25 de Febrero de 2020, 13:06:59 pm

Noticias:

En reparación


Raffaello Sanzio.- Una aventura bajo tres banderas.

Iniciado por josmar, 28 de Mayo de 2007, 13:13:28 pm

Tema anterior - Siguiente tema

josmar

                      .
       Recientemente, en mis vagabundeos por Internet, (buscando datos sobre los submarinos de transporte)
encontré un artículo de Alberto Roselli, en el que, a su vez hacia referencia a otro, del periodista é historiador
Arrigo Petacco, que me llamó la atención, principalmente porque considero que casos como el que os voy a
relatar, no creo se hayan dado muchos en la SGM.
.
                                                  Raffaello Sanzio
                                    Una aventura, bajo tres banderas.

     La historia de Raffaello Sanzio, marinero de Bari, y que desde el verano de 1940, hasta el verano de 1943
estuvo embarcado a bordo de diversos submarinos italianos (tambien prestó servicio en el Bagnolini, y en el
Torelli) con base en Burdeos (Betasom), puede parecer increible.
                                    .
                          12 de Julio de 1943. El Cappellini en el Estrecho de Malacca.
     Partió, desde Burdeos, en Julio de 1943, a bordo del Comandante Capellini, con desino a Penang, en el
Extremo Oriente. Este marinero, que tenia en aquellas fechas, veintipocos años, pensaria, seguramente, que
emprendia una larga y dificil misión (el Capellini debiá transportar a Singapur varias decenas de toneladas de
material bélico, mercurio y quinina, destinado al aliado nipón, y a su regreso, si todo se desarrollaba con a --
rreglo a lo previsto, volver a Burdeos, con una determinada cantidad de caucho, estaño y metales raros, des-
tinados a la industria bélica italo-alemana ), pero nunca le pasó por la mente, el terminar combatiendo bajo
una bandera distinta de la italiana.
                                      .
                              El Cappellini, en su arribada al puerto de Saipang.
     Tras dos meses y diez dias, de navegación, en circunstancias muy dificiles, y con grandes privaciones,
logran arribar a Saipang en Sumatra, donde subsanan las carencias de agua, y alimentos frescos (principal-
mente frutas ) continuando viaje, bajo escolta japonesa, hacia Singapur. Una vez en este puerto se unen con
el Capellini, el Giuliani y el Torelli, (que habian realizado una análoga y casi contemporanea misión ) y ape --
nas tienen tiempo de desembarcar su carga, ya que el 8 de Septiembre, al conocerse la firma por Italia, del
Armisticio,este hecho, pone en serias dificultades a la tripulación del submarino Capellini, que es hecha pri-
sionera por los japoneses. Sin embargo, y despues de alguna semanas de dura segregación, la casi totali -
dad de la tripulación,desobedeciendo las indicaciones de los Oficiales, deciden continuar combatiendo al la-
do de los ex aliados alemanes y japoneses, al igual que los tripulantes del Giuliani y del Torelli, con lo que,
de esta forma, se adhieren, de hecho, a la Republica Social Italiana.
                                         .

                           Raffaello Sanzio,en 1944, con uniforme de la Kriegsmarine
     Durante muchos años, por motivos políticos é ideologicos, la historia de aquel numeroso grupo de mari --
neros desplazados ( ó mejor dicho abandonados ) en Extremo Oriente, que rehusaron seguir las indicacio --
nes del Gobierno de Badoglio, fué dejada caer en el olvido, por la reticente idea, de que su conocimiento, po-
dria crear turbación (en la opinión pública).

     El primero, y quizá el único en hablar abiertamente de este hecho. fué el periodista e historiador Arrigo --
Petacco, que en 1986, en Yokohama, tuvo ocasión de entrevistar al marinero Raffaello Sanzio, que entonces
contaba 66 años, y hacerle recordar a un protagonista, sus muchas vivencias.

