05 de Agosto de 2020, 09:37:17 am

Noticias:

En reparación


Operación "A Go" Batalla del Mar de las Filipinas

Iniciado por Hasek, 22 de Agosto de 2008, 17:38:07 pm

Tema anterior - Siguiente tema

Hasek

22 de Agosto de 2008, 17:38:07 pm Ultima modificación: 22 de Agosto de 2008, 17:59:12 pm por Hasek
Indagando y Navegando me conseguí con esta información, espero les guste:

OPERACIÓN "A-GO" BATALLA DEL MAR DE LAS FILIPINAS (I PARTE)

La operación "A-Go" fue diseñada por el desaparecido Almirante Mineichi Koga cuando se hizo cargo del mando de la Teikoku Kaigun en abril de 1943 tras el asesinato del Almirante Yamamoto. Koga sabía que los estadounidenses se hacían fuertes a pasos agigantados y que las campañas del Pacífico central estaban demostrando que el poder japonés se debilitaba de manera inversamente proporcional. Los estadounidenses aún no eran lo suficientemente poderosos para arrinconar a la Flota Japonesa, pero si en 1944 la marina japonesa no conseguía detener, o al menos causar el suficiente daño a la marina norteamericana para conseguir ralentizar su avance, en 1945 el Japón se vería ampliamente superado en todo el teatro del pacífico y, quizás, perdería la guerra.

La operación "A-Go" consistía en reunir a toda la Flota de Combate que estuviese disponible y concentrarla en el próximo objetivo norteamericano. Debido a que el perímetro defensivo japonés se había estrechado enormemente, el próximo asalto norteamericano los acercaría al radio de acción de varios aeródromos de las islas próximas, con lo que la Teikoku Kaigun estaría apoyada por un fuerte contingente aéreo basado en tierra. Por lo que era esencial que la flota norteamericana fuese descubierta antes de que hubiese echado "pie a tierra".

Desde los aeródromos que aún estaban en manos japonesas y en condiciones operativas, diariamente despegaban los grandes hidroaviones que buscaban en el mar hasta el radio máximo de alcance. El Estado mayor de la Armada pidió al Estado mayor Imperial que se sumasen a los preparativos de la Armada todos los aviones y medios que pudiese aportar el Ejército Imperial; pero el Estado mayor de aquel los consideró unos "histéricos" y no quiso comprometer nada en la defensa de las islas exteriores del perímetro defensivo: grave error, pues restó efectivos y sobre todo pilotos veteranos en la batalla que se avecinaba.

El punto principal de la estrategia era el descubrimiento prematuro de la flota de invasión norteamericana: una vez descubierta, y deducido el próximo asalto anfibio, se concentrarían en los aeródromos próximos el mayor número posible de aviones de combate para empezar a hostigarla y retrasarla lo más que se pudiera esperando la llegada de la Flota para que en el subsiguiente combate la pudiese derrotar o causar el máximo daño posible. De poder derrotarla, los estadounidenses, probablemente, necesitarían tiempo para reconstruirla; el mismo tiempo que necesitaban los japoneses para rehacerse lo suficiente para volver a combatirla de nuevo donde apareciese o poder obtener suficiente ventaja para recuperar la iniciativa en Nueva Guinea. Pues, de ser expulsados de ella, se abriría una brecha enorme en el perímetro defensivo que pondría a las Islas Palau y Filipinas en primera línea de combate.

El Almirante Koga desapareció en un accidente aéreo sobre las Filipinas y su puesto fue ocupado por el Jefe de la Base Naval de Yokosuka: Almirante Soemu Toyoda (para más detalles de la desaparición de Koga mirad el artículo, "Kamikaze: la esperanza fútil"), quien simplemente se dedicó a continuar el trabajo del desaparecido almirante y lo actualizó. La Flota Combinada cambió su designación a 1ª Fuerza Móvil y también cambió su comandante en jefe: para tal fin fue designado el Vicealmirante Jisaburu Ozawa, quizás el mejor Almirante de portaaviones después de los desaparecidos Yamamoto y Yamaguchi. Para evitar restricciones de petróleo la 1ª Fuerza Móvil fue destacada a Tawi-Tawi en Borneo y empezaron los adiestramientos de los nuevos reemplazos de aviadores.

En marzo de 1944 fue entregado el nuevo portaaviones de ataque CV Taiho, el primero y único de una clase que debía constar de 8 unidades. Contaba con la ventaja de disponer de una cubierta de vuelo acorazada con un espesor de 80 mm, y su línea, a excepción de la isla, se asemejaba bastante a las de los portaaviones británicos. Con una capacidad de 63 aviones y una velocidad de 33 nudos era la insignia de Ozawa.

Además del flamante Taiho, la 1ª Fuerza Móvil contaba con la última pareja de portaaviones que habían conducido a Nagumo a Hawaii; los CV Shokaku y CV Zuikaku (junto al Taiho los mejores portaaviones del Japón). También contaba con los ex-transatlánticos CV Junyo y CV Hiyo. Además, estaban incluidos los CVL Zuhio, CVL Chitose y CVL Chiyoda, estos últimos eran transformaciones de buques auxiliares de submarinos e hidroaviones, y el CVL Ryuho (este fue dañado por el bombardeo de Doolittle en 1942 y se retrasó su entrega hasta 1943).

En total, la fuerza contaba con 9 portaaviones, la mayor cifra reunida en ninguna batalla librada por los japoneses, pero su capacidad total de aeroplanos estaba por debajo de la máxima que podían embarcar debido a la falta de aviadores para tripularlos. Esta fuerza de portaaviones estaba apoyada por todos los acorazados rápidos de que disponía Japón: BB Yamato, BB Musashi, BB Nagato, CB Kongo y CB Haruna. Contaba también con la protección de 8 cruceros pesados: CA Atago, CA Takao, CA Chokai, CA Maya, CA Kumano, CA Suzuya, CA Tone y CA Chikuma; Asimismo estaban incluidos 2 cruceros ligeros y 36 destructores.

