06 de Diciembre de 2019, 04:39:55 am

Noticias:

En reparación


Blindados del Sol Naciente

Iniciado por Caesar, 26 de Marzo de 2006, 16:30:21 pm

Tema anterior - Siguiente tema

Caesar

El tanque japonés es a menudo soslayado rapidamente cuando se escribe sobre la Segunda Guerra Mundial, en parte debido a pequeño tamaño y aspecto general poco impresionante (por lo menos para los estandares occidentales) y también debido al relativamente limitado número de tanques que Japón pudo producir durante la guerra. En el período 1931-45 Japón construyó escasos 6.500 tanques de todos los tipos (Mitsubishi, la firma más importante de la producción japonesa de tanques, fabricó 3.300, más de la mitad del total). A simple vista esta cantidad puede parecer muy pobre comparada a las cifras de otros países combatientes. Por ejemplo, los alemanes construyeron más de 20.000 tanques de más de diez toneladas (y otros 14.000 cañones autopropulsados), los americanos superaron los 49.000 Shermans; los sovieticos produjeron unos 40.000 T-34's y los británicos hicieron 8.600 tanques de todos los modelos en un solo año, 1942. Pero se debe tener en cuenta que el otro aliado del eje, Italia, apenas pudo fabricar algo más de 2.000 tanques de más de diez toneladas durante toda la guerra, y alrededor de 2.500 tanques ligeros y tanquetas adicionales. Y los italianos de hecho sí estuvieron implicados profundamente en un teatro de guerra (África del norte durante 1940-42) donde los tanques fueron siempre el arma decisiva, y donde el combate tanque contra tanque fue la regla más que la excepción.

El ejército japonés, articulado históricamente en torno al soldado a pie y sin una fuerte tradición de unidades de caballería, no tuvo en cuenta en toda su magnitud la importancia de los medios acorazados, para no decir de los medios mecanizados en general. El rol de reconocimento era cumplido por la caballería, y aunque se vió con buenos ojos que los vehículos la reemplazaran, pocos esfuerzos se hicieron en este sentido.

El origen de los medios acorazados japoneses se remonta al períodos posterior a la Primera Guerra Mundial, cuando fueron comprados a Gran Bretaña y Francia algunos ejemplares para evaluación, entre ellos el ubicuo Renault FT y los Vickers Six-Ton, Medium Tipo C y Carden Loyd Mk VI. El primer diseño autóctono fue el tanque medio Tipo 87 Chi-I (Tanque experimental N°1), un diseño multitorreta construido en los arsenales del ejercito de Osaka en 1927. Montaba un cañón de baja velocidad de 57 mm y dos ametralladoras, en línea con las tendencias armamentísticas de la época, e influenciado conceptualmente (aunque a escala reducida) en el Vickers Independent británico. Como debut en la industria de los vehículos blindados era un proyecto ambicioso. Estaba tripulado por cinco hombres. Medía 6 metros de largo, con un peso en torno a las 18 toneladas, y el sistema de ruedas era un complicado mecanismo de 17 ejes por lado, además de las ruedas tractoras y tensoras. Estaba propulsado por un motor naftero de 140 HP refrigerado por agua. Dos años mas tarde, en 1929, se intentó nuevamente con otro diseño mas convencional, el Tipo 89 (Tanque experimental N°2) que fue puesto en producción por Mitsubishi como tanque medio Tipo 89 I-Go (descripto en el capítulo de Tanques Medios). Fue el primer carro de combate de diseño autóctono fabricado en serie.

