La corta vida del Acorazado de la Regia Marina ROMA

Iniciado por josmar, 27 de marzo de 2019, 19:53:22 pm

« anterior - próximo »
Ir Abajo

josmar

27 de marzo de 2019, 19:53:22 pm Ultima modificación: 29 de marzo de 2019, 13:24:18 pm por josmar
                                                                  El Acorazado de la Regia Marina ROMA.

                                           



                  El Acorazado ROMA, era la tercera unidad de la Serie Littorio, lo que permitió que, gracias a las experiencias de sus hermanos, se modificaran o
             mejoraran diversas prestaciones o servicios. A grandes rasgos, sus características principales eran :

                  Desplazamiento.-         44-050 T.

                  Tonelaje bruto.-           46.215 T.

                  Eslora.-                         240'7 m.

                  Manga.-                          32'9 m.

                  Calado.-                          10'5 m.

                  Velocidad.-                     31'5 nudos.

                  Autonomía.-              3.920     millas a 20 nudos ( con 4.000 toneladas de nafta).

                  Armamento principal.- 9 cañones de 381 mm (15") (3x3).

                  Tripulación.-             1920.




                  Fue consignado a la Regia Marina el 14 de junio de 1942, pero no tuvo la oportunidad de participar en acciones militares contra la flota británica.

                  Antes de dirigirse a la base naval de Tarento, el Roma pasó  la primera parte del verano en Trieste, en cuyo golfo efectuó varias salidas a mar
             con ejercicios de tiro diurno y nocturno, pruebas de los nebbiogeni (productores de "niebla") y muchos lanzamientos con catapulta de los
             hidroplanos Ro.43, que eran posteriormente recobrados con la adecuada grúa después de su amaraje.

                  La unidad por fin abandonó Trieste  la mañana del 21 de agosto y, protegida por la escolta de cuatro destructores, Ascari, Bombardiere, Fuciliere
             y Legionario, y de aviones antisubmarinos, además de  un amplio aparato de seguridad que incluyó unidades dragaminas, remolcadores y cinco
             submarinos en escucha hidrofónica a lo largo del recorrido, tomo rumbo sur, afrontando por  primera vez una navegación en guerra en las aguas del
             Adriático, del Canal de Otranto y el Alto Jónico, todos atentos a la amenaza hostil. En la tarde del día siguiente arribó a Tarento, para unirse a las
             otras dos unidades de la misma clase, Littorio y Vittorio Véneto, en la poderosa IX División Naval, constituida justo con los tres buques de batalla
             mayores.

                  Sucesivamente, por casi tres meses el Roma siguió  ejercitándose en puerto y en mar, al objetivo de amalgamar la tripulación y conseguir con
             ello una respuesta óptima frente a todas las exigencias operativas que le esperaban. Muchos ejercicios diurnos y nocturnos también fueron
             efectuados en el golfo de Tarento conjuntamente con las otras unidades de la IX División y  numerosas unidades auxiliares, otorgando al Mando y al
             Estado Mayor del Roma la capacidad de conducir con seguridad la unidad en el ámbito de amplias formaciones navales.

                  En Noviembre, se decidió transferir la IX División Naval de Tarento a Napoles como forma de que los tres Littorio tuvieran libertad de movimiento
             en el Mediterraneo occidental, por lo que  en la noche del 11 de Noviembre, los tres acorazados, escoltados por tres escuadrillas de destructores,
             navegaron hacia el Tirreno, arribando a Napoles, sin novedad, en la mañana del 13.

                  El 4 de Diciembre tuvo lugar el primer bombardeo aéreo de la península italiana, efectuado por 20 bombarderos B-29 norteamericanos, que
             durante 42 minutos llevaron a cabo un violento bombardeo contra la ciudad de Napoles, su puerto, y las naves que en él se encontraban, causando
             innumerables daños y victimas. Este ataque hizo que Supermarina adelantase su programado destino de la IX División Naval a la base naval de La
             Spezia, que se efectuó el 6 de Diciembre, con la escolta de 8 destructores.

                  Entre los meses de enero y febrero de 1943, los tres acorazados fueron enviados por orden de antigüedad, a efectuar el carenaje a Genova, al
             ser el puerto dotado de dique seco lo suficiente capaz, más próximo. El Roma, al ser el último, efectuó el viaje el 12 de febrero,  regresando a La
             Spezia el 20 del mismo mes.

                  El 5 de Abril es nombrado Comandante en Jefe de la Forze Navali da Battaglia (FNB), en su nueva estructuración, el Almirante de Escuadra Carlo
             Bergamini, que embarcó en el Littorio.

