27 de Octubre de 2020, 22:51:45 pm

Noticias:

En reparación


Láminas Osprey

Iniciado por Ignaz Woll, 24 de Agosto de 2014, 20:09:15 pm

Tema anterior - Siguiente tema

Ignaz Woll



7. Panzer-Regiment, 10. Panzer-Division, Smolensk, Unión Soviética, 16 de julio de 1941

La 10. Panzer-Division fue formada en Praga en abril de 1939. Algunos de sus elementos (incluyendo el 7. Panzer-Regiment) lucharon en Polonia, encuadrados en la Panzer-Division Kempf, y lucharon en Mława, Varsovia y Modlin. Más tarde, ya como una división completa, participó en la Invasión de Francia, donde se quedó, hasta febrero de 1941, realizando labores de ocupación. Para la Operación Barbarroja, la división fue enviada al este, y asignada al Heeresgruppe Mitte, al mando del  Generalfeldmarschall Fedor von Bock. Allí, asignada, a su vez, en el 2. Panzergruppe del Generaloberst Heinz Guderian, penetró las líneas del Ejército Rojo, ganándose las felicitaciones de su comandante por su espectacular avance de 550 kilómetros en tan sólo 24 días.

Como la mayoría de Panzer-Divisionen, la 10. Panzer-Division estaba pertrechada mayoritariamente con Panzer III en el verano de 1941. En el de ésta tripulación, se puede observar en la torrenta el bisonte, símbolo divisional.

De los 5 tripulantes de un Panzer III, en está ilustración podemos observar 3: un Hauptmann (el comandante del carro, y además, Kompanieführer, el de compañía), un Obergefreiter, y otro tanquista. Como podemos ver, todos los carristas de la ilustración (salvo el que esta saliendo de la escotilla) llevan su tradicional guerrera negra, símbolo de la Panzerwaffe. El hombre sin guerrera tan sólo viste la camisa interior, llevada, asímismo, por los otros dos, de manera más correcta, por debajo de la guerrera. El comandante, incluso, viste la incómoda corbata.

Estos 3 tanquistas visten, asímismo, la "Schiffen" propia de su rama, de color negro y con el triángulo rosa. El comandante, como manda el reglamente, viste la versión para oficiales, con el ribete plateado en el borde, y con un águila más "brillante". Podemos distinguir, en sus guerreras, otro símbolo característico de los carristas teutones: el parche de cuello con las calaveras, rodeados, una vez más, por el ribete rosa. El mismo ribete se puede apreciar en las hombreras. El último detalle que podríamos discernir en los uniformes sería la única condecoración del Hauptmann: la Panzerkampfabzeichen, en su versión plateada para tanquistas, entregada a las tripulaciones de los blindados que realizasen más de 3 asaltos en 3 días distintos.



Ignaz Woll



37. Panzer-Pionier-Bataillon, 1. Panzer-Division, Leningrado, Unión Soviética, 3 de septiembre de 1941

Todas y cada una de las divisiones alemanas poseían un batallón de ingenieros de combate, extremadamente bien entrenados, que se especializaban en penetrar a través de las defensas enemigas. Eran, ante todo, tropas de asalto, manteniendo la construcción en un trabajo de segundo plano. Instruídos para destruir fortificaciones, para limpiar campos de minas y para demás arriesgadas acciones, los ingenieros de combate alemanes estaban equipados más pesadamente que la infantería común. Al contrario que sus congéneres aliados, los alemanes no usaban "bulldozers" o otros materiales de construcción.

En el caso de las divisiones Panzer, la diferencia se acentuaba con los zapadores de una división de infantería, contando con 2 compañías ligeras, motorizadas, y una tercera, equipada con semiorugas, normalmente Sd.Kfz. 251/5 o Sd.Kfz. 251/7, siendo este último el modelo reflejado en la imagen.

Los ingenieros de combate alemanes, eran identificados por el ribete negro en las hombreras. En 1940, la tripulación (conductores) de los mencionados semiorugas, recordemos, usados solamente en las divisiones Panzer, fueron autorizados a llevar la chaqueta negra de los carristas alemanes. En esta lámina, podemos apreciar cómo dos soldados (el muerto, que yace en la embarrada carretera) y el Unteroffizier, que coordina la explosión, visten esa chaqueta. Un tercero, el primero por la izquierda, lleva la versión de faena de esa misma guerrera, que, debido a su tejido distinto, es de un color más verduzco. El último ingeniero que nos queda por mencionar, el que se apoya sobre sus rodillas, viste la guerrera M40 alemana, común para casi todas las ramas.

