Arquitectura nacionalsocialista

Iniciado por Karl H. Guderian, 09 de Abril de 2006, 15:35:08 pm

Tema anterior - Siguiente tema

Karl H. Guderian

El proyecto estrella de Speer de todos los que se llevaron a cabo. La cancillería del Reich, los exteriores del edificio.








Karl H. Guderian

Entrada a la sala de trabajo de Hitler en la cancillería.



Recibidor oficial de la cancillería



Sala de trabajo de Hitler



Sala de los espejos de la cancillería


Caesar

Una de las situaciones más recordadas de la segunda guerra mundial(para mi) es la de esta gran puerta,sus guardianes SS,...verdaderas obras de arquitectura todo lo visto.

Karl H. Guderian

Si, los SS con sus uniformes negros, muy característico Caesar, también impresionan mucho las imágenes en las que estos formaban en el Obersalzberg para recibir alguna visita oficial. Me encanta ese uniforme negro ;D.

Karl H. Guderian


Karl H. Guderian

Casa de la opera de Berlín



Entrada a la Volkstrasse


Caesar



Cuando terminaron las obras del Berghof y de la casa de Bormann, comenzó la construcción de la Kehlsteinhaus. Fue idea de Bormann y diseñada por el arquitecto Roderich Fick, para tener un lugar aislado para las reuniones y para impresionar a los diplomáticos de otras naciones. Los británicos y los americanos lo conocían por el nombre de Eagle's nest (nido del águila), nombre que le puso el embajador francés André Francois Poncet en una visita en 1.938. Algunas personas la llaman la casa de té de Hitler, pero esto es un grave error.
     
   Las obras se pusieron al mando del austriaco Hans Haupner y se adjudicaron los trabajos a dos compañías alemanas, que aportaron un total de 3.000 trabajadores. Se construyó una carretera en la roca, que serpenteaba a lo largo de siete kilómetros hasta la cima del Kehlstein a un área de aparcamiento. El proyecto se le encargó al Profesor Todt, que era el jefe de la red de carreteras del Reich. Desde allí un túnel de 150 metros conducía a un ascensor que llegaba al interior de la casa, 110 metros más arriba. La casa se construye en la cima de la montaña Hoher Göll, a 1.834 metros sobre el nivel del mar.



                 
   El coste total de la edificación fue de 30 millones de marcos, incluyendo un generador propio de luz, calefacción y puertas de bronce. La casa se componía de un comedor, despacho, salón, cocina, sala de guardias, aseos y un gran sótano. La carretera y la casa se construyeron en un tiempo record de 13 meses para ser presentada a Hitler en su 50 cumpleaños en 1.939, sin embargo la casa se finalizo a principios de 1.938, fecha en la que además tuvieron lugar la mayoría de las visitas de los dignatarios extranjeros.



Hitler no visitó la casa más de veinte veces, ya que gustaba de pasear por otras instalaciones del complejo, pero Bormann solía visitarla los domingos y solía tener bastantes invitados.

         
   Durante los bombardeos, escapó casi sin daños algunos. Posteriormente se salvo de la destrucción de los aliados en 1.951,ya que aunque tenia vinculación con Hitler, no fue tan intensa y además el gobierno alemán protesto contra su demolición. En los años siguientes fue restaurado y modernizado siendo la atracción más importante de la zona, que atrae a miles de visitantes al año.Hotel  ***** 270 euros por noche Berchtesgaden (Baviera)


Caesar

Esas mencionadas otras instalaciones eran una de ellas la casa de Té en el Mooslahnerkopf.

Junto a su residencia, indudablemente el sitio preferido de Hitler era la casa de Té, construida al norte de todo el complejo, debajo de la colina Mooslahnerkopf y desde la cual se podía observar todo el valle de Berschtersgaden.


 
El lugar fue escena de importantes decisiones políticas y donde se llevaron a destacadas personalidades. Hitler gustaba de pasear cerca de esta edificación.




Después del bombardeo la construcción quedó intacta, pero fue demolida en 1.951 debido a su vinculación con Hitler. Las ruinas se pueden ver cerca del hoyo nº 13 en el campo de golf Gutshof.






Karl H. Guderian

Excelente Caesar, muy buena la aportación. ;)

Caesar


Karl H. Guderian

14 de Abril de 2006, 22:40:13 pm #25 Ultima modificación: 14 de Abril de 2006, 22:56:29 pm por Karl H. Guderian
Las más gloriosas construcciones nacionalsocialistas estaban reservadas a la capital del Reich, Berlín, que sería rebautizada con el nombre de Germania en cuanto las labores de reconstrucción fueran terminadas en 1950. La ciudad se reconstruiría alrededor de una gran red axial cuyas avaenidas tendrían más de cien metros de ancho. Al salir de las terminales ferroviarias, más grandes que la Gran Central Station, el visitante se encontraría ante amplias vistas y enormes edificios revestidos de mármol. Los nombres de los caídos se inscribirían en un arco triunfal el doble de alto y ancho que el de París, en tanto que las armas tomadas a los enemigos se expondrían en plintos levantados al efecto. Al rebasar el nuevo Palacio del Führer, dotado con un comedor para miles de comensales y un teatro privado, el visitante llegaría al Gran Hall, catalogado como el salón de reuniones más grande del mundo. Con capacidad para 250.000 personas, la luz bajo la cúpula podría envolver ella sóla la bóveda del panteón, si bien la condesación del calor podría plantear un problema de lluvias internas. EN lo alto, a unos 290 metros del suelo, una lampara sostenía un águila que se posaba primero en una esvástica y luego, en la versín revisada, en una esfera. Estos edificios, y sus correspondientes espacios para manifestacones, serían los escenarios de la exaltación de millones de personas, marchando, cantando y vitoreando bajo los rayos glaciales de mil reflectores. Y estaban destinados a durar. Como Hitler manifestó en una ocasión: "El granito garantizará que nuestros monumentos duren eternamente. Dentro de diez mil años todavía seguirán en pie, tal como son, a no ser que entre tanto el mar haya cubierto de nuevo nuestras llanuras." Los materiales procederían de una nueva generación de campos de concentración, establecidos por las SS en las proximidades de las canteras.

Fuera de Alemania, la planificación arquitectónica se limitaba a los monumentos funerarios de Wilhelm Kreis que iban a marcar el paisaje desde África hasta la llanura de Rusia. Pero lo más destacado era que el régimen planeaba cambios importantes en la infraestructura de Europa. El grano y el petroleo de Rusia llegarían por unos canales a lo largo del Danubio. A principios de 1942, Hitler y Todt empezaron a hacer planes para un ferrocarril que tendría una anchura entre vías de cuatro metros, y que llevaría trenes de dos pisos a 190 kilómetros hora al Mar Caspio y los Urales.

Karl H. Guderian

Fotos del hermoso castillo de Wevelsburg reconstruido por Himmler para convertirse en el hogar de los SS... un millón de Reichsmarcks que fueron gastados de forma maravillosa, si tenemos en cuenta que cuando se eligió como el lugar adecuado, su aspecto era lamentable. Se pensaba reunir en el mismo complejo toda la población de Wevelsburg, se crearía un gran complejo para el Lebensborn, barracones para las SS... una auténtica ciudad SS.








Karl H. Guderian

A los camaradas SS os impresionarán, seguro que si, y espero que al resto.

Ahí van unas cuantas fotos más de Wevelsburg:










Karl H. Guderian

Para finalizar, espero que os hayan gustado las fotos.








Caesar