02 de Junio de 2020, 07:00:07 am

Noticias:

En reparación


Kasserine...

Iniciado por josmar, 02 de Abril de 2020, 13:21:56 pm

Tema anterior - Siguiente tema

josmar

02 de Abril de 2020, 13:21:56 pm Ultima modificación: 18 de Mayo de 2020, 16:53:45 pm por josmar
A modo de preambulo.....

                    Durante el mes que acabamos de dejar atrás, Febrero, se cumplieron setenta y siete años 

              de una batalla entre fuerzas aliadas y del eje, que tuvo lugar en la zona fronteriza libio-

              tunecina, y que a decir de los comentaristas, fue uno de los primeros enfrentamientos a gran

              escala, entre tropas italo-alemanas, y aliadas : Kasserine...
                   
                              ==============================================   

                    Esta batalla, (en la que los mandos y fuerzas intervinientes, fueron respectivamente, por
              parte del Eje, el Deutsches Afrika Korps, mandado por  el Mariscal Rommel, dos divisiones
              del 5º Ejercito Panzer, a las ordenes del General von Arnim, y unidades de la 131
              División blindada Centauro bajo el mando del General Carlo Calvi di Bergolo. Y por parte
              aliada , el IIº Cuerpo de Ejercito USA a cargo del General Lloids Fredendall, la 6ª
              División Blindada inglesa mandada por el Mayor General Charles Keightley, y el Primer
              Ejército Británico a las ordenes del Teniente General Kenneth Anderson) no solo se
              desarrolló en los frentes de combate...también intervenciones en los despachos tuvieron su
              repercusión e incidencia...

                    Y..., una vez más, quedó demostrado, que el hecho de disponer de un ejército numeroso,
              dotado abundantemente  de moderno armamento y equipos, no era sinónimo de victoria...

                              =================================


                    Febrero de 1943.-Mediterráneo Oriental


                    Con la caída de la capital de Libia en la conocida como « campaña del desierto «, esta
              podía darse por concluida, y el 4 de febrero, Churchill y Brooke se reunieron para
              asistir a una espectacular parada de la Victoria, que el comandante del 8º Ejercito había
              organizado para celebrar su triunfo.

                    Al final, la celebración de la victoria, que se celebró en Trípoli, solo hizo  que retrasar
              el avance de las fuerzas británicas, permitiendo a los restos de las fuerzas italo-alemanas,
              completar sin ser molestadas, su retirada hacia Tunez. De este modo, Rommel había logrado
              completar una maniobra de repliegue que todavía hoy se considera una obra maestra, mientras que
              la lenta persecución de Montgomery, que debería haberlo impedido, no puede juzgarse de la
              misma manera.

                    Las fuerzas del eje se asentaron en la antigua línea de defensa francesa de Mareth, que
              corría a lo largo de la frontera libio-tunecina, destinada a ser la nueva área de confrontación
              con los británicos.


                    Febrero de 1943.- Mediterráneo Occidental


                    Inmediatamente después del cese de las hostilidades, las fuerzas angloamericanas se
              dirigieron hacia Túnez, en un avance que, sin embargo, resultó ser lento y lleno de
              dificultades, especialmente cuando se pusieron en contacto con las primeras unidades italo-
              alemanas, que se opusieron eficazmente a su acción. Patton permaneció en Marruecos, con
              la tarea de participar en los preparativos para la fase posterior de la ofensiva estratégica
              aliada en el Mediterráneo (planificada sobre Sicilia), pero el giro de los acontecimientos lo
              llevará a liderar otra batalla en suelo africano . La campaña de Túnez había comenzado bajo los
              peores auspicios para los aliados, especialmente cuando en febrero de 1943 los veteranos del
              Afrika Korps de Rommel habían inflingído una dura lección al IIº Cuerpo de Ejército
              Americano en la Batalla del paso de Kasserine.







                                                                                                Continua...

josmar




                    En la batalla que nos ocupa, las unidades estadounidenses habían pagado una vez más un alto
               precio debido a la inexperiencia, pero ese fracaso también había sido causado por la escasa
               capacidad   mostrada por el comandante del 2º Cuerpo, el Mayor-General Lloyd Fredendall.

                    Después de luchar por contener el empuje ofensivo de las fuerzas del Eje, los líderes
               aliados llegaron a la conclusión de que era necesario encontrar un sustituto que pudiera mejorar
               la moral de las tropas estadounidenses y recuperar la situación. En ese momento, un general,
               sobre todo, había demostrado que poseía la energía y el carisma para cumplir esta tarea:
               George Patton.