El ejército japonés empleó esencialmente tres categorías de tanques durante la Segunda Guerra Mundial. Casi todos estos vehículos, sin importar el tipo, eran algo mas pequeños que sus equivalentes occidentales. Sus compartimientos de combate eran mas bien estrechos, pensados para la pequeña constitución física del japonés medio (la altura media del soldado japonés era 1,60m). Pero lo más importante es que casi todos los tanques japoneses de la época salían muy mal parados en la comparación con diseños europeos y americanos contemporáneos, fundamentalmente en términos de poder de fuego y espesor del blindaje. Sin embargo, antes de juzgar con demasiada dureza a los diseños orientales, debe recordarse que el ejercito japonés no planeaba luchar en las extensiones de la estepa meridional rusa, en Normandía o en el desierto africano, donde la confrontación tanque contra tanque fue frecuente y los ejercitos estuvieron relativamente cerca de su propia base de suministros. La guerra japonesa ocurriría en la otra punta del mundo, en Asia y en las islas del Pacífico. Aquí la oposición serían otros países asiáticos independientes o semi-independientes, que en el mejor de los casos tendrían solamente escasas cantidades de tanques ligeros; o bien potencias coloniales occidentales, cuyo componente europeo estaba ya implicado en una guerra total en su propio suelo que les consumiría los recursos disponibles, y luchando a grandes distancias de sus centros de suministro, al final de una línea de abastecimiento muy larga y vulnerable. En estas condiciónes la calidad técnica del tanque japonés era a menudo secundaria frente al hecho de que de todas maneras había algún tanque disponible (por lo menos durante el período de conquista japonés al comienzo de la guerra) y la mera posesión de un vehículo blindado de cualquier tipo era a menudo una gran ventaja, ya que el enemigo muy a menudo no tenía ninguno.

Con todo, hubo dos aspectos en los que los diseñadores japoneses hicieron las cosas realmente bien. En prmer lugar, la movilidad de todos los modelos siempre fue mas que aceptable. Este factor se reveló especialmente importante en las enmarañadas selvas birmanas y en las pantanosas y anegadas costas pacíficas. El diseño básico de lo que serían las suspensiones de muchos tanques japoneses lo estableció en 1933 el Mayor Tomio Hara. Se basaba en pares de boogies articulados por un juego de palancas acodadas, conectados entre sí por amortiguadores externos colocados horizontalmente. El otro punto a destacar fue la decisión de dotar a sus tanques con motores diesel refrigerados por aire, lo que les permitía recorrer mayores distancias que sus homólogos equipados con motores alimentados por combustible de alto octanaje, dado el menor rendimiento de estos combustibles. Esta característica siempre fue apreciada en un ejército que menudo andaba escaso de abastecimientos. Estas dos características se beneficiaron de la política de diseño orientada a utilizar blindajes relativamente delgados. En estas circunstancias el poco peso total del vehículo exigía poco a las suspensiones, a la vez que reclamaba poca potencia del motor (a igual cilindrada un motor diesel es menos potente que un motor naftero).

Durante las operaciones en Manchuria en 1933 los japoneses tenían operativos tres Regimientos y una Brigada Mixta Independiente que incluía elementos de Infantería, Artillería e Ingenieros. Estas unidades estaban equipadas con tanques medios Tipo 89 I-Go. Para 1937, cuando comenzó la nueva ofensiva en Manchuria a raíz de los incidentes en el Puente Marco Polo en las afueras de Pekín, los japoneses alineaban mas de 1000 tanques en ocho Regimientos. En 1940 las fuerzas disponibles habían ascendido a dos Divisiones Blindadas completas.

Si Japón no pudo aumentar la producción de blindados no fue por ceguera de sus dirigentes (como ocurrió en Alemania y Gran Bretaña en cierto momento) sino por otros motivos. En primer lugar, esta escasez fue resultado de una base industrial demasiado pequeña para sostener todas las demandas de la guerra. En segundo lugar, la constante falta de materias primas (situación que se agravó en la segunda mitad del conflicto y que condujo a los japoneses a llevar inicialmente la guerra hacia las Indias Holandesas) obstaculizó cualquier intento serio de iniciar programas de fabricación en masa. Esta escasez de materias primas se hizo cada vez mas evidente a medida que se cerraba el cerco tendido sobre Japón por los submarinos estadounidenses, quienes impedían la llegada a puerto de barcos mercantes. Y, finalmente, la prioridad secundaria asignada a la producción de tanques en comparación con la fabricación de aviones y buques, perfectamente entendible dado el carácter eminentemente aeronaval de la guerra en el Pacífico.

A pesar de que, por los motivos expuestos, la producción japonesa de tanques fue relativamente escasa, los tanques japoneses aparecieron en un gran número de campos de batalla a través de Asia y del Pacífico. Y, como será visto mas adelante, hicieron a menudo una contribución significativa a la victoria en el período de mayores éxitos japoneses.


fuente:Mike Yaklich y traducido al castellano Patricio Delfosse.