Todos los germanos que podemos observar en esta ilustración, llevan, como es correspondiente, el ribete negro, distintivo de los ingenieros de combate, en las hombreras, y se puede observar que incluso, en el caso de los que visten la guerrera blindada, el bordado de las clásicas calaveras cuenta con este ribete. Es de mencionar la curiosa coincidencia que formaban el ribete negro con el negro uniforme blindado. Para poder distinguir mejor la rama, se permitió que el ribete llevase entrelazado, bien en las hombreras, en los parches de cuello, o incluso en el "Tresse" de nuestro Unteroffizier, un ribete distinto que combinase el blanco y en negro.


gaffer

CitarAl contrario que sus congéneres aliados, los alemanes no usaban "bulldozers" o otros materiales de construcción.

Yo creo que los zapadores o ingenieros de combate aliados de primera linea tampoco portarían materiales pesados ni maquinaría. No habría mucha diferencia entre unos u otros en mi opinión.
Saludos cordiales.
PD Vaya hilo que te está quedando camarada  #@32

Ignaz Woll

CitarYo creo que los zapadores o ingenieros de combate aliados de primera linea tampoco portarían materiales pesados ni maquinaría. No habría mucha diferencia entre unos u otros en mi opinión.
Saludos cordiales.
PD Vaya hilo que te está quedando camarada  #@32


Ese es el matiz que tal vez no he podido describir bien, el de que los Pioniere alemanes eran tropas especializada, de primera línea, entrenados específicamente, como una unidad de élite, para abrirse camino en las situaciones más escalofriantes.

En cambio, los ingenieros aliados (los norteamericanos) al menos, no eran tropas de primera línea. Su función consistía en labores de construcción (puentes, fortificaciones, demoliciones), y estaban posicionados en primera línea. Sin embargo, en situaciones límite, como durante la Batalla de las Ardenas, fueron enviados a las nevadas trincheras a frenar el empuje alemán, y en numerosos casos, lo lograron.

Así pues, el equivalente alemán a los ingenieros del Ejército Estadounidense no son los Pioniere, sino las Bautruppe, que se encargaban de las mismas tareas, y si estaban pertrechadas con materiales de construcción y demás maquinaria, como su congéneres aliados. Los Pioniere eran unidades de combate de primera categoría, de élite, no tenían nada que ver con la construcción militar.

Saludos!

PD: Pues sí, ya son 9 páginas...  #@2


josmar


CitarPD: Pues sí, ya son 9 páginas...   


...¡¡ y que sigan...!!   #@5

Ignaz Woll


132. Panzerjäger-Abteilung, 132. Infanterie-Division, Crimea, Unión Soviética, 17 de noviembre de 1941

Una de las 5 divisiones alemanas del 11. Armee, ya que el resto eran rumanas, era la 132. Infanterie-Division.  Dicha división, que había sido movilizada en la llamada "11. Welle", que comprendía las divisiones formadas en octubre de 1940, en preparación para la Operación Barbarroja. Las divisiones de cada "Welle" (ola) recibían, sin excepciones, el mismo material, entrenamiento y un cierto nivel de personal.

Como cada división de infantería estándar, la 132. Infanterie-Division tenía un batallón anti-tanque o Panzerjäger-Abteilung, que en esta época temprana de la guerra estaba equipada en su totalidad con cañones PAK 35/36, de 37mm. A pesar de ser una pieza brillantemente diseñada, debido a los encontronazos en los que los teutones se tuvieron que enfrentar a los tanques pesados en Francia y la URSS, el PAK 36 se ganó el jocoso mote de "Türklopfer" o aldaba. Cada uno de estos batallones estaba formada por 3 compañías, con 12 piezas asignadas a cada una. La tripulación de cada pieza era, en teoría, de 6 artilleros, pero en el frente esta norma era cumplida en pocas ocasiones.

Las unidades contracarro (o Panzerjäger) eran consideradas parte de las fuerzas acorazadas, y por lo tanto, aunque estuviesen bajo el mando de una unidad de infantería (como en este caso), portaban el Waffenbarbe (el ribete que mostraba el cuerpo del soldado) rosa.

En este trío de artilleros, podemos ver ya los efectos de un frío invernal que hace su primera aparición, aunque estuviesen en Crimea, en el sur de Rusia. Todos ellos visten ya el chaquetón M40 de modelo continental, y dos de ellos (centro y derecha) han doblado los bordes de su "Schiffen" para abajo, en un intento de proteger sus orejas del viento. Además, pueden verse los guantes de lana del Ejército Alemán. Están comiendo su espartana comida en sus marmitas o  "Kochgeschirr".


Ignaz Woll

Bueno, debido a algunos problemas técnicos en el foro, este último "post" parece  haber desaparecido, ¡aquí va otra vez  #@2!