                                     Mandos de las fuerzas del Eje.


                    

                          Mariscal E.Rommel                           General J.H. von Arnim

                                   

                                            General Carlo Calvi di Bergolo



                                  Mandos de las fuerzas aliadas.


                   

                     General Lloyd Fredendall                     Mayor General Charles Keigthley

                                   

                                            General Kenneth Anderson


                                            ------------------------






                                                                                            Continua...

josmar

06 de Abril de 2020, 18:44:09 pm #2 Ultima modificación: 09 de Abril de 2020, 12:35:21 pm por josmar
Epoca actual.


          Kasserine, febrero de 1943: Cuando se la jugamos a los estadounidenses de la santa razón.-
      Francesco Lamendola - 20/06/2019




              ........................algunos  italianos aún hoy, desconocen que los estadounidenses no siempre nos han
              abrumado con su poderosa maquinaria militar, y que nuestro ejército no siempre se ha visto
              obligado a alzar miserablemente la bandera blanca frente a ellos. Incluso las personas de cierta
              cultura probablemente nunca hayan oído hablar de la batalla del Paso de Kasserine, en Túnez, en
              febrero de 1943, en la que las fuerzas italo-alemanas infligieron una fuerte derrota al ejército
              estadounidense, que recientemente había aterrizado en las costas del Marruecos y Argelia, y
              apuntaban a unirse al Octavo Ejército británico, ya victorioso (gracias a su abrumadora
              superioridad en hombres y medios) en El Alamein. Una derrota que, después de unos días de dura
              lucha, adquirió las proporciones, materiales e incluso morales, de una verdadera derrota. Esto,
              los libros de texto y nuestros profesores de secundaria olvidaron decirnos: que a solo unos
              pocos meses del desembarco en Sicilia, antes del colapso de Italia y el deshonroso armisticio
              del 8 de septiembre, nuestros soldados, junto con sus camaradas  alemanes y bajo la excelente
              dirección táctica y estratégica de dos generales germánicos, Rommel y von Arnim,
              pudieron luchar como leones y hacer morder el polvo a los soldados estadounidenses que habían
              llegado hinchados de arrogancia y convencidos de que, gracias a su número, a la eficiencia
              logística y la disponibilidad casi inagotable de armas y materiales, difícilmente tendrían que
              haber luchado, pero si haberse apoderado de todo el norte de África sin un disparo.

                                             --------
                                 

                    Este episodio, y también el notable papel desempeñado por las tropas italianas,
              especialmente por la división blindada Centauro y por dos regimientos de bersaglieri, ha sido
              recordado por una de las historias militares de la Segunda Guerra Mundial más objetivas, o, si
              se prefiere, menos tendenciosa, difundida entre el gran público:"La Segunda Guerra
              Mundial
" por el periodista e historiador Raymond Cartier (título original: "La Segunda
              Guerra Mundial", París, Librairie Larousse y Paris Match, 1965; traducción del francés por
              Edmondo Aroldi, Milán, Mondadori, 1968, 2012, vol. 2, pp. 130-132):

                               



                    "La ofensiva alemana comienza el 1º de febrero. Reunidos bajo el mando del lugarteniente
                    de von Arnim, el general Heinz Ziegler, las divisiones blindadas 10ª y 21ª expulsan a los
                    estadounidenses de la colina de Faid, cerrando la ventana que se había abierto en la
                    llanura de Gabès. El día 14 se reanuda la ofensiva. Con 200 carros, Ziegler prepara una
                    maniobra de pinza alrededor de la localidad de Sidi-abu-Zid, un cuadrado de casas blancas
                    al pie de la cresta oriental. El adversario es la 1ª división blindada estadounidense con
                    fuerzas equivalentes pero con mucha menos experiencia de guerra. Un contraataque débil
                    falla. Rodeados, muchos batallones se rinden. 112 carros estadounidenses son destruidos o
                    capturados.

                    Enterado Ike [Dwight D. Eisenhower] vacila  bajo el golpe. Al regresar de una gira
                    de inspección al frente, portando su cuarta estrella por primera vez, ¡estaba visitando las
                    ruinas de Timgad cuando su mejor división colapsó! Incluso en Estados Unidos se dice que
                    sobresale solo en política y que debería entregar las operaciones militares a su asistente
                    inglés, el general Alexander.
 