                  El 16 de Abril, el acorazado Roma, ya con el Almirante Bergamini, junto el Littorio y el Vittorio Veneto, junto con una escolta de seis
             destructores, y la consiguiente protección aérea, realizan por primera vez bajo el mando  del nuevo Jefe de la FNB  , unas maniobras conjuntas de
             las tres unidades pesadas, con el fin de unificar criterios y respuestas.

                  El 5 de junio de 1943, durante el bombardeo de la base de La Spezia, dos bombas perforantes de 908 kg dañaron el casco del Roma, haciéndole
             embarcar 2.350 t de agua. La misma suerte corrió el Vittorio Veneto, por lo que solo el Littorio , (dañado anteriormente en el bombardeo de La
             Spezia de la noche entre el 18 y el 19 de abril, en el que el destructor Alpino  había sido hundido) permaneció operativo. Mientras que el Vittorio
             Veneto pudo ser reparado y regresar a la Escuadra en poco más de un mes, para el acorazado Roma, golpeado por otras dos bombas, que no
             causaron brechas en el casco, fue necesario la entrada en dique y el traslado a Génova, no regresando a la Escuadra hasta el 13 de agosto fecha en
             la que retornó a La Spezia, donde ultimarían trabajos pendientes, entre los que correspondía la instalación  del radiotelémetro Gufo.

                  Cuando el día 8 de Septiembre, a las 18'30 horas, Radio Argelia, emitió el comunicado del Cuartel General Aliado notificando la rendición de Italia
             y la firma del Armisticio, en Italia la noticia causó conmoción en la clase dirigente, ya que eran muy pocos los conocedores de posibles contactos con
             los Aliados, y aún menos los que sabían que esos contactos se estaban llevando a cabo, por lo que el Mariscal Badoglio, Jefe de Gobierno, se vio en
             la obligación de dirigirse a las 19'42  de la tarde, en un mensaje radiado a la Nación.

                  Pocas horas después, en la noche del 8 al 9 de Sepbre, mientras en las calles, la noticia ha destapado un cúmulo de sensaciones....confusión,
             incomprensión, dudas, miedo, euforia, rabia, sorpresa, alivio........ las Unidades de la FF. NN. BB, bajo las órdenes del Almirante Bergamini, en su
             puesto de mando a bordo del Roma, salen del puerto de La Spezia, sin rumbo conocido......  

                  Un viaje trascendente para todos los intervinientes, fuese cual fuese el plato de la balanza que les tocase, y que iremos detallando para todos.....
                 



                                                                                                                                                   Continua.



josmar

02 de abril de 2019, 19:24:29 pm #1 Ultima modificación: 02 de abril de 2019, 19:53:42 pm por josmar


                               Comencemos:  Hablemos del armisticio......


                                                                                                                                   
                                                                                                                                 
                                    Vittorio Emmanuele III. Rey de Italia.                    Mariscal Pietro Baodoglio. Presidente del Consejo de Ministros


                  Tras la destitución de Mussolini, el 25 de Julio de 1943, y el nombramiento del Mariscal Pietro Badoglio, como Presidente del Consejo de
             Ministros,  el Rey y Badoglio tomaron medidas para tratar con los aliados, para ello retomaron las gestiones iniciadas por la esposa del heredero al
             trono, Maria Jose a través de la diplomacia vaticana, enviando al general  Giuseppe Castellano a Lisboa. Este, tras algunos malentendidos, logra
             reunirse con los aliados el 19 de agosto: están presentes, el embajador británico Ronald Campbell y los dos generales enviados a la capital
             portuguesa por el general Eisenhower, el estadounidense Walter Bedell Smith y el británico Kenneth Strong . El día 23, el General Castellano regresa
             a Roma, para recibir instrucciones, pero al día siguiente llegan a Lisboa los generales Rossi y Zanussi, con el propósito de entablar conversaciones,
             lo que alimentó las dudas de los Aliados tanto en la coordinación de las autoridades italianas como en su credibilidad (Zanussi era el agregado
             militar en Berlín).

                                               

                                               General Giuseppe Castellano                                                    General Dwight D.Eisenhower

                  El 30 de agosto, el Gral. Castellano se reúne con Badoglio.  Mientras tanto, los aliados han enviado una solicitud para una reunión en Sicilia a
             través del Vaticano. Castellano es enviado nuevamente a negociar y conocer los planes aliados. El 31 de agosto llega a Termini Imerese y es llevado
             a Cassibile, cerca de Siracusa. Aquí se encuentra con los aliados, pidiéndoles un desembarco aliado al norte de Roma y una acción de los
             paracaidistas en la capital antes de firmar. Los aliados rechazan cualquier condición, excepto el envío de 2.000 paracaídas a Roma para la defensa
             de la capital,(ya prevista en parte por sus planes). Afirman que, en cualquier caso, cualquier intervención tendría que ser simultánea y no anterior a
             la proclamación del armisticio.

