27 de mayo de 2018, 15:40:22 pm

Noticias:

Votad diariamente por el foro en los Top de historia.


Foto del cadaver de Mussolini y Clareta

Iniciado por Karl H. Guderian, 29 de junio de 2006, 14:51:11 pm

« anterior - próximo »
Ir Abajo

Karl H. Guderian

Aquí van un par de fotos de los cadáveres de Mussolini y Clara Petacci, son fotos realmente escalofriantes. Una de ellas es muy conocida, en la plaza central de Milán, la otra es menos conocida y más escalofriante a la vista del estado del rostro de Mussolini. NO se si la conocereís.





Y llegados a este punto amigos, os quiero preguntar ¿que pensaís del final de Mussolini? ¿se merecía una muerte así? ¿fue un gran hombre, o simplemente un megalómano con delirios de grandeza? Quisiera conocer vuestras opiniones al respecto queridos camaradas. ;)

Caesar

Es triste que cualquier hombre o mujer mueran de esa forma y aún encima siendo sus cuerpos expuestos públicamente en las calles de Milán, pero quitando las formas y respondiendo a tu pregunta Karl,a mi parecer fué un hombre que hizo grandes cosas,pero también cometió grandes errores,desde el poder Mussolini dictó leyes sociales muy importantes que aún hoy siguen vigentes como la jornada laboral de ocho horas, la pensión por ancianidad, la jubilación después de una vida de trabajo, el derecho a una justa retribución, la protección de los niños y otras leyes que nunca antes los italianos habían conocido.Por primera vez los ciudadanos se sentían protegidos por el estado y orgullosos de ser italianos.Las grandes obras públicas, la construcción de autopistas y la creación de nuevas industrias cambiaron la fisonomía de Italia en pocos años.Si en 1922 Italia era un país todavía medieval,  en los años treinta proyectaba hacia el mundo la imagen de un país moderno y próspero con un sistema político que muchos países del mundo trataban de imitar.El fascismo estaba de moda y su líder era admirado en todo el mundo.Los grandes personajes de esa época  eran pródigos en elogios hacia Mussolini.Churchill dijo de él que era el estadista más importante de su época, Gandhi afirmó que era el nuevo Mazzini de Europa, Hitler lo admiró toda su vida y llegó a decir que Mussolini era el estadista más grande que había tenido la humanidad en los últimos mil años, Roosvelt lo citaba como modelo de conductor político y hasta el papa Pío XI llegó a decir que Mussolini era el hombre enviado por la providencia.Después de 1945 la historiografía de la posguerra borró de un plumazo estos elogios pero afortunadamente para un juicio justo todos estos dichos se conservan  impresos en los diarios y documentos de la época. 

Lamentablemente Mussolini cometió gravísimos errores en 1935 Mussolini se lanzó en su aventura imperialista invadiendo Etiopía donde los italianos cometieron verdaderos genocidios sobre los nativos.En 1938 y traicionando las ideas de toda su vida aprueba las leyes raciales para congraciarse con los alemanes.Finalmente en 1940 arrastra a su país a una guerra absurda donde se cometen desastres militares en cadena afectando incluso los planes de los alemanes que pagarán con la derrota, una alianza inexplicable.

Mussolini fue ante todo un excelente periodista, un ser intuitivo y un visionario en sus ideas políticas.Fue un adelantado en muchos aspectos.Como estadista político demostró ser completo por presencia y capacidad de trabajo, amaba practicar todos los deportes desde el tenis hasta el fútbol y el boxeo, era un excelente jinete y nadador, sabía pilotear aviones, practicaba esgrima, hablaba 5 idiomas( francés, inglés, alemán, español e italiano), poseía una vasta cultura y sus discursos son una obra de arte.Los gestos ampulosos y exagerados, la voz metálica y potente, sus diálogos con las masas desde el balcón lo muestran como un actor consumado.Durante la época de la cosecha del trigo se ponía a trabajar a la par de los campesinos con el torso desnudo(el che en Cuba lo imitaría 30 años más tarde) o manejaba los tractores.Su personalidad arrolladora encantaba por igual a hombres y mujeres y en cualquier conferencia internacional era el centro de atención y le gustaba oficiar de intérprete para lucirse en su dominio de los idiomas.Parecía un hombre sin fisuras.


Karl H. Guderian

Hermoso y emotivo análisis el tuyo mi querido Caesar, hacía tiempo que deseaba leerte unas palabras así... yo estoy totalmente de acuerdo con tus palabras, para mi siempre lo diré, lo que ha quedado de Mussolini para la historia es una demonización a todas luces injusta... y sobre el nivel de aplicación de las leyes raciales en Italia podriamos hablar largo y tendido.