                                 

                    Rommel participó en la ofensiva. Dejando a sus tropas no motorizadas en la línea
                    Mareth, formó con el Afrika Korps un reagrupamiento del valor de una división blindada con
                    la que marchó sobre Gafsa. No tuvo que luchar, porque la ciudad había sido evacuada por los
                    estadounidenses que se retiraron precipitadamente hacia Tebessa. Es un nuevo avance rápido,
                    entre grupos de árabes que aclaman a los alemanes y despojan a los cadáveres. Los tanques
                    llegan al aeropuerto de Thelepte en medio de las llamas de 30 aviones que los
                    estadounidenses prendieron fuego en el último minuto. El 17 de febrero, Rommel está
                    al pie de la cresta occidental, frente al paso de Kasserine, en conexión con Arnim
                    que acaba de tomar Sbeitla, en el centro de la meseta. Todo el sur del frente aliado se ha
                    derrumbado. Pero la discordia reina en el mando alemán. Rommel, que ha recorrido 120
                    kilómetros en tres días, no puede entender por qué von Arnim ha hecho solo 30
                    kilómetros y qué está esperando para aprovechar su victoria en Sid-abu-Zid. Ignora que
                    Arnim intenta mover sus fuerzas hacia el norte con una ofensiva frontal en el valle
                    de Megerda, mientras que él, Rommel, fiel a la táctica del desierto, concibe la
                    continuación de las operaciones en forma de un vasto movimiento que circunvala hacia
                    Tebessa y más hacia Bona, en un intento de abatir las comunicaciones del enemigo y
                    obligarlo a evacuar precipitadamente Túnez.

                                             
 
                    Los árbitros, Kesselring y el Mando Supremo italiano, están en Roma.
                    Rommel les envía a su jefe de gabinete, Bayerlein, y aguarda febrilmente sus
                    decisiones. Llegan a la una de la mañana del 19 de febrero, lo que le produce satisfacción
                    y decepción. Algunas divisiones blindadas se colocan bajo su mando, pero el Comando Supremo
                    considera que la idea del movimiento alrededor de Tebessa es demasiado audaz. El mariscal
                    Rommel tendrá que mantenerse más al este, marchando solo hacia Le Kef, para no
                    apartarse demasiado del quinto ejército blindado. Rommel lamenta la reducción de su
                    maniobra, pero no puede continuar la discusión. El tiempo se acaba. El enemigo se
                    fortalece. Tiene que golpearlo.


                                   

                  La ofensiva alemana comienza al día siguiente. Rommel decidió atacar las colinas
                    de Sbiba y Kasserine simultáneamente, libre de transferir su esfuerzo principal al área más
                    favorable. Desde Sbeitla, la 21ª división blindada marcha hacia Sbiba. A través de
                    Kasserine, la Deutsche Afrika Korps utiliza los surcos del uad Hatab que conducen a la
                    colina. La 10ª división blindada y la división italiana "Centauro" están en reserva, listas
                    para ir a la derecha o izquierda. La tierra empapada de lluvia se pega a las cadenas de los
                    carros; Una niebla densa retarda el alba y suprime el amanecer. Una vez más, los
                    combatientes están rodeados por el África gelida. En las colinas, los aliados todavía están
                    en plena improvisación. A Sbiba, llega un destacamento del 19º cuerpo  apresuradamente
                    reforzado con elementos de la 6ª división blindada británica. En Kasserine, el coronel
                    estadounidense Stark asume el mando del sector a las 6 de la mañana. Todo lo que
                    tiene es un batallón de la 26ª de infantería, un batallón de tanques y una batería de
                    viejos 75 franceses . Se necesitan refuerzos, pero el mando duda en desmantelar los otros
                    sectores, teniendo la impresión de que el ataque principal tendrá lugar más al norte, hacia
                    Fonduk o Pont-du-Fahs. Afortunadamente para los aliados, los alemanes parten desde muy
                    lejos. La 21ª división blindada avanza hacia Sbiba con una lentitud que irrita a
                    Rommel. En el paso de Kasserine había contado con la acción sorpresa del tercer
                    batallón de reconocimiento, pero 200 motociclistas son un destacamento demasiado débil para
                    expulsar a un enemigo dotado de artillería. La batalla comienza solo al final de la tarde.
                    Cuando cae la noche, el Afrika Korps ha tomado un punto importante, el Bordj Chami, a 1000
                    metros de la colina. Pero la línea de la cresta permanece en poder de los Aliados. Al día
                    siguiente cae lacolina Kasserine. Los francotiradores de la división "Centauro" hicieron
                    brillantemente el asalto final. 2450 prisioneros válidos contra 192 caídos: los
                    estadounidenses muestran que su ardor de lucha deja algo que desear. Kesselring
                    llega hasta Rommel, que está en  la colina y los dos mariscales pasean entre una
                    impresionante cantidad de material abandonado. "Tenemos mucho que aprender de ellos"
                   
, dice Rommel, señalando la perfección del sistema de estandarización
                    estadounidense. "Sí" responde Kesselring "¡pero ellos también tienen algo
                    que aprender de nosotros!"
..."



