10 de Julio de 2020, 17:57:42 pm

Noticias:

En reparación


Poder Aéreo en la Batalla de Ardenas

Iniciado por TITUS20050, 18 de Agosto de 2009, 02:00:58 am

Tema anterior - Siguiente tema

TITUS20050

Al revisar algunos articulos de la exelente revista Air & Space Power Journal encontre un extenso analisis sobre la utilizacion del poder aereo en la Batalla de las Ardenas, es un articulo de 25 hojas que reamente desmenusa, la batalla en toda su extencion en lo relacionado con la utilizacion del poder aereo en ambos bandos.
Debido a que se puede leer integra en el numero de Otoño Trimestre 1991 de esta revista ,he extractado solamente la parte correspondiente al analisis de la derrota alemana en el aire y la estrategia aliada para lograr dicho fin,tambien adjunto algunas notas del articulo que hacen a clarificar aun mas este echo de importancia trascendental para el fin de la WWII, espero que lo disfruten.-

Poder Aéreo en la Batalla de Ardenas
Air & Space Power Journal
Coronel William R. Carter

El 16 de diciembre de 1989 fue el 450 aniversario de la Batalla de Ardenas. Esta batalla puso gran presión en nuestros militares de tierra y del aire, y ellos tomaron el reto con valor y competencia. Hasta la fecha se ha escrito mucho en relación con las operaciones de tierra. Porque en tierra fue que se midió el resultado final. En contraste, la contribución del poder aéreo al éxito de la batalla se ha presentado esencialmente bien sea en narraciones superficiales o en el análisis individual de unidades tácticas. Pero el examen del poder aéreo tal como fue aplicado para lograr las metas en la estrategia del teatro de operaciones, se ha pasado por alto.
La idea popular de la Batalla de Ardenas trae a la memoria un mando aliado tomado por sorpresa. El movimiento del Tercer Ejército del General George S. Patton, valentía en Bastogne, y la concesión a las rogativas por buen tiempo que dio oportunidad al poder aéreo Aliado para descargar su ira contra las fuerzas alemanas.(1)¿Cómo fue que el poder aéreo apoyó los objetivos en la escena y contribuyó efectivamente a la derrota de Hitler en la ofensiva de Ardenas? Para poder comprender la perspectiva del mando aéreo, tenemos que entender los principios del poder aéreo tal como se entendían en 1944. Establecidos los antecedentes de la batalla, nosotros podemos ver cómo el mando Aliado aplicó el poder aéreo en apoyo de la campaña en escena para amortiguar primero y luego poder aplastar a Hitler en su última jugada

Principios del Poder Aéreo

Cuando los Estados Unidos entraron en la Segunda Guerra Mundial, a lo mejor era "un poder aéreo de tercera categoría." En cuanto a qué sabíamos del apoyo de operaciones en tierra con el poder aéreo, a fines de 1942, cuando llegamos a África del Norte, la verdad es que teníamos "abundante ignorancia."3 Sin embargo, las tripulaciones aéreas de los Estados Unidos rápidamente aprendieron de la experiencia británica en el Norte de África. Bajo el ala del Mariscal Aéreo Sir Arthur W. Tedder y el Vicemariscal Sir Arthur "Maori" Conirigham, maduraron los Generales Carl "Tooey" Spaatz, Elwood R. "Pete" Quesada, Laurence Kuter, y otros. (4)
El 31 de enero de 1943 el Presidente Franklin D. Roosevelt se entrevistó con el Primer Ministro Winston Churchill en Casablanca, Marruecos. En esta conferencia los líderes anglo-americanos y su personal definieron la gran estrategia de la alianza, establecieron el Estado Mayor combinado, y se pusieron de acuerdo tanto en cuanto a bombardeo estratégico como en cuanto a la política de apoyo aéreo táctico. La acertada experiencia del Mariscal de Campo Bernard Law Montgomery y el Vicemariscal del Aire Coningham, moldeada en el combate, definieron los principios de apoyo aéreo que cristalizaron en la doctrina del Cuerpo Aéreo del Ejército de los EE.UU. el 21 de julio de 1943 en el FM 100-20. Estas herramientas intelectuales, forjadas a principios de la campaña de Africa del Norte fueron de gran utilidad al mando aéreo aliado en la Batalla de Ardenas.

