Los hijos del enemigo

Iniciado por Sigel, 04 de Abril de 2006, 21:27:57 pm

Tema anterior - Siguiente tema

Sigel

La obscura y a menudo siniestra historia de los hijos de los soldados alemanes con las mujeres en los territorios ocupados es todavía hoy estremecedora. También resultan controvertidos los legendarios "Lebensborn" o "fuente de vida", convertidos por el amarillismo histótrico en lugares misteriosos, pues, ¿que eran en realidad? ¿centros de reproducción "aria"? ¿institutos de beneficencia para madres solteras? ¿burdeles para SS? ¿laboratorios de experimentación genética? o ¿simples lugares de refugio para madres solteras? El testimonio desolador de algunos sobrevivientes parece arrojar una luz sobre su cruel destino.


HNN
YO NUNCA FUI AMADO POR NADIE
"Como niño que crecía en Noruega, hijo de padre alemán y madre noruega, aprendí el dolor a ser golpeado y a hacer trampas para evitarlo".
Pese a llevar los nombres de su madre y del padrastro, él los llamaba durante los asaltos que más lo lastimaban. Cuando lo castigaban, rogaba: "golpéeme todo lo que usted quiera, pero por favor, no me llame niño alemán". Era uno de esos niños, hijo de un soldado alemán de ocupación y de una madre noruega. Esto era un insulto particularmente vindicativo. Hoy, sentado en un café en Oslo, los ojos semejantes a los de un abuelo de 61años, contó acerca de los ocho años de abuso, que incluyeron en varias ocasiones ser violado por su padrastro. "No era nada extraño," decía. Yo "era, después del todo, el hijo del enemigo."
Hace algunas semanas, fue escupido mientras hacía compras en Oslo. Sin ninguna duda lo habían reconocido -por las recientes imágenes de la televisión- como uno de 10.000 de un total de 12.000 "hijos de la guerra" nacidos en Noruega. Los niveles de abusos fueron tales hacia ellos después de la guerra, que el mes de diciembre pasado, el  Parlamento Noruego finalmente acordó formalmente disculparse y concederles remuneraciones. Si ellos y otros demandantes consideran la cantidad ser escasa, llevarán su caso a la Corte Europea de derechos humanos.
Noruega se declaró neutral al comienzo de la segunda guerra mundial, pero fue invadida por Alemania en abril de 1940. En junio el gobierno del país, el rey y el príncipe de la corona huyeron a Londres para continuar su lucha contra Hitler, y las tropas restantes capitularon. El gobierno de Noruega fue formado bajo auspicios del líder del partido nacional socialista noruego Nazi, el traidor Vidkun, cuyo nombre se convirtió en un prototipo del traidor.  
En diciembre, Wilhelm Rediess, jefe de los SS y de la policía alemana en Noruega, escribió a Heinrich Himmler del SS que el número de relaciones entre las mujeres noruegas y los soldados de  las tropas de ocupación, había aumentado. Que se estaban presentando casos individuales de mujeres noruegas embarazadas por soldados alemanes, buscando la ayuda del Reich alemán, sobre todo porque eran desdeñadas por sus familiares y boicoteadas por la población noruega porque su embarazo fue causado por un alemán. La cuestión era de particular de interés para Himmler. En 1935, debido a los índices descendentes de natalidad en Alemania, él instaló la asociación del Lebensborn (la fuente de la vida) para cuidar a las madres embarazadas solteras. Las madres que de otra manera pudieron haber tenido un aborto, gozaron entonces de instalaciones especialmente instaladas en los hogares reservados para maternidad, en donde recibían la atención de enfermeras, y asistencia médica de primera calidad. Algunas madres del Lebensborn daban a sus hijos en adopción, y los Lebensborn los colocaba con familias de las más herméticamente Nazis.
Debido a que la mayoría de las mujeres en Noruega eran nórdicas - el ario más puro del término del Nazi - el fraternising de madres no habrían podido tener mayor valor racial. La carta de Rediess observaba que solamente una proporción pequeña de los curas alemanes deseaba casar las mujeres embarazadas para traerlas al nuevo Reich alemán. Había otro problema potencial. Si no podían hacer nada para las madres noruegas, podrían aumentar el número del opositores a la ocupación de Alemania. "A fin de fomentar la sangre más valiosa en nuestra comunidad racial", Rediess sugirió establecer hogares de maternidad también en Noruega, controlados por los alemanes.
El marzo de 1941 - después de que el esquema había sido instalado en Alemania hacía seis años-, el Lebensborn llegó a Noruega, una de las primeras instituciones que Alemania implantó en el exterior. Fueron requisados alrededor de 10 hoteles y chalets  que fueron establecidos como centros de maternidad. Los alemanes pagaban todos los costes del nacimiento, así que la asociación daba las madres los niños substancial ayuda, y un dinero para las ropas y un cochecito  para el niño o un sitio para animales domésticos.