Hilfswilliger


Wittmann


Hilfswilliger

31 de Marzo de 2006, 00:02:53 am #3 Ultima modificación: 31 de Marzo de 2006, 00:40:30 am por Hiwi

Moisin-Nagant

Tipo 1 Chi-He


Tipo 3 Chi-Nu


Tipo 4 Chi-To


Tipo 5 Chi-Ri

Lenz Guderian

Senshagun:
Blindados del Ejército Imperial Japonés

Tanques Medios

Los regimientos de tanques japoneses incluían aproximadamente igual cantidad de tanques ligeros y medios. Estos últimos fueron en la práctica la categoría más pesada de vehículos blindados japoneses, y dentro de esta categoría el modelo principal fue indiscutiblemente el Tipo 97 Chi-Ha del cual se construyeron 2208 unidades (incluyendo la versión Shinhoto Chi-Ha). Su diseño se remonta a mediados de los años treinta, a raíz de una especificación emitida por el ejército japonés por un tanque medio destinado a reemplazar a los modelos anteriores Tipo 89 I-Go. Diferencias en el pensamiento del Mando Militar Supremo y el Departamento de Ingenieros en cuanto a la concepción del vehículo llevaron a la construcción de dos prototipos diferentes, uno a cargo de Mitsubishi para este último organismo (que sería en definitiva el Chi-Ha) y el otro a cargo del Arsenal del Ejército de Osaka (conocido como Chi-Ni) según las ideas del Mando Supremo. El prototipo construido en Osaka pesaba 10 toneladas, montaba el clásico motor japonés diesel refrigerado por aire y montaba el mismo cañón que el Chi-Ha, pero su tripulación de tres hombres y su baja velocidad supusieron una desventaja. Viéndolo retrospectivamente, el proyecto del Chi-Ni encajaba mas acertadamente en la categoría de los tanques ligeros, y podría haber sido un buen vehículo en este papel si se hubiera recortado su peso total reemplazando el armamento principal. Cuando se decidió seguir con el programa de fabricación se eligió el prototipo de Mitsubishi, encomendando la fabricación también a Hitachi. El Tipo 97 Chi-Ha era el tanque más nuevo del ejército japonés a comienzos de 1941, así como el más grande. Pesaba cerca de 15 toneladas y estaba tripulado por cuatro hombres (dos en el casco y dos en la torreta). Para cumplir con su papel previsto de apoyo a la infantería fue dotado de un cañón corto Tipo 90 de 57 mm capaz de disparar munición AP y HE en una torreta descentrada con giro manual, con la disposición convencional japonesa de dos ametralladoras de 7.7 mm (una en el frente del casco y la segunda en la parte posterior de la torreta). Para permitir el ajuste fino de puntería el armamento principal tenía cierta capacidad de translación lateral independiente del giro de la torreta. El cañón de 57 mm, con su bajísima velocidad salida de tan solo 420 m/s, tenía un uso muy limitado en enfrentamientos tanque contra tanque, siendo utilizado para neutralizar puntos fuertes que pudieran impedir el avance de la infantería (preferiblemente disparando con fuego directo a poca distancia) en un rol similar a las primeras versiones del Panzer IV alemán. Como todos los tanques japoneses, su punto débil era el blindaje (25 mm). La velocidad máxima no era espectacular (38 Km/h en buen camino, en línea con los cánones de la época), pero gracias a su motorización diesel tenía una buena autonomía. La agilidad era otro de sus puntos fuertes, gracias nuevamente a su peso contenido y a las suspensiones clásicas japonesas (boogies independientes con amortiguadores horizontales).