Los conceptos claves incorporados en el Field Manual FM 100-20 fueron:

1. Las fuerzas de tierra y aire son iguales e interdependientes; ni una ni otra es auxiliar de la contraparte.
2. Fuerzas terrestres que operan sin superioridad aérea deben tomar medidas de seguridad tan extensas contra ataque aéreo del adversario, que su movilidad y habilidad para derrotar las fuerzas terrestres del enemigo se reducen considerablemente. Por lo tanto, la fuerza aérea debe emplearse, contra la fuerza aérea del enemigo hasta que se alcance la superioridad aérea.

3. La movilidad inherente a las fuerzas modernas de tierra y aire debe explotarse al máximo.
El empleo del poder aéreo en operaciones se definió en FM 100-20 así:
1. Prioridad principal: Para alcanzar superioridad aérea en el grado necesario. Esto puede lograrse atacando aeroplanos en el aire o en tierra así como también las instalaciones que el enemigo necesita para la utilización del poder aéreo.
2. Segunda prioridad: Para impedir el movimiento de tropas enemigas y el aprovisionamiento dentro o hacia el teatro de operaciones (interdicción aérea).
3. Tercera prioridad: Para participar en un esfuerzo combinado de las fuerzas de aire y tierra, en el área de batalla, para lograr objetivos en el frente inmediato de las fuerzas de tierra (cooperación estrecha).
La doctrina básica del uso del poder aéreo según el FM 100-20 se define así:
1.Las operaciones de la fuerza aérea casi invariablemente deben preceder el contacto de las fuerzas de tierra. Esto tiene por objeto trastornar la movilización ordenada y la concentración estratégica de las fuerzas en el campo enemigo.
2. Operaciones aéreas conjuntas del Ejército y la Armada se conducen bajo un plan de operaciones enfocado en objetivos estratégicos y tácticos.
3. Sólo la destrucción total de la aviación enemiga puede lograr y mantener control total del aire. Como esto raramente se logra en la práctica, continuamente deben efectuarse operaciones contra la amenaza aérea y de defensa aérea en el teatro de operaciones, para mantener la seguridad contra operaciones aéreas del enemigo.
4. El mando centralizado de las fuerzas aéreas hace posible que el poder aéreo se constituya en masa, y facilita el rápido despliegue de un objetivo a otro en el teatro de operaciones.
5. Es necesario tener instalaciones para control y planeamiento táctico, administración, mantenimiento, reparación, suministros, y descanso. Bases aéreas seguras y debidamente localizadas, son esenciales para la continua operación de la aviación militar. Es necesario tener ingenieros de aviación.
6. Es indispensable tener un sistema de comunicaciones para el control y dirección de las operaciones aéreas y para coordinación y enlace.

Análisis

El éxito del poder aéreo de los Aliados y la derrota de Hitler en la Batalla de Ardenas colaboraron los principios del FM 100-20. Los Aliados mantuvieron la Luftwaffe fuera del combate en tierra y en enero la habían puesto fuera de la guerra. Las fuerzas de tierra alemanas sufrieron serias demoras y pérdidas considerables en sus vanguardias blindadas, las cuales fueron privadas de la movilidad táctica de las maniobras a la luz del día. Y la interdicción aérea de los Aliados aplastó la logística alemana. En contraste, la estructura de fuerza, la doctrina, y los problemas del liderazgo de la Luftwaffe, la devastaron. (10)

El mando Aliado había pasado la prueba, y los oficiales de mando se habían puesto a la altura del reto. Se habían hecho excepciones en cuanto a la "letra" de la doctrina para acomodarse a las necesidades de la batalla. Las líneas de mando se habían ajustado a la organización del General Eisenhower. Se puso en efecto un mando centralizado con base en las estrechas relaciones, afinadas en el combate, de los oficiales de mando de la fuerza aérea. Las prioridades de las misiones fueron ajustadas para acomodarse a la amenaza. La misión de estrecha cooperación con la fuerzas de tierra, tal como se había clasificado en las prioridades del FM 100-20, fue puesta antes de la interdicción como una necesidad del combate. Además, las estrechas relaciones de los mandos de tierra y aire, desarrolladas en un ambiente de hombro con hombro, demostraron ser un elemento esencial en la cooperación en el combate de los poderes combinados de aire y tierra. La doctrina del FM 100-20 demostró ser tan flexible y sensitiva como el poder aéreo por sí.

