Autor Tema: Discursos del Führer.  (Leído 7772 veces)

Desconectado ULRICH

  • Administrador
  • Miembro Héroe
  • ******
  • Mensajes: 6.179
  • Sólo esta perdido,quien se da por vencido.

Discursos del Führer.

« en: 18 de Febrero de 2006, 19:24:05 pm »
No cabe duda de que Hitler era un gran orador.Aqui os pongo uno de sus mejores discursos que seguro que habeis visto en algún documental.Se trata de una carta que Rooselvert mandó a Hitler para que no se agrediera a ningun país de los que citaba en la carta....y Hitler respondió en el Reichtag:

EI señor Roosevelt exige, en fin, la disposición de darle seguridades de que las fuerzas armadas alemanas no ocuparan las metrópolis o las colonias de las naciones independientes que se citan, ni procederan a un ataque contra ellas. En su relación figuran Finlandia, Letonia, Lituania, Estonia, Noruega, Suecia, Dinamarca, Holanda, Belgica, Gran Bretana, Irlanda, Francia, Portugal, España, Suiza, Liechtenstein, Luxemburgo, Polonia, Hungrra, Rumania, Yugoslavia, Rusia, Bulgaria, Turquia, Irak, Arabia, Siria, Palestina, Egipto e Irán.
Me he tomado la molestia de constatar en los Estados aludidos, primero, si se sienten amenazados, y, segundo, si ante todo esta demanda que el señor Roosevelt nos ha formulado se apoya en una sugestión particular suya o, al menos, cuenta con la adhesión de los paises interesados. La respuesta fue plenamente negativa y en ocasiones hasta brusca. Con todo, no hemos podido dirigir estas preguntas a algunas de las naciones que señala el presidente americano, puesto que están ocupadas por las tropas de los Estados democráticos y con ello se les ha privado de sus derechos.
...Senor presidente Roosevelt: comprendo muy bien que la magnitud de su imperio y la inmensa riqueza de su país le permitan sentirse, responsable de los destinos del mundo entero y de los distintos pueblos. Yo, por mi parte, señor presidente Roosevelt, estoy situado en un marco mucho más modesto e insignificante. Los miles de millones ahorrados por los alemanes durante largos años de paz, en oro y divisas, nos han sido arrebatados. Hemos perdido nuestras colonias. En 1933 mi país tenia 7 millones de desocupados y algunos millones sometidos a jornada reducida de trabajo. Millones de agricultores empobrecidos, una industria aniquilada, un comercio arruinado. En pocas palabras: reinaba un caos general.
Desde esta época, señor presidente Roosevelt, tan sólo he podido realizar algunos logros. No puedo constituirme, por lo tanto, en responsable del destino de un mundo precisamente porque este mundo no ha tomado parte en el desgraciado destino de mi pueblo. Me siento lIamado por la única meta de servir a mi pueblo y redimirlo de una terrible penuria. He logrado superar el caos en Alemania, he conseguido restablecer el orden, .elevar en todos los sectores la producción de nuestra economía nacional... He tenido exito al reincorporar al proceso productivo a esos siete millones de desocupados a quienes todos teniamos clavados en el corazón... He conseguido no sólo unificar políticamente al pueblo alemán sino también armarlo, y me he esforzado en dejar sin efecto, página a página, aquel tratado que desarrolla en sus 448 artículos la más ruin de las violencias que jamás hayan padecido pueblos e individuos.
He devuelto al Reich las provincias que nos robaron en 1919, ha reintregado a la patria a millones de alemanes , hondamente desdichados por haber quedado separados de nosotros. He restaurado la unidad histórica milenaria del espacio vital alemán, y me he esforzado, señor presidente, en hacer todo esto sin derramamiento de sangre y sin causar a mi pueblo ni a otros pueblos el horror de una nueva guerra.
He hecho todo esto, señor presidente, con mis propias fuerzas, cuando hace 21 años tan sólo era un trabajador y un soldado desconocido de mi pueblo... Usted, señor presidente, ha encontrado su camino infinitamente más fácil. En 1933, cuando yo me convertí en canciller del Reich, usted fue nombrado presidente de la Unión americana. Con ello era usted, desde el primer momento, figura principal de uno de los estados más grandes y ricos del mundo... Por eso dispone de tiempo y ocio, precisamente por la magnitud de sus condiciones, para ocuparse de problemas universales. Mi mundo, sin embargo, señor presidente Roosevelt, es mucho más reducido. Tan solo comprende mi pueblo. En consecuencia mi fé está puesta en que podremos aprovechar mejor lo que llevamos en el corazón: la justicia, el bienestar, el progreso y la paz de toda la comunidad
humana.