La mayoría de las madres de los niños obtuvieron una casa para formar una familia, otras fueron llevadas a Alemania para casarse y vivir con la familia alemana. Alrededor de 200 niños fueron adoptados por familias alemanas.
Había también dos hogares Lebensborn en Austria y uno por cada uno en Bélgica, Holanda, Francia, Luxemburgo y Dinamarca. Hacia finales de la guerra habían colocado unos 8.000 niños. En muchas maternidades, el número de natalidad sería más alta, secreto guardado por las mujeres que rechazaron revelar, o no podrían probar, la identidad del padre, haciendo el número estimado del niños de la guerra en Noruega de hasta 12.000. Se cree que alrededor del 10 por ciento de todas las mujeres noruegas entre en 15 y 30 años tenían un novio alemán durante la guerra.
Ha habido denuncias que los hogares funcionaron como en "criadero" de prisioneras de guerra. Sin embargo, Kare Olsen, el historiador en los archivos nacionales y autor de obras editadas en Noruega sobre los hijos de la guerra rechaza la idea de que las mujeres noruegas eran violadas por los soldados alemanes. "He leído centenares de documentos, de archivo en archivo sobre el Lebensborn, y estoy convencido que casi todas las mujeres tenían sus niños como resultado del una "relación normal" afirmó él. Constató que los soldados eran corteses con ellas y se comportaran bien hacia los noruegos, que eran considerados pertenecer a la misma raza que ellos. La ocupación en Noruega era en gran parte una ocupación pacífica. Muchos soldados vinieron de las partes de Alemania cultivadas a una de las áreas que cultivaban de Noruega y fueron vistos como extranjeros atractivos.
Una de las mujeres que se encontró fascinada fue Agnes Moller Jensen, (ahora con 79 años), enamorada de un alemán, su amante Toni Mensch. En la tienda de un de café en Larvik, en donde ella todavía vive. Entonces ella tenía 20, y él era de 24. Se enamoraron pero fingieron que él era para ella cualquier persona. Muchos de sus amigas también tenían un novio alemán. "La gente ningún gusto tuvo de él, así que nos ocultamos haciendo viajes para llevar maderas. La gente no se atrevía a dar la opinión cualquier cosa en ese entonces. Eso comenzó en 1945.  Aunque la guerra terminó en ese año, muchos de los soldados de ocupación no pudieron salir de Noruega hasta 1947." Tenían un hijo, Bjorn Toni, pero no se casaron porque Agnes Moller Jensen habría perdido su ciudadanía noruega. Ella en cambio permaneció en contacto con él hasta la muerte de Mensch el año pasado.
El gobierno noruego en destierro en Londres, que había oído hablar de enlaces como estos, les advirtió de las consecuencias a través de difusiones de la BBC. Indicó eso: "que las mujeres no tuvieran ningún contacto con los alemanes y los rechazaran, porque si cohabitaban con alemanes, tendrían que pagar un precio terrible el resto de sus vidas". Otros declararon imbéciles a las mujeres que tenían tratos con alemanes.
En cuanto terminó la guerra, muchos noruegos no necesitaron ningún otro estímulo y tomaron espontáneamente sobre sí mismos la diversión de cortar el pelo de muchas de "las alemanas putas". Aunque las mujeres no habían roto ninguna ley, miles de ellas fueron arrestadas e internadas. Otras perdieron sus trabajos, a algunas se les negaba la palabra por sospechar haber tenido tratos con algún alemán. "La reacción en contra de estas mujeres fue mucho más fuerte que contra los que colaboraron económicamente con el enemigo" dicen Olsen.
Mientras que esto se repitió a través de toda Europa, al aparecer, únicamente en Noruega había también un odio rabioso contra los hijos que resultaban de la unión de las mujeres con los alemanes. Inmediatamente después de la guerra, comenzaron a aparecer artículos en la prensa noruega que los condenaba. En julio de 1945, un escritor del Morgenbladet temió que los niños "llevaran el germen de algunas de esas características alemanas masculinas típicas de las cuales el mundo ahora ha visto más que bastantes."  Muchos insistieron que los niños crecerían hasta hacer una " quinta columna", y había llamadas ruidosas para que ellos y sus madres fueran enviados a Alemania. En agosto de 1945, el gobierno noruego votó una nueva ley que indicaba que cualquier mujer que hubiera casado un soldado alemán, perdería su ciudadanía y sería deportada a Alemania.  