Pero en su calidad de gran estadista, algo que nunca comprenderé es su entrada en la guerra... es difícil viendo sus anteriores pasos... quizás quiso poner la guinda al pastel con una rápida victoria italo- germana que pasaría a la historia como el más grande hecho desde la época romana. Su poder de clarividencia y de estadista se fue por el retrete al declarar las hostilidades.

Otro hecho reseñable es que Mussolini estuvo a merced de unos hombres malos y poco comprometidos con la causa común... entre ellos un rey inútil, estúpido a todas luces, un incompetente.

Tengo un material interesante que esta noche colgaré en testimonios, por que está muy en línea con lo que se trata aquí.

Muy buen análisis repito, la obra legislativa del fascismo de Mussolini quedará para la posteridad... algún día la historia le hará justicia, es más, la forma en que una pandilla de desalmados se deshicieron de Mussolini y maltrataron su cadáver es vilipendiable y muy ofensiva, digna de auténticos salvajes sin razón ni moral.

Caesar


Caesar


Cronos

Cita de: Caesar en 29 de junio de 2006, 16:11:57 pm
Es triste que cualquier hombre o mujer mueran de esa forma y aún encima siendo sus cuerpos expuestos públicamente en las calles de Milán, pero quitando las formas y respondiendo a tu pregunta Karl,a mi parecer fué un hombre que hizo grandes cosas,pero también cometió grandes errores,desde el poder Mussolini dictó leyes sociales muy importantes que aún hoy siguen vigentes como la jornada laboral de ocho horas, la pensión por ancianidad, la jubilación después de una vida de trabajo, el derecho a una justa retribución, la protección de los niños y otras leyes que nunca antes los italianos habían conocido.Por primera vez los ciudadanos se sentían protegidos por el estado y orgullosos de ser italianos.Las grandes obras públicas, la construcción de autopistas y la creación de nuevas industrias cambiaron la fisonomía de Italia en pocos años.Si en 1922 Italia era un país todavía medieval,  en los años treinta proyectaba hacia el mundo la imagen de un país moderno y próspero con un sistema político que muchos países del mundo trataban de imitar.El fascismo estaba de moda y su líder era admirado en todo el mundo.Los grandes personajes de esa época  eran pródigos en elogios hacia Mussolini.Churchill dijo de él que era el estadista más importante de su época, Gandhi afirmó que era el nuevo Mazzini de Europa, Hitler lo admiró toda su vida y llegó a decir que Mussolini era el estadista más grande que había tenido la humanidad en los últimos mil años, Roosvelt lo citaba como modelo de conductor político y hasta el papa Pío XI llegó a decir que Mussolini era el hombre enviado por la providencia.Después de 1945 la historiografía de la posguerra borró de un plumazo estos elogios pero afortunadamente para un juicio justo todos estos dichos se conservan  impresos en los diarios y documentos de la época. 

Lamentablemente Mussolini cometió gravísimos errores en 1935 Mussolini se lanzó en su aventura imperialista invadiendo Etiopía donde los italianos cometieron verdaderos genocidios sobre los nativos.En 1938 y traicionando las ideas de toda su vida aprueba las leyes raciales para congraciarse con los alemanes.Finalmente en 1940 arrastra a su país a una guerra absurda donde se cometen desastres militares en cadena afectando incluso los planes de los alemanes que pagarán con la derrota, una alianza inexplicable.

Mussolini fue ante todo un excelente periodista, un ser intuitivo y un visionario en sus ideas políticas.Fue un adelantado en muchos aspectos.Como estadista político demostró ser completo por presencia y capacidad de trabajo, amaba practicar todos los deportes desde el tenis hasta el fútbol y el boxeo, era un excelente jinete y nadador, sabía pilotear aviones, practicaba esgrima, hablaba 5 idiomas( francés, inglés, alemán, español e italiano), poseía una vasta cultura y sus discursos son una obra de arte.Los gestos ampulosos y exagerados, la voz metálica y potente, sus diálogos con las masas desde el balcón lo muestran como un actor consumado.Durante la época de la cosecha del trigo se ponía a trabajar a la par de los campesinos con el torso desnudo(el che en Cuba lo imitaría 30 años más tarde) o manejaba los tractores.Su personalidad arrolladora encantaba por igual a hombres y mujeres y en cualquier conferencia internacional era el centro de atención y le gustaba oficiar de intérprete para lucirse en su dominio de los idiomas.Parecía un hombre sin fisuras.





Caesar eres Grande muy bonitas tus palabras, y sbre todo REALES...Gran Injusticia se ha cometido contra Mussolini pago y sigue pagando su s errores esperemos que algun dia se le de su puesto pero sinceramente como va la historia del mundo lo dudo..

Stalingrado!

