("hombre blando")".
También una cronología de los últimos hechos, versión británica.
El editorial titula: "Escalada sí, pero diplomacia también".

Sunday Mirror dice: "¿Cómo hundimos una mentira enemiga?". Aclara que "la inteligencia británica arruinó los planes argentinos de declarar la primer victoria de las Malvinas".

News of the World : "Los bombarderos ‘V’ rugen en acción" Esta vez titula en plural.

"España critica el ataque aéreo", agregando que ese país fue el único de Occidente que condenó la acción, diciendo que "es una grave escalada en el conflicto".

The Sunday Times trae en tapa una foto de la Plaza de Mayo en la que miles de personas hacen la V de la victoria.

Sunday People dice: "Healey apoya el ataque aéreo". Dice que el líder laborista aprobó el ataque a Malvinas, pero advirtió que la crisis no se resolvería sólo por ataques militares.

The Observer , el Guardian de los domingos, titula una larga nota: de Peter Hill: "¡Qué hermosa crisis!". Alli se sostiene jubilosamente que "con este conflicto transformaremos la marina de guerra, elevaremos nuestras exportaciones por nuevos estilos de barcos y reviviremos nuestra industria naval".

En otra nota titula: "El factor Nuremberg ronda a la Junta".
Es un artículo de James Neilson, editor del Buenos Aires Herald desde Uruguay, donde se encuentra auto exiliado, diciendo que hay una especie de histeria en Buenos Aires entre grupos de derecha que ven a Galtieri como un "moderado peligroso", pues están preparados para "descartarlo por alguien más duro y más nacionalista".


Extractado :Enrique Oliva - Malvinas desde Londres
Otro título: "Estados Unidos mantiene vivas las esperanzas de mediación"

Desconectado Zhukov

  • Leytenant
  • Moderadores
  • Miembro Héroe
  • ******
  • Mensajes: 936
    • SicoGraffiti

Re: La Prensa y Las Guerras

« Respuesta #14 en: 31 de Agosto de 2007, 22:17:15 pm »
La Prensa Britanica durante la Guerra de Malvinas II


Londres, Lunes 3 de Mayo 1982


Cuando del exterior se habla desde ayer del hundimiento del Crucero General Belgrano, aquí se dice solo que "ha sido torpedeado". Oficialmente, nada más.
Con frecuencia se lanzan anuncios, siempre falsos, asegurando que Argentina aceptó la rendición incondicional y renunció a su soberanía sobre las islas.

Se ignora intencionadamente la desaprobación en la prensa europea por el ataque al Belgrano y los bombardeos a Puerto Argentino.
En Francia se vio ese repudio en el derechista Le Figaro, el centroizquierdista Le Monde y el izquierdista Liberation.

En medios religiosos populares, tradicionalmente pacifistas, hay intranquilidad.
El arzobispo de Canterbury doctor Runcie, primera jerarquía del anglicanismo después de la Reina, recién ayer hizo una suave justificación del uso de la fuerza.
No se descarta que, a raíz de ello, tenga problemas.
Hace unos quince días feligreses católicos le invadieron la catedral para obligarlo a una definición contra la guerra atómica que podría desencadenarse en el Atlántico Sur.


Por parte, el cardenal católico Basil Hume se expresó más duramente belicista que el anglicano.
Esto lo hace cuando la grey católica se manifestó en masa, por medio de sus distintas agrupaciones, contra la guerra y el colonialismo.
Ante las reacciones de los dirigentes católicos, el cardenal Hume quiso justificarse pidiendo que leyeran bien sus palabras.
 
Pero sus conceptos son bien claros. Él aprueba, sin reservas, el proceder bélico de Margaret Thatcher.
Esta se consideró muy satisfecha y enarbola la declaración del jefe católico Hume como un triunfo
.

Ocultación y manipulación de la información

Sin hablar la prensa de los claros disgustos extranjeros por el bombardeo de Puerto Argentino, ni mencionar los apoyos contundentes a Buenos Aires, se siguen publicando intrigas involucrando a Chile y Paraguay.
Los programas que el Foreign Office dirige a Latinoamérica por la BBC International, tienden a provocar reacciones antiargentinas en esos dos vecinos.

El tema central son las reivindicaciones territoriales.
Con respecto a Paraguay, tergiversan la historia real. Olvidan que la guerra contra el mariscal Solano López fue de inspiración británica y no argentina, aunque el gobierno impopular de Buenos Aires contribuyó a la misma, donde el pueblo debió pelear a la fuerza. "Aquí mando veinte voluntarios, devuélvanme las maneas", dice un mensaje de un agente "reclutador" porteño que llevaba gauchos a una lucha no deseada entre hermanos.