                  El 1 de septiembre, Castellano se encuentra en Roma para informar a Badoglio. También están el ministro de Asuntos Exteriores, Raffaele
             Guariglia, y los generales Vittorio Ambrosio y Giacomo Carboni; este último considera imposible la defensa del capital sin ayuda aliada. Badoglio es
             luego recibido por el rey, quien decide aceptar las condiciones del armisticio. Es enviado un telegrama y, el 2 de septiembre, Castellano regresa de
             nuevo a Cassibile para confirmar la posición italiana. Siguen algunas escaramuzas diplomáticas, porque Badoglio se niega a firmar otro poder. Solo a
             las 16.30 del 3, llega un telegrama oficial, que confirma la delegación de la firma a Castellano e informa que la declaración de autorización ya había
             sido depositada ante el embajador británico en el Vaticano, D'Arcy Osborne. En ese momento se firma el texto "corto" del armisticio, que se lleva a
             cabo a las 17 h. en una tienda de campaña instalada en un olivar de la baronesa Liliana Sinatra Grande, en el paraje de Santa Teresa Longarini de
             Siracuse, a 3 km del pueblo de Cassibile . Ponen su firma el general Castellano, en nombre de Badoglio, y Walter Bedell Smith (futuro director de la
             CIA) en nombre de Eisenhower.

                                                                       

                                                                               Firma del Armisticio de Cassibile.

                  A las 17.30 h. el texto queda firmado. La salida de quinientos aviones que ya están a punto de despegar para una misión de bombardeo a Roma
             se detiene in extremis.  Sólo entonces le son sometidas a Castellano las cláusulas contenidas en el texto del armisticio "largo", haciendo presente
             que ellas van ligadas a la efectiva colaboración italiana en la guerra contra los alemanes.

                                                         

                                            Firma del General Castellano                                          Saludo de Eisenhower a Castellano tras la firma

                  En la tarde del 3 de septiembre, Badoglio se reúne con el personal del ejército, sin mencionar el armisticio. En este punto, el tema de la
             publicación de la firma es decisivo, ya que el acto estableció su entrada en vigor solo desde el momento del anuncio. En las primeras horas del 7,
             después de un bombardeo aéreo-naval de las costas de Calabria, comienza el desembarco de soldados de la 1ª División canadiense y de unidades
             británicas cerca de Reggio; es un ejercicio de distracción, para concentrar la atención de los alemanes muy al sur de Salerno, donde tendría lugar el
             desembarco principal.

                  Dos estadounidenses, el general de brigada Maxwell D. Taylor y el coronel William T. Gardiner, son enviados en secreto a Roma para verificar las
             verdaderas intenciones de los italianos y su capacidad de apoyo eficaz a los paracaidistas estadounidenses. En la tarde del 7 se reunieron con el
             general Carboni, quien pidió retrasar el anuncio del armisticio. Los estadounidenses piden ver a Badoglio, quien confirma la voluntad italiana de
             posponerlo. Eisenhower, advertido de los hechos, está decepcionado y enojado. Elimina la acción de los paracaidistas en Roma, que habían
             despegado parcialmente de Sicilia; Y decide hacer público el armisticio de todos modos. A las 6:30 pm del 8 de septiembre lo anunció desde Radio
             Argel. A las 6:45 pm, un boletín de Reuters llega a Vittorio Emanuele y Badoglio al Quirinale, que se ven obligados a decidirse. A las 19:42, Badoglio
             confirma la noticia en los micrófonos de EIAR.

                                                                         

                                                                                          Mensaje de Badoglio

                            "El Gobierno italiano, habiendo reconocido la imposibilidad de continuar la desigual lucha contra la abrumadora potencia adversaria,      
                              en el intento de ahorrar  ulteriores y más graves desgracias para la Nación, pidió al general Eisenhower, Comandante en Jefe de las
                              Fuerzas Aliadas Angloamericanas, un armisticio.  

                                La solicitud ha sido aceptada. En consecuencia, todo acto de hostilidad contra las Fuerzas angloamericanas debe cesar por parte de      
                              las Fuerzas italianas en todo lugar. Sin embargo, reaccionarán ante posibles ataques de cualquier otra proveniencia ".


                                                                       
                                                           
                  Mientras tanto, Hitler, el 7 de septiembre, había pedido a su comando que formalizara en un ultimátum las demandas acuciantes que los
             comandantes militares alemanes habían dirigido al comando supremo italiano. El ultimátum debía firmarse el 9 de septiembre, pero el anuncio del
             armisticio lo hace inútil. Por ello, se lanza la operación Achse, ya preparada por los alemanes desde el 25 de julio: son ocupados todos los centros
             neurálgicos del territorio en el norte y centro de Italia.





                                                                                                                                                                              Continua....



Ir Arriba