4. Schützen-Regiment, 6. Panzer-Division, Río Lama, a 150 kilómetros de Moscú, Unión Soviética, 28 de diciembre de 1941

Las primeras nevadas cayeron, en el Frente Ruso, en la temprana fecha del 21 de septiembre de 1941. Para principios de diciembre, en los alrededores de Moscú, que se encuentra, más o menos, a la misma latitud que la Bahía de Hudson, en Canadá, las nevadas eran ya algo enorme, que parecían interminables o permanentes. En un frente de más de 1.000 kilómetros, la falta de uniformidad invernal suficiente para los soldados era extremadamente preocupante. Las pocas unidades de primera línea que recibieron los escasos chaquetones de piel, donados por los civiles alemanes, fueron muy afortunados. La gran mayoría de los infantes tuvieron que pasar aquel invierno pertrechados tan sólo con el paupérrimo chaquetón, cubierto con alguna sábana o mantel de algún campesino soviético.

Las divisiones del frente del Este, sufrían, además, de una latente falta de personal humano. Cada compañía de infantería quedó reducida a tan sólo 30 o 40 soldados. Y es que, desde la Operación Barbarroja, más de 400.000 infantes, que habían recibido un equipamiento y un entrenamiento inigualable, habían sido perdidos para siempre. Muertos en combate, desaparecidos, capturados o lisiados irremediablemente, estos soldados habían de sumarle los heridos. Para principios del mes doceavo, un cuarto de millón de hombres sufrían congelaciones y otras heridas a causa del ineficaz equipamiento contra el frío. Además de ese terrible enemigo, los teutones tenían que continuar su particular enfrentamiento con su enemigo bélico, los bolcheviques, que proseguían realizando voraces contraataque contra las líneas alemanas, con la sutil esperanza de abrirse camino entre sus posiciones. El LVI. Panzer-Korps, donde la 6. Panzer-Division estaba asignada, contaba, a estas fechas, con tan sólo 34 tanques operativos, repartidos entre 3 divisiones. A la 6. Panzer-Division no le quedaba ninguno, ni esperaba recibir ninguno a estas alturas.

Los 3 soldados de esta ilustración son un buen ejemplo de la vestimenta que llevarían unos Landser (infantes alemanes, también aplicable a los veteranos). Visten, por encima de sus guerreras, el chaquetón, modelo continental, M40, que ofrecía una ligera protección contra el viento, con los cuellos levantados, para protegerse de la ventisca. Los tres llevan, en alguna parte de su cuerpo, trozos de algún mantel o sábana, para mimetizarse mejor en el entorno nevado. El primer infante, tras gastar su usado pantalón feldgrau, ha tenido que volver a vestirse con el pantalón del uniforme de faena (Drillichanzug), más en concreto, el modelo de preguerra, que era blanco. Se puede observar, asimismo, un detalle un tanto curioso en esta lámina, pues el segundo soldado ha rellenado sus botas con paja o hierba seca, para mantener sus pies calientes a estos -40º. Los 3 infantes, llevan, por fortuna para ellos, los afamados guantes de lana de la Wehrmacht, que ofrecían, sin embargo, una protección un tanto ambigua. Del mismo modo, todos van armados con el rifle Kar 98k, y llevan tan sólo el equipo ligero, que comprende los portacargadores y la cantimplora.



Saludos  #@5!


Sgto. Alexander koszut

Se pueden subir laminas de la luftwaffe acá?

Ignaz Woll

Bueno, Koszut, no tengo ningún problema en que tu (o cualquier otro forista  #@2) postee alguna lámina de las fuerzas alemanas en este post, pero, eso sí, como creador y autor principal, mi único requerimiento es que no traten, en tu ejemplo, de aviones o de algun aérodromo, sino que muestren (o se centren) en los uniformes de la Luftwaffe. En ese caso, Koszut, tienes libertad total de "subir" cualquiera lámina que te haya gustado.


Saludos  #@1!


Sgto. Alexander koszut


Heinz von Westernhagen

Sgto. Koszut...Es bienvenida toda aportación a los diferentes hilos del Foro, y además hay que agradecerte el interés que muestras...Peeeero... #@8 #@1

Sería aconsejable que postearas una lámina de cada vez, y que explicaras con detalle la uniformología de cada una, como hace nuestro compañero Ignaz. Así, se guarda también el formato del hilo.

Esperamos tus posteriores colaboraciones. #@24

Saludos!! #@24

Ignaz Woll

Una notita a lo añadido por el siempre acertado Heinz... #@1

Me gustaría que, cuando posteases una serie de láminas, las cuelges en cierto órden, y siempre comprobando que no han sido posteadas anteriormente, como las dos primeras ilustraciones de tu segundo mensaje... #@5

Saluten  #@24!