Adolf Hitler.

UN SALUDO.








Graf

  • Visitante

Re: Discursos del Führer.

« Respuesta #1 en: 18 de Febrero de 2006, 20:31:47 pm »
Dejando en evidencia el patetisismo de Rossevelt...  ;D

No tendras la fecha.

Desconectado ULRICH

  • Administrador
  • Miembro Héroe
  • ******
  • Mensajes: 6.179
  • Sólo esta perdido,quien se da por vencido.

Re: Discursos del Führer.

« Respuesta #2 en: 18 de Febrero de 2006, 22:40:58 pm »
Dejando en evidencia el patetisismo de Rossevelt... ;D

No tendras la fecha.

El 28 de Abril de 1939.

UN SALUDO.

Desconectado Nonsei

  • Moderador global
  • Miembro Héroe
  • ******
  • Mensajes: 4.697

Re: Discursos del Führer.

« Respuesta #3 en: 20 de Febrero de 2006, 08:06:31 am »
Y dejando en evidencia el cinismo de Hitler.

Desconectado ULRICH

  • Administrador
  • Miembro Héroe
  • ******
  • Mensajes: 6.179
  • Sólo esta perdido,quien se da por vencido.

Re: Discursos del Führer.

« Respuesta #4 en: 20 de Febrero de 2006, 13:51:38 pm »
Cierto Nonsei.

Citar
hacer todo esto sin derramamiento de sangre y sin causar a mi pueblo ni a otros pueblos el horror de una nueva guerra.

UN SALUDO.

Desconectado Nonsei

  • Moderador global
  • Miembro Héroe
  • ******
  • Mensajes: 4.697

Re: Discursos del Führer.

« Respuesta #5 en: 20 de Febrero de 2006, 14:07:37 pm »
Bueno, lo cierto es que hasta entonces todas las ganancias territoriales las había conseguido con poco derramamiento de sangre, y sin guerra. Pero no fue por mérito suyo.

Un ejemplo de su cinismo, para mí:

Por eso dispone de tiempo y ocio, precisamente por la magnitud de sus condiciones, para ocuparse de problemas universales. Mi mundo, sin embargo, señor presidente Roosevelt, es mucho más reducido. Tan solo comprende mi pueblo. En consecuencia mi fé está puesta en que podremos aprovechar mejor lo que llevamos en el corazón: la justicia, el bienestar, el progreso y la paz de toda la comunidad
humana.

Graf

  • Visitante

Re: Discursos del Führer.

« Respuesta #6 en: 20 de Febrero de 2006, 15:34:32 pm »
Porque cinismo?

Desconectado Lenz Guderian

  • Oberstleutnant 2da. División Panzer
  • Moderator
  • Miembro Héroe
  • ******
  • Mensajes: 2.555
  • La Voluntad y el Error son los padres de lo vivo.

mas alla de Band of Brothers

« Respuesta #7 en: 20 de Febrero de 2006, 18:37:54 pm »
Realmente podriamos hablar largamente sobre las implicaciones de este documento.

El mismo posee 2 o 3 lecturas diferentes. Cosa comun en el Fuhrer.


Lo principal es que:

1. Esta escribiendo para sí mismo.

2. Esta escrito para los alemanes

3. Esta en linea directa con Mein Kampf.

4. No se compromete a nada. Esta es una característica universal en Hitler. Su voluntad simepre encuentra la vía para permanecer incólume. con la vía libre para seguir un rumbno que solo ella podra saber en su momento.

Alemania y Hitler (en el pensamiento de Adolf) son uno mismo. El martirologio es paralelo.

En otro plano diré que es una pieza histórica. Hitler estaba conciente de que cada acto suyo era histórico. (lo cual es terriblemente dificil de manejar. Me recuerda a Aníbal)

Aun y cuando el mensaje se presenta cin cordialidad por otro lado es abiertamente hostil

Hitler envidia a estados unidos pero a la vez lo vislumbra como inferior

Y lo mas importante.