Quizás la demanda más cruel fue que los niños de estas mujeres eran retardados mentales. Vogt Thingstad, doctor que participó en una reunión de especialistas europeos sobre los hijos de guerra en Zurich  después de la guerra, escribió un artículo en el Arbeiderbladet en diciembre de 1945 que declaraba que muchas de las "mujeres de los alemanes" eran retrasadas mentales...,  y por lo tanto esperamos que sus hijos tengan en un alto grado de debilidades hereditarias." Un doctor dijo que estos niños tenían tanta ocasión de crecimiento con ciudadanos normales, como las ratas del sótano tenían de convertirse en animales domésticos de la casa.
Los veintisiete niños del Lebensborn de Godthaab, una casa a las afueras de Oslo, fueron considerados retrasados mentales. Diecisiete del ellos -  incluyendo Paul Hansen  - fueron enviados a Emma Hjorth, un asilo que estaba cerca. El resto vagó de unas instituciones a otras. Muchos pasaron sus vidas allí, en una situación que se cree repetida en otras partes de Noruega. En 1990, uno de los doctores de Emma Hjorth dijo: "si los niños hubieran conseguido la posibilidad de comienzo de una nueva vida normal en 1945, se habrían desarrollado probablemente normalmente".
El comité de asuntos sociales instalado por el ministerio después de la guerra para decidir sobre los "hijos de guerra" en Noruega, reunido para decidir qué se debía hacer con esos niños, ofreció 8.000 de ellos a un representante de Australia, ya que este país buscaba inmigrantes nuevos. La idea fue abandonada.  
Alrededor de 3.000 niños crecieron con sus madres solteras, y entre 2.500 y 3.000 fueron internados en manicomios por sus padrastros. Alrededor del mismo número fueron adoptados. Cerca de 100 vivieron con sus padres en Alemania, y varios cientos crecieron para arriba en orfandades u otras instituciones en Noruega. Muchas madres intentaron encubrir la herencia de sus hijos, dándoles su propio apellido o del padrastro.
Pero para ninguno, ningún escape había. "Si la madre era una puta alemana' el hijo era entonces igual. A todos los niños, sin excepción, que fueron criados en la organización de los hijos de guerra provenientes del Lebensborn,  se "les odió  a todos, se les golpeaba a todos, se abusó sexualmente de todos ellos, los obligaban a orinarse unos encima de otros". Cada perversión sabida del hombre fue realizada en ellos," un hombre violó a  nueve muchachos de un orfanato, los hizo entonces que se orinaran encima de una de las víctimas para limpiarla para arriba. Una de las "niñas alemanas" dijo que con ella eran cuatro, en un hogar donde los criaban, y la colgaron dentro del granero y cuando el granjero necesitaba sexo, abría la portañuela y la obligaba a hacer sexo oral delante de los otros niños".
En la casa de unos niños en Trysil, alimentaron a la fuerza a los jovenzuelos hasta que ellos vomitaran, y les obligaban a comer el vómito, dice Brandacher. Un hijo de guerra él mismo, empezó investigando el asunto en 1987 cuando las leyes de adopción cambiaron para permitirles a las personas saber las identidades de sus padres biológicos. En otra parte, él dice, las personas venían por la noche a las casas, pagaban al personal  con un jamón y una botella de alcohol, y se les permitía entrar por la puerta trasera para abusar a los niños. Un grupo de hombres marcó con hierro la frente de una muchacha con una esvástica. También se afirma que se sometieron 10 de los niños de guerra a los experimentos oficiales con el LSD. Se dice que cuatro o cinco deben de haber muerto como resultado. Por lo menos se cree que seis cometieron suicidio - los más recientes, según la anterior academia en la Universidad de Oslo, murieron el pasado de noviembre.
El hijo de Agnes Moller Jensen , Bjorn Toni, se dio a la bebida hasta la muerte a la edad de 37. "Ellos le decían cosas terribles en la escuela y todo el tiempo en que él estaba creciendo," dice la madre. "Construyó a dentro de la casa y él intentó olvidarse bebiendo. Yo no puedo describir el dolor de perderlo. Pero yo no siento lo que yo hice. No había nada malo en mi hijo. Había algo malo en las personas." Casi 60 años después de la guerra, Moller Jensen - conocida localmente como la Madre Teresa de Larvik por su trabajo con las personas sin casa ni hogar - todavía se diferencia de los demás. Como todas las mujeres que tuvieron una relación con el enemigo, si su marido noruego se muere, el estado no le pagará su pensión de guerra.
Para algunos, el tormento estaba todavía por venir. Después de la guerra, 30 niños encontrados viviendo en una casa en Alemania, fueron enviados en secreto por las autoridades noruegas a Suecia. Sus nombres fueron cambiados y ellos fueron dados en adopción a parejas suecas diciendo que sus padres fueron luchadores de la resistencia, o diciendo que ellos eran huérfanos judíos. "Una mujer, una hija de guerra, sufrió un gran trauma psicológico cuando ella averiguó la verdad," dice Lars Borgersrud que está trabajando en un proyecto de la investigación comisionado por el gobierno noruego. "La mayoría probablemente no lo sabe incluso hoy. Yo sé su verdadera identidad, pero no es mi tarea como un historiador informarlos produciendo un cambio grande en sus vidas." Algunas madres huyeron con sus hijos a Suecia después de la guerra para escapar a la persecución. Una tal mujer era la madre de Frida Lyngstad, del conjunto musical Abba cuyo padre era un soldado alemán.
