La "Operación Dynamo" y un misterio de la Segunda Guerra Mundial

Iniciado por TITUS20050, 11 de Octubre de 2006, 00:19:56 am

Tema anterior - Siguiente tema

TITUS20050

11 de Octubre de 2006, 00:19:56 am Ultima modificación: 11 de Octubre de 2006, 00:25:35 am por TITUS20050
Amigos me parecio interesante publicar este suceso de la WWII sin aparente explicacion hasta ahora y que significo para Alemania dejar escapar el grueso de la Fuerza expedicionaria Inglesa
Por las playas de Dunkerque

La paralización de las operaciones terrestres por 48 hs ordenada por Hitler

Los altos jefes militares alemanes habían comprobado la facilidad que tendrían para cortar este flujo de refugiados, pero la orden de detención de su avance se vendría a unir aquí a la tenaz resistencia de las fuerzas que defendían el territorio para facilitar los embarques. En efecto, en una de sus decisiones más controversiales, Hitler personalmente ordenó detener el avance de las Panzerdivisionen (24 de Mayo de 1940), permitiendo el reembarque hacia las islas británicas. Extrañamente, ese mismo día cesaban las operaciones británicas en Noruega.

El avance alemán quedó paralizado a solamente dieciséis kilómetros del puerto. Guderian que se aprestaba a darle el último golpe de gracia a las tropas cercadas recibió con estupor la orden del alto mando alemán.

Hitler frustró la posibilidad de que su Wehrmacht llevase a cabo el completo aniquilamiento de las fuerzas anglo-francesas. Esto tendría decisiva influencia en el desarrollo de la guerra. La propaganda alemana atribuyó la actitud del Fuhrer a su deseo de mantener abierta la puerta para una eventual negociación con Gran Bretaña. Para otros, Hitler no hizo otra cosa que respaldar la apreciación de Von Rundstedt de que el terreno en torno a Dunkerque, con muchos canales, era poco favorable para el avance de los tanques alemanes, sumado a la escasez de combustible después de quince días de batalla.

Otra versión afirma que Goering aseguró fanfarronamente a Hitler que sus aviones eran capaces de destruir a las tropas cercadas e impedir la evacuación. También cuentan los recuerdos del propio Hitler, como soldado en las fangosas tierras de Flandes durante la Primera Guerra Mundial. Lo cierto es que, de no haberse detenido el avance alemán, la evacuación de Dunkerque hubiera sido imposible.

Varías teorías se han sopesado para justificar esta decisión, errónea ante lo que luego ocurriría: se ha dicho que Hitler no quería humillar a Gran Bretaña con una tremenda derrota, también, que Göering, deseoso de cosechar toda la gloria de la victoria, pidió para sus aviadores el remate de la faena. Los historiadores más solventes rechazan ambas hipótesis y se aferran a las realidades: fue el propio jefe del Grupo de Ejércitos A, von Rundstedt, quien ordenó hacer un alto para reorganizar sus fuerzas acorazadas muy dispersas, desorganizadas y menguadas en número.

Cuando el día 24 de Mayo, a medio día, hablaron von Rundstedt y Hitler, aquel expuso al Führer el cansancio de sus fuerzas, las dificultades del terreno para las operaciones de carros y el peligro de un contraataque aliado. Le propuso, también, cambiar el plan: si en principio el golpe alemán debería darse de izquierda a derecha, podía ahora darse de derecha a izquierda, actuando el Grupo de Ejércitos B, de von Bock, más descansado, como martillo, mientras que el Grupo de Ejércitos A hacía de yunque. Hitler aceptó.