Las fuerzas aéreas Aliadas mantuvieron la supremacía aérea sobre el teatro de operaciones; lo cual a su vez facilitó el movimiento de los Aliados en tierra. Ellos habían establecido una defensa estratificada del combate apoyada por el control en tierra y la interceptación de las comunicaciones por radio. Mientras tanto, ellos atacaban los campos aéreos de la Luftwaffe tanto con aviones de combate como con bombarderos, y acomodaban los ataques a la oportunidad de mayor vulnerabilidad en el aterrizaje.

Lograda la supremacía aérea, los Aliados ejecutaron con éxito tanto la estrecha cooperación como la interdicción prevista en su plan. Las innovaciones en el uso del radar fueron un factor decisivo en el éxito del ataque del aire a tierra, así como también en el combate aéreo. Con el MEW y el SCR 584, el TAC IX del General Quesada dirigía la estrecha cooperación en el mal tiempo y en situaciones confusas en las operaciones terrestres -logrando un nivel de efectividad que hubiera sido imposible en otras circunstancias. El sistema de mando y control del TAC se ajustaba y hacía frente al reto de operaciones masivas no planeadas previamente. El Mariscal de Campo Gerd von Rundstedt, el jefe nominal de la ofensiva de Ardenas, dijo que el poder aéreo Aliado "hacía imposible el reajuste de las tropas y nos privó de toda movilidad." Como decía otro general alemán, es como jugando ajedrez dando al otro tres movidas por cada movida que uno haga. (38)

Aunque tercera en el orden de prioridades, la interdicción aérea aplastó las operaciones logísticas del ejército alemán. El ejército alemán no estaba corto de suministros; lo que pasaba era que el ataque de Ardenas ofrecía las condiciones ideales para la interdicción. El ritmo de la ofensiva alemana en Ardenas implicaba suministros en grandes cantidades, que a su vez implicaban transporte en rutas restringidas y cada vez más prolongadas, y ajustado a itinerarios crítico.

Además, la mala localización de grandes reservas detrás de la barrera impuesta por un río caudaloso, el Rin, creaba una importante vulnerabilidad y un jugoso objetivo. Ejecutada directamente al frente de la contraestrategia de tierra y aire de los Aliados, la Wacht an Rhein tenía que fallar. Los Aliados habían preparado estrategias complementarias de aire y tierra contra la vulnerabilidad de la logística de los alemanes. En tierra, obstáculos tales como Bastogne frustraban el aprovisionamiento de los alemanes y creaban objetivos vulnerables al ataque aéreo. En el aire, el poder de fuego y la movilidad de las fuerzas aéreas Aliadas retardaban el suministro, reduciéndolo a una fruslería y sólo en la noche. El ataque Aliado al sistema de logística alemana desde el Rin, a través de la región de Eifel, y en toda la extensión de la penetración, destruyeron el ritmo, la coordinación cronológica, y la posibilidad de mantener la ofensiva.

Los suministros de los alemanes fueron interrumpidos durante los períodos de un crítico alto nivel de consumo de la ofensiva.(29) La 2a División Panzer del Quinto Ejército Panzer agotó su gasolina precisamente cuando fue atacada por la 2a División Blindada de los EE.UU. el 24 y el 25 de diciembre en el extremo occidental de la penetración.89 En otras divisiones alemanas, tripulaciones de tanques y transportes motorizados abandonaron cientos de vehículos con tanques de gasolina vacíos.90 Finalmente, la moral de los alemanes estaba muy reducida -y la de los Aliados pletórica -con los aviones Aliados pululando sobre los campos de batalla. Las fuerzas de tierra alemanas habían sentido el fuerte efecto del éxito de la interdicción aérea. 91
A pesar del éxito de Hitler en mantener el secreto y en el ejercicio de la decepción, sus operaciones aéreas se perjudicaron desde el principio con la candidez con que él veía la guerra aérea y con su desconfianza en los líderes de la Luftwaffe. El había engañado los oficiales de su aviación haciéndolos preparar su fuerza para una misión distinta de la que se proponía.

