23 de junio de 2018, 19:47:46 pm

Noticias:

Votad diariamente por el foro en los Top de historia.


Batallas desesperadas

Iniciado por Balthasar Woll, 29 de enero de 2013, 22:22:36 pm

« anterior - próximo »
Ir Abajo

mister xixon

Que fue del cobarde Nevogatov?
Un relato de valor y honor #@31 #@5
saludos #@2 #@5

Heinz von Westernhagen

23 de abril de 2016, 11:28:19 am #871 Ultima modificación: 23 de abril de 2016, 18:25:32 pm por Heinz von Westernhagen
Cita de: mister xixon en 21 de abril de 2016, 20:03:46 pm
Que fue del cobarde Nevogatov?


Disculpa, MX...Nebogatov fue hecho prisionero de guerra. En Rusia le despojaron de sus títulos nobiliarios y de todos sus cargos navales, con deshonor. Cuando fue liberado por Japón a los pocos meses de terminar la guerra, se le juzgó en Rusia a finales de 1906 por una corte marcial junto a varios de sus subordinados. Fue condenado a muerte, indultado por el Zar y condenado de nuevo a 10 años de prisión, de los que sólo cumpliría un par de añitos, a todo lujo. Retirado en Moscú, murió en 1922.

Rhozhestvenski fue llamado a declarar en el juicio de Nebogatov, en donde demostró no tener ningún rencor hacia su subordinado y hasta justificó, en cierta medida, su actuación.

Saludetes!! #@24

Lenz Guderian

¿Como le hubiera ido con el camarada Estalin?

Heinz von Westernhagen

20 de Julio de 1866. La flota italiana al mando del Conde Carlo di Pensano navega a la altura de la isla de Lissa. Consta de  12 unidades blindadas (incluyendo un monitor de torre giratoria) y 17 buques de madera. Tiene 620 cañones, de los cuales 244 son rayados. La flota austríaca (7 unidades acorazadas y 11 buques de madera; con 409 cañones, de los cuales 87 son rayados), está al mando del joven almirante Wilhem von Tegetthoff. Los buques de ambos bandos son una mezcolanza de propulsión mixta a vela y a vapor. Tegetthoff sabe que el enemigo es muy superior y que tiene pocas posibilidades de salir victorioso en un enfrentamiento naval a la vieja usanza, ya que la mayoría de sus cañones no pueden perforar los blindajes italianos.

Tegetthoff decide combatir. Dispone a sus buques en tres formaciones en cuña (primero, los buques blindados), y ordena avanzar a toda máquina en dirección a la línea enemiga. Su intención es llegar a espolonear a los buques capitales italianos y causar tantas bajas como le sea posible. La agresividad y velocidad de los austríacos sorprende a los italianos en plena maniobra de formar la línea típica de combate: los imperiales se meten entre los buques enemigos y, a corta distancia, comienza un cañoneo feroz, en donde las piezas de ánima lisa de los buques austriacos pueden hacer pupa a las unidades no blindadas. Comienza entonces una melé de abordajes, embestidas y fuego a bocajarro. El navío de línea Kaiser (5.811 toneladas, y dos puentes, sin blindar) gravemente dañado, escapa a intentos de embestida italianos, y arremete contra el Re di Portogallo (blindado y 5.600 tons), incrustándose en el mismo. El insignia Erzhergoz Ferdinand Max (5.130 tons) hunde con su espolón al Palestro (blindado, 2000 tons) y todavía tiene tiempo para castigar al Re d'Italia (gemelo del Re de Portogallo), que sufre la misma suerte en pocos minutos.



Los contendientes combaten con ferocidad, pero los comandantes italianos tienen un problema: el Conde di Pensano ha decidido cambiar de buque sin avisar al resto de la flota, y están hartos de enviar mensajes demandando instrucciones al Re d'Italia sin obtener respuesta. Normal, ya que el Conde se encuentra ahora en el último buque de la fila, el blindado Affondatore. Di Pensano, con dos buques blindados hundidos, decide retirarse a puerto seguro. Los austríacos tienen casi todos sus buques hechos unos zorros y han sufrido 40 muertos y 136 heridos. Los italianos han perdido dos imponentes y nuevos buques blindados, el resto de la flota está en las mismas condiciones que la austríaca y han sufrido 620 muertos y 40 heridos graves. El Conde di Pensano anuncia a bombo y platillo su victoria, pero cuando a los pocos días se descubre la verdad, es juzgado, degradado, encarcelado y finalmente expulsado de la Marina con deshonor.

