31 de Octubre de 2020, 11:07:25 am

Noticias:

En reparación


Con el Führer.

Iniciado por ULRICH, 19 de Febrero de 2006, 18:06:31 pm

Tema anterior - Siguiente tema

ULRICH

19 de Febrero de 2006, 18:06:31 pm Ultima modificación: 05 de Septiembre de 2006, 20:36:48 pm por Graf
" Apenas habíamos tocado tierra firme cuando se me presento un oficial y me entregó la invitación del «Führer» para que nos trasladásemos a Berlín. Al dia siguiente, el comandante y la dotacion del «U47» seríamos sus invitados en la Cancilleria del Reich.
Prorrumpimos en gritos de júbilo que se oyeron en todo el puerto.
Luego siguió nuestro vuelo a Berlín en el propio avión del «Führer», la llegada al aeropuerto de Tempelhof, el recorrido entre miles, decenas de miles de alemanes, apilados en las calles mojadas por la lluvia, en permanente muestra de júbilo, agitando las manos.
Al fin nos encontramos en presencia del «Führer». Se nos introdujo en su despacho, espacioso y con dimensiones de sala. Toda la tripulacion estaba allí. Fuera, en la calle, continuaba gritando la multitud. Las voces llegaban muy apagadas al interior de la estancia, porque en ella reinaba el silencio más profundo.
El ayudante se acercó hasta nosotros y nos anunció: «i El Führer!»
Hitler entró. Yo ya le había visto antes alguna vez. Pero nunca como en aquel momento solemne en el que comprendí cuán intensa es la vida. El sueño de mi juventud se había convertido en realidad... Me acerqué al «Führer» y me presenté. El me lo agradeció y me estrechó la mano, al tiempo que me imponia la Cruz de Caballero de la Cruz de Hierro a título honorífico para toda la tripulación.
Orgullo y felicidad... Eso fue lo que sentí en aquel momento. Mentiría si no lo reconociese. El destino me ensalzaba en aquel instante. Y, sin embargo, yo sabia que encontrarme alli se debía a otros muchos que, desde el anonimato y el silencio, mantenían la misma lucha que yo había librado. Tan solo el éxito nos separaba. Pero, (¿qué es realmente éxito?. Más bien se le podría llamar suerte o gracia. Con todo, cuando el triunfo llega hasta los hombres, se reduce a la posesión de un corazón de luchador capaz de olvidarse de si mismo por amor de lo que merece una actitud de servicio.
El «Führer» recorrió la fila de los marineros de mi submarino, estrechando la mano a cada uno de ellos y dandole las gracias. Yo le seguía e iba mirandoles, hombre por hombre, sintiendo que mi corazón latía por cada uno de ellos".


Günter Prien.

Fuente:Historia del III Reich(Noguer).


Reinhard

Muy bonito.
Me gustaria saber si más adelante tuvo que tragarse sus palabras, o si se siguió sintiendo siempre igual de bien con respecto al trabajo bien hecho en beneficio de Alemania y el Nacionalsocialismo.
Como Skorzeny por ejemplo.

Rein.

Karl H. Guderian


ULRICH

Cita de: Reinhard en 24 de Julio de 2006, 08:48:26 am
Muy bonito.
Me gustaria saber si más adelante tuvo que tragarse sus palabras, o si se siguió sintiendo siempre igual de bien con respecto al trabajo bien hecho en beneficio de Alemania y el Nacionalsocialismo.
Como Skorzeny por ejemplo.

Rein.



Pues murió en el 41,por lo que creo que conservó su ideal ya que sólo conoció exitos del ejército alemán.

UN SALUDO.

Karl H. Guderian

Sí, Gunther Prien durante la décima patrulla que salió de St. Nazaire, Francia, el 20 de febrero de 1941, cuatro días más tarde atacaría al convoy OB-290 hundiendo cuatro barcos con un total de 16.310 tn.  Radió su último mensaje el 7 de marzo.

Respecto al hundimiento del U-47 hay dos versiones; una (la que se acepta como hecho histórico) que el destructor británico HMS Wolverine lo hundió con cargas de profundidad y la otra, que el destructor británico HMS Wolverine en realidad estuvo atacando al submarino UA de Eckermann, que debió retirarse con daños serios.   Se especula, que el submarino de Prien fue alcanzado por uno de sus propios torpedos el cual navegaba en círculos.  Dos submarinos estadounidenses sufrieron ese mismo tipo de percance, en el Pacífico.  De cualquier forma, el día 7 u 8 de marzo de 1941, el U-47 se hundió con Prien y sus 45 tripulantes.

Reinhard

lastima, pero sabeis?
murió como un heroe, lo malo es que ahora ningún aleman lo sabe ni le importa un huevo, una pena,
aunque si lo pensais, no vivió la derrota, quizá tuvo suerte.

Rein.

Karl H. Guderian

Sí, quizás bien pensado tuvo suerte...