A diferencia de las batallas anteriores la 1ª Fuerza Móvil sería un sólo grupo de combate en lugar de las distintas agrupaciones independientes que tanto habían usado los japoneses y que les habían dado mal resultado. La fuerza de Ozawa sería dividida en 3 divisiones cada una de las cuales constaría de 3 portaaviones. La primera la más potente contaba con los poderosos Taiho, Shokaku y Zuikaku, y estaba bajo el mando directo de Ozawa. La segunda estaba formada por los Junyo, Hiyo y Ryuho, y estaba bajo el mando del Contraalmirante Joshima. Por último, la menos potente, estaba formada por los ligeros Zuhio, Chitose y Chiyoda, bajo el mando del Contraalmirante Obayashi. Además los acorazados y cruceros, junto a los destructores, fueron divididos entre las 3 divisiones para proporcionar apoyo directo antiaéreo.



El plan se había diseñado como un Midway pero al revés; los aviones basados en tierra atacarían primero e intentarían alcanzar las cubiertas de vuelo de los portaaviones estadounidenses eliminando la protección de éstos a la flota. Cuando los portaaviones de Ozawa entraran en juego se eliminarían los transportes y buques de apoyo. De realizarse tal y como estaba previsto, los japoneses esperaban conseguir los mismos resultados que los EEUU habían conseguido en Midway en 1942 y, si la flota norteamericana quedaba seriamente dañada, estos no podrían seguir avanzando en el Pacifico Central en dirección a las Filipinas y Japón.

Desde el asesinato de Yamamoto en 1943 los estadounidenses habían perdido la ventaja de conocer los planes japoneses al mismo tiempo que los almirantes japoneses implicados en los mismos. Como resultado habían tenido que substraer submarinos de las áreas de caza para apostarlos frente a los fondeaderos japoneses y las rutas de estos hacia alta mar.

El 10 de junio de 1944, el Estado mayor de la Armada Imperial envió una agrupación de combate al mando del Contraalmirante Matome Ugaki compuesta por los leviatanes Yamato y Musashi, 3 cruceros y 5 destructores a Batjan, en las Molucas, para que apoyase una agrupación de transporte hacia Biak. Esta operación denominada "KON" fue cancelada el 11 de junio cuando un hidroavión salido de las Marianas descubrió a 15 portaaviones estadounidenses en dirección hacia dichas islas. Por la tarde empezaron los bombardeos de los aeródromos de las Marianas. Toyoda supo enseguida cual era el siguiente paso de Nimitz y activó la operación "A-Go". Ordenó a Ugaki que se reuniese con Ozawa en un punto del Mar de Filipinas (11º norte y 130º este); quien saldría de Tawi-Tawi el 13. La salida no pasó desapercibida para el USS Redfin y hacia el mediodía del 13 de junio se recibió a bordo del USS Indianápolis, insignia de Spruance, el mensaje del avistamiento. Los 9 portaaviones avistados se encontraban a más de 2.000 millas de distancia y, como los japoneses tendrían que petrolear en alta mar, era imposible que llegasen a las Marianas antes de 4 días.

La Task Force 58 al mando de Spruance estaba dividida en 4 Task Group: la TG 58-1 al mando del Contraalmirante Clark (CV USS Hornet II, CV USS Yorktown II, CVL USS Belleau Wood, CVL USS Bataan); la TG 58-2 Contraalmirante Montgomery (CV USS Bunker Hill, CV USS Wasp II, CVL USS Monterey, CVL USS Cabot ); la TG 58-3 Contraalmirante Reeves (CV USS Enterprise, CV USS Lexington II, CVL USS San Jacinto, CVL USS Princeton); y la TG 58-4 Contraalmirante Harrill (CV USS Essex, CVL USS Langley, CVL USS Cowpens).

Los portaaviones estaban bajo el mando directo del Vicealmirante Marc Mitscher (b.i. USS Lexington II), un hombre peculiar. Y los acorazados bajo el del Vicealmirante "Chin" Lee (b.i. USS Iowa). Esta agrupación poseía una fuerza estimada de 900 aviones repartidos en los 15 portaaviones de ataque y contaba, además, con la protección de los 7 modernos acorazados rápidos; entre ellos los modernísimos BB USS Iowa y BB USS New Jersey.

La agrupación estadounidense, desde las primeras horas de la tarde del 11 de junio, machacó toda oposición aérea en Tinian, Saipán y Guam: no sólo fueron atacados dichos aeródromos, sino que Spruance ordenó que los TG 58-1 y TG 58-4, al mando del Contraalmirante Clark, atacasen los aeródromos de Iwo Jima y Chichi Jima a 635 y 755 millas al norte de Saipán. En el ataque, realizado los días 15 y 16 de junio, los pilotos estadounidenses destruyeron 38 aparatos japoneses y tomaron cientos de fotografías en preparación del próximo asalto de la TF 58 a principios de 1945.

En la mañana del 13 de junio los acorazados de Lee aparecieron frente a las costas de Saipán y Tinian y empezaron a martillear las posiciones defensivas japonesas. Fueron relevados al día siguiente por el Grupo de Apoyo de Fuego del Contraalmirante Oldendorf con los 7 acorazados lentos (anteriores a 1941), 6 cruceros pesados, 5 ligeros y 26 destructores. Finalmente a las 0845 del 15 de junio los primeros 8.000 de un total de 67.000 Marines, ponían pie en Saipán. Las bajas por parte americana sumaron 3.426 Marines muertos y más de 13.000 heridos, para los japoneses fue una matanza: 23.811 muertos y 911 prisioneros (no hubo heridos).