El periodo del III reich es un capitulo mas en la historia de la unificacion europea. (La cual se ha tratado de gestar bajo diferentes lineamientos. Desde el Sacro imperio Romano germanico hasta los estados socialdemócratas benefactores y la actual crisis neoliberal y anglosajona) 

El problema con europa es que su era colonial ha quedo etrusca y sus incursiones y sus relaciones con America son muy pobres. El entendimiento que han planteado siempre ha estado marcado por el colonilismo, el vasallje o la curioisodad turistica nunca el establecimiento de lazos fuertes a nivel continental.

El peso de estados unidos eclipsa las enormes posibilidades. Por lo tanto el pais mas estratégico sigue siendo   inglaterra.

Por ultimo es un placer leer un escrito donde la figura del lider se presenta como tal sin mixtificaciones o baños de maldad.

Hitler mas alla de Band of Brothers.

por otro lado Roosvel porbablemente no entendió el tono tan personal (del emisor) de la carta y es probable que no le haya interesado mucho pues la doctrina estadounidense estafe prefigurada aun antes de la gueerra.


Sigel

  • Visitante

Re: Discursos del Führer.

« Respuesta #8 en: 20 de Febrero de 2006, 22:57:09 pm »
Me gustaría conocer la carta de Roosevelt para conocer más precisamente a qué está respondiendo Adi... ejem... porque si el presidente gringo da una lista de países no invadibles, entonces, ¿cuales serán, a su gracioso juicio, son aquellos que no importa que se invadan?

Desconectado Lenz Guderian

  • Oberstleutnant 2da. División Panzer
  • Moderator
  • Miembro Héroe
  • ******
  • Mensajes: 2.555
  • La Voluntad y el Error son los padres de lo vivo.

Re: Discursos del Führer.

« Respuesta #9 en: 20 de Febrero de 2006, 23:12:04 pm »
Seria pecar de ingenuidad politica

es obvio que ni haciendole manita de puerco te va a decir que si, en efecto hay algun país invadible. Es claro que detras del lenguaje diplomatico en estos caso lo mas importante es lo que esta entre lineas.

Los paises de su lista son aquellos que alemania podía invadir y que a estados unidos estrategicamente le afectarían

Desconectado Nonsei

  • Moderador global
  • Miembro Héroe
  • ******
  • Mensajes: 4.697

Re: Discursos del Führer.

« Respuesta #10 en: 24 de Febrero de 2006, 08:56:49 am »
Porque cinismo?

Echa en cara al presidente Roosevelt que se meta en los problemas del resto del mundo, mientras que para él su único interés es su pueblo. Su mundo es mucho más reducido, dice, como si aspirase a vivir tranquilamente en un feliz aislamiento (que podría ser, por cierto, al estilo del que aspiraba a tener Estados Unidos en esa misma época). Como si la política exterior agresiva que ponía en peligro la paz fuese la de Roosevelt y no la suya.

Karl H. Guderian

  • Visitante

Re: Discursos del Führer.

« Respuesta #11 en: 16 de Abril de 2006, 00:26:47 am »
Vamos a dar un poco de vida a este tema tan interesante, cuelgo este discurso y luego si os parece lo comentamos.

¡Mis queridos compatriotas, hombres y mujeres alemanes!

En la Biblia está escrito: "Lo que no es ni caliente ni frío lo quiero escupir de mi boca". Este frase del gran Nazareno ha conservado hasta el dia de hoy su honda validez. El que quiera deambular por el dorado camino del medio debe renunciar a la consecución de grandes y maximas metas. Hasta el dia de hoy los terminos medios y lo tibio también han seguido siendo la maldición de Alemania. La situación de nuestra patria, segun la condición geografica una de las mas desfavorables en europa, fue comprendida en realidad por primera vez, por el pequeño estado pRusiano, odiado, un rival en sentido espiritual y material para todos los pueblos circundantes, le quedo reservado a este pequeño estado modelo llegar a ser el adalid del pensamiento alemán hasta aquella unión de los troncos alemanes que en el fondo, a pesar de dos guerras ganadas, aun no era una union.

Aun hoy somos el pueblo menos apreciado de la tierra. Un mundo de enemigos se alza contra nosotros y el alemán debe decidirse también hoy si quiere ser un soldado libre o un esclavo blanco. Las precondiciones bajo las cuales solo puede desenvolverse una estructura estatal alemana han de ser por consiguiente: unión de todos los alemanes de europa, educación para la conciencia nacional y la disposición de poner todas las fuerzas nacionales enteramente al servicio de la nacion.

