Autor Tema: La Ofensiva Brusilov  (Leído 4711 veces)

Desconectado Caesar

  • Miembro Héroe
  • *****
  • Mensajes: 3.073
  • "La verdad es la primera victima de la guerra"

La Ofensiva Brusilov

« en: 05 de Noviembre de 2007, 23:09:16 pm »
Pese a las aplastantes derrotas del año anterior, el ejército del zar conservaba su espíritu luchador a principios de 1916. Nuevos reclutas compensaron rápidamente las pérdidas de potencial humano. Se alivió la escasez de armas y suministros gracias a que los británicos enviaron material a Murmansk y desde allí, por el ferrocarril recién terminado Murmansk-Petrogrado, a los frentes de combate.

Procedentes de Inglaterra y Francia llegaron a Vladivostok más suministros que luego fueron cargados en camiones para el largo viaje a la capital vía el Ferrocarril Transiberiano. A pesar de las enormes distancias y del crudo invierno ruso el equipo llegó a poder de las tropas. Llegaron oficiales franceses y británicos para entrenar a los soldados rusos y, en la primavera, Rusia contaba con un flamante ejército para ir a la lucha. En tiempos de guerra nunca había dispuesto de divisiones tan espléndidamente equipadas y disciplinadas. Las lacras sociales que corrompieron al país: hambre, ignorancia, incompetencia y corrupción aún existían. Rasputín tenía ascendiente en la corte, los hombres oportunistas buscaban su favor. Sobornaban al monje codicioso con dinero y alhajas y él, a cambio, concedía altos cargos a sus "amigos".

Los rusos patriotas, jóvenes aristócratas y numerosos oficiales militares, odiaban a Rasputín. Algunos juraron derrocar al zar Nicolás, pero antes de que pudieran tomar ninguna medida, el Frente Oriental, dormido durante muchos meses, estalló en repentina y dramática actividad.

Durante las batallas de Verdún y del Somme los alemanes habían transferido miles de soldados a Francia, debilitando de forma considerable sus fuerzas frente a los ejércitos zaristas. En ese mismo periodo los austriacos alejaron del frente ruso a sus mejores tropas para una ofensiva en Italia.

Las unidades austrohúngaras que quedaron en Rusia consistían en checos y otras minorías, eslavos en su mayor parte que esperaban sólo la oportunidad de fugarse. Tuvieron esta oportunidad cuando el 4 de junio de 1916, sin previo aviso, un vasto ejército ruso, mandado por el general Aleksey Brusilov, abrió una ofensiva en el frente de Galitzi. Este grandioso asalto, denominado por los historiadores militares con el nombre de ofensiva Brusilov, tuvo la fuerza de una avalancha. La potente "apisonadora" rusa barrió todo a su paso.

Los soldados austrohúngaros se rendían o desertaban a millares. Llegaron los checos, con armas, ofreciéndose a luchar contra sus opresores austriacos.

Un periodista contemporáneo escribió: "En la garganta del imperio de Francisco José suena ya el estertor de muerte. Otro fuerte empuje y todo el corrompido tinglado se vendrá abajo" Las columnas rusas se infiltraban por las tremendas brechas abiertas en las filas austriacas. Desgraciadamente para Brusilov, numerosos regimientos que podían haberle sido útiles como reservas fueron desperdiciados en combates contra los alemanes atrincherados en los pantanos de Pripet. En consecuencia, Brusilov no pudo realizar de manera contundente y total su ataque.

Entretanto los austriacos, apabullados por el éxito de Brusilov, suspendieron su ofensiva italiana y enviaron refuerzos precipitadamente para detener a los rusos. También participaron tropas alemanas y en agosto se había contenido el avance de Brusilov.

En esta época Rumania entró en guerra a favor de los aliados. Había esperado largo tiempo el momento oportuno de atacar a Austria. Pero Rumania había tardado demasiado. De haberse unido a la batalla cuando Brusilov avanzaba rápidamente, el ejército ruso hubiera penetrado en Austria virtualmente sin oposición. Pero los políticos rusos, ávidos de botín territorial, se entretuvieron demasiado pactando negociaciones con los Aliados acerca de su parte de botín rumano cuando Austria sucumbiera.