Hasek

22 de Agosto de 2008, 17:38:41 pm #1 Ultima modificación: 22 de Agosto de 2008, 17:59:36 pm por Hasek
A pesar de la premura con la que se quiso enviar los portaaviones, Ozawa siguió una derrota muy tortuosa para evitar la detección por parte de aviones salidos desde las Salomón o Nueva Guinea. Como ya sabemos no sirvió de nada pues fue descubierto por los submarinos que vigilaban la flota japonesa. Cruzó el Mar de Joló (conocido también por el de Sulú) y entró en el de las Visayas donde tomó combustible de la 2ª Fuerza de Aprovisionamiento el día 14. Cruzó este mar y salió al Mar de Filipinas por el estrecho de San Bernardino hacia las 1845 del 15 de junio. De nuevo fue localizado por el USS Flying Fish que radió el nuevo avistamiento a Spruance.

El 13 de junio zarpaba de Batjan la agrupación de Ugaki y fue descubierta el 15 por el USS Seahorse que notificó su avistamiento. Estos 2 avistamientos independientes hicieron creer a Spruance que 2 agrupaciones distintas se dirigían independientemente hacia él: eso fue lo que más influyó en la estrategia a seguir durante el combate.

Ugaki petroleó a las 1000 del 16 de junio de la 1ª Fuerza de Aprovisionamiento salida de Davao y hacia las 1700 de ese día se reunió con Ozawa que también petroleó de dicha fuerza y no terminó hasta las 2000 del 17 a 700 millas de Saipán. Seguidamente arrumbó hacia el este-nordeste.

Ozawa ya tenía un cuadro bastante completo de la situación: ataques a los diferentes aeródromos de los archipiélagos de las Marianas y Volcano, desembarcos en Saipán que estaban apoyados por portaaviones de escolta; que una segunda fuerza anfibia se dirigía a Guam y que los portaaviones de ataque enemigos estaban dirigidos por Mitscher, supeditado a Spruance (estos datos fueron obtenidos de aviadores estadounidenses prisioneros). Ozawa era conocedor de la táctica que adoptó Spruance en Midway, muy prudente, y sabía que este almirante no abandonaría la fuerza anfibia de las Marianas y que, por lo tanto, gravitaría a un máximo de 100 millas de la misma.

Spruance al tener los informes de que 2 agrupaciones enemigas se dirigían a las Marianas (sabemos que en realidad era una sola), transbordó al USS Rocky Mount (insignia del Vicealmirante Turner jefe de la fuerza anfibia) y decidió posponer indefinidamente la invasión de Guam, prevista para el 18. Así mismo, que la Task Force 77 cedería a la Task Force 58; 8 cruceros y 21 destructores. Estos buques rellenarían sobre la marcha de combustible y munición y se incorporarían a la Task Group 58 el 17. A la anochecida de ese día todos los transportes que no precisasen descargar levarían anclas y se dirigirían a levante y los pequeños portaaviones de escolta asumirían la defensa aérea y apoyo de los atacantes de las islas descargando de esta misión a los de Mitscher. Además 5 hidrocanoas PBM-5 Mariner equipadas con radar explorarían hacia poniente hasta un radio de 600 millas de Saipán.

En la mañana del 17 de junio la Task Force 58 quedó constituida de la siguiente forma: 15 portaaviones de ataque con 904 aviones (480 F6F, 3 F4U-2, 190 SB2C, 32 SBD-5 y 199 torpederos TBF y TBM), 17 cruceros y 53 destructores, y el grupo de batalla de Lee: Task Group 58-7 con 7 acorazados, 4 cruceros pesados y 13 destructores; Tras la conferencia elaboró el plan de batalla y lo transmitió a sus subordinados: "Nuestros aviones inutilizarán primero a los portaaviones enemigos. Después atacarán a sus acorazados y cruceros inutilizándolos o dañándolos para reducir su velocidad. El grupo de batalla destruirá en combate a la escuadra enemiga, si esta decide luchar, o hundirá sus buques rezagados si opta por retirarse. La acción contra el enemigo se llevará con el máximo rigor por parte de todos, para asegurar la completa destrucción de su escuadra." A las preguntas de Mitscher a la recepción del mensaje, Spruance le notificó que ponía en sus manos la elección de objetivos y movimientos de la escuadra para enfrentarse en las mejores condiciones al enemigo, y que se reservaba para él las decisiones finales pero los detalles estarían en manos de Mitscher y Lee. Pronto quedaría patente el choque de personalidades entre el prudente y reflexivo Spruance, y el agresivo e impulsivo Mitscher.

El plan elaborado por Ozawa era mucho mejor que el desarrollado por Yamamoto para la conquista de Midway; la 1ª Flota aérea basada en las Marianas atacaría los portaaviones de Spruance. Este, debido a que tenía que defender la cabeza de playa de Saipán, no podría alejarse mucho de esta isla. Las pérdidas de la 1ª Flota aérea serían repuestas por el Vicealmirante Kakuta enviando aviones desde las Volcano, Carolinas y las Palau. Unido a esto, los aparatos japoneses con mayor radio de acción permitirían a los portaaviones de Ozawa permanecer fuera del alcance de los aviones de Spruance, por lo que el riesgo de que fuese atacado sería muy bajo. Spruance no podría reemplazar sus pérdidas por lo que éstas serían acumulativas y Ozawa confiaba que cuando sus aparatos interviniesen algunos de los portaaviones estadounidenses estarían inutilizados. Ozawa sabía que tanto sus pilotos como sus aparatos eran inferiores a los estadounidenses, pero confiaba en que se daría algún resultado positivo si se añadían a la ecuación las pérdidas de Spruance. El plan de Ozawa era sólido sólo para 1942, pero en 1944 las tornas habían cambiado y solamente habría tenido una posibilidad de cumplirse, si los pilotos y aparatos japoneses se hubieran podido medir en igualdad de condiciones con los estadounidenses. De todas formas unas nuevas fuerzas se sumarían a la batalla, fuerzas que no habían intervenido en ninguna otra batalla de portaaviones habida hasta el momento: los submarinos estadounidenses del Almirante Lockwood.