Estas, solamente, son las condiciones fundamentales bajo las cuales podemos vivir en el corazon de europa. El anciano gigante de la vida estatal alemana, bismarck, ha mantenido totalmente esta linea directriz, y cuando él se fue vino el dominio de los terminos medios, de lo tibio. En lugar de representación de intereses patrios se hizo política dinástica, en lugar de política nacional, la internacionalizacion. Las palabras-impacto de "echar un puente entre todos los antagonismos", de fraternización, de tregua y otras similares minaron la fuerza del pueblo alemán hacia adentro y hacia afuera. La judaización fue la consecuencia inmediata de esta política tibia, la judaización de la nación alemana, porque el judío no renuncia a su propia nacionalidad.

Industrialización, conquista económica pacifica del mundo fueron otros objetivos, segun los cuales se procedio, sin tener en cuenta que no existe ninguna política económica sin espada, ninguna industrialización sin poder. Hoy no tenemos ya una espada en el puño, ¿Donde tenemos entonces una política económica existosa? Inglaterra ha reconocido muy bien este primer principio de la vida estatal, de la salud estatal, y actua desde hace siglos de acuerdo al fundamento de convertir fuerza económica en poder politico, y el poder politico debe a su vez, a la inversa, proteger la vida economica. El instinto de conservación del estado puede construir una economia; pero nosotros quisimos conservar la paz mundial en lugar de defender con la espada los intereses de la nación, la vida económica de la nación, y de abogar sin consideraciones por las condiciones de vida del pueblo.

Y en esto participan por igual todos los partidos del actual parlamentarismo. Los democratas quieren salvar la democracia aunque Alemania sucumba por ello. Por la democracia afirma el democrata que quiere morir, por lo general nunca se llega tan lejos. Una enormidad seria para él si la democracia sucumbiera. En la práctica se desarrollo, gracias a esta idea que conduce a la paralización del pueblo, el dominio de la bolsa y de los manejos bursátiles.

El centro representa la idea de la solidaridad de un determinado credo. Otros pueblos, por fanáticamente que piensen y actuen de acuerdo a los principios de su credo, son en primer término hijos de su pueblo y recién después abogan por una confesión determinada.

La socialdemocracia representa intereses político-mundiales; pero un proceder conjunto con los trabajadores de todo el mundo, por cierto, solo es posible en base a un mutuo respeto y posición de igualdad. El alemán debe ser en primer termino un aleman, asi como el inglés es un inglés, si quiere ganarse el respeto de los otros; y este respeto existe hoy en dia menos que nunca. No se trata de si el obrero alemán se declara solidario con los obreros de otros paises, sino si el obrero de otros paises quiere declararse solidario con el obrero alemán.

Por lo demas el pueblo alemán no queria ser internacionalista. El mejor corazon del alemán dejo ir a la guerra hace nueve años a incontados millones entusiastamente, y hoy los obreros de essen, cuando ametralladoras francesas tabletearon en aquel funesto sabado dentro de sus filas, no fijaron su mirada en la solidaridad internacional, sino sobre Alemania y sobre aquel dia que alguna vez llegara a ser el dia de la venganza.

Debido a la mediocridad y debilidad de los partidos parlamentarios sobrevino, logicamente, la mediocridad de los gobiernos. De esta manera, a partir del momento en que debia ser mantenida la "paz mundial" bajo cualquier circunstancia, por necesidad natural debio desarrollarse la guerra mundial. Hubieramos podido concertar alianzas con metas firmes y grandes; con decisiones a medias no se lo puede hacer, y los canallas que anteriormente reflexionaron, y ponderaron ahorraron y fueron tacaños, tiran hoy millones sin provecho para el pueblo alemán*. Todo estaba bajo el signo de la mediocridad, de la tibieza, hasta la lucha por la existencia en la guerra mundial y mas aun la concertación de la paz. Y hoy la continuación de la política a medias de entonces ha llegado a ser triunfo. El pueblo unido entre sí en la ardua lucha, y aclaro que en la trinchera no había partidos ni confesiones, ha sido desgarrado por el dominio de los intermediarios rapaces y pillos. La reconciliación y la compensación de los antagonismos, por cierto vendrían pronto si a toda "la compañía" se la colgara. Pero es que los intermediarios rapaces y pillos son "ciudadanos" y lo que es aun más importante, adeptos de aquella religión que el Talmud santifica.