Sin restarle veracidad a sus palabras que muy ciertas son, quisieras refrescarles un poco que mussolini cosecho lo que sembro. Si bien es cierto que italia le agradecio los aportes y avances... nunca le perdonaria que su suelo fuese pisado por los yankees... y mucho menos en una guerra que muchos italianos no deseaban.

Caesar

Claro que muchos Italianos no querían la guerra,eran en su mayoría pesimistas,pero viendo los éxitos de la Alemania nazi,seguro que en su mayoría cambiarían de parecer,...he encontrado un relato muy interesante:

Se dice que cuando los partisanos capturaron a Mussolini en abril de 1945, ofrecieron a Petacci la posibilidad de escapar, pero ella la rehusó y expresó su deseo de compartir la suerte de su bien amado Mussolini. En el momento de la ejecución, ella trató de proteger a Mussolini con su cuerpo de las balas y recibió ella la primera descarga. El Duce fue ejecutado inmediatamente tras ella. Al día siguiente, 29 de abril de 1945, en Piazzale Loreto en Milán, los cadáveres de Mussolini y Petacci fueron colgados boca abajo junto a otros cuatro además de infamados sus cadáveres por la chusma que alguna vez, en el pasado, vociferó a todo pulmón su nombre.

En Dongo, el conde Pier Luigi Bellini della Stelle, jefe de los partisanos encuentra a Clara Petacci en el Ayuntamiento y ante la súplica de ella de querer morir con el Duce, el conde le jura que no tiene intención de matarlo, y que lo que piensa es entregarlo a las autoridades.

En una reunión mantenida entre miembros del Comité de Liberación Nacional y representantes del Cuerpo de Voluntarios de la Liberación celebrada en Milán se decidió que Mussolini sufriera una muerte violenta.

Walter Audisio, apodado Coronel Valerio, comunista que había combatido en la guerra civil española al lado de las Brigadas Internacionales, se le mandó a Dongo para asegurarse de que el Duce no sería entregado a las autoridades. De Germasino, Mussolini fue trasladado a una pequeña alquería cerca de Bonzanigo, donde el conde Bellini permitió que Clara Petacci se le uniese.

Hacia las 16 del 28 de abril de 1945, el "coronel Valerio" irrumpió en la alcoba, anunciando que les 'venía a rescatarles'... Los empujó por las escaleras y los metió en la parte trasera de un coche, colocándose él frente a ambos, apuntándoles, mientras dos de sus compañeros se instalaron de pie en el estribo.

El vehículo, por orden de 'Valerio', se detuvo en la entrada de "Villa Belmonte". Según relato del propio Walter Audisio, los hechos se sucedieron así: "Mandé a Mussolini que se colocase contra la pared. Se dirigió hacia el lugar sin comprender nada, y cuando se volvió le leí la sentencia...

"Por orden del Alto Mando del Cuerpo de Voluntarios de la Libertad, tengo la misión de hacer justicia al pueblo italiano..." Éramos un pequeño grupo reunidos en aquel recodo de la carretera: Mussolini, Clara Petacci, Guido, el comisario de los partisanos y yo. Eran las cuatro de la tarde.

"-¡Mussolini no debe morir! ¡Mussolini no debe morir!" gritó la Petacci, convulsa, al borde de la histeria...

"Levanté la ametralladora para disparar..." "-¡Quítese de ahí o recibirá también! Le grité a la Petacci..." "Se apartó dando tropezones. Apunté y apreté el gatillo. El arma no disparó. Clara Petacci corrió de nuevo hacia Mussolini y lo abrazó". "Arrojé la metralleta y empuñé el revólver. Clara Petacci corría de un lado para otro presa de pánico..." "-¡Quítese de en medio! le dije apuntando con el revólver, pero el arma tampoco funcionó... "Llamé al comisario y le tomé la metralleta. Apunté una vez más y alcanzaron a Mussolini cinco balas. Cayó de bruces, contra el muro. Disparé de nuevo. Una bala alcanzó a la Petacci y la mató en el acto. Tres balas más alcanzaron a Mussolini, pero aún respiraba. Me acerqué y le disparé al corazón. Por fin estaba muerto..."

A pesar de estas declaraciones del comunista Walter Audisio, después de 60 años, no se sabe aún cómo fue exactamente la escena con la que acabó la vida de Benito Mussolini. Según el historiador inglés Denis Mack Smith, "el único hecho cierto es que el 28 de abril de 1945, Mussolini, que había cumplido sesenta y un años, fue fusilado a toda prisa por partisanos comunistas, antes de que los americanos, ya a pocas horas de distancia, pudiesen alcanzarlo".