Se expandió la indignación. El General Halder, Jefe del Estado Mayor General anota en su diario: "... Es un cambio completo en nuestro plan. Yo quería hacer del Grupo de Ejércitos A el martillo y del Grupo de Ejércitos B el yunque de la operación. Ahora B será el martillo y A el yunque. Pero el Grupo de ejércitos B tiene ante si un frente sólido, su avance será lento y sus pérdidas elevadas…estas órdenes procedentes del Alto Mando son completamente absurdas, los carros de combate se han detenido como si estuviesen paralizados "

El plan resultó tan negativo que dos días después, mejor agrupadas y reorganizadas las fuerzas acorazadas alemanas, Hitler ordenó que siguiera el avance de los carros. Pero se habían perdido dos días cruciales. Esas 48 horas permitieron la aplicación efectiva de la Operación Dynamo.

El misterio que rodea la paralización de las operaciones por 48 horas

Podemos esbozar tres consideraciones específicas aparentes que podrían explicarnos dicha disposición:
1.   El Alto Mando alemán aún no creía en la eficacia de las Panzerdivisionen y decidió esperar que las unidades de infantería llegaran con el fin de lanzar su ataque final.
2.   Por motivos políticos: Hitler, una vez derrotada Francia, no desea humillar totalmente a los ingleses.
3.   Göering, quiere destruir a los ejércitos Aliados con la Luftwaffe y además hace notar al Führer que no debe exponer sus Panzerdivisionen a un mayor desgaste.Pero existe un trasfondo no-bélico que debemos analizar: la política internacional y las relaciones diplomáticas en tiempos de guerra.

En efecto, Hitler ya tenía en mente el inevitable choque con la Unión Soviética por el dominio de Europa continental. Los jerarcas nazis no querían que entre el Reich y el imperio Británico surgiese lo irremediable y esperaban que entre los dos países se podría llegar a un acuerdo. Creyendo que de este modo dejaban abierto un camino para las negociaciones de paz, dejaron adrede que escapase el grueso del BEF.

En ese mismo 24 de Mayo, el Führer mantuvo una entrevista en el puesto de mando de Von Rundsted (Charleville) y un general del Estado Mayor de éste, Gunther Blumentritt, ha dejado el siguiente testimonio: "Hitler se encontraba de muy buen humor, reconoció que la marcha de las operaciones tenía algo de milagroso, y esperaba que la guerra habría concluido antes de seis semanas.

Finalizada la campaña, concedería a Francia unas condiciones de paz muy moderadas y le sería posible entenderse con Gran Bretaña. A todos nos sorprendió el tono de sus palabras. El Führer dedicó los más calurosos elogios al Imperio Británico, que consideraba insustituible para el mantenimiento del orden mundial y para proseguir la obra civilizadora en los ámbitos alejados del orbe...

Lo único que pediría a Gran Bretaña sería que admitiese la posición predominante de Alemania en el continente... Estaba incluso dispuesto a ofrecer a Inglaterra el apoyo de los ejércitos alemanes en caso de dificultad... Subrayó que la paz con los ingleses tenía que ser sobre unas bases que fuesen compatibles con el honor de Inglaterra".

Mientras tanto, en Berlín, el Ministró alemán de Asuntos Exteriores, Joachim von Ribbentrop, recibía por medio de su embajador en Estocolmo la gran novedad de una posible negociación con Gran Bretaña. El Führer, que se hallaba acompañado por el general Jodl, se mostró de inmediato dispuesto ante las que debían ser sus condiciones para acabar con la guerra: "Si Inglaterra está decidida a la paz, sólo hay cuatro cuestiones que arreglar, ya que no quisiera, sobre todo después de Dunkerque, que perdiese su prestigio, ni hacer una paz que implicase tal cosa de ninguna forma.

Estos cuatro puntos son los siguientes: "1. Alemania está dispuesta a reconocer, en todos los aspectos, la existencia del Imperio Británico. 2. Por tanto, Inglaterra debe a su vez reconocer a Alemania como la potencia continental más importante, ya que hacerlo así sólo será en razón de la importancia de su situación. 3. Pido que Inglaterra nos entregue las colonias alemanas. Me contentaré con una o dos de ellas para arreglar la cuestión de las materias primas. 4. Deseo concluir una alianza permanente, perpetua, con Inglaterra".