El Kaiser, después de la batalla...


Heinz von Westernhagen

Cita de: Lothar1971 en 09 de mayo de 2016, 21:33:40 pm
Este post no esta dedicado a una batalla desesperada concretamente si no a un señor que se metia en dichas batallas siempre... 


Pues como está dedicado a un señor, y no a una batalla "desesperada", propongo abrir un post sobre personajes de la historia militar de todos los tiempos y colocarlo allí... #@1. De hecho, voy a abrirlo ahora y tú lo pasas al nuevo sitio...#@24

Saludetes!!


Lothar1971

Pues hala... ya esta movido..

Gracias Heinz  #@5

Heinz von Westernhagen

Cita de: Lothar1971 en 10 de mayo de 2016, 19:54:37 pm
Pues hala... ya esta movido..

Gracias Heinz  #@5


...¡¡ A mandar !! #@1

Heinz von Westernhagen

13 de mayo de 2016, 10:53:48 am #877 Ultima modificación: 13 de mayo de 2016, 16:43:53 pm por Heinz von Westernhagen
En el año 425 aC, esparta y Atenas se encuentran en plena guerra del Peloponeso. La flota ateniense llega hasta una bahía en donde Demóstenes levanta una fortaleza (que puede ser abastecida por mar) aprovechando las ruinas de la antigua ciudad de Pilos y deja allí una guarnición, mientras va a por refuerzos. Los espartanos pronto se dan cuenta de que la distancia entre Pilos y Esparta es muy pequeña y ponen sitio al fuerte ateniense.



En la isla de Esfacteria, que domina la entrada a la bahía, desembarcan 420 hoplitas espartiatas y unos 400 ilotas para controlar el acceso. Cierran el canal con sus naves y las tropas del continente  intentan tomar la fortaleza en un asalto fallido. En estas lides, llega la flota ateniense y toman el control de la situación. El ejército espartano abandona a los hoplitas de la isla a su suerte, sin alimentos. Pero los 420 espartiatas son necesarios para Esparta, y la ciudad comienza las negociaciones para salvarlos. Consiguen que, durante unos días, los atenienses les provean de comida y agua, en cantidades escasas. Pasarán hasta cincuenta días aislados y famélicos en la isla, que además sufre en pleno mes de Agosto un incendi0 que la deja totalmente pelada. Es entonces cuando los atenienses ven el tamaño de las fuerzas sitiadas y se deciden a intervenir militarmente.

Preparan 1.000 hoplitas, 800 arqueros y centenares de hombres de infantería ligera hasta llegar a unos 10.000 efectivos. Ochocientos infantes desembarcan en un extremo de la isla y acaban con los 30 espartanos que defendían un punto avanzado. El desembarco principal se produce entonces en el centro. Los hoplitas atenienses no intervendrán en los combates, que durarán varias horas. Los espartanos, formados en falange, son masacrados con flechas, jabalinas y proyectiles de honda. Cada vez que intentan llegar al cuerpo a cuerpo, la infantería ligera ateniense se retira, obsequiándoles con más dardos. Los espartanos comienzan una penosa y lenta retirada en formación hasta una colina que tenía un muro antiguo, buscando su protección. Acosados por todos lados, desfallecidos de hambre y sed, llegan hasta esta última posición. Entonces son atacados por detrás. Están sin salida y ven a sus compañeros caer víctimas de centenares de proyectiles. Para ellos, eso no es la guerra...¡¡No pueden entablar combate directo!!.