Brandacher cree que los" "hijos de la prostituta" se trataron tan mal debido a que les echaban la culpa de la nación por la ocupación. "Alrededor de 250,000 hombres se ofrecieron trabajar para Alemania Nazi. Noruega era el estado colaborador más grande que ha existido alguna vez en Europa," él dice. "Había empleo lleno y una prosperidad como ninguna otra en la historia noruega. La resistencia en Noruega era un chiste. Después de la guerra, las personas necesitaron a alguien para odiar a fin de librarse de toda la vergüenza que ellos sentían."
Después de que las apelaciones para reparación fueron rechazadas, en 1999 siete hijos de guerra empezaron los procedimiento legales contra la reclamación estatal que habían violado la Convención europea en los Derechos Humanos, buscando entre l50,000 a libras 200,000 libras cada uno. Ellos se han unido subsecuentemente en un número de 115. "La estigmatizacion, la vergüenza, la opresión era tan absoluta que nos tomó 50 años para avanzar," dice una, Gerd Fleischer.
El Primer Ministro, Kjell Magne Bondevik, pidió disculpas ante los hijos de guerra en su discurso de Nuevo Año en 2000. El pasado diciembre, el Tribunal Supremo de Noruega determinó que el caso se clasificó bajo el término legal de prescripción. En el mismo día, el parlamento del país votó unánimemente, sin embargo, pagar la compensación y disculparse formalmente. Los detalles todavía serán decididos por el gobierno.
El finlandés Kristian Marthinsen, un miembro del Comité de Justicia que recomendó al parlamento que los niños de guerra fueran compensados, dijo: "La sociedad noruega tiene que decir que nosotros lo sentimos. Estábamos equivocados, porque estos niños no hicieron nada delictivo. Es una mancha negra en la historia de Noruega."
Randi Hagen Spydevold, abogado para 122 demandantes, dice que esperará ver las propuestas del gobierno antes de decidir si toma su caso para llevarlo a Estrasburgo. "Ésta es una turbación para Noruega. Parece que ese parlamento se ha avergonzado de la acción," dice.
Gerd Fleischer cuyo el padrastro noruego, un antiguo miembro de la resistencia, era particularmente violento con ella, cree que el filtro estatal fue compelido para actuar debido a la vergüenza noruega ante la prensa internacional. No ha habido mucha presión pública dentro de Noruega sobre esto. La prensa ha escrito sobre él, pero muy silenciosamente. El debate empezó cuando el asunto trascendió a los medios de comunicación extranjeros y entonces las embajadas empezaron a pedir al gobierno noruego que informara más.  
"La sociedad noruega no es una inclusiva. La misma discriminación existe hoy. Ha cambiado sólo el enfoque. Antes fueron los Sami, los hijos alemanes y los gitanos. Ahora son los morenos. Pero oficialmente el racismo no existe en Noruega. Nosotros no hacemos esas cosas malas aquí," dice Fleischer.
Mientras la mayoría en la decisión de Noruega recibió apoyo parlamento, en algunos casos, el odio demora en desaparecer. Cuando Gerd apareció en la televisión, una persona a quien ella consideraba una amiga muy buena, la ignoró a partir de entonces. Cuando preguntó lo que estaba equivocado, la mujer sonrió con desprecio: "yo no digo hola a los hijos de puta, y mi dinero del impuesto no irán ciertamente a pagar su compensación." Kristian Marthinsen ha sido acusado de ser un traidor. "Hay todavía personas que me llaman o escriben diciendo que yo no soy un partidario de Noruega porque estoy dándoles un tipo de premio a los hijos del enemigo," dice el MP.
Para varios hijos de guerra que han encontrando a sus parientes alemanes les ha dado finalmente un sentido de identidad y una única fuente de consuelo. Solvi Kuhrig Henningsen, 59, todavía vive en Sandefjord dónde ella creció y guarda su pasado callado cuando ella todavía siente la hostilidad. Ella fue maltratada por su padrastro, su madre se volvió alcohólica y sus vecinos se negaron a permitirle jugar con su hija.
En 1995, animada por su marido e hijos, ella rastreó a ocho parientes en Alemania. "Por fin la hija de Otto nos ha encontrado," era la contestación de su tía, encantada. Kuhrig Henningsen cuya cara todavía lleva el dolor de su niñez, dice: "yo me volví una nueva persona cuando me los encontré, porque no sólo ellos se me parecen, ellos me amaron."  