Michael Foot y Anthony Benn "traidores"

La prensa conservadora continúa sus ataques, no solo contra el líder laborista Michael Foot, sino también contra el jefe de su ala izquierda Anthony Benn.
 Ambos son considerados "traidores" por los halcones del conservadurismo.

En el caso de Benn la "traición" se la estima doble. Le señalan que su apellido no es Benn sino Wedgwood.
Lo de Wedgwood alude a una antigua fábrica de porcelana fundada por su familia y tenía título de nobleza, al que renunció para mantenerse en los Comunes.
Además, se casó con una millonaria norteamericana. Por todo ello, es "traidor de clase".

Una muestra de las "inconveniencias" que atribuyen a Benn, hoy el Daily Telegraph le enrostra que divulgó en los Comunes la carta de un soldado embarcado en la flota, dirigida a su novia en Inglaterra.

"Los soldados no tienen interés en pelear", escribe, pues "nadie quiere disparar por unas islas tan lejanas de la Gran Bretaña".Irlanda e Italia, por criticar al colonialismo se han convertido en los países europeos más agredidos como fascistas por Londres.
Si se trata de naciones fuera del viejo mundo, se atribuye la inquietud a "provocaciones comunistas".

El "peligro rojo" está siempre latente y ante el menor atisbo, rápidamente se inician ataques esgrimiendo "valores superiores" para silenciarlo.
Según The Guardian, "Reagan dice que la lucha contra el marxismo está en peligro".
El Herald Tribune también habla del lamento de Ronald Reagan porque al ponerse junto a Gran Bretaña ha perdido un gran aliado (Argentina) en la lucha anticomunista.

En un informe de la agencia TASS en Washington se dice que "la misión de Haig sólo sirvió para ayudar a Gran Bretaña a ganar tiempo para establecer un bloqueo total de Malvinas para consolidar los intereses británicos y norteamericanos en el Atlántico Sur.

Una nota en el Times títula: "Pym (el canciller inglés) incrementa la presión diplomática en Estados Unidos", declarando que "la crisis de Malvinas es un problema mundial y no sólo un problema británico".
El "problema mundial" se presenta descaradamente como una obligación universal de contribuir con la Gran Bretaña en esta batalla que llama contra la agresión, y por la democracia y la libertad.

Ayer ha declarado también Pym que: "Los argentinos necesitaban una lección", dice The Sun. Según The Daily Telegraph, "Estados Unidos podría ajustar la tuerca económica sobre Argentina", explicando que la administración Reagan está estudiando incrementar las sanciones para ponerse a tono con las impuestas por los países del Mercado Común".

En el Daily Star de hoy leemos: "¡Pym: Los jefes de la Junta corren asustados!" Y agrega: "Hay un montón de gente corriendo preocupada en Buenos Aires. Los hechos del fin de semana, más la captura de Georgias del Sur, los tiene consternados".

También el Herald Tribune editorializa hoy sobre "principios", como si fuera de los "principios" del colonialismo no existieran otros valores anteriores.
The Times, tampoco se pierde la oportunidad de hablar de principios y se los desea hacer ver a Juan Pablo II.
 Hoy publica una nota titulada: "Los dilemas de la visita del Papa".
Habla de "una cierta resistencia en virtud de la posibilidad de que el Pontífice anule su visita si Gran Bretaña y Argentina están en guerra.

En algunos círculos se dice que debería venir, bajo cualquier circunstancia, como testigo de principios importantes".

El Daily Express trae hoy una nota capciosa. Se titula: "Excesos en la guerra de palabras". Y dice: "La desinformación tenía por objetivo desmoralizar al enemigo y era una especialidad de los nazis en la Segunda Guerra Mundial. Parece que los argentinos continúan con la tradición".

Es un descaro hablar de desinformación como práctica de nazis y ahora copiada por los argentinos.
Estas técnicas los ingleses las han sublimado y pérfidamente.

Y como no podía faltar, se habla de algo muy inquietante en todo el mundo, referido a la posibilidad de que Argentina se declare imposibilitada de pagar los servicios de su deuda externa, a causa de las sanciones aplicadas contra sus intereses, precisamente por todos los países acreedores.