Aquel mismo día fueron fusilados contra el paredón de la plaza principal de Dongo, frente al lago de Como, quince personajes, entre ellos Alessandro Pavolini, Paolo Zerbino, Incola Bombacci, Luigi Gatti, secretario personal de Mussolini, y varios ministros. Éstos quince cadáveres, además de los de Mussolini y Clara Petacci, el de Marcello Petacci, cuatro cuerpos no identificados y Starace, ex secretario del partido, fueron transportados en un camión a la plaza Loreto de Milán, donde en el techo de una gasolinera fueron colgados por los pies, como piezas de carnicería, y expuestos al público para que se ensañaran con ellos.

Años más tarde, a los cincuenta años de tan bochornoso, vergonzoso e inhumano comportamiento del populacho, salió la filmación de los cuerpos de Mussolini y de Clara Petacci, que realizó el teniente norteamericano Tamber, al día siguiente de la salvajada, en la estación central de Milán, apareciendo completamente deformados después de haber sido pisoteadas sus caras por los energúmenos partisanos y la rabia de la plebe. La RAI emitió dichas escalofriantes imágenes.

El cadáver del Duce fue desmembrado y enterrado en secreto en el cementerio de Musocco en Milán, de donde sería robado al año siguiente por unos neofascistas, que lo entregaron a los padres franciscanos del convento Angelicum de Pavía. En 1957 le fue confiado a Donna Rachele, que al recibir los despojos del que había sido su marido, exclamó: "El que después de vencer, se venga... ¡Es indigno de la victoria!

A continuación se procedió a enterrarlo en Predappio, su lugar de nacimiento.

El libro "...Y Mussolini creó el fascismo" de Néstor Luján y Luis Bettonica, en la última página se puede leer lo siguiente:

"Sean cuales fueren sus faltas, la muerte de Mussolini nos llena de piedad, y la de Claretta, compañera hasta el final, de admiración. Y aquella plebe de Milán nos llena de horror en su macabra alegría. Sean cuales fueran las faltas humanas, repetimos, fue un asesinato. Y nadie puede merecer en su entierro seres de tan baja calidad como aquellos milaneses del Piazzale Loretto

Fuente: "http://es.wikipedia.org/wiki/Clara_Petacci";

Karl H. Guderian

Tengo el libro que citas al final Caesar y lo recomiendo... Mussolini fue un grande al que la historia hará justicia... y pongo en duda todos los crímenes de que se le acusa denodadamente. :-\ Mussolini merece la rehabilitación de su memoria. Pero antes hay unas cuantas cosas que deben quedar claras... ¿por que pensaís que entró en guerra? y más aun de una forma precipitada y sin tomar medidas para proteger los intereses de Italia.

Doctor Oskar

A mi no me molestaria nada que varios dictadores que tenemos en America terminaran como Mussolini.

Karl H. Guderian


Glenn E. Duncan

Cita de: Karl H. Guderian en 30 de junio de 2006, 13:26:43 pm
Tengo el libro que citas al final Caesar y lo recomiendo... Mussolini fue un grande al que la historia hará justicia... y pongo en duda todos los crímenes de que se le acusa denodadamente. :-\ Mussolini merece la rehabilitación de su memoria. Pero antes hay unas cuantas cosas que deben quedar claras... ¿por que pensaís que entró en guerra? y más aun de una forma precipitada y sin tomar medidas para proteger los intereses de Italia.


¿que porque entro en guerra?me imagino que ela ansia de grandeza para un dictador es muy tentativa :-\

El vicio inherente al capitalismo es el desigual reparto de bienes. La virtud inherente al socialismo es el equitativo reparto de miseria - Winston Churchill

Karl H. Guderian

Si bueno, eso mismo quise ver yo... quiero decir, que él debió de ver un gran momento para culminar su obra, saldando las cuentas con el Tratado de Versalles... o creando ese Imperio Romano nuevo que quería.

Quizás vio que era fácil una rápida victoria germano-italiana y se precipitó, no hay duda de que se precipitó...

Graf

Que bueno que tan buenas palabras vengan de España.

Entre otras cosas Mussolini fomentó la creación del Codigo Civil y el Código de la Navegación, ambos en 1942, ambos vigentes y ambos modelos para el mundo hasta el día de hoy.

Una anecdota un poco jocosa, antes de Mussolini la admisnitarción pública en Italia no servia (¿existia?) Mussolini decretó una ley según la cual todo funcionario que no sonriera al atender a los administrados era inmediatamente despedido. Jocoso pero cierto hoy la admnistración por no hablar de los tribunales en Italia, funiconan. Pero más alla de lo bueno o malo que hicera, Mussolini a diferencia de Hitler no fue un criminal de guerra, por lo tanto la historia le hara su lugar. De hecho en Italia a diferencia de Alemania perduran aun la mayoria de los monumentos y simbolos del fascismo, como parte de la historia.

¡FORZA ITALIA!

Karl H. Guderian

En Italia el fascismo sigue teniendo una gran vigencia.

Ir Arriba