Sigel

Otra "hija de guerra" dice: - Mi familia alemana son ángeles.
Laila nació en Honefoss, 60km de Oslo, en 1941. Sus padres se encontraron en un lavabo. Su padre fue enviado a la frontera rusa y lo mataron en 1942. Su madre dejó de quererla y la abandonó. Laila Strand pasó varios meses en el hogar del Lebensborn en Godthaab, cerca de Oslo. Entonces, a la edad de tres años, la asociación la envió con sus abuelos paternales a Alemania. "Ellos eran los ángeles," ella dice.
En 1948,  por orden gubernamental noruega fue forzada a volver a Noruega. Su madre le pegó cuando ella habló en alemán y su padrastro físicamente, mentalmente y sexualmente la abusó. La hermana de su madre amenazó con raparle la cabeza si ella la visitara.
Laila Strand  salió de la casa a los 15 por que por ese tiempo estaba vomitando sangre. Ella se casó a los 20 y tevo dos niños. Se divorció ahora porque en parte, ella culpa el legado del abuso sexual. Dejó de trabajar hace 20 años en una oficina debido a los continuos problemas del estómago. Ella está en contacto regular con dos hermanos de su padre. "Cuando yo realmente voy a casa de mi tía, me siento como en casa,"  dice. 
Karl Otto Zinken - "Yo nunca trabajaré de nuevo'
Karl Otto Zinken nació en Bergen en 1941, el resultado, cree él, de una relación de una sola noche. Cuando cumplió un año, le enviaron a Stalheim cercano al hogar del Lebensborn, y lo devolvieron a su madre cuando la guerra acabó. Ella no podía afrontar tener un hijo de Lebensborn, por lo que lo envió a la casa de los niños estatales. "Me sentaron en un cuarto con seis doctores y me dijeron que yo estaba mentalmente atrasado, que no debía estar con otros niños, y que yo era la escoria de la tierra. Dos tipos que trabajaron en las prestaciones sociales realizaron el sexo oral conmigo, mientras decían que era la terapia. Yo tenía aproximadamente cinco años". Después de dos años, le enviaron a una escuela especial dónde fue internado.
Zinken se pasó 12 años en la marina mercante. En 1996 él tuvo un accidente y perdió su trabajo. Su matrimonio se derrumbó y se pasó un año en un hospital psiquiátrico con depresión maníaca. Él ha estado en y fuera de hospital ocho veces subsecuentemente.
Su madre se murió a finales de los 1980s. Rastreó a su padre," un hombre bueno", con el que se encontró en 1997, pero se murió hace un año.
"Yo no tengo buenos sentimientos hacia los noruegos," dice," Me siento vacío. Ya nunca trabajaré de nuevo."
Paul Hansen - "Yo nunca fui amado por nadie.'
Paul Hansen nació en 1942. Cuando su madre que trabajó en la cocina de los cuarteles en Drammen le dijo a su padre que ella estaba embarazada por un piloto de Luftwaffe, él la amenazó con una hacha. Hansen nació en un hogar de Lebensborn en Hurdals Verk. Sus padres le enviaron a una orfandad de Lebensborn en Godthaab. Su madre lo odiaba. "Yo era la razón por lo que a ella le había dado de puntapiés y botado de la familia."
Cuando él tenía tres años, lo mandaron al asilo de Emma Hjorth. "La primera cosa que yo oí era personas gritando. Comían y se corregían en el mismo lugar - en el suelo, en las mesas. Yo me asusté mucho. Las personas estaban atadas con cadenas."
Lo arrastraron de una institución a otro, la mayoría de ellas para enfermos mentales. En 1964 él consiguió un trabajo como un obrero del acero. Ese año, se encontró con su madre que vivía en Alemania Oriental con su marido. Ella todavía lo odiaba. Él averiguó que su padre había muerto en 1952.
Hansen está ahora como limpiador en la Universidad de Oslo. "La peor cosa de todo esto es que yo anhelaba una educación. Todavía no puedo leer o puedo escribir muy bien. Y nunca fui amado por nadie."
Reidun Myking - "Yo estoy destruida'
Reidun Myking nació en 1943, dos días después de que a su padre lo mataran en el mar. A los seis meses, le enviaron a Godthaab, porque su madre estaba demasiado enferma para cuidarla. Cuando la guerra acabó, exigieron que ella fuera detenida y, a la edad de siete años, la enviaron al asilo de Emma Hjorth dónde ella recuerda que le ponían por la noche una camisa de fuerza. De allí la enviaron a una sucesión de instituciones, muchas para enfermos mentales.
Myking se unió a la sociedad a la edad de 30 años. Ella ha trabajado en un asilo de ancianos y durante 10 años como limpiadora en Emma Hjorth. Ella ha estado hospitalizada por períodos cortos a causa de psicosis.
Ella y Paul Hansen, quién ha estado con ella en varios instituciones, están casados desde hace cinco años en 1975. No tienen hijos.
Su madre que no sabía donde ella estaba, rastreó a Myking sólo antes de que ella cumpliera 40 años. Estuvieron en contacto hasta la muerte de la madre en 1991. "Yo  siento que la manera que me trataron ha destruido totalmente mi vida," dice Myking. "Yo he estado bajo medicación durante 37 años y pienso que mi cerebro es retrasado."