La Luftwaffe, sabiendo que había preparado su estructura de fuerza y basado la campaña en un conflicto totalmente diferente, comenzó la Batalla de Ardenas desmoralizada y desilusionada. La dominación del sistema de apoyo aéreo de la Luftwaffe por el alto mando de las fuerzas de tierra fragmentó más aún sus esfuerzos y diluyó toda concentración que hubiera podido efectuarse con sus escasos recursos. Así, pues, con mal liderazgo a lo más alto de la jerarquía, una estructura de fuerza inadecuada, y falta de unidad en la estructura de mando, la Luftwaffe estaba aplicando incorrectamente los principios básicos del poder aéreo.

Cuando se examinan en detalle las operaciones de la Luftwaffe, uno encuentra deficiencia en las operaciones y en el planeamiento. Los altos oficiales de mando en la Luftwaffe diluían el potencial de efectividad de sus recursos cambiando las prioridades de las operaciones casi diariamente. Esta "flexibilidad," que permitía a la Luftwaffe moverse de una a otra misión, contribuía a la falta de poder aéreo adecuado en todos los objetivos. Además, la Luftwaffe perdió la posibilidad de concentra sus fuerzas y trajo destrucción a sus propios campos aéreos cuando la mitad de sus fuerzas se retiraron del Wacht am Rhein al principio de la batalla para atacar los bombarderos estratégicos. Más tarde, cuando la Luftwaffe trató de ejecutar la parte Bodenplatte de la operación preparada, errores tácticos y fratricidio les produjeron la pérdida del núcleo de su fuerza aérea.92

Más aún, el liderazgo de la Luftwaffe y el alto mando alemán no comprendieron los cambios que habían ocurrido en el poder aéreo durante los cinco años de guerra. La tecnología, la doctrina, y el liderazgo habían florecido en todas las fuerzas aéreas excepto las del Tercer Reich. El mando de la Luftwaffe se había aislado en su concha hasta el punto de incapitarse para el pensamiento creativo. Así fue como no pudo caer en la cuenta de los puntos flojos del enemigo (i.e., el reducido número de aparatos de radar de los Aliados) o el poder de la doctrina, la organización, o el sistema de mando y control de los Aliados. Los oficiales de mando de Hitler dependían solamente de sus propias percepciones y no pudieron entender el enemigo ni el poder aéreo.

Epílogo

A mediados de enero de 1945, los soviéticos lanzaron su ofensiva final contra el Reich- un ataque que en mayo los había puesto en Berlín. Para contrarrestarlo, Hitler mandó todas las fuerzas disponibles al oriente. El 22 de enero, cerca de Dasburgo, aeroplanos Aliados sorprendieron divisiones alemanas moviéndose al Frente Oriental en plena luz del día. Tropas y equipo se esparcían en columnas de 10 millas. Las fuerzas aéreas Aliadas tomaron ventaja de la situación. Solo el TAC IX destruyó más de 2.800 vehículos, tanques, y vagones y mataron gran número de tropas. 93

La campaña aérea Aliada -superioridad aérea, estrecha cooperación, e interdicción - había tenido pleno éxito. En un documento capturado después de la guerra, el Mariscal de Campo alemán Walther Model, al mando del Grupo B del ejército en la Batalla de Ardenas, escribió la siguiente declaración respecto a la efectividad de la fuerza aérea en la batalla: "El enemigo número uno es la hostil fuerza aérea, que por su absoluta superioridad trata de destruír nuestras vanguardias de ataque y nuestra artillería con ataque de aviones de combate, y de tapizar con bombas nuestros campos, y hace imposible el movimiento en las áreas de retaguardia."94 Poco después puso una pistola en su cabeza y se suicidó.