No es el proletario quien ha llegado a ser señor, sino que el judío galiztiano se puso en el lugar de reyes que van cayendo. Ahora ya hace mas de cien años que esta trabajando en la desintegración de los estados europeos; siempre ha encontrado auxiliares y los encuentra aun hoy: severing aquí, poincare alla! No se hubiera podido hacer nada contra un pueblo de setenta millones si previamente no se le hubiera quitado la fuerza. Y el que quita al pueblo este poder de decisión interior es el culpable del hundimiento de la nacion.

Hace tres años he declarado en este mismo lugar que el derrumbe de la conciencia nacional alemana también arrastrara conjuntamente al abismo la vida económica alemana. Porque para la liberación se requiere mas que política economica, se requiere mas que laboriosidad, ¡para llegar a ser libre se requiere orgullo, voluntad, terquedad, odio, y nuevamente odio!

¿Qué se puede esperar de los gobiernos? Ellos sueñan con un milagro. Ellos sueñan con negociar, pero ¡para negociar se requiere poder! Una delegación con refuerzos de cuero en las rodillas va a Paris, trae de allí la decisión como don de gracia que alli es dictada por un poder superior, y la Nación Alemana da las gracias a la delegación por su "sentido del tacto", por su "sabia mesura", por su comportamiento en el "sentido de la mas auténtica democracia", y el pueblo sucumbe a consecuencia de ello. Aun se puede comprar carbón, aun no ha desaparecido el último marco de oro. Tres cuencas carboníferas ya han sido enajenadas por dinero, pero yo creo que no nos sera ahorrado aplicar a nosotros la sentencia de clemenceau que rezaba: "Me batiré delante de Paris, en París y detrás de París". Por cierto con una pequeña modificacion: no nos quisimos batir delante del ruhr, no nos quisimos batir en el ruhr, tendremos que batirnos detrás del Ruhr. Los hambrientos que en los tiempos venideros clamaran por pan no seran alimentados por el munchester post y los 20 millones de alemanes que se dijo están de más en Alemania, deberan enfrentarse con un terrible destino. Y cada cual deberá preguntarse: ¿también estarás tú entre ellos?

La hoz, el martillo, la estrella y la bandera roja ascenderan sobre Alemania; pero Francia no devolverá el territorio del Ruhr. ¿Qué se puede hacer contra estos dos terribles peligros que amenazan con aniquilarnos? Desde arriba no viene el espiritu, el espiritu que purifique Alemania, que con escoba ferrea limpie el gran establo de la democracia. Hacer esto es el cometido de nuestro movimiento. No ha de gastarse en superfluas batallas oratorias, sino que el estandarte con el disco blanco y la svastica negra sera enarbolado sobre toda Alemania el dia que sera el dia de la liberación de todo nuestro pueblo.

* Alusión a los responsables de la destrucción de Alemania que se opusieron por onerosos a los presupuestos militares y después provocaron la esclavitud de Alemania por el Tratado de Versalles (n. del t.).

Adolf Hitler

Creo que es un discurso interesante, muy en la línea de Hitler.

Desconectado Dieter

  • Miembro completo
  • ***
  • Mensajes: 242

Re: Discursos del Führer.

« Respuesta #12 en: 22 de Abril de 2006, 12:12:23 pm »
El mejor es uno que dio ante el Reichstag diciendo que los paises enemigos de Alemania (refiriendose a Inglaterra y EE.UU) estaban Gobernados por un Borracho y un invalido, jajajaja


Karl H. Guderian

  • Visitante

Re: Discursos del Führer.

« Respuesta #13 en: 22 de Abril de 2006, 13:54:50 pm »
¿Alguien lo tiene por ahí ese discurso?

Ahí va otro

Ante la camara baja del Reichstag

¡Señor presidente!, ¡señores!:

Si podemos celebrar hoy otra sesión bajo la bandera negro-blanco-roja y bajo el símbolo del renacimiento nacional en Alemania es quizá porque el campesino alemán ha tomado grandísima parte en este nuevo curso histórico de nuestro destino. Se habla tanto de los motivos que determinan individualmente las acciones de los gobiernos y se olvida que todas las medidas adoptadas en ciertos tiempos tienen una misma raíz. Las acciones de años que están detrás de nosotros han partido también de una raíz y, exactamente ocurrirá con las de aquel tiempo que yace ante nosotros, que también de una raíz tendrán que partir.