Búsqueda HNN:

La Centro para la historia el y los nuevos medios

Una UN UN
La Imprima esta página
El Doctorado de Un hace trampas la diferencia del una. el PhD en historia en la universidad del masón de George 
Conexión
Vuelva un archivos del los del las noticias 11-02 un 3-03
Llevado de la madre del una de Norweigan y del un cura alemán en Noruega durante WW II (#7983) Editor del por del febrero el 5 de 2003 en 5:57 POSTMERIDIANO
El Independiente el domingo (Londres)
De Febrero El 2 De 2003, Domingo
SECCIÓN: CARACTERÍSTICAS; Página 19.20.21
TÍTULO: EL DORMIR CON EL ENEMIGO;
EL EN DE ESCUPIDO, ABUSADO, EL EVITADO POR NEIGHBOURS. ¿el cSu CRIMEN?

Más sobre el caso de la cantante del grupo Abba:
www.el-mundo.es/cronica/2002/352/1026718389.html, o bien buscar en google.







Moisin-Nagant

Esto demuestra todas las extenciones que puede tener una guerra para marcar a las personas, horrible.

Karl H. Guderian

04 de Abril de 2006, 22:26:50 pm #3 Ultima modificación: 08 de Abril de 2006, 14:00:36 pm por Karl H. Guderian
Dios mío, es una historia terrible, es una injusticia como pocas, como se puede concebir algo así...
"El hombre es un lobo para el hombre" hoy sin duda creo más en Hobbes. :'(

Se supone que son los vencedores los que deberían dar ejemplo de como debería haberse comportado el enemigo, pero con esta forma de actuar sólo  demostraron como es el hombre en realidad. :-\

panzer

Me ha parecido muy interesante tü árticulo, a la vez que sobrecogedor e impactante, porque parece mentira que tanto criticar a los alemanes y luego las sorpresas que esconden otros paises, algunos de los cuales se cren muy liberales, modernos, abiertos...