A primera hora de la noche del 17 de junio el submarino USS Cavalla descubrió 15 buques de la formación de Ozawa, pero no pudo seguirles por falta de velocidad. A las 2125 radió tal avistamiento a Spruance situándolos casi a 750 millas de Saipán; Spruance dedujo que al menos 40 buques japoneses con 9 portaaviones se dirigían hacia él. Debido al avistamiento del día 15 de dos agrupaciones dedujo que los portaaviones japoneses tratarían de separarlo de las cabezas de playa de Saipán, mientras que los acorazados intentarían caer sobre los transportes indefensos y destruirlos. Mitscher al recibir la notificación del avistamiento urgió a Spruance para que navegaran sobre ellos a máxima velocidad para atacarlos al día siguiente; Spruance desautorizó la orden de Mitscher aduciendo que la misión principal era la defensa de las tropas en tierra y sus transportes, pero que atacarían a los portaaviones japoneses cuando se acercaran a Saipán.

A medida que avanzaba la jornada del 18 de junio, la tensión en ambos bandos iba en aumento. Sabiéndose muy próximos, ambos Almirantes intentaban localizar primero al enemigo. Las condiciones climatológicas favorecían a los japoneses: durante la batalla el viento sopló de levante lo que obligaba a los estadounidenses a navegar hacia el este para lanzar y recoger los aviones, lo que los alejaba de los japoneses, mientras que estos no debían cambiar de rumbo para lanzar los suyos. Moviéndose Ozawa siempre fuera del alcance de las patrullas norteamericanas, éstas nada descubrieron el 18 de junio al igual que las enviadas por Ozawa a la búsqueda de las fuerzas de Spruance durante la mañana de aquel día. A las 1200 horas Ozawa envió 7 aparatos para que siguieran un vector de búsqueda que comprendía desde los 50º a los 105º y un radio de 420 millas, 2 de ellos descubrieron en el límite de su sector a las alas norte y sur de la Task Force 58 separadas por unas 40 millas. En efecto, la Task Force 58, el día 18 de junio había adoptado el siguiente despliegue de norte a sur: TG 58-1, TG 58-3 y TG 58-2; 12 millas al oeste del TG 58-1 estaba el TG 58-4 y 15 millas al oeste del TG 58-3 estaban los acorazados de Lee, TG 58-7, para absorber los envites de los japoneses.

Una gran alegría recorrió al Estado mayor de Ozawa, transmitida poco después a todas las dotaciones. A las 1515 eran descubiertos los estadounidenses a 420 millas de distancia. El Contraalmirante Obayashi conocedor de lo que implicaba un retraso en el ataque (Midway) ordenó alistar y lanzar 67 aparatos de su 3ª División, que navegaba 50 millas por delante para prevenir algún ataque de los portaaviones que atacaron Iwo Jima el 16 de junio. El Chiyoda estaba lanzando sus aviones a las 1540 cuando Ozawa canceló la orden. Las razones que adujo el Almirante eran de peso: Kakuta no había informado si los aeródromos de Guam estaban preparados para que los aparatos enviados pudieran aterrizar en ellos y el vuelo de ida y vuelta sumaba casi 700 millas, por lo que la toma de cubierta se haría de noche y los pilotos japoneses no estaban preparados para ello. Por todo esto Ozawa ordenó mantener la distancia sobre los portaaviones estadounidenses y mediante unos cambios de rumbo distribuyó sus fuerzas de la siguiente manera: en vanguardia navegaría la 3ª División de Obayashi junto a los acorazados y 100 millas a su estela el resto de su fuerza. De esta manera la búsqueda japonesa se realizaría 100 millas más lejos del grueso. La 3ª División, a su vez, absorbería buena parte de los golpes enviados contra ellos mediante sus aviones de caza y la artillería de los acorazados. De ser necesario ambas fuerzas se podrían reunir en menos de dos horas.

A las 2030 Ozawa cometió el único, pero fatal, error en toda la batalla; rompiendo su silencio de radio envió a Kakuta un mensaje para que enviase a Guam todos los aviones disponibles de la 1ª Flota aérea para que, conjuntamente con los suyos, atacasen a los estadounidenses el 19 de junio. El mensaje fue recibido por varios almirantes: El destinatario y los almirantes estadounidenses que intervendrían en la batalla, entre ellos el Vicealmirante Charles A. Lockwood (CincSubPac - Comandante en Jefe de submarinos del Pacífico). Las estaciones interceptoras de las Aleutianas, Pearl Harbor, Noumea, etc... captaron el mensaje y lo triangularon dando una posición de su origen con 40 millas de error; lo situaban a 350 millas al oeste de la Task Force 58. Lockwood ordenó un cambio de posición a varios submarinos para interceptar las fuerzas japonesas: USS Albacore, USS Fineback, USS Bang y USS Stingray. Mitscher también recibió el informe y trató de persuadir a Spruance para que arrumbase hacia ellos para atacarlos por la mañana, pero tras meditarlo casi una hora decidió continuar con el plan anterior: el mensaje sólo daba la posición de una agrupación japonesa, con toda probabilidad la de los portaaviones, pero los acorazados se habían esfumado y podían reaparecer frente a Saipán cuando Mitscher estuviese atacando los portaaviones japoneses o por el contrario, el ataque podría ser lanzado por un buque solitario destacado por Ozawa para hacerles morder el anzuelo y separarlos de la cabeza de playa en Saipán, y cuando Mitscher lanzase sus aparatos contra el contacto fantasma los japoneses caerían sobre los acorazados de Oldendorf y sus portaaviones de escolta. Para echar más leña al fuego, a las 2350, se recibió un mensaje del Almirante Lockwood, diciendo que el USS Stingray había enviado un mensaje que no pudo ser descifrado en Pearl Harbor desde 175 millas al estesudeste de la posición anterior: el mensaje sólo informaba de un fortuito incendio a bordo, pero Spruance dedujo, equivocadamente, que quizás había descubierto otra agrupación japonesa.