     La suerte de los marineros, que como Sanzio, primero combatieron, a bordo de sus propios submarinos
(incautados en un primer momento, por las fuerzas alemanas con base en Penang y Singapur ) al lado de --
tripulantes de la Kriegsmarine, y depues al lado de los de la Marina japonesa, fué muy ingrata.

     Como tuvo ocasión de recordar el mismo Sanzio,, despues de la rendición del Japón,el 1 de Septiembre
de 1945, los pocos marineros supervivientes, fueron hechos prisioneros por los americanos, y tratados como
verdaderos traidores.

     A continuación de este hecho, la recien nacida Marina de la República Italiana, dicta una norma, que  de
una forma directa, margina a estos valerosos supervivientes - culpables solamente de haber querido defen --
der el honor de la Patria - privandoles del grado y la pensión que les correspondiera.

     Un hecho triste, y grave al mismo tiempo.


josmar

             .
     Ofendido y mortificado por esta medida disciplinaria, el joven Raffaello, - que hoy,con 83 años cumplidos,
(la consideración está hecha en el año 2003), vive en Yokohama - decide no regresar a Italia. Se casa en Ja
pón, y toma la decisión de establecerse allí para el resto de su vida..

                                         .
                  Raffaello Sanzio, acompañado de su esposa, duante la entrevista con Arrigo Petacco.

     "No es justo ser tratado de este modo. Yo, al igual que mis compañeros, solamente hemos cumplido con
nuestro deber. Y además bien. Pienso que con el Capellini (conducido por una tripulación mixta italiano-japo-
nesa ) hemos combatido honrosamente, contra fuerzas muy superiores. Y para la crónica, puedo afirmarle -
que fueron las ametralladoras Breda de 13 ' 2, de mi sumergible, las que derribaron, el 22 de Agosto de 1945
el ultimo Bimotor de bombardeo americano.  Él vino a Kobe, y fuimos los italianos los que lo tiramos abajo"

     Cuando le he preguntado, si sentía nostalgia de Italia, Sanzio respondió : " los de allí, me han condenado
sin piedad. Me han quitado mi grado. Dicen que he sido traidor. Pero no ha habido nadie, con el coraje de
decirmelo mirandome a los ojos. No, yo solo he  cumplido con mi deber, pero ya no me siento italiano, tanto
es así, que he querido cambiar mis apellidos".

      Hoy, el anciano marinero, se llama, de hecho, Raffaello Kobayashi, el apellido de su esposa.



                          Hasta aquí, el articulo de Alberto Roselli. He tratado de localizar la entrevista que da pié
a este artículo, ( la realizada por Arrigo Petacco), pero dado lo prolífico que es este autor, y más, en temas
de la SGM., hasta ahora me ha resultado imposible. Caso de encontrarla, prometo añadirla.

Saludos.


Wobst

Increíble historia Josmar, gracias por publicarla. Y también increíble la hipocresía de algunas personas y algunos gobiernos que definen que es el honor y el deber y deciden quien se hace merecedor de bienes o repudio  >:( >:( >:( >:(

un saludo

STEINER M

Bien Josmar.
Como dice Wobst, cuanta hipocresía.
La opinión pública de muchos países enfrentada a la memoria de sus compatriotas que lucharon en Ejércitos alemanes.
Me acuerdo de los voluntarios daneses de la Viking.
Ni condecoraciones, ni reconocimiento de su actividad militar, ni pensiones.... :'(

Kurt Meyer

Muy bueno josmar, que grán historia, y que respecto tengo por hombres como estos. A eso llamo HONOR.

Enhorabuena.

Un saludo a ti y a estes bravos italianos.

josmar

Gracias por vuestras respuestas. Ellas me dan pie, para seguir buscando "esas pequeñas historias", que sin embargo encierran grandes conceptos.
Un cordial saludo.

ULRICH

Seguro que hechos como este existen a miles. Si encuentras más no dudes en ponerlos josmar, tienen un gran valor humano.