                    Mientras se creaba cierta confusión entre la 131ª división blindada del Centauro, que en
              ese momento solo tenía 23 tanques, y los bersaglieri del 5º y 7º Regimiento, se entablaron 
              duros encuentros con los cercanos estadounidenses ( el Coronel Luigi Bonfanti, comandante
              del 7º, cayó heroicamente en combate), el historiador francés reconoce el valor y la efectividad
              de la participación italiana en la batalla del paso de Kasserine, que resultó ser la mayor
              derrota táctica del ejército estadounidense de toda la Segunda Guerra Mundial, con una
              precipitada retirada  de 140 km. en una semana.

                    Quizás los estadounidenses lo recordarian bien, unos meses más tarde, durante el desembarco
              en Sicilia, cuando se vengaron disparando a prisioneros italianos y alemanes capturados en el
              lugar, contra cualquier ley de guerra, durante la batalla por la conquista de la isla, en la
              tristemente famosa masacre de Biscari del 10 al 14 de julio de 1943, en la que 12 civiles
              italianos, 76 soldados italianos y algunos soldados alemanes fueron pasados por las armas
              después de haberse rendido. Consistieron en dos episodios distintos, una primera masacre
              ordenada por el Capitán Compton y una segunda perpetrada por el Sargento West, informada por un
              capellán militar y que provocó una investigación, al final de la cual West fue sentenciado por
              un tribunal marcial, pero luego fue repuesto nuevamente en servicio, mientras que Compton fue
              absuelto. Ambos se justificaron con el argumento de que habían tomado literalmente una frase
              pronunciada por el general Patton  la víspera del aterrizaje:..... ¡ Si se rinden solo
              cuando estás sobre ellos, ¡mátalos!..........


                    Las tropas italianas, que lucharon con valor mientras el frente interno se mantuvo y el
              Comando Supremo, que nunca había destacado por su brillo o firmeza, continuó existiendo para
              emitir directivas, no se manchó con atrocidades similares, mientras luchaba en condiciones
              materiales y psicológicas mucho menos favorables que las que ayudaron a los estadounidenses y
              los británicos en 1943, primero en Túnez y luego en Sicilia.

                    Sin embargo, ¿cuántos jóvenes italianos, y aún menos jóvenes, saben que nuestras fuerzas
              armadas, aún en febrero de 1943, a seis meses  del colapso, aún podían luchar con ardor y
              desprecio por el peligro, y que mostraron los ratones verdes a los soldados ¿del ejército
              más poderoso que el mundo haya visto? Prácticamente ninguno. Sin embargo, habría sido deber de
              los historiadores, periodistas, directores y escritores transmitir esos hechos, no por un
              espíritu nacionalista obtuso, sino por respeto a la verdad y honrar a quienes cayeron en el
              campo del honor, sacrificando sus vidas para retrasar la derrota y la invasión de la Patria con
              el horror del bombardeo aéreo de ciudades indefensas. En un país normal, cuya gente tiene
              suficiente autoconciencia y orgullo para no avergonzarse de su propia historia y tradiciones,
              incluidas las militares, el sacrificio heroico de los carristas y los bersaglieri del paso de
              Kasserine se habrían transmitido a la  memoria de las  nuevas generaciones: se escribirían
              ensayos históricos y también, por qué no, novelas y películas filmadas, y se celebrarían
              conferencias.............



                                                                                          Continua....