Cuando por fin llegaron a un acuerdo en el precio Brusilov ya había sido detenido. Las tropas alemanas ayudaron a búlgaros, turcos y austriacos a eliminar a Rumania antes de los cuatro meses de su entrada en guerra. En este desastre, los rumanos perdieron más de la mitad de su ejército de 500.000 hombres. Algunas tropas rumanas hicieron frente común con los rusos a lo largo del río Sereth, pero también esto se malogró en ulteriores catástrofes aún peores.

Entretanto, Brusilov trataba inútilmente de proseguir su ataque, pero se enfrentaba con un adversario mucho más numeroso. No sólo tenía que combatir contra alemanes y austriacos, sino también contra los envidiosos generales de su propio bando, hombres mezquinos, resentidos a causa del ascendiente de Brusilov y capaces de sabotear sus esfuerzos. Los suministros destinados a la ofensiva se perdían por el camino. Lo valientes hombres de Brusilov caminaban sin zapatos mientras que en distantes almacenes permanecían intactas enormes cajas de calzado militar. Sus soldados pasaban hambre mientras que en olvidados depósitos de alejadas estaciones ferroviarias se pudrían los sacos de harina y montones de cajas de tocino.

Peor aún, la artillería de Brusilov carecía de bombas cuando abundaban las municiones. Los envidiosos burócratas preferían la caída de Brusilov a la victoria nacional. La gran ofensiva quedó ahogada en su propia sangre. Hubo más de un millón de soldados rusos muertos, heridos, capturados o desaparecidos. Alemanes y austriacos sufrieron 600.000 bajas y perdieron 400.000 hombres hechos prisioneros por el enemigo. El fracaso de la ofensiva Brusilov destruyó finalmente la moral del soldado ruso, quien se daba cuenta de que estafaron su fe depositada en el zar.

El "Padrecito" había enviado a sus hijos a la destrucción. Quienes voluntariamente, incluso con alegría, entregaron su sangre por el déspota, exigían venganza por sus padecimientos. Por todo el país se propalaba lentamente un fuego de revolución.

En diciembre de 1916 algunos aristócratas equivocados intentaron resolver los problemas de Rusia asesinando a Rasputín. Culpaban al perverso monje de las dificultades del país y creían que, librando al zar de su maléfica influencia, el monarca guiaría al país a una gloria nueva. Pero la muerte del charlatán no afectó los destinos de Rusia. Rasputín era simplemente un síntoma, no una causa. Los descontentos ya no murmuraban, gritaban, pero el zar y sus cohortes seguían desoyendo el clamor presagioso de las masas.

Aquel mes de diciembre el Imperio Austro-Húngaro sintió también las repercusiones de un poderoso terremoto. El viejo régimen vacilaba al borde de la ruina. El emperador Francisco José murió en ese mes fatídico y fue sucedido por su sobrino Carl. El imperio que Francisco José estableciera en 1848 estaba moribundo. Piadosamente, el anciano no vivió lo suficiente para verlo desplomarse entre sus propios escombros.


Fuente:www.editorialbitacora.com

Desconectado Armia Krajowa

  • Podpułkownik Piłsudski
  • Miembro Héroe
  • *****
  • Mensajes: 2.713
  • Cruzando el rio Bug

Re: La Ofensiva Brusilov

« Respuesta #1 en: 06 de Noviembre de 2007, 16:44:59 pm »
Muy buen relato Caesar... piensas que los saboteadores o generales inpetos eran pro-revolucionarios y que deseaban una derrota rusa para empantanar la nación y exigir el cambio de régimen?

Desconectado Caesar

  • Miembro Héroe
  • *****
  • Mensajes: 3.073
  • "La verdad es la primera victima de la guerra"

Re: La Ofensiva Brusilov

« Respuesta #2 en: 06 de Noviembre de 2007, 21:30:31 pm »
Quizás se piense no en una revolución como bien dice la palabra sino un cambio,una modificación en varios puntos, como manda los canones de la nueva potencia,competir con el resto de Europa.

Desconectado Caesar

  • Miembro Héroe
  • *****
  • Mensajes: 3.073
  • "La verdad es la primera victima de la guerra"

Re: La Ofensiva Brusilov

« Respuesta #3 en: 07 de Noviembre de 2007, 06:09:30 am »
En 1917 se hicieron varias protestas en Rusia, porque el costo de la guerra no estaba dejando dinero para comer.