Al hablar aquí en nombre del gobierno nacional, quiero hablar de la tendencia de que este necesita. Nos llamamos hoy un gobierno del levantamiento alemán, de la revolución nacional. Queremos decir con ello que este gobierno se siente y considera conscientemente como una representación de los intereses del pueblo alemán. Debe ser asimismo una representación de los campesinos alemanes, pues no puedo defender los intereses de un pueblo si al fin no reconozco la fuerza mas importante en una clase social que significa efectivamente el porvenir de la nación.

Si paso la vista por sobre todos los fenómenos aislados de la economía, por sobre todas las transformaciones políticas, al fin queda siempre la cuestión esencial de la conservación de la nacionalidad en sí. Esta cuestión solo podrá ser resuelta favorablemente cuando haya quedado resuelto el problema de la conservación de los campesinos. Que un pueblo podía existir sin ciudadanos, nos lo enseña la historia, que no es capaz de vivir sin campesinos, lo hubiera demostrado en un tiempo la historia si hubiese persistido el antiguo sistema. Todas las oscilaciones son al fin tolerables, todos los reveses de la suerte pueden ser conllevados siempre que exista una clase campesina fuerte. En tanto que un pueblo pueda contar con una clase campesina fuerte, sacara de ella, una vez y todas, nuevos bríos y nuevas fuerzas. Creédmelo, señores, la revolución que yace tras nosotros no hubiera sido posible si parte del pueblo del campo no hubiese militado en nuestras filas. Hubiera sido imposible conquistar solo en las ciudades todas aquellas posiciones de salida que también en nuestras acciones nos han dado el peso de la legalidad. Al campesino alemán debe, pues, el pueblo alemán la renovación, el levantamiento y con ello la revolución que ha de conducir al saneamiento general de las condiciones alemanas.

Todo gobierno que nos pare miente en la importancia de este fundamento portante. No podrá ser mas que un gobierno del momento. podrá dominar y gobernar por espacio de algunos años, pero nunca llegara a obtener éxitos duraderos ni mucho menos eternos, puesto que estos exigen que se comprenda una vez y otra la necesidad de la conservación del propio espacio de vida y, por consiguiente, de la propia clase campesina. Este reconocimiento fundamental exige la necesidad de obrar en numerosos sectores y la esencia de innumerables resoluciones individuales; servirá de idea fundamental y se sobrepondrá constantemente a todas nuestras acciones y a nuestras resoluciones.

Pensando de manera tan fundamental no se perderá jamás el suelo bajo los pies, darán siempre y primeramente con lo justo, aun cuando los hombres, que todos lo somos, no hayan elegido y hallado temporalmente, una vez que otra, lo justo y verdadero. Creo por tal razón que este gobierno, viendo su misión en la conservación de la nacionalidad alemana, la cual, a su vez, esta atendida principalmente a la conservación del campesino alemán, no tomara nunca resoluciones falsas. Puede que aquí y allá yerre en sus medios, pero no lo hará nunca en lo esencial y fundamental.

Es cuestión de valor no ver solamente las cosas tal cual ellas son. Habrá que romper con muchas tradiciones antiguas, habrá en algunos casos que verse precisado a oponerse a la opinión pública. podrá hacerse esto tanto mejor y tanto mas pronto, mientras mas cerrado este un bloque de la nación detrás del gobierno. Una cosa es imposible: que un regimiento sea capaz al fin de pelear hacia todas direcciones. Si es que un gobierno lucha por la conservación de la nacionalidad alemana y consiguientemente por la del campesino alemán, es precisamente esta nacionalidad la que ha de secundar las acciones y los hechos del gobierno. Esto le da entonces aquella estabilidad interior que necesita para adoptar resoluciones que por el momento son difíciles de defender, pero que forzosamente hay que adoptar y cuyo éxito no podrán ver en el acto nuestros hermanos obcecados en un principio, pero de quienes se sabe que acabaran por contribuir a la salvación de toda la nación.

Si los campesinos alemanes han encontrado hoy una gran fusión, el hecho de poner grandes masas del pueblo detrás del gobierno facilitará grandemente la actuación de este en lo futuro. Creo que en este gobierno no hay nadie que no este animado del sincero deseo de llegar a esta estrecha colaboración. En la solución de este problema vemos al mismo tiempo la salvación del Pueblo Alemán en lo futuro, no solo para 1933 o 1934, sino para los tiempos mas remotos.

Estamos dispuestos a adoptar aquellas medidas, y a ponerlas en practica en los próximos años, de las cuales sabemos que las generaciones venideras las reconocerán como justas y las fijaran definitivamente.