 

josmar

17 de Abril de 2020, 12:50:10 pm #3 Ultima modificación: 18 de Abril de 2020, 18:42:00 pm por josmar
Febrero-Marzo de 1943


                    Mientras, en Tripoli, Montgomery, después de un avance de casi 2000 km, da prioridad
              a la resolución de los problemas logísticos y de reorganización de su ejército, y lo que era
              lógíco esperar, tenía la intención de dedicarse de manera metódica y paciente, estableciendo la
              premisa de no  tomar ninguna iniciativa antes de estar seguro de que se habían resuelto. El
              resultado fue que, aunque las posiciones se consolidaron en el corazón de Túnez, en febrero tuvo
              lugar la batalla de Kasserine, que en su segunda parte, quedó resuelta con el fracaso de la
              ofensiva germano-italiana, que tuvo lugar  en el frente sur oriental, siendo de nuevo las
              fuerzas del Eje las que habían vuelto a tomar la iniciativa.

                                     
                                              General Montgomery

                    Ahora Montgomery había vuelto una vez más al contexto operativo que mejor se
              adaptaba a sus características: un frente, al menos temporalmente, estático, con acciones
              sistemáticas de hostigamiento.

                    Operación "Capri"

                    Con los cambios en la cúpula de los mandos italianos y alemanes, Rommel ahora era el
              comandante de la Afrika Heeresgruppe, y en el frente de Mareth, el ejército blindado italiano-
              alemán había sido renombrado como el 1º ejército italiano (aunque todavía incluía tropas
              alemanas) puesto bajo las ordenes  del general Giovanni Messe.

                    El último intento desesperado de las fuerzas del Eje estaba a punto de llevarse a cabo, con
              la operación "Capri", un ataque que se llevaría a cabo, con las fuerzas de las Divisiónes
              Panzer 21, 15 y 10, en el sector Medenine, contra el Flanco sur británico.

                                       

              Batalla de Médenine

                    El mariscal de campo Rommel estaba ansioso por atacar al octavo ejército británico
              antes de que se reuniera con toda su fuerza cerca de la posición Mareth. Luchó su última batalla
              en Túnez, al noroeste de Médenine, el 6 de marzo de 1943.

                    El 26 de febrero, el general Montgomery había estimado que el XXX Cuerpo de Ejército
              británico, mandado por el Teniente General Sir Oliver Leese, estaría listo para un ataque
              enemigo antes del 7 de marzo, y que el X Cuerpo del Teniente General Sir Brian Horrocks,
              que aún estaban al este de Trípoli, estarían en Túnez, preparados para atacar desde posiciones
              avanzadas con apoyo aéreo, el 19 de marzo. Montgomery ya estaba planeando su ataque a la
              Posición Mareth como preludio a la captura de Sfax, y esperaba hacer el esfuerzo principal por
              el lado de la costa.

                    Era evidente en Médenine que el enemigo atacaría antes del 7 de marzo y, que el asalto, se
              realizaría en la mañana del 6 de marzo. La sorpresa se había perdido. La situación del cuerpo de
              ejército del general Leese había mejorado para entonces, de acuerdo con las estimaciones
              del general Montgomery del 26 de febrero. El general Leese tenía la siguiente
              fuerza a su disposición, para un frente de treinta millas: tres divisiones experimentadas, con
              unidades menores equivalentes a una cuarta; 300 tanques, 350 cañones y 467 cañones antitanque;
              dos aeródromos adelantados, en uso para tres alas de combate, con el doble de fuerza aérea que
              las fuerzas del Eje; y un puesto de control para poner en juego este poder muy considerable con
              la máxima efectividad. 

                    La zona de defensa británica alrededor de los enclaves norte y oeste de Médenine,
              encomendada a la 51ª división británica (con las 153ª, 152ª y 154ª Brigadas en la línea del
              frente) tenía un sector de aproximadamente catorce millas de ancho desde la costa hasta la
              autopista Médenine Mareth. A la izquierda estaba la Séptima División Blindada (con las 131ª y
              201ª Brigadas de Guardias en la línea del frente). Su zona se extendía desde un punto a dos
              millas al norte de las colinas de Zemlet el Lebene hasta el punto dominante 270 de las alturas
              de Tadjera Kbir. En el extremo suroeste de la línea de defensa británica estaba la 2.ª División
              de Nueva Zelanda que vigilaba los enclaves de Metameur y Médenine con la 5.ª Brigada de Nueva
              Zelanda en el frente. Los hombres y las armas estaban bien enterrados. Los cañones antitanques
              eran parte de un cinturón organizado de defensas antitanques que cubrían casi todos los ángulos
              posibles, y se ubicaban en profundidad. La artillería de campo no se usó en un papel antitanque,
              sino que se sometió a un control centralizado para ataques masivos en puntos preestablecidos, en
              respuesta a las llamadas de los observadores. Los tanques se dispersaron detrás de las líneas de
              infantería, listos para trasladarse a áreas de concentración  previamente situadas para misiones
              de contraataque. Los campos de aviación tenían una amplia protección antiaérea y también estaban
              organizados para enfrentar un ataque blindado. El terreno elevado se mantuvo firmemente. Sin
              duda, las defensas de Médenine podrían haberse mejorado en detalle con más tiempo, pero fueron
              formidables en la mañana del 6 de marzo. Además, aparentemente habían sido llevados a su
              condición de fuerza sin que el enemigo conociera lo que se había hecho. .