Desconectado Armia Krajowa

  • Podpułkownik Piłsudski
  • Miembro Héroe
  • *****
  • Mensajes: 2.713
  • Cruzando el rio Bug

Re: La Ofensiva Brusilov

« Respuesta #4 en: 07 de Noviembre de 2007, 09:24:29 am »
en Alemania creo que pasó algo parecido, tampoco la economía andaba muy en alza con el desgaste de la guerra.

Desconectado Nonsei

  • Moderador global
  • Miembro Héroe
  • ******
  • Mensajes: 4.681

Re: La Ofensiva Brusilov

« Respuesta #5 en: 07 de Noviembre de 2007, 12:50:15 pm »
En Alemania había gran escasez de alimentos y materias primas a causa del bloqueo naval, pero hasta noviembre de 1918 las protestas habían sido acalladas con relativa facilidad.

Desconectado Fug

  • General Leytenant
  • Miembro Héroe
  • *****
  • Mensajes: 5.514
  • La Guerra es el Mal en sí

Re: La Ofensiva Brusilov

« Respuesta #6 en: 07 de Noviembre de 2007, 22:30:19 pm »
muy bueno.

Desconectado Alexander

  • Miembro completo
  • ***
  • Mensajes: 153

Re: La Ofensiva Brusilov

« Respuesta #7 en: 08 de Noviembre de 2007, 03:19:52 am »
Muy buen relato, Cesar.
Por su propio orgullo, evitaron que vuelvan vivos muchos soldados.
Es algo que te indigna.

Saludos.

Desconectado josmar

  • Moderadores
  • Miembro Héroe
  • ******
  • Mensajes: 4.733
  • Konteradmiral

Re: La Ofensiva Brusilov

« Respuesta #8 en: 08 de Noviembre de 2007, 18:58:32 pm »
Enhorabuena Caesar... <<34


Desconectado Caesar

  • Miembro Héroe
  • *****
  • Mensajes: 3.073
  • "La verdad es la primera victima de la guerra"

Re: La Ofensiva Brusilov

« Respuesta #9 en: 08 de Noviembre de 2007, 21:11:29 pm »
Chicos parar que me emociono,.... <<9  <<12

Gracias,... <<28

Desconectado montefusco

  • Miembro Junior
  • **
  • Mensajes: 72

Re:La Ofensiva Brusilov

« Respuesta #10 en: 20 de Noviembre de 2016, 06:51:55 am »
En contraste al prolongado debate respecto a si la URSS ganó sola la Segunda Guerra Mundial, si el aporte occidental fue decisivo o no y si en la actualidad occidente deliberadamente minimiza el aporte Soviético, debate que ha renacido en los últimos años con la nueva guerra fría y el victimismo antioccidental que atraviesa el ideario oficial del régimen de Moscú (recordemos que hasta el mismo Putin reclamó a occidente por ignorar la participación rusa), de lo ocurrido en la primera Gran Guerra se dice poco o casi nada,cuando si hubo un conflicto en que la sangre rusa se sacrificó para salvar a occidente, y dondeel frente oriental es rara vez mencionada o sólo marginalmente, como si no hubiera ocurrido nada de relevante luego de Tannenberg y la primera batalla de los Lagos Masurianos, es precisamente éste. La ofensiva Brusilov sería la segund vez que una ofensiva rusa con recursos insuficientes, aunque ahora sí con mejor planificación que anteriormente, sacaría las castañas del fuego a los aliados occidentales, aliviando la presión sobre Verdún y debilitando la defensa del Somme. Anteriormente otra ofensiva improvisada con pésimos mandos sobre Prusia Oriental ya había sido vista como suficientemente amenazadora como para obligar a Moltke a desviarse del cuidadosamente estudiado Plan Schlieffen retirando tropas que debían sacar de combate a francia para detener al rodillo ruso.

En la segunda guerra mundial Stalin aprendería bien la lección y no subordinaría sus movimientos a las necesidades occidentales, incluso consiguió que el día d se restrasara un mes para coincidir con Bagration.

 

Real Time Web Analytics