Este error de Ozawa supuso que el Taiho y el Shokaku acabasen su carrera en el fondo del Pacífico; debería haber destacado un crucero ligero 100 millas más lejos de su posición y enviar el mensaje unas horas más tarde. También es posible que Ozawa dedujese que es lo que los estadounidenses pensarían de esta maniobra por lo que decidió arriesgarse. De todas formas los estadounidenses no estuvieron faltos de errores en las horas previas del choque; a las 0115 del 19 de junio un Mariner salido desde Saipán equipado con radar detectó en su pantalla una formación de cerca de 40 buques Japoneses a 75 millas al NE de la posición dada por los radiogoniómetros, pero esta información no fue recibida por Spruance hasta las 0900 del 19 de junio, demasiado tarde.

Hasek

22 de Agosto de 2008, 17:42:39 pm #2 Ultima modificación: 22 de Agosto de 2008, 17:59:58 pm por Hasek
OPERACIÓN "A-GO" BATALLA DEL MAR DE LAS FILIPINAS (II PARTE)

A las 0445 Kurita empezó a lanzar desde los acorazados y cruceros 16 hidroaviones en la búsqueda de los portaaviones estadounidenses. A las 0515 Obayashi, desde los portaaviones ligeros, lanzó 12 bombarderos en su búsqueda y a las 0530 desde el Mogami y el Shokaku despegaron 2 hidros y 11 bombarderos; en total 43 aparatos estaban explorando un abanico de 180º con un radio de 550 millas. Los estadounidenses tampoco estaban ociosos desde el USS Enterprise a partir de las 0218 catapultaron 15 Avengers con un intervalo de 45 segundos para explorar hacia poniente hasta un radio de 350 millas, pero nada encontraron y a partir de las 0530, desde otros portaaviones de Mitscher, se elevaron más bombarderos con idéntico resultado. Pero a esa hora los F6F de la CAP abatieron varios cazas y aparatos de búsqueda de la 1ª Flota aérea. Poco después algunos A6M Reisen armados con bombas de 250 kilos atacaron a los portaaviones de Mitscher sin ningún resultado. Spruance ordenó al Vicealmirante Mitscher que atacase los aeródromos de Guam, pero este no queriendo dispersar sus fuerzas para cuando localizasen los portaaviones japoneses, envió sólo a 33 F6F contra Guam: cuando llegaron sobre el aeródromo se enfrentaron a los refuerzos de Kakuta que llegaban de las Carolinas abatiendo 35 aparatos japoneses contra la pérdida de uno de ellos. Sin embargo a las 1000 todos los aparatos de caza fueron llamados urgentemente a la defensa de la Task Force 58; los radares habían detectado los aparatos de los desaparecidos portaaviones de Ozawa.

A las 0730 los hidros japoneses de exploración detectaron y señalaron a los distintos TG de la TF 58. Ozawa esperó la confirmación y, a las 0830, lanzó la primera fuerza de ataque: 16 cazas, 45 Zeros armados de una bomba de 250 kilos y 8 torpederos al mando del Capitán de Corbeta Masayuki Yamagami desde los portaaviones de la vanguardia. A las 0856 lanzó desde la 1ª División la segunda fuerza de ataque: 48 cazas, 53 bombarderos en picado, 27 torpederos y 2 aparatos de reconocimiento al mando del Capitán de Corbeta Akira Tarui. De los aparatos de la segunda fuerza algunos tuvieron que regresar por distintos motivos: 8 por fallos en los motores, 2 fueron abatidos por sus propios buques cuando pasaron sobre la 3ª División y fueron tomados por americanos y 8 más fueron dañados por el fuego antiaéreo de estos mismos buques y regresaron a sus portaaviones de origen.

Pese a los aviones perdidos 180 aparatos volaban hacia los portaaviones de Mitscher. Ozawa a las 1000 lanzó la tercera fuerza de ataque desde los portaaviones de la 1ª División: 15 cazas, 25 bombarderos en picado y 7 torpederos al mando del Capitán de Corbeta Iyotaro Iwamo. Poco después de este lanzamiento, el penúltimo que hizo Ozawa, los aparatos de la tercera ola de exploración localizaron dos agrupaciones de portaaviones estadounidenses a 190 millas. Este contacto era erróneo debido a la enorme desviación de las brújulas de los aparatos de exploración japoneses: contra este falso contacto fue enviada la cuarta y última fuerza de ataque.

A las 1000 los radares de los buques de Lee detectaron a más de 150 millas de distancia los aparatos de la primera fuerza de ataque. Mitscher hizo despegar a todos los cazas listos desde sus portaaviones y también a los bombarderos cargados con bombas y combustible: no tanto por el peligro que suponían si estos eran alcanzados, si no para facilitar la recogida, rearme y despegue de los cazas. Los bombarderos, como los portaaviones japoneses seguían indetectados, fueron enviados contra Guam donde terminaron de destruir las pistas e instalaciones del aeródromo. Los aparatos de Yamagami fueron atacados por los F6F pertenecientes a los portaaviones USS Essex, USS Cowpens, USS Bunker Hill, USS Princeton y USS Enterprise dirigidos por radar a 60 millas del USS Lexington II. La primera barrera de interceptación abatió a 25 aviones japoneses contra la pérdida de un F6F. La segunda barrera abatió 17 juntamente a la artillería antiaérea de los acorazados. Los supervivientes atacaron la TG 58-7: Una bomba alcanzó al USS South Dakota, un aparato se estrelló contra la coraza vertical del USS Indiana y dos bombas ahorquillaron al crucero USS Wichita. Ningún avión de la primera fuerza de ataque consiguió acercarse a los preciados portaaviones de Mitscher.

A las 1107 fue detectada a 115 millas la segunda fuerza de ataque, interceptada a 60 millas del USS Lexington II; esta perdió en el combate ¡100 aparatos!. Cerca de 20 aparatos consiguieron pasar y atacar a los TG 58-7, TG 58-2 y TG 58-1: Una bomba cayó contigua al USS Bunker Hill muriendo tres hombres e hiriendo a 73, agujereó un ascensor y las tuberías de combustible del hangar provocando un pequeño incendio que fue rápidamente sofocado; otra bomba cayó en las superestructuras del USS Wasp II matando a un marinero e hiriendo a 12 y roció la cubierta con fósforo; un torpedo estalló en la estela del USS Enterprise y otros fueron sorteados por distintos buques.