                                 

                    El Cuerpo Alemán de África ( DAK ) del cual el teniente general Hans Cramer tomó
              el mando el 5 de marzo, preparó el plan de ataque contra Médenine.  Se preveía acometer con las
              divisiones  la 10ª Panzer, la 15ª Panzer y la 21ª Panzer, y elementos de la 90 Division ligera
              Africana, y de la División Italiana Spezia en golpes coordinados del noroeste, oeste y suroeste,
              usando 160 tanques, 200 cañones y 10,000 infantes. El ataque se lanzaría desde la zona de
              defensa de Mareth y se extendería hacia el sur. La línea del Eje la formaban las siguientes
              unidades:  Jóvenes Fascistas, Trieste, 90ª Ligera Africana, La Spezia, Pistoia y la 164ª
              División Ligera Africana, extendido en ese orden desde la costa hasta las montañas al sur de
              Ksar el Hallouf. El mando alemán esperaba que con el beneficio de la sorpresa tomar a las
              fuerzas británicas en el flanco suroeste, cortarlas y dividirlas, y mediante envolvimiento
              deshacerse del grueso de ellas.

                    Pero los británicos, el 4 de marzo, observaron el movimiento hacia el sur de la 10ª
              División Panzer desde Gabès a través de Matmata hacia Ksar el Hallouf. Informaron un total de
              sesenta tanques más armamento antiaéreo muy pesado. Más al oeste, también vieron lo que se creía
              que era otra división blindada que se acercaba. El 8º ejército, que solo tenía la duda de si el
              empuje principal sería desde el suroeste o desde el norte, observó el 5 de marzo la aparición de
              la tercera división blindada enemiga.

                    Mientras el enemigo retuvo su ataque por otro día, los británicos perfeccionaron sus
              posiciones de disparo bien ocultas. El cuartel general avanzado, del XXX Cuerpo, esperaba
              expectante en Ben Gardane.

                    La carretera principal de Mareth a Médenine se extiende al sur-sureste sobre una llanura
              abierta durante aproximadamente veinticuatro millas. La cadena montañosa de Matmata al oeste se
              curva hacia la carretera a una distancia que se estrecha de diez millas al sur a cinco millas al
              norte. Desde el punto medio de esta cadena, una cresta recta cortada por varios pasos se
              proyecta hacia el este casi hasta la carretera. El espolón, incorporado en el campo delantero de
              las fortificaciones Mareth, ofreció una cobertura detrás de la cual se podía reunir una fuerza
              de ataque. Rommel planeó enviar dos de sus divisiones blindadas a través de los pasos de
              este espolón, mientras que la tercera cabalgó a lo largo del lado occidental de la cadena
              montañosa principal y atravesó el este por el paso de Hallouf para llegar a la llanura. Esta
              división formaría el ala sur de la fuerza de ataque. El ataque luego se movería hacia el noreste
              hacia el objetivo inicial, las colinas de Tadjera, elevándose al otro lado de la carretera
              principal.

                    Elementos de las divisiones 90ª Ligera Africana y Spezia atacarían en el norte y la 10ª
              División Panzer en el sur; en el centro estarían las divisiones 15 Panzer y 21 Panzer. El río
              Hallouf separaría las dos divisiones centrales a medida que avanzaban a lo largo de sus orillas
              hacia la brecha entre Zemlet el Lebene y las colinas de Tadjera, cerca de la carretera Mareth
              Médenine. En el lado noroeste de esta apertura, el Zemlet el Lebene fue uno de los primeros
              objetivos de la 15 División Panzer. En el lado sureste, dos objetivos de las colinas de Tadjera
              paralelas a la carretera que se creía ocupadas por la artillería británica, fueron el objetivo
              inicial de la 21a División Panzer.La división Panzer debía acelerar hacia estas crestas con la
              primera luz y sobrepasar las baterías enemigas sin tener en cuenta las pérdidas. El objetivo de
              la 10ª División Panzer era la colina 270 dominante de Tadjera Kbir y el pueblo de Metameur.  El
              DAK envió una fuerza de reconocimiento a Beni Kreddache y más allá para reconocer hacia la
              carretera que conduce al sur desde Médenine. Esta fuerza era para proporcionar protección en el
              flanco. 