Aunque muy suave, sin darle el alcance de su real gravedad, hoy The Times trae un artículo titulado: "Los pagos de la deuda podrían suspenderse". Es una nota desde Nueva York de Nicholas Hirst. Dice que "los banqueros están preocupados pues si el conflicto en Malvinas empeora, Argentina podría declarar una moratoria en los pagos de su deuda a los acreedores norteamericanos...".

The Times titula: "Un día de tensión y alegría".
Es una nota enviada por John Witherow desde el "Invencible". Relata que "dos barcos que fueron atacados por ‘Mirages’, sufrieron daños leves por esquirlas y un herido... los portaaviones fueron atacados por tres ‘Canberra’ que los ‘Harriers’ del escuadrón 801 del ‘Invencible’ derribaron a uno, otro huyó, y el tercero fue alcanzado por una flotilla de ‘Harriers’ y regresó dando señales de emergencia".

"Se admite pérdida de aviones".

 Se refiere a dos aviones argentinos "Dagger" (la versión israelí del "Mirage" francés), en persecuciones aéreas con "Harriers" británicos. El comunicado de Buenos Aires, "en una versión detallada del día de combate, informó que aviones británicos habían sido seriamente dañados y forzados a suspender sus ataques del sábado "por su falta de capacidad y fortaleza" para proseguir el ataque. Estos aviones intentaron aterrizar en Malvinas, pero sus intentos se vieron frustrados.

El Sun titula: "los hombres de las SAS se arrojaron en paracaídas desde 25.000 pies de altura (unos 8.000 metros). Dicen que se lanzaron de un Hércules, utilizando máscaras de oxígeno y equipo contra congelamiento. Cayeron en caída libre hasta los 4.000 pies, llevando carga de 110 libras, que incluían explosivos, radio y armas. No explica si se trató de un operativo o un ejercicio".

Si fuera cierto este operativo con Hércules no pudo haber partido y volver a Ascención. ¿Y entonces...?

Daily Express titula: "Héroes anónimos colocan en la mira a bombarderos". Dice que "un grupo de valientes, utilizando linternas láser, integran comandos ocultos en las islas y están armando la victoria electrónicamente". Trabajarían para direccionar disparos de armas pesadas. "Se cree -dice- que los argies perdieron por lo menos 14 aviones y 4 pilotos en 24 horas de bombardeo y persecución aérea.

El mismo medio titula: "Diario de un joven conscripto asustado". Es "el diario de guerra de un soldado argentino, quien revela ‘la miseria y el miedo de un conscripto adolescente en las islas Malvinas’... Su diario fue entregado a la influyente revista argentina Tal Cual, minutos antes del ataque".

Daily Mirror titula: "‘Hermes’ fuera de acción" - "Siete aviones derribados"- "grupo de desembarco repelido". Estos subtítulos ridiculizan supuestas informaciones de la Junta.

Editorial: "Ofrecimiento de paz". Dice que "la paz es más urgente ahora y aún más difícil de conseguir". Y agrega: "Cada hombre que muera en batalla, británico o argentino, va a ser un obstáculo más para la posibilidad de un acuerdo".

The Daily Telegraph: "Solicita conversaciones de paz". Se refiere al plan de siete puntos del presidente peruano Belaúnde Terry, que se cree comprende propuestas hechas previamente por Estados Unidos. Dicho plan ahora se complica con el hundimiento del Belgrano.

The Guardian denuncia: "Buques se reabastecen en Sierra Leona".
Se refiere a dos naves inglesas, "una de ellas, por lo menos, transportando equipos militares aeronáuticos llegaron a reabastecerse en Sierra Leona, antes de proseguir hasta el Atlántico Sur.
Llevaban aviones y helicópteros camuflados en la cubierta del ‘Atlantic Conveyor’, de 28.000 toneladas, para contenedores, que junto con el ‘European Ferries Europic’, elevó a seis el número de naves que utilizaron las instalaciones de la ex colonia británica".

Herald Tribune en tapa: "Siguen las conversaciones luego del ataque británico".
Subtitulo: "Londres dice que no perdió ni aviones ni barcos en los ataques a Malvinas".
"Apoyo a Gran Bretaña" titula su editorial, y subtitula: "Principios sostenidos" y "generales advertidos".

Daily Star ocupa más de la mitad de la primera página titulando: "Héroes del aire". Como subtítulo: "La historia completa de la primera batalla real en Malvinas. Y en la doble página 14-15 dice que "el ejército secreto de Gran Bretaña está posicionado para atacar".

Extractado :Enrique Oliva - Malvinas desde Londres

 

Real Time Web Analytics