Tipo 97 Chi-Ha
   Lejos de estar a la altura de muchos tanques europeos en 1941, el Tipo 97 Chi-Ha todavía ni siquiera había sustituido totalmente al viejo Tipo 89 I-Go aún más anticuado, considerado el primer tanque medio de diseño autóctono japonés. El Tipo 89 I-Go era un vehículo de 13 toneladas, con el mismo esquema de armamento que el Tipo 97 Chi-Ha (cañón corto de 57 mm y dos ametralladoras) y también estaba tripulado por cuatro hombres. Pero tenía incluso menos protección que el Tipo 97 Chi-Ha (17mm de blindaje máximo), era mucho más lento (apenas llegaba a los 24Km/h) y tenía una silueta algo alta para un vehículo tan ligero, con un casco delantero de perfil casi vertical. El Tipo 89 I-Go era tan poco manejable que la mayoría de los que entraron en servicio fueron dotados con una especie de cola al estilo de los tanques de la Primera Guerra Mundial para evitar que se den vuelta al atravesar zanjas o cráteres de artillería. No obstante, este antiguo tanque permaneció en uso no solamente en China (el clásico teatro de operaciones de los vehículos pasados de moda), sino también suplantando al Tipo 97 Chi-Ha en las unidades de tanques medios del 25° ejército de Yamashita durante la invasión de Malasia y Singapur, y algunos también vieron acción en Birmania y las Filipinas antes de ser retirado o relegado al teatro de China hacia mediados de 1942. En la campaña malaya cargaron con las mismas tareas que el Tipo 97 Chi-Ha más nuevo y que los tanques ligeros Tipo 95 Ha-Go. Esta fue la última acción a gran escala en la que participó.

El diseño básico se remonta a 1927 y tomaba elementos del único Vickers Medium C británico importado a principios de esa década. Se fabricó en dos versiones, totalizando aproximadamente 400 unidades. La Tipo 89A I-Go (Ko) montaba un motor naftero refrigerado por agua, pero las condiciones climáticas de China y Manchuria, donde el agua era escasa, determinaron la sustitución de este motor por un diesel mas potente refrigerado por aire, dando paso en 1934 a la versión Tipo 89B I-Go (Otsu). (Según la nomenclatura posterior, y si interpreto correctamente el idioma japonés, ambos vehículos deberían haber llevado el nombre Chi-Ro en vez de I-Go). Se aprovechó también para montar una ametralladora adicional, quitar un rodillo de retorno (pasaron de 5 a 4) y modificar la torreta con una cúpula para el comandante, lo que permite diferenciar claramente una versión de otra. El casco también se simplificó, con una placa frontal sin escalón. Esta versión es a veces denominada Tipo 94, basándose en su año de introducción, pero éste no fue nunca un nombre oficial.



Tipo 89 A
   


Tipo 89 B

En 1941, antes de que se hayan sustituido totalmente a los viejos Tipo 89 I-Go por los nuevos Tipo 97 Chi-Ha, el ejército japonés había presentado un nuevo y mejorado diseño de tanque medio, el Tipo 1 Chi-He. Aunque incorporó algunos principios del diseño del Tipo 97 Chi-Ha, el Tipo 1 Chi-He era una mejora importante que se diferenciaba de su precursor en muchos aspectos. En sus 17 toneladas acomodaba a una tripulación de cinco hombres, con tres de ellos dentro de una torreta agrandada en una disposición considerada generalmente la mas eficiente por la mayoría de las naciones en guerra. El cañón de la torreta era de 47mm de alta velocidad, una adaptación de la nueva arma antitanque introducida en el ejército japonés en gran escala en 1942 (y a su vez adaptada de un cañón naval ligero). Este cañón tenía mejor capacidad de penetración que el arma de 37 mm usada en el Tipo 95 Ha-Go y la tanqueta Tipo 97 Te-Ke, cuyos cañones estaban basados en una generación anterior de armas antitanques del ejército japonés. Esto da muestras claramente del cambio en la orientación de las funciones de los medios blindados; hacia 1941 una buena capacidad de penetrar el blindaje enemigo se transformó en una función básica dentro de las tareas de las fuerzas acorazadas. Mientras que el cañón antitanque japonés de 37 mm (montado con leves modificaciones en los Tipo 95 Ha-Go y Tipo 97 Te-Ke) tenía un máximo poder de penetración de alrededor de 32 mm a 450 m, el cañón de 47 mm podía penetrar hasta 70 mm en el mismo rango de distancia. Vale aclarar que estas pruebas fueron efectuadas contra blindajes a 0° (es decir, sin inclinación con respecto a la vertical) por lo que representan el mejor caso posible. El Tipo 1 Chi-He también llevaba dos ametralladoras, una en el casco y otra en la torreta. Su blindaje fue aumentado con respecto al Tipo 97 Chi-Ha hasta los 50 mm en las superficies delanteras, y la combinación de un motor más grande y de un diseño mejor de la suspensión dio una velocidad máxima de 43 Km/h sobre buen camino. En síntesis, el Tipo 1 Chi-He era en todos los aspectos mejor que el Tipo 97 Chi-Ha al que debía sustituir.