                    El ataque comenzó a las 06'00, del 6 de marzo, después de una noche lluviosa. El uso de
              humo resultó innecesario ya que una fuerte neblina enmascaraba la salida de las divisiones
              blindadas hacia la llanura. Las columnas  se acercaron a Médenine por senderos convergentes
              separados. La niebla se elevó lentamente hasta convertirse en un cielo nublado que frustraba los
              planes de bombardeo en picado y limitaba el apoyo aéreo táctico del Eje y de los Aliados a los
              bombarderos de combate, en los que los Aliados tenían una considerable superioridad. 

                    El grupo avanzado de la 10ª División Panzer entró en contacto con los puestos de avanzada
              británicos a unas cuatro millas al oeste de Metameur alrededor de las 07:30. Unos minutos
              después, desde la punta de lanza de Zemlet el Lebene se disparó a la 15ª División Panzer, en el
              lado norte del río Hallouf, que le obligó a detenerse hasta que su propia artillería de apoyo
              pudiera avanzar.

                    El impulso del grupo blindado de la 21 División Panzer al sur del wadi no tuvo éxito en
              alcanzar las colinas de Tadjera. La avanzada alemana fue detenida a dos millas al oeste de su
              objetivo, Hill 270. Pronto los cañones británicos en posicion allí y en las dos Tadjeras,
              saturaron las áreas ocupadas por las tropas y tanques atacantes con un volumen extraordinario de
              fuego ajustado. Los alemanes experimentaron dificultades inusuales para situar los puntos de
              origen de este bombardeo, que los inmovilizó y obligó a sus vehículos a buscar la cobertura que
              les permitían los cauces poco profundos y los montículos bajos. A las 10'00, el ataque en el
              centro se había detenido por completo.

                                   

                    Una escasa penetración alemana en Zemlet el Lebene fue devuelta al control británico por
              dos grupos de tanques Sherman. El ataque de la 90ª División de África ligera y elementos de la
              División italiana  Spezia fueron rechazados por los contraataques, después del éxito inicial
              contra la 154ª Brigada en el ala izquierda del sector de la 51ª División. El plan original, por
              lo tanto, había fracasado por completo.

                    Los planes para retomar la ofensiva al mediodía, enviando las divisiones Panzer 15 y 21 a
              lo largo de ambos lados del río Hallouf se vieron frustrados por la incapacidad de esta última
              para reorganizarse con suficiente fuerza a tiempo para tal ofensiva. A las 14.30, sin embargo,
              precedidos por el bombardeo del Eje contra las crestas y por los preparativos de artillería, los
              tanques y la infantería de Rommel se lanzaron hacia adelante nuevamente. La 21a División Panzer
              intentó envolver al Tadjera Kbir (en poder de la 201a Brigada de Guardias) desde el norte con
              los tanques del 5º Regimiento Panzer seguido por la infantería del 104 ° Regimiento Panzer
              Grenadier.Justo cuando comenzó esta aventura, el área de concentración de tropas y el puesto de
              mando de la división quedaron bajo fuego de artillería, por lo que durante media hora el
              personal no pudo dirigir el movimiento, y de hecho tuvo que retirarse hacia el oeste fuera de
              alcance. Los tanques en este ataque se separaron de la infantería que fue empujada contra el
              suelo por una cortina de fuego, después de un avance de unos pocos cientos de metros. El avance
              del 5º Regimiento Panzer se detuvo casi tan pronto como se puso en marcha. El regimiento informó
              que su fuerza se redujo a treinta y cinco tanques aptos para el combate. Las nuevas pequeñas
              ganancias de la 15 División Panzer contra la 131 Brigada de Infantería fueron aniquiladas antes
              de las 20'00 por un contraataque británico. La unidad en el centro había sido nuevamente
              detenida. El ataque a la derecha ni siquiera comenzó.

