Marinos españoles en la Kriegsmarine

Iniciado por Karl H. Guderian, 04 de Enero de 2007, 22:32:49 pm

Tema anterior - Siguiente tema

Karl H. Guderian

A su regreso del frente del Este, algunos veteranos de la DEV y de las Escuadrillas Azules trajeron entre sus anecdotas de guerra referencias a ocasionales encuentros con marinos españoles que vestían el uniforme alemán. Aunque a menudo, lo único que consiguieron levantar era un aire de incredulidad entre quienes les escuchaban.

Durante la inmediata posguerra, ni oficial ni extraoficialmente , se produciría nunca la más mínima filtración que permitiese probar la presencia de personal español a bordo de unidades de la Kriegsmarine. En consecuencia, el pequeño rastro de aquellas fantasmales "Flotillas Azules" terminó difuminándose con el paso del tiempo y desapareciendo en el olvido.

Ningún tipo de memorias, reconocimiento oficial, artículo o trabajo de investigación encontramos acerca de los marinos españoles en la Kriegsmarine. Sin duda todo se debió al carácter reservado que rodeó su embarque, principalmente por el hecho de que al ser España un país neutral no le convenía hipotecar su imagen, y Alemania, respetuosamente no hizo aparecer en el Wochenschau o en Signal, Adler o Die Werhmacht ningún tipo de información acerca del tema, los veteranos, durante medio siglo, también se mantuvieron en silencio, todo quedó en información clasificada de la Armada.

Importantes estudios como Die Kriegsmarine: Uniforms and traditions o estudiosos como Angolia y Schilcht llegan a hacer referencia a voluntarios lituanos, eslovenos o caucasianos, pero tampoco hace mención alguna a los marinos españoles.

Pero hace pocos años aparecieron fotografías de un grupo de marinos españoles en la Wilhelm Platz de Berlín vestidos con el uniforme de la Kriegsmarine. Aquello tiro por tierra de una vez por todas las idea de que la presencia española en la Kriegsmarine era tan solo un mito.

Contamos con el libro "Bajo las banderas de la Kriegsmarine: Marinos españoles en la Armada alemana (1942-1943)" de unas trescientas y pico páginas, reconstruye las peripecias de los jefes, oficiales y suboficiales de la marna española que, entre noviembre de 1942 y agosto de 1943, participaron en misiones de guerra en aguas bálticas a bordo de cruceros, dragaminas, cazasubmarinos y lanchas minadorasd de la Kriegsmarine, así como su participación en cursos de adiestramiento en Dantzig y Swinemünde.

Comenta las razones que los llevaron allí, las misiones en que participaron, los buques po r los que pasaron, las condecoraciones que les fueorn otorgadas y los mandos que los mandaron, por si fuera poco permite acercarse a la realidad de la guerra que la URSS y Alemania llevaron a cabo en el Báltico oriental y el Golfo de Finlandia.

Ya os iré contando alguna cosilla.

Topp


Karl H. Guderian

Todo está situado en el marco de una colaboración que hunde sus raices en un momento muy trasero en el tiempo y en el ambicioso "Programa Naval del 39" que, de haberse llevado a cabo en su totalidad , hubiera situado a la Armada española entre las mejores del mundo. No obstante, a causa de la falta de instalaciones, materias primas y personal cualificado a muchos niveles, la desmantelada industria nacional apenas estaba en condiciones de asumir, ni siquiera parcialmente aquel faraónico programa. La necesidad de buscar en el exterior la ayuda tecnológica y los créditos necesarios para hacer posible las proyectadas construcciones.

Sólo Alemania e Italia estaban en condiciones de ayudar a Franco en sus propósitos. La vía italiana se agotó en seguida, tanto por la abultada deuda contraida por Roma como por el hecho de que Italia estaba utilizando toda su capacidad industrial en sus propósitos. El interés de Alemania en España también se reducía únicamente a las materias primas que ésta poseía para su industria bélica. A pesar de todo, tras la invasión de Polonia, el Consejo Ordenador había intentado interesar al Reich ofreciéndole la posibilidad de construir submarinos en astillleros españoles a cambio de asesoramiento técnico.

Así, ambas marinas intercambiaron comisiones. No obstante, el punto de partida debe situarse en la primavera del 40. En ese momento, la amistad del coronel del Cuerpo de Ingenieros de la Armada Juan Antonio Suanzes Fernandez con el Gran almirante Erich Raeder y el desarrollo de la guerra con Inglaterra ayudarían a que sus gestiones tuvieran cierto éxito y se consiguieran abrir las puertas de una futura cooperación.

Ya en junio se  pudo conseguir información y planos sobre submarinos, dragaminas y lanchas torpederas. En el verano del 42 se habían podido cursar ya las órdenes de ejecución de los submarinos y dragaminas de tecnología alemana. Asimismo, el general de la Rocha consiguió que la Kriegsmarine autorizara la firma de acuerdos para la compra de armamento naval a la Rheinmetall Borsig o pra la cesión de tecnología de lanchas rápidas S-38 y destructores de patente francesa.

Y así, forzados por la necesidad de contar con dotaciones adecuadamente formadas y en el contexto de esta cooperación técnica, la Armada alemana autorizará también el envío de personal a Alemania para realizar cursos y prácticas en sus unidades de guerra.

El primer grupo de españoles con destino a unidades de la Kriegsmarine estaba al mando del capitán de navío don Pedro Fernández Martín. Tras permanecer durante algún tiempo en Alemania, llegó al Báltico oriental en la segunda quincena de noviembre de 1942. Allí participó en numerossas operaciones de minado, contraminado, patrulla antisubmarina, protección de convoyes, etc. Fue integrado en diferentes flotillas de guerra, siempre en medio de unas terribles condiciones metereológicas. Estuvo en el Báltico hasta enero de 1943. Después paso por diversas unidades de instrucción entre las que destacan el  famoso Admiral Scheer. Finalmente regresó a España a principios de marzo.

Un segundo grupo, esta vez al mando del capitán de corbeta don Federico Fernández de la Puente, revelaría al anterior a mediados del mes siguiente. De nuevo, los oficiales y suboficiales aespañoles patrullarían las aguas más peligrosas del dispositivo alemán en el Golfo de Finlandia. Sufrieron numerosos ataques de las unidades aéreas y navales enemigas, haciéndose acreedores de diversas condecoraciones. La Armada española dio a este periodo la denominación de "tiempo de servicio en campaña"

Tras la firma del Programa Barajas Alemania cedió seis lanchas rápidas Schnellboot S-38. Un centenar de hombres fueron enviados desde España para ser adistrados en el manejo de las lanchas torpederas. La instrucción de las tripulaciones  se realizó en tres cursos que fueron impartidos en Swinemunde durante los meses de junio y julio de 1943. Ya de vuelta a España las dotaciones se hicieron cargo de las lanchas que habían sido entregadas al gobierno español en Burdeos.

STEINER M

En el hilo de la División Azul, se menciona la presencia en cursos de adiestramiento de marinos españoles en Alemania.
Hay fotos de ellos con uniformes de la Kriegsmarine.
Me pregunto si se podían unir el hilo citado con este de Marinos españoles en la Kriegsmarine. Sería: Participación española en misiones de combate durante la sgm.
Saludos.-

Karl H. Guderian

Podría poneros alguna de las fotos si fuera menester. ;)

Topp