Sin embargo, el nuevo tanque medio, programado para comenzar a ser producido en 1942, se encontró inmediatamente con dificultades. Mucho de esto fue debido, una vez más, a los problemas para preparar el utillaje necesario para que las fábricas japonesas comiencen a producir el nuevo vehículo. Además, mientras mas tiempo pasaba, mas se incrementaba la escasez de materias primas importantes necesarias para su fabricación, al igual que el énfasis japonés en dar prioridad a la producción de aviones en cuanto a disponibilidad de materiales, hombres y espacio en las fábricas. Así, el Tipo 1 Chi-He nunca estuvo disponible en las cantidades que fueron pensadas originalmente. Sólo se completaron 170 vehículos.
Como resultado de los retrasos en conseguir el Tipo 1 Chi-He su status completo de producción, se tomó la decisión de modificar y potenciar el Tipo 97 Chi-Ha existente, poniéndolo más en línea con los requisitos modernos. Esto dio lugar al Tipo 97 Shinhoto Chi-Ha (traducido como "Chi-Ha de torreta modificada"). La idea era montar una torreta nueva capaz de montar el arma de alta velocidad de 47 mm en el chasis actual de Tipo 97 Chi-Ha. En algunos aspectos, esta nueva torreta era una versión reducida de la torreta del Tipo 1 Chi-He. Pensando en términos de producción en masa esto era una solución excelente. Puesto que el anillo de la torreta seguía siendo de igual diámetro no hubo casi necesidad de modificar el casco del vehículo, requiriendo muchos menos cambios en la línea de fabricación. Incluso era posible simplemente poner torretas nuevas en cascos existentes. El Tipo 97 Shinhoto Chi-Ha era, por lo tanto, una forma rápida de actualizar el parque de blindados, entrando en servicio durante 1942 en la campaña del Corregidor. Se transformó en el principal tanque medio durante el resto de la guerra, un lugar que debería haber ocupado el Tipo 1 Chi-He. Con la torreta nueva el Tipo 97 Shinhoto Chi-Ha pesaba un poco menos de 16 toneladas, pero seguía siendo en otros aspectos esencialmente el mismo vehículo que el Tipo 97 Chi-Ha original. La nueva torreta conservó el blindaje máximo normal de 25 mm, aunque algunos de los modelos posteriores aumentaron esto hasta los 50 mm, como el Tipo 1 Chi-He. La tripulación del Tipo 97 Shinhoto Chi-Ha permaneció en cuatro hombres.

A pesar de las dificultades en conseguir que el Tipo 1 Chi-He entre en servicio en grandes números, los japoneses siguieron con el diseño de tanques medios más grandes y mejores. En 1944 un nuevo modelo, el Tipo 3 Chi-Nu, estaba en teoría listo para entrar en producción. Era básicamente el chasis de Tipo 1 Chi-He modificado para montar una torreta más grande, lo suficiente como para aceptar un arma de 75 mm de velocidad razonable. El cañón era de hecho una variante montable en torreta del cañón Tipo 90, llamado Tipo 3, una adaptación japonesa del Schneider de 75 mm francés (el famoso "francés 75" de la Primera Guerra Mundial) en función antitanque. Cambiaba considerablemente el aspecto exterior pero esencialmente los aspectos balísticos eran como el arma francesa original. Los japoneses intentaron producir este cañón como arma antitanque pesada en los últimos años de la guerra, aunque lo consiguieron en muy escaso número. La nueva torreta del Tipo 3 Chi-Nu tenía poco espacio para cualquier cosa que no fuera el cañón principal y sus tres servidores, por lo tanto el nuevo vehículo tenía solamente una ametralladora en el frente del casco. Pesaba 18,5 toneladas y estaba tripulado por cinco hombres. La velocidad máxima era próxima a los 38 Km/h sobre buen camino, y el blindaje máximo seguía siendo de 50 mm en el frente. Aunque era el primer tanque japonés con un arma capaz de competir con los diseños occidentales como el Sherman americano en términos de igualdad, esto fue casi irrelevante. Aunque la producción comenzó en 1944, el número construido siempre fue pequeño, y los pocos que fueron hechos quedaron en territorio nacional japonés en previsión de una invasión que en definitiva nunca se produjo. Solo se fabricaron 166 vehículos.