Aceptan una oferta de rendición ateniense. Quedan 280 espartanos con vida, casi todos heridos, entre los que hay 120 espartiatas. Los atenienses han tenido 50 muertos. La victoria ateniense subió la moral en las polis aliadas. Era la primera vez que una fuerza espartana se rendía sin combatir hasta el final. Aunque fueran 800 contra 10.000 y se rehuyera el cuerpo a cuerpo... #@8

josmar

...¡¡...Buen relato...!!!    #@5


Panzerargentino

Cita de: josmar en 21 de abril de 2016, 19:54:40 pm

  Triste relato de un hecho en el que se mostraron tanto el valor como la cobardía, así como la innecesaria crueldad de los vencedores...... #@5
   Buen relato, Heinz.... #@5


Los rusos son duros...eso hay que concederselo, quiza sea algo de estoicismo oriental aunque tengan mas sangre europea.

Heinz von Westernhagen

Cita de: Panzerargentino en 13 de mayo de 2016, 18:43:54 pm
Cita de: josmar en 21 de abril de 2016, 19:54:40 pm

  Triste relato de un hecho en el que se mostraron tanto el valor como la cobardía, así como la innecesaria crueldad de los vencedores...... #@5
   Buen relato, Heinz.... #@5


Los rusos son duros...eso hay que concederselo, quiza sea algo de estoicismo oriental aunque tengan mas sangre europea.


Ein?... #@8

Balthasar Woll

Me da que Panzerargentino se refiere al relato que pusiste en la página anterior sobre Tushima.
Saludos

Heinz von Westernhagen


Heinz von Westernhagen

El 15 de Junio de 1215 el rey Juan I pone su sello en la Carta Magna. Pero debido a una serie de circunstancias, no la acata, y esto produce entre los barones un serio malestar: tan serio, que poco después se rebelan ante la autoridad del rey.

El castillo de Rochester protege un puente sobre el río Medway, lugar casi obligado de paso para llegar a Londres. Las tropas realistas han ocupado el puente, pero el día 11 de Octubre son sorprendidos por William d'Albini (Lord de Belvoir) y sus hombres. El sheriff del castillo abre sus puertas al rebelde que, con unos 140 hombres (entre ellos, 60 caballeros), pretende cerrar el paso a las fuerzas de Juan. Pero éste se mueve rápido y aparece, el día 13, delante del castillo con 800 caballeros y unos 3.000 mercenarios de Flandes. D'Albini y sus hombres se niegan a entregar la fortaleza (esperan refuerzos), lo que enfada bastante al rey. Empieza el asedio.

Los rebeldes no han podido hacer acopio de alimentos. Los realistas instalan cinco grandes trabuchets y comienza un bombardeo diario. Pero los muros de Rochester son fuertes, lo que obliga al Sin Tierra a cambiar de táctica. Mientras se combate en las murallas bajo nubes de proyectiles, centenares de mineros comienzan a excavar túneles para derrumbarlas. Cae la primera línea y los supervivientes se refugian en la gran torre normanda del homenaje. Se hace un escarmiento con unos pocos prisioneros, a los que se les amputan pies y manos.

Los asediados tienen que comerse a sus caballos, perros, gatos y ratas. Los refuerzos que iban a llegar de Londres no van a presentarse. El rey manda abrir otra mina bajo la pequeña torre sudeste de la fortaleza. Mientras tanto, los rebeldes rechazan varios asaltos, viendo mermar sus fuerzas. Cuando la mina está acabada, el 25 de Noviembre, Juan ordena traer cuarenta cerdos gorditos. Los sacrifican y la grasa es usada para untar los maderos que sujetan el techo de la galería, debajo de los cimientos de la torre. Se apilan materias combustibles. Se prende fuego y esperan...



La esquina de la torre se derrumba, pero los defensores se han hecho fuertes en la otra mitad del edificio, separada por una gruesa pared. El día 30, famélicos y sin esperanza, deciden rendirse. Han aguantado dos meses de hambre y combates.

Juan quiere hacer un escarmiento con ellos. Es un capitán francés, Savarin de Mauleon, quien convence al rey de no dar ese ejemplo y sólo se ejecuta a un hombre. Los demás serán encerrados en diferentes castillos. Juan I morirá el 19 de Octubre de 1216

josmar


   
Citar
Juan I morirá el 19 de Octubre de 1216 


  ..... #@3 #@3 #@3....Tambien podía haberse muerto un poco antes...   #@5



Ir Arriba