                    Al final del día, se informó erróneamente que la 10ª División Panzer había entrado en
              Metameur y había obtenido el control de una sección de la carretera al norte de la aldea. En
              realidad, nunca se había acercado más que a una o dos millas de su objetivo. En lugar de
              presionar el costoso asalto directo en el centro, el Cuerpo Africano de África alemán ahora
              contempló mantener el terreno ganado hasta la oscuridad, luego cambió la 21ª División Panzer a
              la línea defensiva, mientras que la 15ª División Panzer se deslizó hacia el sur para unirse a la
              10 División Panzer para explotar su supuesto éxito en el flanco. Las unidades blindadas alemanas
              se retiraron a las montañas, después de desconectarse en el centro con dificultad, y con
              pérdidas adicionales en tanques, y esperaron órdenes de renovar el ataque al día siguiente de
              acuerdo con el plan revisado. Pero el fracaso real de la 10ª Panzer división , así como la de
              los demás, y la locura de agotar aún más las unidades severamente debilitadas, contra fuerzas
              obviamente más fuertes, obligaron a Rommel a abandonar el ataque. La última batalla de Rommel en
              África se convirtió en un rotundo fracaso.... 

                    Pero todo lo anteriormente reseñado, no fue fruto ni de la improvisación, ni de la
              casualidad. Fue debido a la  contribución decisiva de ULTRA, la organización que en el curso del
              conflicto, fue a la larga la verdadera carta de triunfo de los Aliados. El análisis de las
              comunicaciones del enemigo interceptadas y descifradas, proporcionó de antemano a los mandos del
              8º ejército, todos los detalles de la ofensiva que el enemigo estaba preparando, dando a
              Montgomery todo el tiempo necesario para preparar la defensa y permitiéndole además,
              ejercitar en condiciones óptimas la actividad de comandos en la que ya sobresalió. Cuando, al
              amanecer del 6 de marzo de 1943, las unidades blindadas del Eje comenzaron la batalla de
              Medenine, se encontraron inmediatamente frente a la barrera formidable que constaba de unos 500
              cañones antitanque, que cortaron la acción de raíz. Las pérdidas de los atacantes fueron tan
              altas que la ofensiva tuvo que ser suspendida ya en la tarde del primer día...


                    Fue el comienzo del fin de la presencia de las fuerzas del Eje en Tunez.........




Es una recopilación de datos e imágenes de las siguientes fuentes:

http://blog.epicmilitaria.com/february-map-battle-kasserine-pass/
http://www.accademianuovaitalia.it/index.php/storia-e-identita/storia-militare-e-le-grandi-battaglie-navali/7609-1943-la-vittoria-di-kasserine
https://www.warhistoryonline.com/world-war-ii/kasserine-pass-first-major-battles-american-german-forces-wwii.html
Bundesarchiv_Bild_146-1990-071-31, _Nordafrika, _Rommel, _Bayerlein.jpg
https://en.wikipedia.org/wiki/Battle_of_Kasserine_Pass
https://www.ariannaeditrice.it/articoli/kasserine-febbraio-1943-quando-le-suonammo-agli-americani-di-santa-ragione
I grandi condottieri della seconda guerra mondiale.- Fabio Riggi.-Newton Compton editori s.r.l. Roma
https://books.google.es/books?id=9bR0DwAAQBAJ&pg=PT314&lpg=PT314&dq=battaglia+di+kasserine+tunisia&source=bl&ots=mfWe3LaK3Z&sig=ACfU3U20_JCBGqVT0o1BvHnwuJwGpZHhDA&hl=es&sa=X&ved=2ahUKEwjm4fGd77znAhWyzIUKHcGYCaw4ChDoATAMegQICRAB#v=onepage&q=battaglia%20di%20kasserine%20tunisia&f=false ./
http://www.ibiblio.org/hyperwar/USA/USA-MTO-NWA/USA-MTO-NWA-26.html
https://en.wikipedia.org/wiki/File:Battle_of_M%c3%a9denine.jpg



                          ===================================================

Heinz von Westernhagen

Magnífico trabajo, Josmar !!...es un placer leerlo y disfrutar con ello.

Gracias a ULTRA los aliados las hicieron pasar muy mal a las fuerzas del Eje en casi todos los frentes...eso y la superioridad material y humana. Los aliados fueron maestros en el arte de la desinformación e información. Parece mentira que el Eje no estuviera, en muchas ocasiones, a la altura de su contraparte aliada.

Un saludo...

mister xixon

Muy ameno y entretenido, magnifico Josmar
Saludos

josmar

Gracias por vuestras palabras, queridos compañeros, que siempre reconfortan el ánimo....





( grrrrrrrr....¡ cachis con los emoticonos..... ! )