La tercera fuerza de ataque fue detectada a 100 millas e interceptada por 40 F6F; 7 aviones japoneses fueron derribados y los restantes atacaron la TG 58-1 sin ningún acierto. La mayoría de ellos sobrevivieron a la defensa antiaérea. Spruance debió sentir un deja vú; la batalla se desarrollaba al igual que en Midway pero al revés. Inquieto, debía observar el cielo en busca de un grupo de bombarderos indetectados lanzados contra sus portaaviones.

La cuarta y última fuerza de ataque que lanzó Ozawa fue a las 1100 y pertenecían a la 2ª División y aparatos del Zuikaku: 30 cazas, 46 bombarderos en picado y 6 torpederos, dirigiéndose al falso contacto. Cuando llegaron a la zona nada descubrieron por lo que se dirigieron a Guam. Durante su viaje a la isla, 6 aparatos descubrieron a la TG 58-2 y se lanzaron contra el USS Wasp II, el USS Bunker Hill y el crucero USS Mobile. Pese a ser detectados por radar a 45 millas, la CAP no pudo intervenir y la artillería antiaérea solo reaccionó después del ataque derribando 4 aparatos. ¡Qué cerca estuvieron los japoneses de conseguir un resultado parecido al de Midway por los estadounidenses!, este ataque casi por sorpresa devolvió a la realidad a muchos de la TF 58. Pese al valeroso ataque japonés las bombas no causaron daños a bordo, sólo algunos marineros recibieron una rociada de agua al estallar las bombas en ella. 8 aparatos del Zuikaku fueron derribados poco después por los F6F. Los restantes fueron seguidos por los radares en su viaje hacia Guam. Los F6F que orbitaban sobre el aeródromo de Orote derribaron a 30 de ellos cuando intentaron aterrizar. Durante toda la jornada Spruance mantuvo pequeñas patrullas aéreas sobre dicho aeródromo derribando 50 aparatos más pertenecientes a la 1ª Flota aérea que llegaban como refuerzo, las pérdidas de Ozawa el 19 de junio se elevaban a 275 aparatos, las de Spruance a 30.

Centrémonos ahora en las desgracias de la 1ª Fuerza Móvil de Ozawa. A las 1039 el USS Cavalla descubrió por el periscopio a unos aviones y decidió acercarse a investigar. Poco después a las 1052, descubrió a un enorme portaaviones que estaba en fase de recogida de aparatos, la pequeña isla no tenía ninguna chimenea por lo que dedujo que se trataba de un portaaviones japonés: en efecto se trataba del Shokaku. A las 1220 y a 900 metros lanzó una salva completa contra él y tres torpedos impactaron contra el costado del portaaviones. Los tanques de fuel se desgarraron y vertieron su contenido en los sollados del portaaviones donde se declaró un incendio. Los equipos de seguridad pronto lo sofocaron pero un picante olor a combustible se esparcía por el interior del portaaviones; podía sentirse, incluso, en los pañoles de bombas y torpedos. A las 1500 una terrible deflagración desgarró el Shokaku, el pañol de bombas había explotado. Devastadores incendios consumían al portaaviones sumándose los estallidos de bombas y torpedos que seguían diezmando la tripulación. La proa, desgarrada, embarcó una gran cantidad de agua que hizo hocicar el buque y este empezó a hundirse. Cuando el agua llegó a la cubierta de vuelo por el agujero del ascensor de proa entraron en tromba cientos de toneladas de agua, que hicieron zozobrar el buque quedando, unos instantes, con la quilla al aire y las hélices en movimiento. El portaaviones se llevó al fondo del océano sólo a 9 de sus aparatos pero los cadáveres de ¡ 1.236 tripulantes!.

Las desgracias no acababan con el demoledor ataque al Shokaku: recordemos que el Taiho tenía en su interior una bomba de relojería similar, la gasolina que se había vertido en el pozo del ascensor de proa emanaba los mismos vapores explosivos que la del Shokaku. Los equipos de reparación apenas podían permanecer en él para arreglarlo, por lo que el oficial al mando decidió poner en marcha los extractores de aire, grave error, todos los buques japoneses adolecían de malas condiciones de habitabilidad: La ventilación y regeneración del aire del interior se hacía mediante enormes extractores de aire al no disponer de espuma de CO2 para cubrir la gasolina, los vapores de ésta se esparcieron por todo el interior del portaaviones y a las 1330 una enorme explosión tuvo lugar a proa del ascensor. La cubierta de vuelo acorazada actuó de tope, se alabeó y rajó pero no se rompió por lo que la onda expansiva fue dirigida hacia abajo y los costados del buque produciendo unos enormes amasijos de hierros y pasarelas retorcidos que imposibilitaban la evacuación de los fondos. El buque se hundía y los incendios se hacían incontrolables por falta de tripulantes para sofocarlos. Se dio la orden de abandono y a las 1700 el Taiho zozobró a babor y se hundió. El Taiho se llevó al fondo del océano a 13 aviones y los cuerpos de ¡ 1.650 tripulantes!.El almirante Ozawa y su Estado mayor fueron transbordados al crucero Haguro. Los supervivientes en el agua no llegaban a 500.

A las 1430 la TF 58 estaba próxima a la isla de Rota. Spruance decidió a las 1500 que el peligro japonés había pasado por lo que ordenó a Mitscher que arrumbara contra los portaaviones japoneses, pero la orden tardó en ejecutarse. Cientos de aviones estaban desperdigados en varias millas a la redonda y debían de recogerse antes de ir en busca de los portaaviones japoneses. Así que hasta las 2000 no se terminó de recoger el último aparato. Esta tardanza permitió a la 1ª Flota Móvil salvar los restos de su escuadra el 20 de junio. Spruance, a pesar de dar la orden de caza, no quiso comprometer la cabeza de playa de Saipán, por lo que la operación se desarrolló de manera muy descuidada. La búsqueda nocturna con aparatos equipados con radar nada detectó a pesar de que la escuadra japonesa estaba a 325 millas de la TF 58. Este fallo era achacable a Mitscher pues no envió a ningún aparato de largo alcance equipado con radar de los que disponían los portaaviones, sino que ordenó a los Mariner de Saipan que la llevaran a cabo.