Ya era tiempo de encontrar la fuerza para adoptar resoluciones a las cuales debemos, en el mas profundo y ultimo sentido, la salvación de la Nación Alemana.

Estamos dispuestos a echar sobre nuestros hombros tan difícil lucha. Por la ley de autorización se ha conseguido que la acción de salvación del Pueblo Alemán se libere y desprenda por primera vez de las intenciones y consideraciones de partido de la que ha sido hasta ahora la representación del pueblo. Podremos hacer ahora con ella lo que creamos necesario para el porvenir de la nación pensándolo despacio y con sangre fría. Se han creado las presuposiciones puramente legales para su consecución. Eso si que es necesario que el pueblo tome parte activa en nuestra labor. Que no crea que la nación no tiene ya necesidad de tomar parte en la formación de nuestro destino por la sencilla razón de que el parlamento no es ya capaz de intervenir, inhibiéndolas, en las resoluciones. Todo lo contrario, lo que queremos es que el Pueblo Alemán vuelva en si precisamente ahora y se ponga detrás del gobierno cooperando vivamente. Se ha de llegar al punto de que cuando volvamos a apelar nuevamente a la nación, pasados unos cuatro años, no nos dirijamos a hombres que han dormido, sino que encontremos a un pueblo que en estos años ha despertado finalmente de su hipnosis parlamentaria y posea los reconocimientos necesarios para comprender las eternas presuposiciones de la vida.

Sé que la labor que nos espera contiene problemas de enorme gravedad. No sólo porque al cabo de quince años de no apreciar las presuposiciones más naturales de la vida debemos empezar con los principios más sencillos de la razón, sino porque durante este tiempo ha tenido lugar un inaudito enlazamiento de intereses y no se puede dar un solo paso sin tropezar con corrupciones que hay que exterminar a toda costa, ya sean de carácter espiritual o material. Sea como se quiera, este problema tiene que ser resuelto, y se resolverá. Si el Pueblo Alemán conoce detrás de sí milenios de un destino lleno de vicisitudes, no ha de ser la voluntad de la providencia el que antes de nosotros se haya luchado y sacrificado para que las futuras generaciones echen a perder su vida ellas mismas y no puedan entrar en los milenios del porvenir. Las grandes luchas del pasado hubieran sido inútiles si dejásemos de luchar por el futuro.

Los sacrificios que nosotros mismos hemos hecho por la conservación del Reich, han sido pesados. La generación que peleo en esta guerra mundial ha sufrido lo indecible. No es justo poner solo esto en la cuenta, pues debemos pensar en lo que han hecho, sufrido y batallado las generaciones que nos precedieron. Debemos contar la suma total de los sacrificios hechos antes de nosotros, no para que una generación capitule ante el destino y se extingan las de los tiempos futuros, sino en la esperanza de que cada generación cumpla, por su parte, con su deber en esta eterna sucesión de generaciones.

Ante nosotros se levanta hoy este deber exhortándonos a su cumplimiento. Por espacio de quince años se han cometido los mas graves pecados, sin excepción alguna, unos conscientemente activos, otros pasivamente por toleracion. A nosotros nos toca proceder juntos y de acuerdo para borrar las huellas de este tiempo.

El problema podrá ser muy grande, pero si ha de ser resuelto, habrá que resolverlo. Rige también aquí la eterna máxima: donde reina una voluntad inquebrantable, podrá quebrantarse igualmente una época de penuria.

Adolf Hitler

Desconectado Wittmann

  • Obergruppenführer
  • Administrador
  • Miembro Héroe
  • ******
  • Mensajes: 6.687
  • Disfrutando en Villers-Bocage.

Re: Discursos del Führer.

« Respuesta #14 en: 22 de Abril de 2006, 22:46:29 pm »
Este, es el último discurso radiado de Hitler 30-01-45, una obra maestra de la oratoria.

Lo conozco desde hace años, pero lo tengo ahora, gracias a la cortesía de ParadiseLost y el foro al que representa.

http://b-graf.com/Hitler_1945_04_Letzte_Rede.mp3

P.D. el foro (hermano del nuestro) en cuestión, es este http://weltkrieg.forum.ijijiji.com/

P.P.D. Paradise esta buscando una transcripción, pero si alguien la conoce (yo solo conozco parte), por favor, que la publique.

saludos.

 

Real Time Web Analytics