Continua

TITUS20050

Conclusión

"La historia es el único laboratorio que nos permite desarrollar y ensayar teorías de guerra en tiempo de paz.
John A. Warden III- The Air Campaign "

Las operaciones aéreas durante la Batalla de Ardenas revelaron el efecto de las misiones del poder aéreo en el contexto del conflicto al nivel del teatro de operaciones. El contraste de las estrategias, la doctrina, y las organizaciones de los Aliados con las de la Luftwaffe siguen iluminándonos en la estructura de fuerza y en el proceso de decisión en el empleo del poder aéreo -tanto en cuanto es correcto como en el caso contrario
. El experto liderazgo del General Quesada presenta un caso singular para el estudio de lo que se requiere de un gran oficial de mando aéreo en cuanto a visión, flexibilidad, e innovación. Aún más, la batalla demostró el efecto de la tecnología, con más capacidades, que no sólo puede mejorar la efectividad táctica de las fuerzas sino directamente influenciar los conceptos del combate y el empleo de fuerzas en general. La cohesión de las fuerzas Aliadas de aire y tierra, operando en concierto una con otra, sigue mostrando como el poder aéreo es sintetizado "conjuntamente" en el teatro de la campaña. La "Batalla Aérea de Ardenas" es testimonio de la base de la actual doctrina del poder aéreo.

Notas:
1.Patton mandó llamar el capellán para "hacer un cambio poniendo a Dios a nuestro lado" y rezar por buen tiempo. El capellán cumplió la orden. El 23 de diciembre el firmamento se aclaró; el capellán fue decorado con una medalla. Danny S. Parker, "Battle for the Ardennes, May 1940 and December 1944." Strategy and Tactics 71 (Noviembre-Diciembre 1978)

4. El General Spaatz estuvo al mando de las Fuerzas Aéreas del Noroeste de Africa, uno de los tres mandos principales dependientes del Mando Aéreo del Mediterráneo bajo las órdenes del Mariscal Aéreo Tedder. El Vicemariscal del Aire Coningham estaba a cargo de la Fuerza Aérea Táctica del Noroeste de África en el que estaban los Generales Quesada y Kuter. Frank Graven y James L. Cate, editores, The Army Air Forces in WorId War II. Vol. 2, Europe Torch to Point Blank, August 1942 to December 1943 (Chicago: University of Chicago Press, 1948), 162-64.

7. War Department Field Manual (FM) 100-20, Command and Employment of Air Power, 21 de julio 1943, 1-11.
10. El orden de batalla de los alemanes el 16 de Diciembre de 1944 era:  
Aviones de chorro                                             40
Bombarderos de poca altura                              55
Aviones para ataque a tierra                             390
Cazas de un motor                                        1.770
Cazas bimotores                                              140
Aviones de reconocimiento                                65
                            Total           2,460
Véase Parker, 35. Documentos de la postguerra dicen que, de estos, nunca más de 1.376 estaban en condiciones de operar simultáneamente, y que la Luftwaffe, en promedio, mantenía menos del 50 por ciento listos para operar al mismo tiempo. Craven y Cate, Vol. 3, Europe: Argument to V-E Day, January 1944 to May 1945, 673
Parker, 38. El 15 de Diciembre, unas 18 horas antes de que los alemanes lanzaran el ataque, el G-3 de Eisenhower, informando a los oficiales de mando aéreo acerca de la situación en tierra, concluyó que no había nada que informar en relación con Ardenas. Véanse también Craven y Cate 3:682: y MacDonald 56-67  

29. Una estimación de las toneladas de suministros requeridos por día por una división en contacto con el enemigo puede hacerse examinando los requerimientos logísticos necesarios para mantener una división Aliada equivalente, ajustada a su magnitud y composición motorizada. Utilizando esta medida, los requerimientos logísticos de los alemanes en Ardemas deben haber sido entre 400 y 550 toneladas por día, por división en contacto y cerca de dos tercios cuando en movimiento. Para satisfacer esta necesidad un minimo de 2.000 viajes de camiones deben llegar al frente diariamente sólo para mantener el grupo del ejército alemán.