No obstante, los diseñadores japoneses siguieron trabajando. En 1944, con el Tipo 3 Chi-Nu en status de producción (al menos en el papel) dieron a conocer el último tanque japonés que tomó forma concreta durante la guerra, el Tipo 4 Chi-To. Fue de lejos el vehículo armado más pesado desarrollado por los japoneses durante la guerra, estando dentro de la categoría de las 30 toneladas. Era, nuevemente, un rediseño completo. El armamento principal del Tipo 4 Chi-To era un cañón de 75 mm, pero ésta vez era una adaptación del cañón antiaéreo Tipo 88, llamado Tipo 5, con un ánima de mas calibres y una velocidad de salida considerablemente mayor que el Tipo 90 de 75 mm, lo que significaba mayor capacidad de penetración. De hecho era capaz de penetrar el blindaje frontal de un Sherman desde 1000 metros. A diferencia del Tipo 3 Chi-Nu, el Tipo 4 Chi-To portaba dos ametralladoras, una en el frente del casco y otra montada coaxialmente con el arma principal en la torreta. La tripulación estaba distribuida de acuerdo al estándar de cinco hombres. El blindaje frontal ahora era de 75 mm. Un nuevo motor diesel V-12 le permitía una velocidad máxima de 45 Km/h, absolutamente respetable para su peso. El Tipo 4 Chi-To habría sido sin duda el mejor tanque empleado por el ejército japonés en la guerra, y el primero que podía comparase decentemente con los diseños europeos y americanos en uso en 1944-45. Sin embargo, nunca entró en producción. Un total de solamente seis ejemplares, todos prototipos, fueron construidos. Para 1945 las industrias japonesas en general, y especialmente las industrias pesadas dedicadas a la producción de tanques, estaban en su peor momento. Fueron destruidas sistemáticamente (o relegada su producción a niveles insignificantes) por los bombardeos americanos; y mas aún, sufrieron los efectos indirectos de un bloqueo altamente eficaz del territorio nacional japonés efectuado por los submarinos, aviones y minas sembradas en las costas por las fuerzas aliadas. En estas condiciones no había chances para que un vehículo tan grande como el Tipo 4 Chi-To, o incluso el Tipo 3 Chi-Nu, vieran la luz en cantidades suficientes como para aportar algún desbalance significativo en la estrategia japonesa. Aparentemente un ejemplar del Tipo 4 Chi-To estaría hoy en día hundido en el lago Inohana de Shizuoka, existiendo una campaña para recaudar fondos en vistas de su recuperación.


Tipo 97 Shinhoto Chi-Ha


A pesar de considerar al Tipo 4 Chi-To como el modelo definitivo de carro medio, existió otro proyecto, el Tipo 5 Chi-Ri. Era todavía más pesado que el Tipo 4 Chi-To (en el orden de las 37 toneladas sin el armamento principal) y el diseño preveía en la torreta un cañón Tipo 5 de 75mm (igual al del Tipo 4 Chi-To) o una adaptación del cañón antiaéreo Tipo 99 de 88 mm. Ambas versiones incorporarían además un cañón adicional de 37 mm en el frente del casco. El blindaje máximo sería de 75 mm. Aparentemente, el único prototipo construido estuvo propulsado por una planta motriz presumiblemente desarrollada a partir de un motor de aviación, del orden de los 550 hp. Algunas fuentes citan el motor Kawasaki Ha-9 de 12 cilindros en V.

Como dato curioso, hay fuertes indicios de la existencia de un tanque superpesado japonés, del orden de las 100-120 toneladas. No se conservan fotos ni dibujos del mismo, pero se han encontrado eslabones de orugas y ruedas de rodadura que por su peso y tamaño no podrían pertenecer más que a un vehículo de estas características. Según el testimonio de personal involucrado en el proyecto, el único ejemplar producido habría sido desmontado y enviado a Manchuria, donde se le perdió el rastro. Habría estado armado con un cañón de 105mm en una torreta principal, mas otro de 37 mm en una torreta secundaria. Una tercer torreta montaría una ametralladora. Se hace referencia a este vehículo como Tipo O-I.