En Londres, Churchill estaba enterado de la tendencia pacifista dominante en una parte no despreciable de su equipo ministerial, siendo cabeza visible de la misma Lord Halifax, pero el Premier británico no veía posibilidad alguna de entenderse con los nazis. Se hallaba muy lejos de cometer el mismo error de Arthur Neville Chamberlain en Munich (1938).

Hitler seguiría sin respetar acuerdos mientras quedara en Europa un territorio libre de poder. Así, su firmeza logró desbaratar los planes derrotistas de Halifax y sus seguidores. Edward F. Lindley Word, tercer vizconde de Halifax, había estado a punto de ser Premier en Mayo de 1940, pues contaba con el apoyo del rey Jorge VI.

Pero, dadas las perentorias necesidades de la guerra, el elegido sería un hombre mucho más enérgico: Winston Churchill. Lord Halifax pudo seguir en la dirección del Foreign Office, como representante directo de la política exterior británica. Un adjunto suyo, el joven y ambicioso subsecretario de Estado Richard Austen Butler, iba a ser la persona idónea para iniciar las conversaciones secretas con Berlín tras la firma del armisticio franco-alemán en Compiégne, pero el plan no prosperó y así podemos explicarnos la razón del trunco desarrollo de las carreras políticas de ambos.

Lord Halifax sufrió un dorado exilio diplomático al ocupar el puesto de Embajador en Washington de 1941 a 1946. En cuanto a Richard A. Butler, después de ser canciller del Exchequer (Administración Financiera) en el gabinete de Churchill de 1951, no pudo suceder a éste y continuó de ministro hasta noviembre de 1956 con Anthony Eden, siendo temporalmente premier y jefe del Partido Conservador -del que sería nombrado presidente en 1959.


Graf

Maravilloso TITUS... Puede ser que HItler haya fallado allí como estratega militar. Pero por otro lado aqui se ve muy calro quien era y quien no era un estadista. Quien deseaba y quien no deseaba una guerra.

TITUS20050

Gracias Graf por tus conceptos, creo que toda la Operacion Dymnamo fue un gran triunfo de la estrategia del Alto Mando Aleman y la capacidad de sus Generales , Oficiales con mando  y combatientes , lastima la detencion ya comentada , si interesa puedo publicar la totalidad del articulo aunque es un poco extenso.
Saludos TITUS

Nonsei

Una aclaración, Titus: Dynamo era el nombre de la operación de evacuación británica.

Si Hitler quería dejar escapar a los ingleses ¿por qué envió a la Luftwaffe contra ellos, después de que Goering asegurase que podía acabar con ellos?

corocotta

A mi me sorprende como muchos generales alemanes aceptaban las ordenes de un cabo austríaco.
Demostrando que Hitler entendia de estrategia militar.

TITUS20050

Nonsei ,si el nombre de Dynamo es la operacion de evacuacion pero yo lo puse no por sacarle el origen sino por mencionar la operacion y con relacion al empleo de la Luftwaffe, Hitler siempre supo que el gordo Goering era un fanfarron y, nunca estuvo seguro de las acciones de este hombre como quedo demostrado durante toda la guerra pues se equivoco siempre.
Saludos TITUS

TITUS20050

corocotta los Generales Alemanes que eran producto de la escuela militar y la escuela de guerra no tuvieron mas remedio que aceptar las ordenes de un cabo pues, el partido Nazi era el que gobernaba y toda decision debia contar con la aprovacion del jefe supremo del partido,o,ir a los campos de concentracion o ser fusilado.
Saludos TITUS

corocotta

Tienes razón Titud, pero Hitler había estado en el frente a diferencia de muchos altos mandos, además a excepción del último periodo de la guerra no fueron tan erroneas las decisiones tomadas por Hitler.
Un saludo

Nonsei

Hitler confió en Goering sólo unos meses después, en la batalla de Inglaterra, y seguía confiando en 1942, cuando se comprometió a abastecer por aire al VI Ejército en Stalingrado. Si no hubiese confiado en él era una razón más para no permitirle que arriesgara aviones de la Luftwaffe en una acción innecesaria.  Es el gran fallo de la teoría de que Hitler dejó escapar a la FEB: que sí que intentó impedir la evacuación. No tiene sentido que aceptase que Goering lanzase a la Luftwaffe contra los ingleses sabiendo que iba a fracasar y esperando que lo interpretasen como un gesto de buena voluntad.