38. Los Mandos Aéreos Tácticos (TAC) IX, XIX, y XXIX junto con la 9a División de Bombardeo eran los principales mandos d combate subalternos de la Novena Fuerza Aérea. Cada uno de los TAC estaba asignado a un ejército de campo de los EE.UU., mientras que la Novena Fuerza Aérea estaba asignada al 12º Grupo del Ejército Aliado. La 9a División de Bombardeo compuesta de bombarderos pesados y ligeros, era operada directamente por la Novena Fuerza Aérea.

91. Las intercepciones de Ultra durante la Batalla de Ardenas describían el efecto inmensamente destructivo de la interdicción aérea. Se cortaban refuerzos y suministros del ímpetu de la ofensiva. La destrucción de líneas ferroviarias en el área de Eifel hacía imposible el desvío. A duras penas había servicio telefónico. A lo largo del Rin los suministros tenían que cargarse y descargarse a mano, una situación que demoraba enormemente la llegada de suministros a las unidades que los necesitaban. Ralph F. Bennet, Ultra in the West: The Normandy Campaign (Nueva York: Scribner, 1980),

92. Tal como dice el FM 100-20, "Las operaciones contra fuerza aérea y la defensa aérea en el campo de operaciones deben efectuarse continuamente para asegurarse contra operaciones aéreas hostiles." Como se ejecutó ello de enero de 1945, la Operación Bodenplatte estaba proyectada como un "golpe decisivo" de gran fuerza. Fue una lamentable estimación, y sólo sirvió como ejemplo de cómo el liderazgo de la Luftwaffe no sabía mucho de cómo ejecutar operaciones contra la fuerza aérea.
 
93. "Smashing Wind up to the Ardennes Bulge Battle Was a Costly Experience for the Germans," Impact 3, no. 3 (marzo 1945);
 
94. Operational History of the Ninth Air Force, libro I, sección 4, 5.






josmar

 Excelente articulo, Titus.....Como siempre... #@5

Taylor

como siempre muy buenos trabajos compañero, gracias por colocarlos




zalv-2

Balthasar Woll

Muy bueno Titus  #@5 .

Saludos

PD. Tengo que leerlo mas despacio porque creo que hay cosas que no me cuadran, ya te diré algo.

PRIMUS PILUS


Juan Manoel

Aunque no soy muy erudito en este tema......me parace un gran artículo #@5 #@5

Saludos.

TITUS20050

Gracias amigos y ,Balthasar es posible que en tu analisis falte la parte mas importante del articulo ,que yo trate de abreviar por su gran extencion pero si quieres me pasas tu correo electronico y yo te envio el articulo entero
Saludos

Balthasar Woll

Cita de: TITUS20050 en 19 de Agosto de 2009, 05:59:20 am
Gracias amigos y ,Balthasar es posible que en tu analisis falte la parte mas importante del articulo ,que yo trate de abreviar por su gran extencion pero si quieres me pasas tu correo electronico y yo te envio el articulo entero
Saludos


Gracias Titus, ya he leido el artículo completo  #@5 . Ya pondré mis impresiones.

Saludos

Fug

Cita de: Balthasar  Woll en 19 de Agosto de 2009, 14:47:47 pm
Cita de: TITUS20050 en 19 de Agosto de 2009, 05:59:20 am
Gracias amigos y ,Balthasar es posible que en tu analisis falte la parte mas importante del articulo ,que yo trate de abreviar por su gran extencion pero si quieres me pasas tu correo electronico y yo te envio el articulo entero
Saludos


Gracias Titus, ya he leido el artículo completo  #@5 . Ya pondré mis impresiones.

Saludos

PUes si, por que impresiona este estudio sobre la batalla, pero como siempre, quizas solo desde un punto de vista?    Saludos

Clostermann

Interesante artículo Titus

Cita de: Fug en 27 de Noviembre de 2009, 03:46:55 am
PUes si, por que impresiona este estudio sobre la batalla, pero como siempre, quizas solo desde un punto de vista?    Saludos


Pues claro...Solo se puede hablar de que el Mando Aéreo Aliado introdujo la Interdiccíón Aérea y demás conceptos tácticos de la guerra aérea...
Decir que los alemanes pudieron haberlo hecho, es obviamente sin fundamentos lógicos.

Ya no eran tiempos de la Blitzkrieg. Obvio.

Slaudos