Por su parte Ozawa, embarcado aún en el Haguro, navegó durante la noche hacia el Noroeste a velocidad de crucero (18 nudos) y por la mañana siguiente cambió hacia el norte; por lo que la distancia entre ambos contendientes aumentaba.

Hasek

22 de Agosto de 2008, 17:46:47 pm #3 Ultima modificación: 22 de Agosto de 2008, 18:00:17 pm por Hasek
OPERACIÓN "A-GO" BATALLA DEL MAR DE LAS FILIPINAS (III PARTE)

Desde las 0530, 24 aparatos de la TF 58 exploraban un sector comprendido desde los 205º hasta los 335º y un radio de 325 millas. Para desesperación de Spruance nada detectaron. Y, para empeorar las cosas aun más, un débil frente frió que se movía hacia el sur dejó a su paso algunas nubes y chubascos.

Por su lado Ozawa envió 9 hidros a las 0530 para que buscasen a los estadounidenses en un sector comprendido desde los 40º hasta los 140º y un radio de 300 millas y a otros 6 aparatos a las 0645. Una hora después uno de los últimos hidroaviones señaló, equivocadamente, la presencia de 2 portaaviones estadounidenses. Como las comunicaciones con el Haguro eran malas, Ozawa no recibió un informe, enviado por Kurita, hasta mucho más tarde, y que le recomendaba dar por terminada la batalla y retirarse al Japón. Ozawa que a las 1300 transbordó al Zuikaku, desestimó el informe y ordenó petrolear, continuando con el mismo rumbo para volver a atacar el 21 de junio. Algo más tarde se interceptaron mensajes estadounidenses que señalaban la posición de la Escuadra Japonesa: crispación abordo de los buques japoneses, Ozawa ordenó terminar la faena y arrumbar al noroeste a 24 nudos dejando atrás a los 6 petroleros junto a la compañía de otros tantos destructores.

Por fin eran descubiertos los portaaviones japoneses a las 1200: una docena de voluntarios del USS Lexington II en otros tantos F6F equipados con depósitos suplementarios y una bomba de 227 kilos realizaron la exploración aérea estadounidense más larga de toda la guerra. Exploraron un sector al oeste-noroeste de ¡475 millas!;pero nada descubrieron. La suerte seguía esquiva con los estadounidenses pero no duraría mucho. A las 1330 otra fuerza lanzada para explorar el sector comprendido entre los 275º hasta los 315º, dio por fin los frutos que desde hacia dos días y medio esperaban; un avión del USS Enterprise descubría los buques de Ozawa a las 1540 y a 275 millas de la TF 58, la distancia era errónea, en realidad estaban a 335 millas. A las 1620 la TF 58 aproó al viento y en un tiempo récord ¡10 minutos!, puso en el aire a: 85 cazas, 77 bombarderos en picado y 54 torpederos al mando del Capitán de Fragata Bernard M. Strean. Los aparatos acababan de desaparecer por el horizonte cuando se notificó a Mitscher que la distancia era errónea, estaban 60 millas más lejos, a pesar de que los cazas y los bombarderos en picado llevaban depósitos auxiliares de combustible, estos llegarían casi con los depósitos vacíos a la TF 58 y para colmo sería de noche cuando intentasen tomar cubierta; muchos pilotos estadounidenses no estaban preparados para ello.

La segunda fuerza de ataque que se preparaba para ser lanzada se canceló, y los portaaviones estadounidenses se dirigieron hacia los buques japoneses a buena marcha para acortar el viaje de regreso de los aviones que llegarían sin combustible. Strean localizó a los portaaviones de Ozawa a las 1840, a tan solo 20 minutos del ocaso. Los primeros que fueron localizados fueron los petroleros y sus escoltas; luego a 36 millas los portaaviones de la 3ª División con los dos acorazados, los cruceros de batalla y la mayoría de los cruceros; a 8 millas al norte de la 3ª se encontraban la 2ª División que incluía el Nagato y el Mogami y a 15 millas al nordeste de la 2ª los restos de la 1ª División que ya sólo contaba con el Zuikaku y sus escoltas.



A las 1700 Ozawa había lanzado una patrulla de exploración pero no descubrieron a los estadounidenses. Estos llegaron sobre sus buques al mismo tiempo que los de Strean y 7 fueron derribados por los F6F. La patrulla había detectado a los aviones estadounidenses con el tiempo suficiente para que Ozawa pudiera poner en el aire a todos los cazas disponibles: 70 que superados en pericia, en calidad de los aparatos y en número apenas inquietaron a los F6F de Strean.

El ataque de los estadounidenses sobre la flota japonesa duró 20 minutos, los que faltaban para la puesta del sol. A pesar de que los objetivos principales eran los portaaviones, los primeros que sucumbieron fueron los lentos petroleros, 2 de ellos quedaron tan mal parados que al caer la noche fueron rematados por los destructores de su escolta. El Hiyo fue atacado por 8 aparatos pertenecientes al USS Yorktown II y el USS Belleau Wood que le alcanzaron con dos torpedos; le inutilizaron el timón y le reventaron los depósitos de combustible, el portaaviones, presa de las llamas, sacudido por continuas explosiones internas y plagado de muertos, se hundió de proa quedando unos instantes en posición vertical. El siguiente fue el Ryuho que, milagrosamente, salió ileso. Por el contrario, el Junyo fue alcanzado por dos bombas que le destrozaron la cubierta de vuelo y los hangares pero por fortuna fue salvado. El mayor objetivo fue el Zuikaku, bombardeado, torpedeado y ametrallado sólo fue alcanzado por una bomba que provocó un feroz incendio y se dio la orden de abandono. Los heroicos esfuerzos de sus equipos de seguridad interior lograron controlar los incendios y la orden fue revocada. El Chiyoda y el crucero de batalla Haruna fueron alcanzados cada uno con una bomba que no les causó muchos daños, y así termina el ataque que como he indicado duró 20 minutos y costó el derribo de 6 cazas, 10 bombarderos en picado y 4 torpederos, de momento.