TITUS20050

Nonsei creo que en la batalla de Inglaterra Hitler creyo que la aviacion Alemana podria por si sola liquidar a los Ingleses y por eso dejo de lado las sujerencias del Alto mando de invadir via el Canal a Inglaterra y le costo una cantidad enorme de aviones de todo tipo que luego fueron dificiles de reemplazar.
Con respecto al cerco del VI Ejercito en Stalingrado ,debido a que no habia otra forma de abastecer al Ejercito cercado, Hitlertomo como suya a la idea de Goering a efectos de aparecer si esto tenia exito, como un genio militar ante la opinion publica y le costo otra desilucion y la perdida de gran cantidad de aviones ,lo que ademas sirvio para que Hitler nunca volviera a aceptar ninguna sugerencia de Goering

Nonsei

¿Entonces crees que Hitler aceptó que la Luftwaffe se encargase de destruir la bolsa de Dunquerque porque sabía que iba a fracasar? ¿Por qué iba a hacer eso? ¿Y si resulta que la Luftwaffe no fracasa, destroza a los ingleses y le hunde sus planes?

TITUS20050

Hitler nunca acepto el plan de Goering , simplemente volvio a la realidad y trato de comprometer menos a la aviacion y liquidar la bolsa de Dunkerque con el ejercito , de cualquier manera la luftwaffe fracaso en el intento y causo muy poco daño a los que dejaban las playas en los precarios botes y navios de todo tipo., y fracaso aun con la poca oposicion aerea que le opusieron los ingleses.

Nonsei

Perdón, es que creí que defendías la opinión de que Hitler había dejado escapar a los ingleses, que es lo que se desprende del artículo:

Cita de: TITUS20050 en 11 de Octubre de 2006, 00:19:56 am
Creyendo que de este modo dejaban abierto un camino para las negociaciones de paz, dejaron adrede que escapase el grueso del BEF.

TITUS20050

No nunca pense ni supuse que Hitler quiso dejar escapar a los Ingleses , pienso que lo que dice el articulo es bastante probable que pasara por la mente de Hitler pero ,sus momentos de indecision lo pusieron siempre en el camino de la derrota, asi como sus monentos de furia descontrolada.

Nonsei

Mi opinión en este caso es que Hitler creía que los ingleses estaban ya derrotados y no quiso arriesgar sus divisiones acorazadas contra ellos, en un terreno que suponía malo para ellas. Como se dice en el artículo la decisión de detener el avance del Grupo de Ejércitos A fue de Von Rundstedt, no de Hitler. En ese momento seguro que tanto a él como a Hitler les pareció una decisión prudente, de manual. Habían llevado el peso de la ofensiva, habían avanzado mucho y no tenían sus flancos asegurados contra un posible contraataque, así que lo correcto era hacer una parada para reorganizarse. La victoria hasta entonces estaba siendo apabullante y no vieron necesidad de arriesgarla, porque no sé hasta qué punto eran conscientes de la posibilidad que tenían de capturar a toda la FEB, ni hasta dónde les sorprendió la operación Dynamo, que por otra parte fue un extraordinario logro británico (me refiero a la evacuación de la mayor parte de sus tropas). Pero aunque Hitler detuvo a sus tropas (como has indicado sólo temporalmente), el hecho de que permitiese que Goering mandase a la Luftwaffe contra los ingleses demuestra que no se trataba de ningún gesto de buena voluntad, sino de una mala decisión estratégica.