Hilfswilliger

Buff, que relato más tragico. Me emociones leyendolo, enhorabuena Sigel.  ;)

- | Dimitry Lavrinenko | -

Esto es sumamente lamentable y lo que le pasó  a mcuhos niños Lebenborn es inaudito, pero yo entiendo la reacción de la gente, no la justifico, para nada, al contrario la repudio. Pero ellos lamentablemente eran los hijos de un enemigo que había sembrado muerte y destrucción y el sentimiento de venganza se hizo sentir en ellos.

Karl H. Guderian

Ha costado mucho que este artículo recibiera el merecido respeto y admiración por parte de los foristas, y si más gente se animara a leerlo te felicitaría por habernos hecho llegar esta escalofriante información... quiero seguir viendo tus aportaciones Sigel, es una orden. :)

Wobst

defnitivamente, esta es una historia muy trágica... y tal vez se hace más trágica al pensar que actitudes y comportamientos tan infelices como estos ocurren en muchísimos lugares del mundo, donde hayan conflictos bélicos o de cualquier otra especie.

Cita de: Karl H. Guderian en 04 de Abril de 2006, 22:26:50 pm
Dios mío, es una historia terrible, es una injusticia como pocas, como se puede concebir algo así...
"El hombre es un lobo para el hombre" hoy sin duda creo más en Hobbes. :'(

Se supone que son los vencedores los que deberían dar ejemplo de como debería haberse comportado el enemigo, pero con esta forma de actuar sólo demostraron como es el hombre en realidad. :-\


Concuerdo totalmente contigo, Guderian.
En antropología, se estudia un fenómeno en el cual la identidad (étnica, nacional, cultural) del ser humano se define siempre en oposición al otro. Siempre el vecino es "diferente", "tonto", "más bruto" que nosotros, y eso ayuda a definir el quien somos. Pero a veces ocurre hasta la atrocidad. Me imagino que lo que le ocurre a los noruegos es que buscaron un enemigo interior para reafimar su identidad.

Saludos

Alexander

Curioso. Los culpaban diciendo que crecerían y serían tan "inhumanos" como los alemanes, aunque ellos mismos eran 10 veces peores.

Herrtata

vaya articulo...esa es Noruega, la que viene a enseñar lecciones de derechos humanos y liberalismo, vergüenza deberian tener al criticar al que tiene una paja en su ojo siendo que ellos tienen una tremenda viga.

electronicpunk

Lo de los hijos de los soldados del ejercito aleman con la noruegas es un hecho muy conocido, los desafortunados hijos de estos eran muy despreciados en su pais, definitivamente una tragedia.

stuka

Buf. Este articulo no me sorprende en abosluto. En Holanda las cosas no fueron mucho mejores para los hijos de Alemanes. Y en Holanda hubieron muchos. Las "traidoras putas" (tambien usado en Holanda) sufrieron de todo y el gobierno Holandes tardo mucho en asumir lo que habia pasado. Me parece que esod e que "como noruega fue tan colaboracionista al final todos echaron la culpa a esta gente" cuenta para Holanda 100%.
A mi no me cuesta reconocer que en mi pais 95% de la poblacion colaboro con los Alemanes y solo habia una resistencia pasiva y muy poca resistencia de verdad8estilo frances). Cuando Holanda fue liberada de repente tenias a casi 10 milliones de vigorosos anti-nazis que habian luchado valientemente contra la ocupacion de su pais y que odiaban hasta el hueso a los Alemanes. Como para llorar. Siento gran verguenza por lo que hicimos los Holandeses. Un gran ejemplo de Honor y Orgullo. #@20 #@20

STEINER M

Tu reflexión es buena theidiotboy. Las postguerras son bastante complicadas.
Saludos.

stuka

Ya te cuento. Mi abuelo le pillo el estallido de la guerra en su barco mientras estaba en Inglaterra para volver a Holanda. Pues 5 años despues volvio a encontrarse con mi abuela. Fue reclutado con su barquito para llevar petroleo de un lado del atlantico a otro. Se salvo en 2 ocasiones por los pelos. Mas suerte IMPOSIBLE. Y despues digo que Hitler deberia haber mandado construir mas submarinos para acabar con toda  el material que llegaba a Inglaterra por el Atlantico! (Mirando desde el lado Aleman claro). Soy un mal nieto! #@20  #@25