Sgto. Alexander koszut

Privet tovarishch
Gracias por avisarme, ahora agrego la información y quito las 2 imágenes ya publicadas,
como las imagenes las saque directamente de google no puse link o a que pagina pertenecian,
hace mucho que no publicaba nada, y me olvide las exigencias del foro.

Saludos.

Ignaz Woll


Captura del Puente Veldwezelt, Bélgica, mañana del 10 de mayo de 1940. Peter Dennis

El Gruppe "Stahl", o Grupo Acero, al mando del Oberleutnant Gustav Altmann, constaba de 92 hombres, distribuidos en 9 planeadores, que tenían como objetivo, como antecesores a la Captura del Fuerte Eben-Emael, la toma del métalico Puente Veldwezelt.

Cuando los planeadores aterrizaron, los Fallschirmjäger se dieron cuenta, de que, en algunos casos, estaban a un par de kilómetros de su objetivo, rodeados por completo por soldados belgas, y sin más munición ni armas de las que llevaban consigo. Ese fue el caso del Oberleutnant Altmann, así que un suboficial tomó el mando mientras el comandante llegaba con el resto de las tropas. Sirviéndose de granadas, el Oberfeldwebel Rudolf Toschka tomó las riendas de las fuerzas en el lado norte del puente, y logró destruir varios búnkeres.

Para la tarde, los paracaidistas alemanes de este reducido grupo, resistieron numerosos contraataques en el recién controlado puente, e incapaces de destruir dos cañones en una colina próxima, Altmann solicitó un bombardeo aéreo. Un par de "Stukas" eliminaron las piezas de campaña belgas, y los Fallschirmjäger resistieron en el puente hasta las 21:30, cuando fueron relevados.

El Gruppe "Stahl" de Altmann había sufrido 8 bajas mortales y 30 heridos.

El Oberleutnant Gustav Altmann, junto a otros 11 oficiales paracaidistas teutones, recibió la Ritterkreuz (Cruz de Caballero) por sus acciones en el 10 de mayo de 1940. Fue ascendido a Hauptmann poco después de esta acción, y en Creta, tomó el mando de la 2. Compañía del Luftlande-Sturm-Regiment 1, que aterrizó en los aledaños del Aeródromo de Maleme. Al mando de esa misma compañía, sería capturado por los británicos, y vería el fin de la contienda desde un campo de prisioneros. Moriría en 1981, a los 69 años.

El Oberfeldwebel Rudolf Toschka fue ascendido a Leutnant, y también participó en la Invasión de Creta, al mando del  primer pelotón de la 1. Compañía del Luftlande-Sturm-Regiment 1. Al mando de sus hombres, combatió bravamente, y a pesar de ser herido de gravedad en aquella isla mediterránea, sobrevivió, pudo recuperarse, y fue ascendido a Oberleutnant, además de ser condecorado con la Ritterkreuz. Más tarde, se reunió con su regimiento en 1942, mientras combatía en el Frente del Este, y se luchó allí durante dos largos años. Su añeja unidad fue reorganizada por la Luftwaffe, y a Toschka fue reasignado al recién creado Fallschirm-Jäger-Regiment 12, donde recibió el mando de la 1. Compañía, ya como Hauptmann. El 21 de febrero de 1944, cayó en Anzio, lejos su de Berlín natal.


Ignaz Woll


Paracaidistas del Luftlande-Sturm-Regiment 1, Holanda 1940. Ron Volstad

Estos 4 paracaidistas teutones llevan todos el blusón " de primer modelo", sin bolsillos, que tampoco contaba con botones en las piernas, y el casco M38, diseñado específicamente para los Fallschirmjäger, como era corriente en 1940, todos mantienen la calca del estandarte nacional en un lado y el águila en el otro del casco. El segundo infante por la derecha acaba de coger una caja de municiones y un fusil Kar 98 del contenedor más cercano. Además, lleva colgando desde su cuello los curiosos portacargadores exclusivos de los Fallschirmjäger, con 100 balas para su fusil, de un color azul grisáceo.

El ametrallador a su derecha porta una MG-34, con sus correspondientes cajas con recambios y para reparaciones en sus trinchas. El último soldado por la derecha debe ser un oficial, pues tan sólo lleva su arma personal, una pistola Walther P38 en este caso, además de una Stielhandgranate.

Por último, queda mencionar el equipamiento del último hombre , que consiste en un subfusil MP-40, con sus correspondientes portacargadores de la Luftwaffe, de azul grisáceo, una vez más.