Con los últimos rayos de sol, desaparecieron también los estadounidenses. Sin tiempo que perder, Ozawa ordenó a Kurita que formara una agrupación de ataque con los acorazados y cruceros de batalla que, junto a algunos cruceros y destructores, se dirigiese a toda máquina hacia el este. Por el mismo tiempo Mitscher proponía a Spruance que lanzase a los acorazados de Lee contra la maltrecha flota de Ozawa. Afortunadamente Spruance no quiso comprometer a los acorazados en una batalla nocturna contra buques como el Yamato y Musashi, que les superaban en armamento y protección. Tampoco los buques de Kurita irían muy lejos: Toyoda que sabía que a Ozawa no le quedaban más que 35 aviones de combate y 12 hidros, que había perdido a los portaaviones Taiho, Shokaku e Hiyo y que los portaaviones Zuikaku y Junyo no estaban operativos, dedujo que los restos serían despedazados por los portaaviones de Mitscher al día siguiente, por lo que ordenó a las 2045 a Ozawa que se retirase al Japón dando la batalla por concluída y perdida. De haber dado ambos almirantes su visto bueno, las fuerzas de Kurita y Lee se habrían enfrentado hacia las 0200 de la madrugada.

Debido a la necesidad de recoger a los nadadores Mitscher ordenó avanzar hacia los japoneses a 16 nudos, estos lo hacían a 20, por lo que la distancia iba en aumento y ya no volvieron a verlos. A las 2030 Spruance ordenó invertir el rumbo por lo que daba por concluída la batalla.

En conclusión, los planes japoneses para contener a los estadounidenses se habían convertido en papel mojado. Toyoda sabía que de ahora en adelante y hasta el fin de la guerra, si no ocurría un milagro, sería una continua e imparable sangría de las fuerzas navales japonesas y, lo que es peor, una marcha ininterrumpida hacia las islas metropolitanas japonesas de las fuerza estadounidenses; la caída de las Marianas ponía a todo el Japón (excepto Hokkaido) bajo el radio de acción de los bombarderos de largo alcance.

El Vicealmirante Kakuta se hizo el Seppuku y Ozawa presentó su dimisión que no fue aceptada. Spruance fue duramente criticado en los EEUU por su falta de arrojo en cuanto a la estrategia a seguir; por permitir que los portaaviones japoneses escaparan indemnes. Hay que tener en cuenta que sólo conocían de la pérdida del Hiyo. Estas críticas a Spruance hicieron mella en Halsey quien 4 meses más tarde incurrió en un grave error de cálculo que casi le cuesta la pérdida de muchas vidas en la llamada Batalla del Golfo de Leyte.

Fuente: http://de1939a1945.bravepages.com/batallas/010mardelasfilipinas.htm

Saludos  #@31

Clostermann

Excelente trabajo Hasek, una buena investigación #@5 #@5

Me ha gustado bastante #@12 #@1

Saludos

Hasek

Aquí les pongo unas buenas fotos para completar el post:

Almirante Mineichi Koga


Almirante Soemu Toyoda


Vicealmirante Jisaburu Ozawa


Vicealmirante Frank J. Fletcher


Portaaviones Shokaku en 1941


Grupo de "Ceros" listos para partir, en algún lugar de Filipinas en 1944


Este F6F-3 con el depósito izquierdo dañado y con los graves daños del ala derecha, lo hacen un buen candidato para el desguase. Este debió ser su último vuelo ese 19 de junio de 1944.


Los aviones de Ozawa se aproximan en la mañana del 19 de junio de 1944. Este F6F mete gases para despegar desde el USS Yorktown.


Un "Helldiver" que no volverá a volar, después de regresar de apoyar los desembarcos en Saipan.


Este SBD del VB-10 sobrevuela el USS Enterprise el 5 de junio de 1944, en ruta hacia Saipan.


Barcos japoneses bajo ataque durante la Batalla del Mar de las Filipinas el 20 de junio de 1944. (Se trata de un crucero de batalla clase Kongo y un portaaviones clase Chiyoda)


Una bomba aérea impacta cerca del portaaviones USS Bunker Hill.



Saludos  #@31

Juan Manoel

Muy Bueno. #@5


Permíteme sólo agregarte algunas otras fotografías, de los participantes, a tan interesante y bien tratado tema.





Un Yokosuka P1Y "Ginga" alcanzado de lleno al intentar atacar un portaaviones ligero norteamericano en junio de 1944, probablemente en la operación en cuestión.





En esta rarísima fotografía, se puede ver a Mitsubishis A6M5 Ceros calentando motores en la cubierta del portaaviones japonés Junyo el 19 de junio de 1944.





Impresionante demostración de valentía por parte de la tripulación del portaaviones japonés Zuikaku. Con el barco, fuertemente escorado y hundiéndose, después de recibir el impacto de 7 torpedos y 17 bombas americanas, la tripulación se alinea, saluda la bandera y canta el himno nacional por última vez, en la Batalla de Cabo Engaño el 24 octubre de 1944.





El portaaviones japonés Zuhio fotografiado por uno de los aviones atacantes. Una bomba ya lo ha alcanzado en la popa, y a pesar de sus intentos de escapar, fue hundido en la Batalla del Golfo de Leyte, en octubre de 1944.





Una vista de la torre de popa del temible acorazado japonés, Yamato, anclado en la base naval de Kure, enero de 1945.


Saludos.

Hasek

Gracias Juan Manoel, me alegro que te haya gustado, estan buenas esas fotos, las guardaré para mi archivo jejeje...

Saludos  #@31

josmar

 Un buen trabajo, que ha contado con una buena "ayudita"... #@5 #@5