Patricio Delfosse


Bruno

Muy buena información Lenz.

Aqui unas fotos.


La limpieza es importante...




Bisoñas tropas recibiendo instrucción sobre blindados


Bruno

14 de Julio de 2006, 23:12:41 pm #7 Ultima modificación: 14 de Julio de 2006, 23:14:25 pm por Bruno
La blitzkrieg japonesa.

Una columna de blindados avanzando en la llanura China.




Tanque japonés inspeccionado por un marine...  Iwo Jima




Marcelo

Buena info muchachos, descubri que le decian a esos reclutas....



Nonsei

Autoametralladoras japonesas:

Tipo 87: un modelo de 1927, armado con dos ametralladoras Vickers 303 (7.7 mm), con una tripulación de cuatro hombres, un peso de 5,5 toneladas y una velocidad máxima de 64 Km/h, estaba basado en el Vickers Independent inglés. Una versión experimental incluía otra torreta con un cañón de 57 mm, y que ya explicó Caesar que fue el primer modelo de tanque diseñado en Japón.

Unas autoametralladoras tipo 87 en China con tropas de la Marina Imperial:



Tipo 92: más moderna, pero también completamente desfasada al comenzar la guerra. Iba igualmente armada con dos ametralladoras Vickers 303 y tenía una tripulación de cuatro hombres. Alcanzaba 60 Km/h y pesaba 7,2 toneladas. Tenía un blindaje ligeramente superior al del tipo 87. Existían dos versiones: de cuatro ruedas para el Ejército y de seis ruedas para la Marina. Una de seis ruedas:



Nonsei

Sumida tipo 2593: autoametralladora utilizada principalmente en China, armada con dos ametralladoras de 7,7 mm en la torreta más otras cuatro en los laterales, con una tripulación de seis hombres, una velocidad máxima de 40 Km/h, un peso de 7,4 toneladas y un blindaje máximo de 16 mm. Podía ser muy efectiva contra tropas de infantería mal armadas, pero era muy vulnerables a las armas anticarro ligeras. Podía montarse también sobre raíles.


Nonsei

Tanques anfibios:

Tipo 2 Ka-Mi: el primer tanque anfibio de la Marina Imperial, comenzó a ser construido en 1942, era una modificación de un carro ligero tipo 95 Ha-Go (si se le separan la proa y la popa, cosa que se podía hacer al llegar a tierra, es perfectamente distinguible la silueta del Ha-Go):



Tipo 3 Ka-Chi: basado en el tanque tipo 1 Chi-He. Apareció en 1943




Nonsei

Cazacarros:

Tipo 1 Ho-Ni: Cañón anticarro montado sobre el chasis de un carro medio tipo 97 Chi-Ha. Hubo dos versiones: el Ho-Ni I tenía un cañón tipo 90 de 75 mm, mientras que el del Ho-Ni II era un cañón corto tipo 91 de 105 mm. Entraron en servicio en 1943, y se mostraron bastante útiles en las batallas defensivas del final de la guerra, aunque se construyeron sólo 100 unidades del Ho-Ni I y 38 del Ho-Ni II.

Ho-Ni I capturado por los estadounidenses en 1945:



Ho-Ni II:


Nonsei

Tipo 2 Ho-I: Cañón de 75 mm montado en el chasis de un tanque medio Chi-He. A diferencia de los anteriores iba en una torreta giratoria.



Un obús autopropulsado: el Ho-Ro, consistía en un obús de 150 mm montado en el chasis de un carro medio tipo 97. Sólo se construyeron 25 unidades, y fue utilizado en combate en las Filipinas.


Nonsei

El carro más imponente (de los que entraron en servicio) fue el tipo 3 Chi-Nu, con una torreta mucho más grande que la mayoría de los modelos japoneses, y un cañón de 75 mm. Pero no dejaba de ser un tanque mediano, algo así como el equivalente japonés del Sherman